¿Es Washing­ton tan sor­do como cri­mi­nal?- Paul Craig Roberts

Los necios que gobier­nan a los borre­gos esta­dou­ni­den­ses no son solo estú­pi­dos y cie­gos, tam­bién son sor­dos. Los oídos de la “super­po­ten­cia” esta­dou­ni­den­se solo fun­cio­nan cuan­do habla el pri­mer minis­tro israe­lí, el demen­te Netan­yahu. Enton­ces Washing­ton escu­cha cui­da­do­sa­men­te y se apre­su­ra a cum­plir.

Israel es un peque­ño Esta­do insig­ni­fi­can­te, crea­do por los impru­den­tes bri­tá­ni­cos y los estú­pi­dos esta­dou­ni­den­ses. No tie­ne otro poder que el que le pro­vee su pro­tec­tor esta­dou­ni­den­se. Sin embar­go, a pesar de la insig­ni­fi­can­cia de Israel, domi­na en Washing­ton.

Cuan­do una reso­lu­ción pre­sen­ta­da por el Lobby de Israel se entre­ga al Con­gre­so, se aprue­ba por una­ni­mi­dad. Si Israel quie­re gue­rra, Israel reci­be lo que quie­re. Cuan­do Israel come­te crí­me­nes de gue­rra con­tra los pales­ti­nos y Líbano y es con­de­na­do por más de cien reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Uni­das con­tra sus accio­nes cri­mi­na­les, EE.UU. sal­va a Israel de los pro­ble­mas con su veto.

El poder que el ínfi­mo Israel ejer­ce sobre la “úni­ca super­po­ten­cia del mun­do” es úni­co en la his­to­ria. Dece­nas de millo­nes de “cris­tia­nos” se incli­nan ante este poder, lo refuer­zan, impul­sa­dos por las exhor­ta­cio­nes de sus pas­to­res “cris­tia­nos”.

Netan­yahu anhe­la la gue­rra con­tra Irán. Arre­me­te con­tra cual­quie­ra que se opon­ga a su deseo de gue­rra. Recien­te­men­te, cali­fi­có a los máxi­mos gene­ra­les de Israel de “cobar­des” por adver­tir con­tra una gue­rra con Irán. Con­si­de­ra que los ante­rio­res pri­me­ros minis­tros israe­líes y exje­fes del ser­vi­cio de inte­li­gen­cia israe­lí son trai­do­res por opo­ner­se a su deter­mi­na­ción de ata­car Irán. Ha cen­su­ra­do al ser­vil pre­si­den­te y máxi­mo diri­gen­te mili­tar de EE.UU., Oba­ma, por ser “blan­do res­pec­to a Irán”. El últi­mo son­deo en Israel mues­tra que una sóli­da mayo­ría de los israe­líes se opo­ne a un ata­que israe­lí con­tra Irán. Pero a Netan­yahu no le intere­sa la opi­nión de los ciu­da­da­nos israe­líes. Es un mis­te­rio por qué los israe­líes colo­ca­ron a Netan­yahu en un pues­to públi­co en lugar de meter­lo en un mani­co­mio.

Netan­yahu no está solo. Tie­ne a los neo­con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses de su par­te. Estos son tan demen­tes como Netan­yahu. Creen en la gue­rra nuclear y ansían ata­car con bom­bas nuclea­res algún país musul­mán y lue­go seguir hacien­do lo mis­mo con Rusia y Chi­na. Es asom­bro­so que solo dos o tres doce­nas de per­so­nas ten­gan la suer­te de todo el mun­do en sus manos.

El Par­ti­do Demó­cra­ta es impo­ten­te ante ellos.

El Par­ti­do Repu­bli­cano es su vehícu­lo.

Los rusos, al ver que Netan­yahu empu­ja a Washing­ton hacia peli­gro­sos enfren­ta­mien­tos alzan con­ti­nua­men­te sus voces res­pec­to al peli­gro de una gue­rra nuclear.

El 17 de mayo, el pri­mer minis­tro ruso Dmitry Med­ve­dev advir­tió a Occi­den­te con­tra el ini­cio de “gue­rras apre­su­ra­das” que podrían lle­var “aun­que no quie­re asus­tar a nadie al uso de un arma nuclear”.

El 30 de noviem­bre del año pasa­do, el Jefe del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das de Rusia advir­tió con­tra una gue­rra nuclear con la OTAN. El gene­ral Niko­lai Maka­rov dijo que la expan­sión de la OTAN hacia el Este sig­ni­fi­ca que el ries­go de que Rusia lle­gue a un con­flic­to con la OTAN ha “aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te”. El gene­ral Maka­rov dijo: “No exclu­yo que los con­flic­tos arma­dos loca­les y regio­na­les se desa­rro­llen hacia una gue­rra a gran esca­la, inclui­do el uso de armas nuclea­res”.

El pre­si­den­te ruso Med­ve­dev (actual­men­te pri­mer minis­tro) des­cri­bió los pasos hacia la gue­rra nuclear adop­ta­dos por Rusia bajo la pre­sión de los demen­cia­les beli­cis­tas de Washing­ton que se rego­dean en su manía­ca arro­gan­cia:

[Res­pec­to a las bases de misi­les esta­dou­ni­den­ses en las fron­te­ras rusas], “He toma­do las siguien­tes deci­sio­nes. Pri­me­ro, estoy ins­tru­yen­do al Minis­te­rio de Defen­sa para que colo­que de inme­dia­to la esta­ción de aler­ta tem­pra­na de ata­ques de misi­les en Kali­nin­gra­do en aler­ta de com­ba­te. Segun­do, la cober­tu­ra pro­tec­to­ra de armas nuclea­res estra­té­gi­cas de Rusia será refor­za­da cómo medi­da prio­ri­ta­ria según el pro­gra­ma para desa­rro­llar nues­tras defen­sas aéreas y espa­cia­les. Ter­ce­ro, los nue­vos misi­les balís­ti­cos estra­té­gi­cos orde­na­dos por las Fuer­zas de Misi­les Estra­té­gi­cos y la Arma­da, serán equi­pa­dos con sis­te­mas avan­za­dos de pene­tra­ción de defen­sas de misi­les y nue­vas oji­vas alta­men­te efec­ti­vas. Cuar­to, he ins­trui­do a las Fuer­zas Arma­das para que ela­bo­ren medi­das a fin de des­ac­ti­var datos y sis­te­mas de guía de sis­te­mas de defen­sas de misi­les. Estas medi­das serán ade­cua­das, efec­ti­vas y de bajo cos­te. Quin­to, si las medi­das men­cio­na­das resul­tan insu­fi­cien­tes, la Fede­ra­ción Rusa des­ple­ga­rá sis­te­mas moder­nos de armas ofen­si­vas en el oes­te y el sur del país, ase­gu­ran­do nues­tra capa­ci­dad de eli­mi­nar cual­quier par­te del sis­te­ma de defen­sa de misi­les de EE.UU. en Euro­pa. Un paso en este pro­ce­so será el des­plie­gue de misi­les Iskan­der en la región de Kali­nin­gra­do. Otras medi­das para con­tra­rres­tar el sis­te­ma de defen­sa de misi­les euro­peo se ela­bo­ra­rán y se imple­men­ta­rán cuan­do sea nece­sa­rio. Ade­más, si la situa­ción se sigue desa­rro­llan­do nega­ti­va­men­te para Rusia, nos reser­va­mos el dere­cho a sus­pen­der las medi­das de desar­me y con­trol de armas”.

El pre­si­den­te ruso, Vla­di­mir Putin, ha dicho de la for­ma más cor­tés posi­ble, que EE.UU. tra­ta de escla­vi­zar el mun­do, que EE.UU. bus­ca vasa­llos, no alia­dos, que EE.UU. tra­ta de gober­nar el mun­do y que EE.UU. es un pará­si­to de la eco­no­mía mun­dial. A cual­quier per­so­na infor­ma­da le cues­ta no estar de acuer­do con las decla­ra­cio­nes de Putin.

Putin dijo a los polí­ti­cos de Washing­ton y de las capi­ta­les euro­peas occi­den­ta­les y orien­ta­les que rodear a Rusia con misi­les anti­ba­lís­ti­cos “plan­tea el espec­tro de una gue­rra nuclear en Euro­pa”. Putin dijo que la res­pues­ta rusa es apun­tar misi­les cru­ce­ro con armas nuclea­res, que no pue­den ser inter­cep­ta­dos por misi­les anti­ba­lís­ti­cos, a las bases de misi­les de EE.UU. y a las capi­ta­les euro­peas. La acción esta­dou­ni­den­se, dijo Putin, “podría pro­vo­car una gue­rra nuclear”.

Putin ha esta­do tra­tan­do de des­per­tar a los Esta­dos títe­res de EE.UU. en Euro­pa por lo menos des­de el 13 de febre­ro de 2007. En la 43ª Con­fe­ren­cia de Múnich sobre Polí­ti­ca de Segu­ri­dad, Putin dijo que el mun­do uni­po­lar que EE.UU. se esfuer­za por lograr bajo su ban­de­ra, “es un mun­do en el cual hay un solo amo, un sobe­rano. Y a fin de cuen­tas esto es per­ni­cio­so no solo para los que se encuen­tran den­tro de este sis­te­ma, sino para el pro­pio sobe­rano ya que se des­tru­ye des­de su inte­rior”.

Es algo que cier­ta­men­te ha pasa­do a EE.UU. que aho­ra tie­ne un Esta­do poli­cial tan minu­cio­so como la Ale­ma­nia nazi. E inclu­so mejor arma­do: http://​rt​.com/​u​s​a​/​n​e​w​s​/​d​h​s​-​a​m​m​o​-​r​o​u​n​d​s​-​s​e​c​u​r​i​t​y​-​5​6​0​/​p​r​i​nt/

Putin dijo a con­ti­nua­ción a su audien­cia euro­pea que en Rusia “nos dan con­ti­nua­men­te lec­cio­nes de demo­cra­cia. Pero por algún moti­vo los que las dan no quie­ren apren­der ellos mis­mos”. En su lugar, dijo Putin, “vemos un des­de­ño cada vez mayor por los prin­ci­pios bási­cos del dere­cho inter­na­cio­nal. Y las nor­mas lega­les inde­pen­dien­tes se acer­can, en reali­dad, cada vez más al sis­te­ma legal de un Esta­do. Un Esta­do y, por supues­to, antes que nada, EE.UU., ha sobre­pa­sa­do sus fron­te­ras nacio­na­les de todas las mane­ras posi­bles. Es obvio en las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les y edu­ca­cio­na­les que impo­ne a otras nacio­nes. Bueno, ¿a quién le gus­ta algo seme­jan­te? ¿Quién está con­ten­to con algo seme­jan­te?”

La gen­te no está con­ten­ta, dijo Putin, por­que no se sien­te segu­ra. No sen­tir­se segu­ro, “es extre­ma­da­men­te peli­gro­so. Resul­ta en el hecho de que nadie se sien­te segu­ro. Quie­ro sub­ra­yar­lo – ¡Nadie se sien­te segu­ro!” El resul­ta­do, dijo Putin, es “una carre­ra arma­men­tis­ta”.

Putin repren­dió cor­tés­men­te al Minis­tro de Defen­sa ita­liano, un fun­cio­na­rio con­tro­la­do por Washing­ton, por suge­rir que la OTAN o la UE podrían tomar el lugar de la ONU en la jus­ti­fi­ca­ción del uso de la fuer­za con­tra paí­ses sobe­ra­nos. Putin recha­zó la idea de que Washing­ton podría uti­li­zar su orga­ni­za­ción títe­re o sus Esta­dos títe­res para legi­ti­mar un acto de agre­sión por par­te de EE.UU. Putin dijo direc­ta­men­te: “El uso de la fuer­za solo se pue­de con­si­de­rar legí­ti­mo si la deci­sión es apro­ba­da por las Nacio­nes Uni­das”.

Putin men­cio­nó a con­ti­nua­ción la len­gua bífi­da de Washing­ton. Reagan y Gor­ba­chov tuvie­ron acuer­dos fir­mes, pero los suce­so­res de Reagan colo­ca­ron “fuer­zas de pri­me­ra línea de fren­te en nues­tras fron­te­ras… Las pie­dras y blo­ques de hor­mi­gón del Muro de Ber­lín se han dis­tri­bui­do hace tiem­po como recuer­dos. Pero no debe­mos olvi­dar que la caí­da del Muro de Ber­lín fue posi­ble gra­cias a una deci­sión his­tó­ri­ca –que fue toma­da por nues­tro pue­blo, el pue­blo de Rusia– una deci­sión a favor de la demo­cra­cia, la liber­tad, la aper­tu­ra y una coope­ra­ción sin­ce­ra con todos los miem­bros de la gran fami­lia euro­pea. Y aho­ra tra­tan de impo­ner­nos nue­vas líneas y muros divi­so­rios, esos muros serán vir­tua­les, pero a pesar de ello divi­den y cor­tan a tra­vés de nues­tro con­ti­nen­te. Y es posi­ble que una vez más nece­si­te­mos muchos años y déca­das, así como varias gene­ra­cio­nes de polí­ti­cos, para des­ar­mar y des­man­te­lar esos nue­vos muros”.

El dis­cur­so de Putin de hace más de 6 años mues­tra que tie­ne cala­do a Washing­ton. Este es El Gran Far­san­te, que pre­ten­de res­pe­tar los dere­chos huma­nos mien­tras masa­cra a musul­ma­nes en sie­te paí­ses basán­do­se en men­ti­ras e inte­li­gen­cia ama­ña­da. El pue­blo esta­dou­ni­den­se, “el pue­blo indis­pen­sa­ble”, apo­ya esa polí­ti­ca ase­si­na. Washing­ton uti­li­za el esta­tus del dólar como mone­da de reser­va para excluir a nacio­nes que no siguen los deseos de Washing­ton en el sis­te­ma inter­na­cio­nal de pagos.

Washing­ton, rebo­san­do arro­gan­cia como Napo­león e Hitler antes de que ata­ca­ran a Rusia, ha per­ma­ne­ci­do sor­do, mudo y cie­go hacia Putin duran­te todo el Siglo XXI. El 10 de mayo de 2006, Putin dijo: “Sabe­mos lo que suce­de en el mun­do. El cama­ra­da lobo [EE.UU.] sabe a quién comer­se, come sin escu­char, y evi­den­te­men­te no va a escu­char a nadie”.

“¿Dón­de, pre­gun­tó, que­da el pathos [de Washing­ton] por defen­der los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia cuan­do se tra­ta de defen­der sus pro­pios intere­ses? Washing­ton pue­de hacer lo que quie­ra, no hay res­tric­ción algu­na”.

Chi­na tam­bién se ha dado cuen­ta. Aho­ra la arro­gan­cia que impul­sa a Washing­ton hacia la hege­mo­nía mun­dial enfren­ta a dos gran­des poten­cias nuclea­res. ¿Lle­va­rá la ban­da cri­mi­nal de Washing­ton al mun­do hacia la extin­ción nuclear?

Washing­ton, con­ven­ci­do de que es due­ño del mun­do, ha impues­to más san­cio­nes uni­la­te­ra­les a Irán sin nin­gu­na base en algu­na ley reco­no­ci­da. Las san­cio­nes impues­tas no son nada más que la ase­ve­ra­ción de Washing­ton de que su poder tie­ne la razón.

El Minis­te­rio de Exte­rio­res ruso dijo que Washing­ton pue­de meter­se sus san­cio­nes don­de le que­pan. “Con­si­de­ra­mos que los esfuer­zos de impo­ner legis­la­ción inter­na de EE.UU. a todo el mun­do son com­ple­ta­men­te inacep­ta­bles”.

Washing­ton hará lo que pue­da por ase­si­nar a Putin y rea­li­zar un cam­bio de régi­men median­te la “opo­si­ción” rusa finan­cia­da por EE.UU. Si no lo logra, la bus­ca de la hege­mo­nía mun­dial por par­te de EE.UU. se enfren­ta­rá a un muro impe­ne­tra­ble. Si los necios de Washing­ton con sus egos infla­dos por la arro­gan­cia no ceden, esa nube en for­ma de hon­go de la que nos han esta­do advir­tien­do podría flo­tar sobre Washing­ton.

Paul Craig Roberts fue edi­tor de The Wall Street Jour­nal y secre­ta­rio asis­ten­te del Secre­ta­rio del Teso­ro esta­dou­ni­den­se. Es autor de HOW THE ECONOMY WAS LOST , publi­ca­do por CounterPunch/​AK Press. Su últi­mo libro publi­ca­do es Eco­no­mies in Collap­se: The Fai­lu­re of Glo­ba­lism , publi­ca­do en Euro­pa, junio de 2012.

Fuen­te: http://​www​.coun​ter​punch​.org/​2​0​1​2​/​0​8​/​1​7​/​s​t​u​m​b​l​i​n​g​-​t​o​w​a​r​d​s​-​n​u​c​l​e​a​r​-​w​ar/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *