Sin noti­cias de Islan­dia- Manuel E. Yepe

Hace cua­tro años que en Islan­dia, esa gla­cial isla ads­cri­ta a Euro­pa que des­can­sa en medio de Atlán­ti­co Nor­te con ape­nas unos 300.000 habi­tan­tes, ocu­rren cosas intere­san­tes y nove­do­sas que no se refle­jan en los medios cor­po­ra­ti­vos de occi­den­te, con­fir­man­do la mani­pu­la­ción inexo­ra­ble de que es obje­to la huma­ni­dad por el con­trol que sobre los medios de pren­sa en el mun­do ejer­cen la super­po­ten­cia y las oli­gar­quías a ella ads­cri­tas.

En Islan­dia no ha teni­do lugar una revo­lu­ción social, pero sí ha ocu­rri­do algo casi tan gra­ve para la alta jerar­quía de las finan­zas: una revo­lu­ción con­tra la tira­nía de los ban­cos capi­ta­lis­tas en un mun­do glo­ba­li­za­do con raí­ces que con­du­cen inexo­ra­ble­men­te a Wall Street.

Aun­que gra­cias a sus cen­tra­les geo­tér­mi­cas Islan­dia dis­fru­ta de gran inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca, el país dis­po­ne de muy esca­sos recur­sos natu­ra­les adi­cio­na­les y su eco­no­mía, depen­dien­te en un 40% de las expor­ta­cio­nes pes­que­ras, es por ello muy vul­ne­ra­ble. Al igual que los demás paí­ses euro­peos, se fue endeu­dan­do con la ban­ca en la espe­cu­la­ción para vivir por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des reales en el sis­te­ma finan­cie­ro neo­li­be­ral impul­sa­do por Esta­dos Uni­dos al que aho­ra la eco­no­mía real ajus­ta cuen­tas.

Para hacer fren­te a los efec­tos de una devas­ta­do­ra cri­sis, hace cua­tro años, su gobierno nacio­na­li­zó los prin­ci­pa­les ban­cos del país y, en represalia,Londres con­ge­ló todos los acti­vos de 300.000 clien­tes bri­tá­ni­cos y 910 millo­nes de euros inver­ti­dos en ban­cos islan­de­ses por admi­nis­tra­cio­nes loca­les y enti­da­des públi­cas del Rei­no Uni­do. La isla tuvo que dedi­car 3.700 millo­nes de euros de dine­ro públi­co a rem­bol­sar a esos clien­tes.

Con una deu­da ban­ca­ria de Islan­dia equi­va­len­te a varias veces su Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB), la mone­da se des­plo­mó, la bol­sa sus­pen­dió su acti­vi­dad y el país cayó en ban­ca­rro­ta.

Pro­tes­tas mul­ti­tu­di­na­rias fren­te al par­la­men­to en Reyk­ja­vik, la capi­tal islan­de­sa, obli­ga­ron en 2009 a con­vo­car a elec­cio­nes anti­ci­pa­das que a su vez pro­vo­ca­ron la dimi­sión del Pri­mer Minis­tro con­ser­va­dor y de todo su gobierno, en blo­que.

Un pro­yec­to de ley amplia­men­te deba­ti­do en el par­la­men­to plan­tea­ba des­car­gar sobre todos los ciu­da­da­nos de la isla el rem­bol­so a ban­cos bri­tá­ni­cos y dane­ses de la deu­da de 3.500 millo­nes de euros median­te el pago por éstos en men­sua­li­da­des duran­te los pró­xi­mos 15 años. El pue­blo vol­vió a las calles exi­gien­do some­ter a refe­rén­dum tal ley. El Pre­si­den­te acce­dió y no la rati­fi­có pese a que el pro­yec­to con­ta­ba con 44 de los 66 votos en el Par­la­men­to. Se con­vo­có al refe­rén­dum y el NO al pago de la deu­da logró el 93% de los votos. Ante tal vic­to­ria de la revo­lu­ción pací­fi­ca islan­de­sa, el FMI con­ge­ló toda ayu­da eco­nó­mi­ca a Islan­dia has­ta tan­to se resol­vie­ra el asun­to del pago de la deu­da.

El gobierno dis­pu­so una inves­ti­ga­ción para ven­ti­lar las res­pon­sa­bi­li­da­des de la cri­sis y comen­za­ron las deten­cio­nes de ban­que­ros y altos eje­cu­ti­vos.

La Inter­pol dic­tó una orden de cap­tu­ra y todos los ban­que­ros impli­ca­dos aban­do­na­ron el país. En este con­tex­to se eli­ge una asam­blea para redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción que reco­ja las lec­cio­nes apren­di­das de la cri­sis y que sus­ti­tu­ya a la actual. Para ello, se recu­rre direc­ta­men­te al pue­blo sobe­rano repre­sen­ta­do
por 25 ciu­da­da­nos sin filia­ción polí­ti­ca ele­gi­dos entre 522 can­di­da­tos pro­pues­tos. La asam­blea cons­ti­tu­cio­nal tra­ba­ja des­de febre­ro de 2011 en un pro­yec­to de
Car­ta Mag­na a par­tir de las reco­men­da­cio­nes con­sen­sua­das en dis­tin­tas
asam­bleas que se cele­bran por todo el país. Debe­rá lue­go ser apro­ba­do por el
actual Par­la­men­to y por el que se cons­ti­tu­ya tras las pró­xi­mas elec­cio­nes
legis­la­ti­vas.

La recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca expe­ri­men­ta­da por la isla tras libe­rar­se de la car­ga para­si­ta­ria de la deu­da con los ban­cos es vis­ta por las cúpu­las capi­ta­lis­tas euro­peas como un peli­gro­so ejem­plo para paí­ses que til­dan de “moro­sos”, como Gre­cia e Irlan­da. Sobre todo por­que los éxi­tos recien­tes que­vie­ne logran­do Islan­dia han lle­va­do a muchos eco­no­mis­tas a con­si­de­rar que hasi­do el colap­so de los ban­cos lo que más ha ayu­da­do a tales avan­ces. No sólo la eco­no­mía islan­de­sa no se derrum­bó con la solu­ción de la cri­sis a par­tir del impa­go de la deu­da sino que cerra­rá el 2011 con un cre­ci­mien­to del 2,1% que será del 1,5% en 2012, cifra que tri­pli­ca la de los paí­ses de la zona euro.

Gran par­te de ese cre­ci­mien­to se basa en incre­men­tos pro­duc­ti­vos, prin­ci­pal­men­te en el turis­mo y la indus­tria pes­que­ra. Ello con­tras­ta con el cua­dro que exhi­ben otras eco­no­mías euro­peas, estan­ca­dos o en decli­ve. Islan­dia demos­tró que con la recu­pe­ra­ción de su sobe­ra­nía han veni­do apa­re­ja­das la jus­ti­cia y la dig­ni­dad.

Polí­ti­cos y ban­que­ros corrup­tos han sido some­ti­dos a jui­cios. Y, como reafir­ma­ción de su inde­pen­den­cia, Islan­dia se con­vir­tió en el pasa­do oto­ño en el pri­mer país euro­peo en reco­no­cer a Pales­ti­na como nación inde­pen­dien­te, algo que nin­gún país some­ti­do al yugo de la ban­ca inter­na­cio­nal capi­ta­lis­ta ha podi­do hacer.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *