La izquier­da inter­na­cio­nal igno­ra a la Nica­ra­gua San­di­nis­ta del siglo XXI- Ani­bal Gar­zón

La izquier­da recuer­da de la Nica­ra­gua san­di­nis­ta la resis­ten­cia a la con­tra­rre­vo­lu­ción de los “Con­tra” en los años 80 pero actual­men­te hay poca aten­ción sobre los gran­des ade­lan­tos socia­les con el nue­vo gobierno san­di­nis­ta des­de 2007. La izquier­da sigue sien­do víc­ti­ma de la mor­bo­si­dad mediá­ti­ca.

En Nica­ra­gua con la vic­to­ria del Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (FSLN) en la revo­lu­ción arma­da popu­lar de 1979 con­tra la dic­ta­du­ra mili­tar de la fami­lia Somo­za se fina­li­zó el poder dinás­ti­co implan­ta­do des­de 1934 ins­tau­ran­do un mode­lo socia­lis­ta mul­ti­par­ti­dis­ta. La inje­ren­cia del gobierno de los Esta­dos Uni­dos por par­te del Pre­si­den­te repu­bli­cano Ronald Reagan inten­tó para­li­zar la revo­lu­ción ile­gal­men­te, según direc­tri­ces del sena­do nor­te­ame­ri­cano, finan­cian­do con recur­sos mili­ta­res a los para­mi­li­ta­res de dere­chas deno­mi­na­dos la “Con­tra” nica­ra­güen­se median­te capi­tal que se obtu­vo de la ven­ta de arma­men­to a Irán – lla­ma­do caso Iran­ga­te – en la Gue­rra del país per­sa con­tra el socio de los Esta­dos Uni­dos en aque­llos momen­tos, el líder de Irak Sadam Hus­sein. A dife­ren­cia de la dere­cha de Nica­ra­gua que no acep­tó la reelec­ción demo­crá­ti­ca del gobierno san­di­nis­ta en 1984 en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, los san­di­nis­tas demo­crá­ti­ca­men­te sí reco­no­cie­ron su derro­ta en los comi­cios de 1990 don­de ganó la neo­li­be­ral Vio­le­ta Barrios de Cha­ma­rro jus­ta­men­te en un momen­to don­de la pobla­ción civil prin­ci­pal­men­te que­ría la paz tras 10 años de vio­len­cia arma­da.
Este fenó­meno béli­co de los años 80 en el país cen­tro­ame­ri­cano jus­ta­men­te con la nacien­te coope­ra­ción inter­na­cio­nal en todo el esta­do espa­ñol dis­pa­ró a la izquier­da y a sec­to­res huma­nis­tas el com­pro­mi­so polí­ti­co de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta con la pobla­ción civil nica­ra­güen­se que sufría las bar­ba­ri­da­des de la gue­rra y prin­ci­pal­men­te la vio­la­ción de Dere­chos Huma­nos de la “Con­tra”. En este perio­do los ade­lan­tos socia­les de los san­di­nis­tas de Nica­ra­gua eran el cen­tro de inte­rés polí­ti­co de la izquier­da inter­na­cio­nal, des­de la lucha con­tra el anal­fa­be­tis­mo, la edu­ca­ción gra­tui­ta has­ta la uni­ver­si­dad, un sis­te­ma de salud uni­ver­sal, la repar­ti­ción de tie­rras a los cam­pe­si­nos, la cons­truc­ción de vivien­das en con­di­cio­nes para las cla­ses bajas, e inver­sio­nes en trans­por­tes e indus­tria públi­ca entre otros.
En tiem­pos más recien­tes el líder de los san­di­nis­tas, Daniel Orte­ga, en unas con­di­cio­nes muy dife­ren­tes, tan­to nacio­na­les con los pro­yec­tos pri­va­ti­za­do­res exis­ten­tes que ini­ció Cha­ma­rro, e inter­na­cio­na­les por el fin de la Gue­rra Fría, vol­vió a ser ele­gi­do por vota­ción popu­lar Pre­si­den­te del gobierno de Nica­ra­gua en las elec­cio­nes de 2007. En el nue­vo gobierno Orte­ga ini­ció nue­vos pro­yec­tos socia­les a favor de los más des­fa­vo­re­ci­dos, hecho que lo hizo ser reele­gi­do con el 62% de los votos en las últi­mas elec­cio­nes de noviem­bre de 2011. Entre los prin­ci­pa­les logros de los san­di­nis­tas ha sido deno­mi­nar la UNESO a Nica­ra­gua como cuar­to terri­to­rio de Amé­ri­ca Lati­na con libre anal­fa­be­tis­mo en 2009[1], gra­cias a la ayu­da de Cuba y Vene­zue­la con el méto­do edu­ca­ti­vo “Yo sí Pue­do” median­te la coope­ra­ción de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA) don­de ingre­só Nica­ra­gua en 2007. La edu­ca­ción pri­ma­ria y secun­da­ria se ha tor­na­do un ser­vi­cio obli­ga­to­rio y gra­tui­to amplian­do seis mil pla­zas de docen­tes y otor­gan­do mate­rial de tex­to a los alum­nos. En el caso del sis­te­ma de salud todos los nica­ra­güen­ses dis­po­nen de con­sul­ta y medi­ca­men­to gra­tui­tos, dis­mi­nu­yen­do la mor­ta­li­dad neo­na­tal de 26 a 13 por mil naci­mien­tos[2], o cons­tru­yen­do 90 “Casas Mater­nas”[3] don­de las muje­res tie­nen segui­mien­to médi­co duran­te el tiem­po pre­vio al par­to. Median­te el pro­gra­ma “Usu­ra Cero”[4] el esta­do ofre­ce micro­cré­di­tos de bajos intere­ses a las muje­res cam­pe­si­nas para incre­men­tar sus nego­cios fami­lia­res. Tam­bién con el pro­gra­ma “Ham­bre Cero”[5] muchas fami­lias con peque­ños terre­nos reci­ben ayu­da finan­cie­ra públi­ca y dona­ción de ani­ma­les para incre­men­tar su pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción. En el “Plan Techo” 160.000 fami­lias han reci­bi­do lámi­nas de zinc para la cons­truc­ción de vivien­das, y a 20.000 núcleos fami­lia­res se amplia­ron sus vivien­das, ade­más de la cons­truc­ción de 15.000 casas nue­vas, según datos ofi­cia­les[6]. Y con el “Pro­gra­ma de Ali­men­tos”[7] hay sub­ven­cio­nes esta­ta­les a los pre­cios de la ces­ta bási­ca, como arroz, acei­te o fri­jol, por deba­jo del 12,4% del cos­te al mer­ca­do.

A pesar de que toda­vía que­da ir más allá de cier­to asis­ten­cia­lis­mo esta­tal y gene­rar cam­bios estruc­tu­ra­les cla­sis­tas con un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co con posi­bles nacio­na­li­za­cio­nes de gran­des empre­sas ges­tio­na­das por sec­to­res obre­ros, una estra­te­gia que gene­ra­ría gran males­tar a los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les neo­li­be­ra­les, Nica­ra­gua ha vuel­to a tener poder polí­ti­co regio­nal al haber sido el úni­co país cen­tro­ame­ri­cano que no acep­tó al gobierno gol­pis­ta de dere­chas de Hon­du­ras para ingre­sar en el Sis­te­ma de Inte­gra­ción Cen­tro­ame­ri­ca­na (SICA) o tam­bién haber cri­ti­ca­do dura­men­te Orte­ga en la XVII Cum­bre Ibe­ro­ame­ri­ca­na ante el expre­si­den­te Zapa­te­ro y el Rey Juan Car­los la acción extrac­ti­vis­ta de la empre­sa espa­ño­la Unión Feno­sa ubi­ca­da en Nica­ra­gua[8].

A dife­ren­cia de los años 80 que la izquier­da cata­la­na, con­cre­ta­men­te, pre­sen­ta­ba mucho inte­rés sobre el con­tex­to de la Revo­lu­ción San­di­nis­ta don­de era nor­mal hablar de su situa­ción en cual­quier asam­blea polí­ti­ca, ¿por qué actual­men­te la reali­dad de Nica­ra­gua ha que­da­do sumer­gi­da en cier­ta insig­ni­fi­can­cia polí­ti­ca inter­na­cio­nal? Nor­mal­men­te un con­flic­to arma­do es una noti­cia cen­tral en los medios de comu­ni­ca­ción y aca­ba gene­ran­do mucho impac­to en la opi­nión públi­ca, como actual­men­te pue­de ser la soli­da­ri­dad de la socie­dad cata­la­na con el con­flic­to colom­biano o el deba­te que se pro­du­jo y se pro­du­ce sobre Irak, Libia, Afga­nis­tán o el pre­con­flic­to de Siria e Irán. Pare­ce que nos hacen poner más aten­ción las lágri­mas de una gue­rra que la son­ri­sa de un niño nica­ra­güen­se que pue­da estu­diar gra­tui­ta­men­te. La izquier­da sigue sien­do víc­ti­ma de la mor­bo­si­dad mediá­ti­ca.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *