Echan­do al inva­sor- Borro­ka Garaia

En un día como hoy hace cin­co siglos, un 25 de julio, Iru­ñea sin mura­llas y con una pobla­ción de cer­ca de 8.000 per­so­nas, se encon­tra­ba cer­ca­da por un ejer­ci­to extran­je­ro com­pues­to por 15.000 mer­ce­na­rios y algún que otro trai­dor capi­ta­nea­dos por el Duque de Alba. Un ejer­ci­to que había esta­do con­cen­tra­do en Gas­teiz antes de ini­ciar la inva­sión de la capi­tal vas­ca. Un Gas­teiz que tres siglos antes había sido con­quis­ta­do tras casi un año de terri­ble ase­dio militar.

La des­ane­xión terri­to­rial y con­quis­ta del Rei­no de Nafa­rroa que se ini­ció en el siglo XII, en un pro­ce­so que se exten­dió has­ta el siglo XIX se pue­de con­si­de­rar el ini­cio del con­flic­to polí­ti­co de sobe­ra­nía entre los esta­dos espa­ñol y fran­cés con­tra Eus­kal Herria. Sin embar­go la nación vas­ca exis­tió antes de la pri­me­ra dinas­tía monár­qui­ca de Eneko Aritza y sigue exis­tien­do siglos des­pués de la caí­da del rei­no. Ya que nin­gún rei­no ni esta­do hace ser a una nación. La jus­ti­fi­ca­ción de la sobe­ra­nía vas­ca no resi­de por tan­to en la exis­ten­cia del Rei­no de Nafa­rroa sino en la exis­ten­cia de la nación vas­ca que no está rela­cio­na­da con estruc­tu­ras polí­ti­cas sino con el ser y la voluntad.

Ni la pobla­ción vas­ca de enton­ces era libre ni real­men­te sobe­ra­na bajo monar­quías y jauntxos que solo se preo­cu­pa­ban de su pro­pio bene­fi­cio, ni la recu­pe­ra­ción del esta­do de Naba­rra tie­ne una lógi­ca sobe­ra­nis­ta liga­da al pue­blo llano o lo que lla­ma­ría­mos hoy cla­se tra­ba­ja­do­ra que a su vez es tam­bién la mayo­ría de la socie­dad. La úni­ca lógi­ca sobe­ra­nis­ta real (que no monár­qui­ca) es la que está liga­da a la volun­tad del pue­blo y de la nación. En caso de recu­pe­rar algo que eso sea la batza­rra y el auzo­lan, ver­da­de­ras estruc­tu­ras popu­la­res y pri­mi­ge­nias de la orga­ni­za­ción vasca.

El rey de Naba­rra Juan III de Albret o Labrit huyó ante la supe­rio­ri­dad del ejér­ci­to impe­rial a las puer­tas de Iru­ñea mien­tras se daban nume­ro­sos levan­ta­mien­tos en toda Nabarra.

Quie­nes ofre­cie­ron resis­ten­cia fue­ron til­da­dos de infie­les, exco­mul­ga­dos, cis­má­ti­cos, des­obe­dien­tes y rebel­des. Han pasa­do siglos des­de aque­llo pero aquí segui­mos los y las lea­les a la sobe­ra­nía vas­ca del pue­blo y espe­ran­do siem­pre fie­les la señal de la inde­pen­den­cia. Una inde­pen­den­cia que hará sobe­rano al pue­blo a tra­vés de la repú­bli­ca socia­lis­ta de Eus­kal Herria, sin jauntxos ni reyes.

Mas de 500 años de ocu­pa­ción y dis­pues­tos a luchar otros 500 con­tra el inva­sor si hace fal­ta, pero que sepan los Duques de Alba del siglo XXI que no lo hará.

Máxi­mo home­na­je a todos los lucha­do­res y lucha­do­ras vas­cas que a lo lar­go de los siglos han dado la vida enfren­tan­do­se a la ocu­pa­ción y al invasor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *