Cues­tio­na­rio Kor­ta­tu: En la línea del fren­te- Jakue Pascual

kortatuEste es el cues­tio­na­rio que me pasa­ron los auto­res de “El esta­do de las cosas de Kor­ta­tu. Lucha, fies­ta y gue­rra sucia”. Y aquí están las res­pues­tas que les faci­li­té, de entre las que saca­ron lo que con­si­de­ra­ron per­ti­nen­te para el desa­rro­llo de su relato.

1. Rela­cio­nes entre el movi­mien­to juve­nil autó­no­mo y los dis­tin­tos fren­tes de la izquier­da aber­tza­le. ¿Anta­gó­ni­cas, con­tra­dic­to­rias, complementarias?

El tema que plan­tea la pre­gun­ta es tre­men­da­men­te com­ple­jo, ya que reque­ri­ría pre­ci­sar cuál es la evo­lu­ción de las dis­tin­tas tra­di­cio­nes polí­ti­cas que sur­gen en el entorno de la izquier­da aber­tza­le, de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y de las corrien­tes con­se­jis­tas y liber­ta­rias a lo lar­go de la his­to­ria de Eus­kal Herria; y en espe­cial en tres momen­tos his­tó­ri­cos con­cre­tos como son el de sus ante­ce­den­tes román­ti­cos y de socia­lis­mo utó­pi­co del siglo XIX, el perio­do de la gue­rra civil y la pos­gue­rra con la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y el perio­do que va des­de el sur­gi­mien­to de ETA has­ta el aho­ra mismo.

De todos modos, si nos ate­ne­mos a la déca­da en don­de des­plie­ga su acti­vi­dad Kor­ta­tu, que es en el núcleo cen­tral de los años80, que es el momen­to en el que sur­ge una nue­va gene­ra­ción com­ba­ti­va ‑y que deno­mino en la tesis como Movi­mien­to de Resis­ten­cia Juve­nil de los Años 80-vemos que hay dos gran­des ins­tan­tes, uno el de la acu­mu­la­ción de fuer­zas, des­de el comien­zo de la poten­cia­ción del Rock Radi­cal Vas­co con even­tos como el Egin Rock en 1984 y, sobre todo, con la cam­pa­ña de Martxa eta Borro­ka de1985, y que desa­rro­lla una con­fluen­cia en for­ma de movi­mien­to hete­ro­gé­neo que se man­tie­ne has­ta 1987; y, dos, la del des­en­cuen­tro que se plas­ma alre­de­dor del caso Men­de­ku y que tie­ne una rela­ción direc­ta con el replie­gue del con­jun­to del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co en torno a HB y la nego­cia­ción polí­ti­caen­tre ETA y el Esta­do, que cul­mi­na­ría con las nego­cia­cio­nes de Argel de 1989; y que pro­vo­có el vacia­mien­to de los espa­cios popu­la­res de inter­ac­ción con­jun­ta de los mili­tan­tes de dicha corrien­te mayo­ri­ta­ria de la izquier­da aber­tza­le. Un movi­mien­to tác­ti­co que expu­so a dichos espa­cios popu­la­res (en espe­cial a los gaz­tetxes y a las radios libres y a algu­nos movi­mien­tos socia­les que, como elan­ti­mi­li­ta­ris­ta, se vie­ron obli­ga­dos a poten­ciar un desa­rro­llo autó­no­mo) a defen­der­se con sus úni­cas fuer­zas alre­de­dor de los ata­ques con­jun­tos de los pode­res loca­les, auto­nó­mi­cos y esta­ta­les de la social­de­mo­cra­cia y la dere­cha vas­ca y española.

Hay dos momen­tos que mar­can la pujan­za de este movi­mien­to de acción con­jun­to en el que se entre­mez­cla la com­ba­ti­vi­dad de la inci­pien­te auto­no­mía juve­nil con la del nacio­na­lis­mo de izquier­das: los acon­te­ci­mien­tos que se desa­rro­llan alre­de­dor de la pre­sen­ta­ción como can­di­da­to a Lehen­da­ka­ri del pre­so polí­ti­co de ETA Juan Car­los Yol­di y los dis­tur­bios que se suce­den tras la ocu­pa­ción de los váte­res públi­cos que halla­ban cerra­dos­du­ran­te la mul­ti­tu­di­na­ria con­me­mo­ra­ción del 50 ani­ver­sa­rio del bom­bar­deo deGer­ni­ka. El pri­me­ro ejem­pli­fi­ca el momen­to de la uni­dad popu­lar, al cata­li­zar el des­con­ten­to deri­va­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca con la opre­sión de la nación vas­ca, vivi­da en pri­me­ra per­so­na por los jóve­nes sobre los que se des­plie­ga un Plan Zen que los decla­ra sos­pe­cho­sos; y el segun­do de los acon­te­ci­mien­tos que refle­ja las dis­tan­cias tác­ti­cas exis­ten­tes entre la auto­no­mía juve­nil y el pro­pio MLNV, cuyos cua­dros se inter­po­nen entre la Ertzain­tza y la masa de jóve­nes que había acu­di­do a los actos de la acam­pa­da con­me­mo­ra­ti­va del bom­bar­deo de Ger­ni­ka y hos­ti­ga­ba a las fuer­zas de la poli­cía auto­nó­mi­ca obli­gán­do­las a reple­gar­se has­ta el mis­mo cuar­tel. Un momen­to que ade­más coin­ci­de con la defi­ni­ción de la pos­tu­ra del PNV, que asu­me las con­clu­sio­nes de la con­fe­ren­cia de exper­tos anti­te­rro­ris­tas con­vo­ca­da por el gabi­ne­te Ardan­za y que en 1989 –tras las con­ver­sa­cio­nes de Argel- desem­bo­ca en el impul­so que otor­gan los jel­tza­les al Blo­que Demo­crá­ti­co con­tra ETA. Una con­ver­gen­cia ines­ta­ble entre gru­pos de la auto­no­mía juve­nil, colec­ti­vos popu­la­res, movi­mien­tos socia­les y el MLNV, que entron­ca per­fec­ta­men­te con la evo­lu­ción de Kor­ta­tu, como gru­po que plan­tea su accio­nar musi­cal y pro­pa­gan­dís­ti­co entre la mul­ti­pli­ci­dad com­ple­ja que con­for­ma ambas esfe­ras de inci­den­cia y sus interacciones.

2. ¿Como ves el papel de Kor­ta­tu, pri­me­ro, y de Negu Gorriak, des­pués, en ese contexto?

Pri­me­ro. Hay que enten­der que el Rock Radi­cal­Vas­co tie­ne una sóli­das raí­ces punk, que se des­plie­gan en un con­tex­to de cri­sis –No Futu­ro- y de recon­ver­sión del sec­tor indus­trial en detri­men­to del impul­so del ter­cia­rio. Y es aquí cuan­do sur­gen una serie de gru­pos musi­ca­les que se con­vier­ten en emble­má­ti­cos, al repre­sen­tar de algu­na mane­ra a las dis­tin­tas corrien­tes de pen­sa­mien­to sim­bó­li­co que com­po­nen la amal­ga­ma hete­ro­gé­nea del Movi­mien­to de Resis­ten­cia Juve­nil de los Años 80 en Eus­kal Herria. Una es la del pen­sa­mien­to radi­cal de crí­ti­ca en lo social de La Polla Records. Otra la sim­bió­ti­ca situa­cio­nis­ta de los Her­tzai­nak y su inter­pre­ta­ción de la reali­dad agro-calle­je­ra vas­ca y sus uto­pías tro­pi­ka­les. Ade­más está la ver­tien­te del anti-todo de Eskor­bu­to, limi­nar con las már­ge­nes de lo social. No pode­mos dejar de men­cio­nar al sec­tor roc­ke­ro de los Barri­ca­da, ni a su cone­xión con el ins­tin­to pro­le­ta­rio de barrio de las masas heavys de las peri­fe­rias de las ciu­da­des vas­cas. Y entre éstas,claro está, no podía fal­tar la actua­li­za­ción que intro­du­ce en el pen­sa­mien­to izquier­da aber­tza­le la pers­pec­ti­va radi­cal y red skin de los Kor­ta­tu; que comien­zan adap­tan­do de mane­ra muy vital y ori­gi­nal a los Clash y los Spe­cials, has­ta evo­lu­cio­nar ‑pasan­do por el Oi!- hacia for­mas de com­ple­ji­dad roc­ke­ra y pro­pa­gan­dís­ti­ca de mag­ní­fi­ca fac­tu­ra, como la del vini­lo que da títu­lo a este libro. Y es pre­ci­sa­men­te aquí don­de se refle­ja el pro­fun­do cam­bio de pers­pec­ti­va que se ha pro­du­ci­do, pasan­do de los fren­tes amplios ‑que habían sido hege­mó­ni­cos en la cul­tu­ra polí­ti­ca de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria de los 70 y más con­cre­ta­men­te de la Tran­si­ción- a la dis­per­sión de las loca­li­za­cio­nes autó­no­mas como posi­cio­nes inte­gra­les de com­ba­te de los 80 y que tuvie­ron –según pala­bras de mi ami­go recien­te­men­te falle­ci­do Ramón Fer­nán­dez Durán- sus prin­ci­pa­les focos duran­te esta déca­da en Ber­lín, Lon­dres y Eus­kal Herria. En cual­quier ado­quín está la pri­me­ra línea, será la fra­se de Kor­ta­tu que resu­ma a la per­fec­ción esta muta­ción del sen­ti­do revo­lu­cio­na­rio que se ope­ra des­de los sec­to­res más com­ba­ti­vos de la gene­ra­ción de los 80.

Kor­ta­tu repre­sen­ta un pun­to de vis­ta ori­gi­nal y su éxi­to con­vier­te la expre­sión de este gru­po en un impor­tan­te refe­ren­te de un com­ple­jo hete­ro­gé­neo juve­nil, don­de con­ver­gen cien­tos de gru­pos de rock como los des­ta­ca­dos ante­rior­men­te, fan­zi­nes como el Resis­te, radios libres como la Eguz­ki Irra­tia o Hala Bedi, Gaz­tetxes como el de Bil­bao, Andoain o Gas­teiz, gru­pos polí­ti­cos como Patxa de Ipa­rral­de y Ziri­ka­tu de Bil­bao, que evo­lu­cio­nan hacia pos­tu­ras que com­bi­nan los idea­rios liber­ta­rios y autó­no­mos con la libre deter­mi­na­ción de Eus­kal Herria. Y un nutri­do núme­ro de mili­tan­tes jóve­nes que par­ti­ci­pan de estas expe­rien­cias y des­plie­gan una inusi­ta­da acti­vi­dad alre­de­dor de movi­mien­tos como el anti-OTAN y el anti­mi­li­ta­ris­ta, el de las muje­res jóve­nes, el anti-auto­vía de Lei­za­ran o en el esta­lli­do estu­dian­til de 1987.

Kor­ta­tu es un gru­po que se des­en­vuel­ve duran­te la déca­da final de la Moder­ni­dad, en el momen­to en que el pro­le­ta­ria­do juve­nil vas­co y euro­peo plan­tea la ulti­ma bata­lla social de este lar­go perio­do que atra­vie­sa el siglo XX, y que con­clu­ye con el fin de la indus­tria­li­za­ción; como ras­go carac­te­rís­ti­co de una Moder­ni­dad modu­la­da por el enfren­ta­mien­to de masa y la hege­mo­nía de cla­se bur­gue­sa en el plano de las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta que, cons­ti­tui­das alre­de­dor de la fábri­ca, con­clu­yen en el Esta­do del Bien­es­tar. La Moder­ni­dad es ana­ló­gi­ca, como el LP. Fun­cio­na atra­vés de cana­les de masa. Fini­qui­ta­da la Moder­ni­dad la reali­dad es digi­tal como el CD, lle­gan­do con Inter­net has­ta el esta­ble­ci­mien­to de redes y sin­gu­la­ri­da­des como nodos. Aquí es don­de se ope­ra el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo entre Kor­ta­tu y Negu Gorriak. La pri­me­ra de las ban­das par­ti­ci­pa de la últi­ma bata­lla de la Moder­ni­dad y la segun­da sur­ge con el nue­vo Orden Inter­na­cio­nal y con la digi­ta­li­za­ción pos­mo­der­na, que posi­bi­li­ta un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y una recom­bi­na­to­ria cul­tu­ral mes­ti­za que glo­ba­li­za el plan­tea­mien­to dadaís­ta del cor­ta y pega. Los sam­plers pre­gra­ba­dos se con­vier­ten en el nue­vo arque­ti­po musi­cal des­pla­zan­do la cen­tra­li­dad de los riffs de gui­ta­rra. Así que mien­tras Kor­ta­tu es una ban­da que inter­pre­ta temas sóli­dos de punk-rock, ska y reag­gae; Negu Gorriak se carac­te­ri­za por fusio­nar el hiphop, el hard­co­re, el funk… En sín­te­sis, la dife­ren­cia entre Kor­ta­tu y Negu Gorriak se cons­tru­ye en el pro­ce­so que va del neo­con­ser­va­du­ris­mo de la últi­ma déca­da de la Moder­ni­dad al neo­li­be­ra­lis­mo del ini­cio de la glo­ba­li­za­ción pos­mo­der­na que alum­bra el Nue­vo Orden Inter­na­cio­nal. Que­dan­do la pri­me­ra de ellas ejem­pli­fi­ca­da por el con­tex­to del impe­rio capi­ta­lis­ta de Reagan y su ata­que a la Nica­ra­gua San­di­nis­ta y la segun­da por la Iª Gue­rra del Gol­fo de Bush padre.

3. ¿Qué recuer­das del movi­mien­to popu­lar vas­co de fina­les de los 70? ¿Son Kor­ta­tu fru­to de aquel periodo?

Los 80 son en par­te la con­ti­nui­dad de los 70 y en par­te la rup­tu­ra con ellos. Como gene­ra­ción nos edu­ca­mos polí­ti­ca­men­te en las estruc­tu­ras de base asam­blea­ria de movi­mien­tos como el de los Comi­tés Anti­nu­clea­res y en el inte­rior de los mis­mos asis­ti­mos a la pug­na entre las­van­guar­dias aber­tza­les e izquier­dis­tas de fina­les de los 70, cuyos teje­ma­ne­jes por el con­trol de los mis­mos nos deja­ron un amar­go sabor de boca. Así, cuan­do en los 80 des­ple­ga­mos como gene­ra­ción nues­tras pro­pias ini­cia­ti­vas, nos que­da­mos con lo apren­di­do en la base asam­blea­ria de éstas estruc­tu­ras y lo tras­la­da­mos a nues­tros pro­yec­tos de auto­or­ga­ni­za­ción en don­de la auto­no­mía des­alo­ja­ba a la vanguardia.

No hay que olvi­dar que muchos de los refe­ren­tes izquier­dis­tas post­sen­sen­taio­chis­tas se habían ins­ta­la­do en los ale­da­ños del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co a fina­les de los 70, ni que la tran­si­ción polí­ti­ca de la UCD había con­clui­do con el cerro­ja­zo que impo­nía el gol­pe de Esta­do de Tejero,ni que ésta dio paso a la recon­ver­sión indus­trial y la tran­si­ción eco­nó­mi­ca del PSOE; pero tam­po­co es menos cier­to que las fuer­zas socia­les que había­mos libe­ra­do eran muy difí­ci­les de recon­du­cir úni­ca­men­te des­de el auto­ri­ta­ris­mo y la represión.

4. ¿Cómo lees tú la evo­lu­ción del medio cul­tu­ral vas­co de media­dos de los 70 y prin­ci­pios de los 80?

Éra­mos una gene­ra­ción que no nos plan­teá­ba­mos una vuel­ta atrás y a los dos meses del 23‑F nos hallá­ba­mos –por lo menos Fer­mín Mugu­ru­za y otros 8000 más entre los que me halla­ba yo mis­mo- escu­chan­do a The Clash en Anoe­ta. Ade­más ya nos había­mos car­ga­do a los can­tau­to­res fol­cló­ri­cos, que inter­pre­ta­ban abu­rri­das bala­das com­pun­gi­das y rura­les des­de las fal­das de las falli­das van­guar­dias, y tenía­mos más afi­ni­dad con corrien­tes como la dadaís­ta, la situa­cio­nis­ta o el cons­truc­ti­vis­mo expe­ri­men­tal de Ez dok hamahi­ru de Otei­za y Laboa, y el roc­kand roll de Bowie, Lou Reed, Iggy Pop & The Stoo­ges o The Clash, Sex­Pis­tols, The Ramo­nes, U2…, que con ellos. Éra­mos urba­nos y roc­ke­ros y no vivía­mos en nada pare­ci­do a un case­río, ade­más había un buen núme­ro de make­tos y de hijos de fami­lias mix­tas de vas­cos e inmi­gran­tes entre noso­tros, y aún así fue el úni­co movi­mien­to que con­si­guió bajar a la calle a la cul­tu­ra eus­kal­dun y al eus­ke­ra con gru­pos como Hertzainak.

Éra­mos punk por ins­tin­to, vivía­mos el no futu­ro de la cri­sis y ‑por lógi­ca de razón pura nega­ti­va del NO- todo era posi­ble, así dedi­ca­mos nues­tro exce­den­te de ocio a expe­ri­men­tar con nues­tros pro­pios medios la rede­fi­ni­ción expre­si­va (radios libres, fan­zi­nes, artes plás­ti­cas y gru­pos de rock) y la espa­cial (ocu­pa­cio­nes y gaz­tetxes auto­ges­tio­na­dos) a la vez que impul­sá­ba­mos poten­tes movi­mien­tos socia­les como el anti­mi­li­ta­ris­ta, cla­ve para enten­der los años 80 así como la déca­da siguien­te. Como gene­ra­ción radi­ca­li­za­mos la cul­tu­ra y la socia­li­za­mos de mane­ra bas­tan­te efec­ti­va. Ven­ci­mos en el plano de lo sim­bó­li­co, pero fui­mos derro­ta­dos amplia­men­te en la lucha por el con­trol del poder polí­ti­co des­de la base. Aún así expe­ri­men­ta­mos sufi­cien­te­men­te los lími­tes a rit­mo de pogo, como para saber dón­de se hallan las fisu­ras del sis­te­ma, ade­más de nues­tras pro­pias caren­cias orga­ni­za­ti­vas y lími­tes personales.

5. ¿Ha cam­bia­do en algo tu per­cep­ción de la épo­ca des­de que ter­mi­nas­te tu tesis?

No, rotun­da­men­te no. Sigue sien­do muy impor­tan­te para com­pren­der dón­de nos halla­mos aho­ra y no per­der de vis­ta la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca en el per­pe­tuo pre­sen­te de lo espec­ta­cu­lar inte­gra­do, que diría Debord.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *