La lec­ción lati­no­ame­ri­ca­na- Miquel Ramos

“Sólo un gol­pe de Esta­do ha con­se­gui­do echar a Hugo Chá­vez del poder en Vene­zue­la. La situa­ción había alcan­za­do tal gra­do de dete­rio­ro que este cau­di­llo errá­ti­co ha reci­bi­do un empu­jón. El ejér­ci­to, espo­lea­do por la calle, ha pues­to fin al sue­ño de una retó­ri­ca revo­lu­ción boli­va­ria­na enca­be­za­da por un ex gol­pis­ta que ganó legí­ti­ma­men­te las elec­cio­nes para, con­ver­tir­se des­de el poder en un autó­cra­ta peli­gro­so para su país y el res­to del mun­do.”
No es la sinop­sis de nin­gún thri­ller polí­ti­co, ni nin­gún augu­rio de un viden­te. Es el prin­ci­pio de la edi­to­rial de El País del 13 de abril de 2002, titu­la­da “Gol­pe a un Cau­di­llo, cuan­do el pre­si­den­te Hugo Chá­vez fue secues­tra­do por mili­ta­res gol­pis­tas que colo­ca­ron al fren­te del gobierno al pre­si­den­te de la patro­nal vene­zo­la­na, Pedro Car­mo­na. Hacía tiem­po que la oli­gar­quía vene­zo­la­na tra­ta­ba de hacer tam­ba­lear el gobierno boli­va­riano, pro­mo­vien­do huel­gas (si, la patro­nal con­vo­can­do huel­ga …) e inci­tan­do a la revuel­ta a tra­vés de la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción del país, pri­va­dos y en manos de la opo­si­ción. La revuel­ta fue enca­be­za­da por la Fede­ra­ción de Cáma­ras y Aso­cia­cio­nes de Comer­cio y Pro­duc­ción de Vene­zue­la (Fede­cá­ma­ras), la cúpu­la de la Igle­sia Cató­li­ca, la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca y la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Vene­zue­la, un sin­di­ca­to anti­cha­vis­ta finan­cia­do por la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy , fun­da­ción esta­dou­ni­den­se de la era Reagan, que según el New York Times, se creó para hacer públi­ca­men­te lo que la CIA no podía hacer, es decir, finan­ciar todos aque­llos gru­pos de Amé­ri­ca Lati­na ser­vi­les a las polí­ti­cas de EEUU .

Final­men­te, mili­ta­res fie­les a la demo­cra­cia y dece­nas de miles de per­so­nas veni­das des­de las barria­das pobres de Cara­cas, como han recrea­do los rape­ros Area23 del barrio del 23 de Enero en este mag­ní­fi­co video­clip, con­si­guie­ron hacer retro­ce­der a los gol­pis­tas y devol­ver el orden demo­crá­ti­co al país, pese a los inten­tos pos­te­rio­res de mani­pu­lar los acon­te­ci­mien­tos por par­te de la pren­sa nacio­nal e inter­na­cio­nal con­tra­ria al gobierno boli­va­riano, y que cul­pó los cha­vis­tas de dis­pa­rar a mani­fes­tan­tes opo­si­to­res, una ver­sión ya des­mon­ta­da, entre otros, por el docu­men­tal “Puen­te Lla­guno , cla­ves de una masa­cre”. El papel de los medios, fun­da­men­tal para pro­mo­ver y jus­ti­fi­car el gol­pe, fue magis­tral­men­te ana­li­za­do por la Red Nacio­nal de Inves­ti­ga­do­res de la Comu­ni­ca­ción en este infor­me de 2005 titu­la­do “El rol de los medios en el gol­pe de esta­do en Vene­zue­la” (Argen­ti­na, 2005).

Hace ya 10 años de aquel gol­pe de Esta­do aplau­di­do por medios supues­ta­men­te “pro­gre­sis­tas” como El País, una ver­sión (y emo­ción) que no se ale­ja­ba nada de la que mos­tra­ban Bush y Aznar. Y curio­sa­men­te, 10 años des­pués, nos encon­tra­mos con un pano­ra­ma que deja en evi­den­cia la quie­bra de Occi­den­te fren­te al cre­ci­mien­to impa­ra­ble de Amé­ri­ca Lati­na en todos los sen­ti­dos, a pesar de que enton­ces El País afir­ma­ba que «el régi­men cha­vis­ta ha sido tan desas­tro­so que ni siquie­ra ha sabi­do ges­tio­nar con efi­ca­cia esta rique­za nacio­nal «.

Esta supues­ta inefi­ca­cia ha lle­va­do a que, hoy día, mien­tras en el esta­do espa­ñol reci­bi­mos cada vier­nes la noti­cia de una nue­va medi­da de aho­rro por par­te del Gobierno que recor­ta cada vez más los ser­vi­cios y las liber­ta­des públi­cas, en Vene­zue­la se anun­ció hace pocos días la reduc­ción de la jor­na­da labo­ral a 40 horas sema­na­les, se decre­tó el doble de indem­ni­za­ción para los tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos sin jus­ti­fi­ca­ción, y la inamo­vi­li­dad labo­ral de dos años para los padres y per­mi­so pre y post natal de seis y vein­te sema­nas para el padre y la madre, toda una serie de refor­mas de la nue­va Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo.

Tam­bién pare­ce “catas­tró­fi­ca” la situa­ción en Boli­via, que ha aumen­ta­do el sala­rio míni­mo un 127% en 7 años, y ha redu­ci­do la edad de jubi­la­ción de los 65 a los 58 años, deján­do­la en 56 para los mine­ros. Y poco se cono­ce de las con­quis­tas en dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas y en la lucha con­tra el racis­mo, una lacra cla­sis­ta que retra­tan muy bien los docu­men­ta­les Gue­rre­ros del Arco Iris (Huma­na – La Tagua­ra, 2007) y el más recien­te Boli­via en pie (Unai Aran­za­di, 2009), o la pelí­cu­la Tam­bién la llu­via (Icíar Bollaín, 2010).

Pri­me­ro Argen­ti­na con YPF y aho­ra Boli­via con REE, y de nue­vo El País dan­do lec­cio­nes en la edi­to­rial: “Mora­les y su Gobierno han actua­do al mar­gen de las reglas que orde­nan el res­pe­to a la pro­pie­dad y el orde­na­mien­to jurí­di­co inter­na­cio­nal”. Como si el gru­po PRISA no tuvie­ra nin­gún otro inte­rés que el res­pe­to a las nor­mas (como demos­tró en la edi­to­rial favo­ra­ble al gol­pe de esta­do en Vene­zue­la en 2002) y no hubie­ra en jue­go nin­gún inte­rés comer­cial. Sería muy ino­cen­te creer que PRISA, con intere­ses bien ata­dos con otros gru­pos eco­nó­mi­cos espa­ño­les como Rep­sol, Iber­dro­la o el BBVA, no tuvie­ra en cuen­ta lo que dice ante las recien­tes polí­ti­cas de nacio­na­li­za­ción. El perio­dis­ta valen­ciano Pas­cual Serrano ya habla­ba en 2009 de los intere­ses de este gru­po mediá­ti­co en un artícu­lo sobre los medios de comu­ni­ca­ción en Boli­via. Sólo hay que atar cabos. No es de extra­ñar pues que los suce­si­vos gol­pes de esta­do en Hon­du­ras y Ecua­dor (este últi­mo falli­do) con­tra sus pre­si­den­tes de izquier­das, El País uti­li­za­ra eufe­mis­mos como «deten­cio­nes del pre­si­den­te» en el caso hon­du­re­ño o «rebe­lión poli­cial» sobre Ecua­dor.

La selec­ción de noti­cias de la pren­sa espa­ño­la sobre Amé­ri­ca Lati­na es bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va. Mien­tras encon­tra­mos abun­dan­tes refe­ren­cias a supues­tas cri­sis y tics auto­ri­ta­rios en los paí­ses gober­na­dos por las izquier­das, til­da­dos des­pec­ti­va­men­te de “popu­lis­tas”, es difí­cil encon­trar deta­lles sobre los recien­tes ase­si­na­tos de diri­gen­tes cam­pe­si­nos o polí­ti­cos de izquier­das en Colom­bia, un país don­de se pro­du­cen el 60% de los ase­si­na­tos de sin­di­ca­lis­tas de todo el mun­do, y don­de la con­ni­ven­cia del gobierno con los para­mi­li­ta­res de extre­ma dere­cha y la ver­gon­zo­sa impu­ni­dad de sus crí­me­nes ha sido denun­cia­da en nume­ro­sas oca­sio­nes por orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos y perio­dis­tas, como Juan José Lozano y Holl­man Morris­de el docu­men­tal Impu­nity.

Tam­po­co encon­tra­mos dema­sia­das refe­ren­cias a Hon­du­ras, don­de una vez con­su­ma­do el gol­pe con­tra Zela­ya e impues­to el nue­vo gobierno sim­pá­ti­co para Washing­ton de Por­fi­rio Lobo (2010), han sido ase­si­na­dos casi una vein­te­na de perio­dis­tas. Ima­gi­nad que esto hubie­ra pasa­do en Vene­zue­la. Cla­ro, allí dicen que no hay liber­tad de expre­sión y que Chá­vez lo con­tro­la todo, una men­ti­ra des­mon­ta­da, entre otros, por el cate­drá­ti­co de Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fabra, Vice­nç Nava­rro en un artícu­lo en el dia­rio Públi­co, don­de afir­ma que allí hay más plu­ra­li­dad en los medios que en el Esta­do espa­ñol. En reali­dad, sólo hay que ir allí y enchu­far la tele­vi­sión para com­pro­bar cómo los nume­ro­sos cana­les pri­va­dos son la mayo­ría el doble de agre­si­vos que Inter­eco­no­mía.

Lamen­ta­ble­men­te, la ima­gen que los gobier­nos de izquier­das de Amé­ri­ca tie­nen en el Esta­do sigue sien­do la que los prin­ci­pa­les medios quie­ren trans­mi­tir. Dema­sia­da gen­te aplau­dió al rey espa­ñol cuan­do sacó su vena colo­nial con­tra Chá­vez con el famo­so “¿por­qué no te Callas?”, pero poca gen­te sabe lo que pasó minu­tos antes, cuan­do el pre­si­den­te de Nica­ra­gua, Daniel Orte­ga, le saca­ba los colo­res al monar­ca, a Mora­ti­nos y a Zapa­te­ro. Pero no deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo que un ves­ti­gio feu­dal del vie­jo con­ti­nen­te, desig­na­do por un dic­ta­dor fas­cis­ta, man­de callar al pre­si­den­te de una anti­gua colo­nia ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te. Y fru­to de esta men­ta­li­dad colo­nial, el pos­te­rior aplau­so de la masa patrió­ti­ca, por­que el blan­co hizo callar al osa­do indí­ge­na.

Los medios y los perio­dis­tas pode­mos ser el mejor y el peor alia­do del poder. Ayer, Día Mun­dial de la Liber­tad de Pren­sa, muchos nos pre­gun­tá­ba­mos si el perio­dis­mo sigue sien­do una herra­mien­ta al ser­vi­cio de la socie­dad, o más bien al ser­vi­cio de las socie­da­des que lo poseen. Y no encuen­tro mejor mane­ra de home­na­jear la pro­fe­sión que reco­men­dan­do la entre­vis­ta de Kar­los Zurutza al perio­dis­ta vas­co Unai Aran­za­di, don­de dejó gra­ba­da una gran fra­se para la his­to­ria, y que podría apli­car­se a la mayo­ría de los gru­pos de comu­ni­ca­ción que hoy en día con­tro­lan el 90% de las infor­ma­cio­nes que con­su­mi­mos: hay más ver­da­des en un dis­co de Calle13 que en todo el gru­po PRISA.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *