La brú­ju­la- Borro­ka Garaia

Día de recuer­do y día de futu­ro. El com­pro­mi­so lle­va­do al lími­te de cien­tos y cien­tos de vas­cos y vas­cas en la lucha de libe­ra­ción a lo lar­go de dife­ren­tes gene­ra­cio­nes ha sido el mejor capi­tal y aval pues­to en este camino. Los y las que ya no están, nos mar­can en el pre­sen­te la direc­ción de la brú­ju­la que indi­ca las ver­da­de­ras nece­si­da­des del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social ade­más de un hori­zon­te cla­ro. Tan­to ayer como hoy, no exis­ten cami­nos de rosas sino que la lucha y el com­pro­mi­so es el úni­co camino. Agur eta oho­re!.

Ayer, las calles vas­cas vol­vie­ron a vivir una nue­va jor­na­da de huel­ga gene­ral. Mien­tras, has­ta en la pro­pia capi­tal del impe­rio en deca­den­cia, miles y miles de per­so­nas eran obje­ti­vo de una repre­sión feroz, vivien­do en sus pro­pias car­nes algo coti­diano a lo lar­go de los años en Eus­kal Herria. Vaya des­de aquí envia­da soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta a todos y todas los que han dicho bas­ta y están sufrien­do las con­se­cuen­cias.

La via­bi­li­dad o efi­ca­cia de sin­di­ca­tos o par­ti­dos es un tema vie­jo ya y deba­ti­do hace mucho por el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Y no soy de la opi­nión de que haya que des­car­tar­los, sino que son un ins­tru­men­to impor­tan­te y nece­sa­rio. No ten­go nin­gu­na duda de que HB, LAB etc.. han cum­pli­do una labor impor­tan­te y nece­sa­ria y espe­ro que la nue­va uni­dad popu­lar pue­da lle­gar a cum­plir tam­bién esa fun­ción.

Lo que si creo es que ni los par­ti­dos, ni los sin­di­ca­tos, ni cual­quier tipo de orga­ni­za­ción polí­ti­ca, ni siquie­ra esas luchas de carác­ter inde­fi­ni­do de pre­sión popu­lar pue­dan salir del bucle des­de sus bún­ke­res o inten­tan­do com­pe­tir en hege­mo­nía entre ellas o des­car­tan­do otros ins­tru­men­tos.

Es decir, de poco va a ser­vir una movi­li­za­ción social y res­pues­ta con­tun­den­te por muy inde­fi­ni­da que sea si no exis­ten detrás orga­ni­za­cio­nes que la impul­sen y que a su vez plan­teen una alter­na­ti­va polí­ti­ca, de la mis­ma mane­ra que tam­po­co va a ser­vir que un par­ti­do gane las elec­cio­nes si no exis­te una movi­li­za­ción social que nade en la mis­ma direc­ción al menos. (aun­que lo impor­tan­te es que el par­ti­do nade en la mis­ma direc­ción de la res­pues­ta popu­lar y no al revés).

¿Es posi­ble acti­var una movi­li­za­ción que des­bor­de al sis­te­ma sin par­ti­dos polí­ti­cos, sin sin­di­ca­tos y sin orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias des­de una orga­ni­za­ción asam­blea­ria y popu­lar des­de aba­jo?. La res­pues­ta en mi opi­nión es nega­ti­va. ¿Es nece­sa­ria la orga­ni­za­ción asam­blea­ria y popu­lar des­de aba­jo?. La res­pues­ta es si.

Por lo tan­to para rom­per el bucle hay que con­for­mar un dra­gón con múl­ti­ples cabe­zas que no se escu­pan fue­go entre ellas y que lo echen coor­di­na­da­men­te sobre el enemi­go o al menos para­le­la­men­te sin moles­tar­se, Con un plan de tra­ba­jo a lar­go pla­zo en el que cada cual vea lo que quie­re y pue­de apor­tar lle­gan­do a un míni­mo común deno­mi­na­dor ade­cua­do con obje­ti­vos reque­ri­dos y bien cla­ri­fi­ca­dos. Es en ese plan don­de se deben dar las pin­ce­la­das de la revuel­ta social salien­do de esque­mas que pue­dan ser recha­za­dos fácil­men­te por el sis­te­ma.

En otras pala­bras, no es incom­pa­ti­ble la lucha popu­lar con un sin­di­ca­lis­mo reno­va­do que empie­ce a dar pasos en la insu­mi­sión y des­obe­dien­cia, ni con un par­ti­do que haga lo pro­pio y que reco­ja ade­más las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res, ni con una masa popu­lar que ten­sio­ne lo que crea con­ve­nien­te y de la mane­ra que crea con­ve­nien­te.

Lo que fal­ta pre­ci­sa­men­te es eso, un plan, un deba­te y una hoja de ruta. Y creo que no la pue­de rea­li­zar nin­gún lider ni inte­lec­tual, ni el sin­di­ca­to, ni el par­ti­do, sino todos ellos y con más gen­te, res­pe­tan­do auto­no­mías de tra­ba­jo, inten­tan­do al final des­truir lo vie­jo y cons­truir lo nue­vo como pue­blo. Eso no qui­ta por otra par­te para que el movi­mien­to popu­lar sea el aci­ca­te de todo esto y pun­ta de lan­za en ese camino que en mi opi­nión si que tie­ne que ser. Aun­que se cuen­te con una tara impor­tan­te a día de hoy que ten­drá que ser resuel­ta y esa es la recon­fi­gu­ra­ción del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta vas­co y por otro lado, la crea­ción de un movi­mien­to de acción direc­ta en cla­ves des­obe­dien­tes que pue­da rom­per el pano­ra­ma de iner­cia actual.

Exis­ten muchos vacíos pero habrá que ir lle­nán­do­los, exis­ten muchas poten­cia­li­da­des pero que tam­bién se pue­den perder…aunque si se man­tie­ne o corri­ge la direc­ción de esa brú­ju­la cuan­do sea nece­sa­rio el camino será menos sinuo­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *