Mien­ten solo en dos oca­sio­nes- Fer­min Gon­ge­ta

Mien­ten solo en dos oca­sio­nes, cuan­do hablan y cuan­do están callan­do. (Kar­buts). Con dema­sia­da fre­cuen­cia hemos oído decir que cada per­so­na actúa según su for­ma de pen­sar. Según eso, aque­llos de ideo­lo­gía cató­li­ca actua­rían en base a los prin­ci­pios del evan­ge­lio; como quie­nes dicen defen­der valo­res de izquier­das, lucha­rían por implan­tar una socie­dad más jus­ta y equi­ta­ble.

Nos han ense­ña­do, que actuar de mane­ra correc­ta es obrar des­pués de una refle­xión equi­li­bra­da, o hacer­lo como con­clu­sión de una medi­ta­ción ade­cua­da y aten­ta, para que nues­tra acción ten­ga el resul­ta­do acer­ta­do y desea­do.

¡Pues no!

Una cosa es pre­di­car y otra dis­tin­ta es dar tri­go. Lo saben bien los que viven del cam­po.

Úni­ca­men­te un pen­sa­mien­to correc­to pue­de con­du­cir­me a accio­nes así mis­mo correc­tas, nos han ense­ña­do y meti­do has­ta los tué­ta­nos duran­te el fas­cis­mo y su auto­ri­ta­ris­mo pos­te­rior. Y nos obli­gan a creer en ello.

Polí­ti­cos, ecle­siás­ti­cos, ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios, se hacen con todos los medios de comu­ni­ca­ción. A tra­vés de la pren­sa, radio, tele­vi­sión o inter­net, nos con­du­cen como reba­ño a la ima­gen de una vida, para­di­sía­ca pero futu­ra, si les cree­mos y les segui­mos cie­ga­men­te; por muy ancla­dos que nos encon­tre­mos en la cri­sis, nos hayan supri­mi­do el empleo, roba­do la casa y des­trui­do como seres huma­nos. Ellos dicen que pien­san correc­ta­men­te, y actúan para sal­var­nos.

¡Sue­na tan­to a cato­li­cis­mo dog­má­ti­co, como a men­ti­ra pro­gra­ma­da!

Es cla­ro que no son sus pala­bras, sino sus actos, los que nos mani­fies­tan a las cla­ras, su for­ma de pen­sar. En lugar de acla­rar, y con­fe­sar­nos la cru­da reali­dad en que ellos mis­mos nos han sumer­gi­do; en vez de mos­trar­nos los úni­cos medios que nos pue­den con­du­cir a una vida dig­na, ellos, polí­ti­cos, ecle­siás­ti­cos, ban­que­ros y gran­des empre­sa­rios, nos encu­bren la reali­dad, nos la defor­man. Cam­bian el len­gua­je. Nos impreg­nan de un pen­sa­mien­to ilu­so­rio. Tan ilu­so­rio como fal­so.

En un céle­bre párra­fo de La Ideo­lo­gía Ale­ma­na, Marx escri­bió: Para lle­gar a cono­cer al hom­bre de car­ne y hue­so, no se arran­ca de lo que en gene­ral se dice, se pien­sa o se repre­sen­ta a pro­pó­si­to del hom­bre,… es, pre­ci­sa­men­te par­tien­do de los hom­bres real­men­te acti­vos y de sus pro­ce­sos de vida real, como se pue­de cono­cer el desa­rro­llo de sus refle­jos y los ecos ideo­ló­gi­cos de su pro­ce­so.

Por­que los huma­nos tene­mos una ten­den­cia pro­nun­cia­dí­si­ma a disi­mu­lar todas nues­tras accio­nes, por ton­tas o nefas­tas que sean, con un bar­niz de lógi­ca y de sen­sa­tez. El hom­bre tie­ne una ten­den­cia tan fuer­te a aña­dir desa­rro­llos lógi­cos a las accio­nes no-lógi­cas, que todo le sir­ve de pre­tex­to para dedi­car­se a esta que­ri­da ocu­pa­ción (Pie­rre Bour­dieu. Sobre el Esta­do. Ed.Seuil).

Cuan­do cada uno de noso­tros nos enfren­ta­mos a los demás, en todo tipo de cir­cuns­tan­cias, somos impe­li­dos por impul­sos de defen­sa per­so­nal, ante cual­quier impe­di­men­to que se opon­ga a la con­se­cu­ción de nues­tros intere­ses, deseos, nece­si­da­des o emo­cio­nes.

Pri­me­ro actua­mos y lue­go pen­sa­mos, dis­fra­zan­do los moti­vos de nues­tra acción. Y, a cada una de ellas, atri­bui­mos cau­sas ima­gi­na­rias, por­que con dema­sia­da fre­cuen­cia no somos cons­cien­tes de las fuer­zas o intere­ses que nos impul­san a los hechos que rea­li­za­mos. Con el pen­sa­mien­to y la pala­bra dis­fra­za­mos la reali­dad que nos rodea. Es así como se ela­bo­ran las ideo­lo­gías. Ese con­jun­to de ideas, de pen­sa­mien­tos que defen­de­mos indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te. Las ideas, escri­tas en tex­tos pre­cio­sos, pro­pug­na­das con ahín­co, públi­ca­men­te y en pri­va­do. Mani­fes­ta­das como prin­ci­pios ina­mo­vi­bles que mar­can cada una de nues­tras accio­nes. Ideas que con­ver­ti­mos en dis­fra­ces car­na­va­les­cos de nues­tra vida.

Par­ti­dos de dere­chas. Par­ti­dos de izquier­das, del cen­tro, de la opo­si­ción. Sin­di­ca­tos obre­ros, agru­pa­cio­nes empre­sa­ria­les. Gru­pos de barrio. Los mili­tan­tes o sim­pa­ti­zan­tes de cada uno de ellos, deci­mos actuar fiel­men­te según una ideo­lo­gía pre­es­ta­ble­ci­da, con unos obje­ti­vos y medios per­fec­ta­men­te defi­ni­dos para con­se­guir­los. Pero es men­ti­ra. Muchos, mon­ta­mos nues­tro pen­sa­mien­to, y adhe­ri­mos al gru­po polí­ti­co, social o reli­gio­so, en fun­ción de nues­tros pro­pios intere­ses, deseos, capri­chos o mie­dos. ¿Cómo expli­car de otra mane­ra los 11 millo­nes de votos al PP, en las últi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas del Rei­no espa­ñol? Quie­nes domi­nan los par­ti­dos, defi­nien­do unos deter­mi­na­dos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos, dan cober­tu­ra a todas y cada una de las accio­nes que rea­li­zan, lo mis­mo la cús­pi­de, que los man­dos inter­me­dios.

La ideo­lo­gía les pro­por­cio­na cober­tu­ra de racio­na­li­dad y sen­sa­tez. Los jefes y del­fi­nes de cada gru­po orga­ni­za­do, en base a una deter­mi­na­da ideo­lo­gía pre­de­fi­ni­da, van crean­do una zan­ja, un foso, de dimen­sio­nes infi­ni­tas, fren­te a la mili­tan­cia y votan­tes que les sos­tie­nen. Y lo que es más gra­ve aún, una bre­cha insal­va­ble entre sus orga­ni­za­cio­nes y esa par­te de pue­blo al que se dicen repre­sen­tar.

Los pode­res esta­ble­ci­dos ofre­cen, a la mise­ria que ellos mis­mos han gene­ra­do, solu­cio­nes que no están dis­pues­tos a apor­tar. Por­que ni quie­ren ni pue­den. Ellos pien­san. Por­que pue­den hacer­lo. Tie­nen tiem­po y dine­ro para ello. Ellos man­dan y se hacen obe­de­cer. Por­que poseen el pri­vi­le­gio ofi­cial del cas­ti­go, del des­pre­cio o del recha­zo. Y todos repi­ten la mis­ma fra­se.

La que cada uno noso­tros, des­de nues­tra más tier­na infan­cia hemos oído cuan­do nos cas­ti­ga­ban: Lo hace­mos por tu bienes lo úni­co que se pue­de hacer. Lo otro, lo que el pue­blo pedi­mos, es extra­li­mi­tar­se. Los pode­res polí­ti­cos deben regu­lar, entre su mili­tan­cia, no solo el orden obje­ti­vo de la acción, sino tam­bién el orden men­tal, el orden sub­je­ti­vo del pen­sa­mien­to. Es lo que hace el Esta­do con todos los súb­di­tos, que no ciu­da­da­nos. El Esta­do, y todos los gru­pos que pre­ten­den ven­cer­le enfren­tán­do­se a él, esta­ble­cen sus pro­pias cate­go­rías de pen­sa­mien­to, con­jun­to de repre­sen­ta­cio­nes éti­cas y lógi­cas comu­nes.

Es el pen­sa­mien­to úni­co, expan­di­do a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción. El poder, es el ins­tru­men­to de mar­car y esta­ble­cer los fun­da­men­tos del con­for­mis­mo lógi­co y resig­na­ción moral que cum­ple la mis­te­rio­sa fun­ción de legi­ti­mar­se a sí mis­mo como úni­co garan­te de la ver­dad.

El Orden Públi­co se fun­da­men­ta no solo sobre la vio­len­cia físi­ca, exclu­si­vi­dad del Esta­do, sino que, lo que es más dañino aún, se asien­ta en nues­tro con­sen­ti­mien­to, el de la pobla­ción. Por­que la vio­len­cia a la que nos tie­nen some­ti­dos, cada día es más inte­rio­ri­za­da como algo natu­ral, a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción. Medios de comu­ni­ca­ción que poseen, domi­nan y con­tro­lan.

La legi­ti­mi­dad de los pode­res, ya sean los esta­ble­ci­dos, como los de la opo­si­ción, han intro­du­ci­do en nues­tros cere­bros, en nues­tro incons­cien­te, que la obe­dien­cia cie­ga a los gru­pos diri­gen­tes debe ser algo natu­ral que no pue­de ni debe poner­se en duda. Las orga­ni­za­cio­nes con­tra­rias al poder omni­po­ten­te del Esta­do, le imi­tan des­gra­cia­da­men­te, legi­ti­man­do su pro­pio poder de ser ori­gi­na­rios y depo­si­ta­rios de la ver­dad. Las éli­tes de los mili­tan­tes opo­si­to­res al gobierno de los Esta­do, corren el gra­ve peli­gro de exi­gir tam­bién, como algo natu­ral y ple­na­men­te humano, la apro­ba­ción de todos y cada uno de los plan­tea­mien­tos por ellos pro­gra­ma­dos.

La lucha, ins­tru­men­ta­da ini­cial­men­te de mane­ra espon­tá­nea, cuan­do se ins­ti­tu­cio­na­li­za, corre el ries­go de uti­li­zar los mis­mos pro­ce­di­mien­tos esta­ta­les de legi­ti­ma­ción a base del con­for­mis­mo y cie­ga dis­ci­pli­na de su mili­tan­cia. Las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos sere­mos así redu­ci­dos al sim­ple esta­do de elec­to­res, que nos desin­te­re­sa­re­mos por la acción polí­ti­ca, tan­to más cuan­to que nues­tra opi­nión nun­ca será teni­da en cuen­ta. En Eus­kal Herria nos que­da el reto de plas­mar esa nue­va fór­mu­la de un movi­mien­to polí­ti­co social real­men­te par­ti­ci­pa­ti­vo. O se es asam­blea­rio, o ter­mi­na­mos sien­do dog­má­ti­cos. Y en el dog­ma­tis­mo no cabe la demo­cra­cia.

¡Por un Sor­tu asam­blea­rio!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *