Hun­gría cri­mi­na­li­za a los “sin techo” con penas de has­ta 6 meses de cár­cel

Una polé­mi­ca ley hún­ga­ra estre­cha el cer­co legal a los 30.000 “sin techo” del país, que pue­den ser con­de­na­dos a seis meses de cár­cel por vivir en la calle. La nor­ma­ti­va, que entró en vigor hace dos sema­nas y ha reci­bi­do cri­ti­cas de orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos hún­ga­ras e inter­na­cioa­les, les obli­ga a mudar­se a alguno de los cen­tros de aco­gi­da, aun­que en ellos no hay pla­zas para todos​.La ley pre­vé para los que sigan en la calle penas cre­cien­tes: tras una pri­me­ra adver­ten­cia, si rein­ci­den, se les impo­ne una mul­ta de 500 euros, en caso de no dis­po­ner de ellos, debe­rán pasar seis meses en pri­sión. Pese a la ame­na­za, un gru­po de tres vaga­bun­dos en una de las calles de Buda­pest cer­ca­nas a un cen­tro comer­cial, no pare­ce por aho­ra estar preo­cu­pa­do: «Los poli­cías no piden que nos vaya­mos, pero bus­ca­mos algún lugar en las afue­ras y allí no nos encuen­tran», dice uno de ellos, agre­gan­do que él nun­ca acu­di­ría a los cen­tros, ya que allí solo hay «mal olor, robos y des­or­den».

La ley pre­vé que las san­cio­nes sólo apli­ca­rán en aque­llas loca­li­da­des que ase­gu­ren alo­ja­mien­to a las per­so­nas afec­ta­das, algo que no cum­ple nin­gu­na ciu­dad del país. El recha­zo de la legis­la­ción, una de las más res­tric­ti­vas en Euro­pa, ha sido rotun­do y orga­ni­za­cio­nes civi­les hún­ga­ras como la Unión para las Liber­ta­des Fun­da­men­ta­les (TASZ) o la inter­na­cio­nal Human Rights Watch (HRW) han pedi­do anu­lar la ley.

Esta legis­la­ción sig­ni­fi­ca un «gra­ve pro­ble­ma» des­de el pun­to de vis­ta de los dere­chos huma­nos, ase­gu­ra HRW, mien­tras que según TASZ, vio­la la idea del tra­to igua­li­ta­rio de las per­so­nas. Ste­fá­nia Kapron­czay, direc­to­ra de pro­gra­mas de la TASZ expli­ca que la legis­la­ción es anti­cons­ti­tu­cio­nal, la defi­ne como «sin lógi­ca ni sen­ti­do» y resal­ta la fal­ta de pro­gra­mas socia­les de vivien­da y tra­ba­jo, recor­dan­do que el defen­sor del pue­blo ha lle­va­do el caso al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal para su revi­sión.

Una ten­den­cia nor­ma­ti­va en aumen­to

Esta ley nacio­nal com­ple­ta un pro­ce­so de san­cio­nes que ha ido expan­dié­do­se. Pri­me­ro fue una ley muni­ci­pal en Buda­pest que prohi­bía vivir en los pasa­jes sub­te­rrá­neos de Buda­pest y des­pués se les impu­sie­ron mul­tas en varios dis­tri­tos de la cui­dad. Un sin techo que se pre­sen­ta como Maci Laci (una figu­ra de dibu­jos ani­ma­dos), en un cen­tro de aco­gi­da del barrio Óbu­da, afir­ma sobre esta pre­sión cre­cien­te: «¿Por qué no tira­mos todos los vaga­bun­dos al Danu­bio? ¡Eso sería una solu­ción al pro­ble­ma!».

En los pri­me­ros meses de este año, más de 270 per­so­nas fue­ron arres­ta­das en Buda­pest por la apli­ca­ción de la ley muni­ci­pal, aun­que casi todos los casos han con­clui­do con una «adver­ten­cia». «Has­ta el momen­to no tene­mos infor­ma­cio­nes de que algún sin techo haya sido mul­ta­do (por la nor­ma­ti­va nacio­nal), pero la ley sig­ni­fi­ca una tre­men­da ame­na­za», expli­ca Atti­la Takács, tam­bién sin techo y acti­vis­ta de la ONG “A Város Min­den­kié” (La ciu­dad es de todos).

«Has­ta el momen­to no tene­mos infor­ma­cio­nes de que algún sin techo haya sido mul­ta­do», expli­ca Takács

Según Takács, que tra­ba­ja y vive en la redac­ción de una radio alter­na­ti­va de Buda­pest, las auto­ri­da­des rea­li­zan «cam­pa­ñas» en deter­mi­na­dos perio­dos, pero su expe­rien­cia es que el com­por­ta­mien­to de los poli­cías es ambi­guo. «La mayo­ría de los poli­cías están har­tos» de tener que par­ti­ci­par en estas accio­nes y sólo piden a los vaga­bun­dos que aban­do­nen la calle, aun­que «cuan­do tie­nen esa orden» les arres­tan, rela­ta.

Muchos vaga­bun­dos opi­nan que la úni­ca solu­ción para su situa­ción es encon­trar un tra­ba­jo, pero pese a que las orga­ni­za­cio­nes civi­les y varios cen­tros de aco­gi­da les ayu­dan en la bús­que­da, resul­ta cada vez más difí­cil debi­do a la cri­sis. «Yo tra­ba­jé duran­te un año, vivien­do en una car­pa y me baña­ba todos los días en el Danu­bio», expli­ca Zsuz­sa, de unos 60 años, que aho­ra vive en un cen­tro de aco­gi­da, pero sin tra­ba­jo, aun­que su sue­ño es poder mudar­se a un inmue­ble social, don­de no ten­ga que com­par­tir habi­ta­ción.

Los cen­tros de aco­gi­da del país varían des­de salas para más de 100 per­so­nas, has­ta los alber­gues con habi­ta­cio­nes con dos camas, baños, cone­xión a inter­net y coci­na, aun­que estos últi­mos son muy esca­sos. Un nue­vo aspec­to de los últi­mos meses es que «apa­re­cie­ron en la calle tam­bién los gita­nos sin techo», agre­ga Takács sor­pren­di­do, ya que según expli­ca «los lazos fami­lia­res entre los roma­nís son muy fuer­tes, se ayu­dan» y aun­que su núme­ro sigue sien­do redu­ci­do, esto indi­ca que la cri­sis se está agra­van­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *