Bobby Sands- Ando­ni Base­rri­go­rri

El pása­do 5 de mayo, se ha cum­pli­do un nue­vo ani­ver­sa­rio de la muer­te de Bobby Sands en Huel­ga de Ham­bre den­tro de los terri­bles “Blo­que H”, que el gobierno colo­nial bri­tá­ni­co había cons­trui­do para ence­rrar a los miem­bros de la resis­ten­cia irlan­de­sa.

Las imá­ge­nes de los últi­mos días de Bobby son tre­men­das. Con una bar­ba y una del­ga­dez extre­ma, dan cuen­ta de has­ta don­de lle­ga la cruel­dad de los esta­dos cuan­do de macha­car a la resis­ten­cia se tra­ta.
Sabi­do es que las peti­cio­nes de los huel­guis­tas no eran pre­ci­sa­men­te “sub­ver­si­vas”. Se tra­ta­ba de una peti­cio­nes míni­mam­ne­te demo­crá­ti­cas y que ape­la­ban a la dig­ni­dad huma­na, que se tie­ne tam­bién cuan­do se está encar­ce­la­do.

Pedían ser tra­ta­dos como seres huma­nos y como pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, en ese sen­ti­do sus peti­cio­nes eran
• Dere­cho a no ves­tir uni­for­me pre­si­dia­rios;
• Dere­cho a no rea­li­zar tra­ba­jo en pri­sión;
• Dere­cho a la libre aso­cia­ción con otros pre­sos y a la orga­ni­za­ción de acti­vi­da­des edu­ca­ti­vas y recrea­ti­vas;
• Dere­cho a una visi­ta, car­ta, y paque­te por sema­na;
• Ple­na res­ti­tu­ción de la remi­sión per­di­da duran­te la pro­tes­ta.

La cruel­dad de Mar­ga­ret Tea­cher no cono­ció lími­tes. La deno­mi­na­da “Dama de Hie­rro” dejó que Bobby y otros 9 pre­sos murie­sen en medio de las pro­tes­tas en todo el mun­do.

Bobby Sands, era mili­tan­te del IRA, y Bobby tenía una pro­fun­da con­cien­cia social. No se tra­ta­ba de un inde­pen­den­tis­ta y pun­to. Bobby en más de una oca­sión dejó cla­ro que la liber­tad de Irlan­da iba uni­da a la crea­ción de una socie­dad socia­lis­ta. La figu­ra de Bobby, hoy día mar­ca en Irlan­da las mis­mas ideas que el Che en Lati­noa­mé­ri­ca o Fanon en Afri­ca. Es un heroe popu­lar en la pelea por la eman­ci­pa­ción de los pue­blos, su sobe­ra­nía y la crea­ción de repú­bli­cas popu­la­res, lejos del capi­ta­lis­mo.

Bobby Sands, ade­más de mili­tan­te arma­do por la liber­tad y el socia­lis­mo para Irlan­da era perio­dis­ta y poe­ta. En sus años de pri­sión dejó para la pos­te­ri­dad un buen núme­ro de tra­ba­jos, que hoy día for­man par­te del baga­je his­tó­ri­co del movi­mien­to repu­bli­cano irlan­dés. Y sin olvi­dar de su dia­rio en pri­sión, sen­ci­lla­men­te estre­me­ce­dor.

Bobby ade­más de todo eso, era el repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo irlan­dés. Lle­gó inclu­so a ser ele­gi­do par­la­men­ta­rio en Lon­dres, con unos resul­ta­dos espec­ta­cu­la­res, barrien­do a su opo­nen­te unio­nis­ta.

Todos estos datos, lo sabían de sobra las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas y por eso deci­die­ron su ani­qui­la­mien­to. Los bri­tá­ni­cos sabían que la figu­ra de Bobby des­bor­da­ba lo ima­gi­na­ble y que en la calle sería el lider indis­cu­ti­ble de un movi­miebn­to repu­bli­cano que había deja­do cla­ro su inten­ción de lograr sus obje­ti­vos para Irlan­da. Inde­pen­den­cia y crea­ción de un esta­do socia­lis­ta. 31 años des­pués, den­tro de una reali­dad mun­dial muy dife­ren­te, Bobby, que ten­dría 58 años, sería una pie­za cla­ve en pos de seguir con las mis­mas rei­vin­di­ca­cio­nes de aque­llos años. Bobby no era de los que se ponían un tra­je y se aco­mo­da­ban en un par­la­men­to. Sin entrar a valo­rar la actual estra­te­gia del Sinn Fein, si que está cla­ro, que la lucha de Bobby no era sólo ins­ti­tu­cio­nal y que enten­día la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca como algo más que ir a las elec­cio­nes.

Dos años des­pués de su muer­te, las peti­cio­nes de Bobby y sus com­pa­ñe­ros se hicie­ron reali­dad. El esta­do nun­ca acep­tó dar la ima­gen de que “había cedi­do”, pero el logro de los pun­tos rei­vin­di­ca­dos es fru­to de esa huel­ga y esa lucha. Es la heren­cia que Bobby y sus com­pa­ñe­ros deja­ron al pue­blo heroi­co de Irlan­da.

Quien esto escri­be tuvo la opor­tu­ni­dad de cono­cer los “Blo­que H”visitando pre­sos irlan­de­ses y de reco­rrer Bel­fast, de cono­cer la reali­dad de una ciu­dad, que era la ciu­dad de Bobby Sands. Res­pec­to a los “Blo­que H”, comen­tar que todo su dise­ño y for­mas de fun­cio­nar están estu­dia­dos al milí­me­tro para que la ani­qui­la­ción de los pre­sos sea una reali­dad. Un autén­ti­co infierno en la Tie­rra crea­do por un esta­do el bri­tá­ni­co, con pedi­grí de demo­crá­ti­co, pero que lle­va mas de 500 años ase­si­na­do pue­blos.
Res­pec­to a Bel­fast, comen­tar que se tra­ta de una ciu­dad pro­le­ta­ria, con una acen­tua­da opre­sión social y nacio­nal don­de estan dadas muchí­si­mas con­di­cio­nes, para que un día el pue­blo diga que has­ta aquí hemos lle­ga­do y abor­da­rá las tareas que le que­da­ron sin ter­mi­nar a Bobby.

La polí­ti­ca de exter­mi­nio a los pre­sos y pre­sas, es con­sus­tan­cial al esta­do opre­sor y capi­ta­lis­ta. No hace dema­sia­do hemos vis­to como fami­lia­res y alle­ga­dos de pre­sos vas­cos han sufri­do sen­dos acci­den­tes de trá­fi­co, por los lar­gos reco­rri­dos a los que obli­ga la dis­per­sión dise­ña­da por el esta­do espa­ñol. En ese sen­ti­do, el esta­do espa­ñol, es con­ti­nua­ción de una lar­ga lis­ta de esta­dos que no duda en inten­tar aca­bar con las resis­ten­cias popu­la­res median­te los méto­dos más crue­les.

Bobby Sands, hoy día es una figu­ra impres­cin­di­ble de la his­to­ria de Irlan­da. No es por lo tan­to de extra­ñar que en tan­tas calles y luga­res de la isla se vea su ima­gen y haya varios luga­res con­me­mo­ra­ti­vos de su lucha y de la de sus com­pa­ñe­ros.

Pero Bobby Sands, al igual que el Che, Rosa Luxem­bur­go y otras muchas per­so­nas, es patri­mo­nio de la huma­ni­dad pro­gre­sis­ta y socia­lis­ta. Es par­te de nues­tro baga­je y orgu­llo. Por eso, a Bobby es impre­sin­di­ble recor­dar­le como lo que fue..un héroe de la lucha de los pue­blos por la liber­tad y el socia­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *