Los desa­fíos de la nue­va YPF- Clau­dio Katz

La inter­ven­ción de YPF y la intro­duc­ción de una ges­tión esta­tal de la empre­sa son medi­das nece­sa­rias para comen­zar a rever­tir la depre­da­ción ener­gé­ti­ca. Pero cons­ti­tu­yen tan solo un pun­to de par­ti­da para recu­pe­rar los recur­sos petro­le­ros.

Duran­te una déca­da REPSOL lide­ró el vacia­mien­to de pozos, reser­vas e ins­ta­la­cio­nes pre-exis­ten­tes. Extra­jo lo máxi­mo posi­ble sin inver­tir y expa­trió ganan­cias en for­ma escan­da­lo­sa. Esta con­duc­ta no irri­tó a nin­guno de los crí­ti­cos neo­li­be­ra­les de la expro­pia­ción en cur­so. Aho­ra cues­tio­nan la “vio­la­ción orden jurí­di­co”, olvi­dan­do el total incum­pli­mien­to de los con­tra­tos por par­te de la fir­ma. Esta doble vara es con­gruen­te con su habi­tual apro­ba­ción de los atro­pe­llos con­tra los dere­chos de los asa­la­ria­dos o jubi­la­dos. Nun­ca extien­den a estos sec­to­res los prin­ci­pios de la segu­ri­dad jurí­di­ca.

FALACIAS NEOLIBERALES

Los dere­chis­tas están recrean­do los fan­tas­mas del 2001 – 2005 y repi­ten los mis­mos argu­men­tos que difun­die­ron lue­go del default. Advier­ten con­tra las terri­bles con­se­cuen­cias de “ais­lar­se del mun­do”, omi­tien­do su récord de pro­nós­ti­cos falli­dos.

Algu­nos excul­pan a REPSOL afir­man­do que sufrió un cas­ti­go de pre­cios des­fa­vo­ra­bles. Pero silen­cian los suce­si­vos ajus­tes de los últi­mos años, la auto­ri­za­ción para liqui­dar divi­sas en el exte­rior y el per­mi­so para expor­tar a cos­ta del auto-abas­te­ci­mien­to. Las obje­ta­das reten­cio­nes móvi­les a las ven­tas exter­nas fue­ron una tenue com­pen­sa­ción del terri­ble dre­na­je que sufrió el país. Tam­po­co recuer­dan que la fal­ta de inver­sio­nes se remon­ta a los años 90, cuan­do el com­bus­ti­ble era muy caro en dóla­res.

Los voce­ros loca­les de REPSOL afir­man que la expro­pia­ción ahu­yen­ta­rá las inver­sio­nes, que se nece­si­tan para recom­po­ner la pro­duc­ción. Pero el desa­rro­llo petro­le­ro de Argen­ti­na nun­ca pro­vino de los capi­ta­les forá­neos. Fue un resul­ta­do de la pro­pie­dad esta­tal del cru­do y del equi­li­brio entre explo­ra­ción y explo­ta­ción de pozos, que se logró median­te un sis­te­ma inte­gra­do de extrac­ción, refi­na­ción y comer­cia­li­za­ción. Este régi­men fue demo­li­do con la pri­va­ti­za­ción y debe­ría ser recom­pues­to para recons­truir el abas­te­ci­mien­to.

Cual­quier paso en esa direc­ción es vis­to por la dere­cha como una expre­sión de “popu­lis­mo, caja o dema­go­gia nacio­na­lis­ta”. Pero con su sos­tén de la pri­va­ti­za­ción ya demos­tra­ron cómo con­ci­ben el ideal opues­to de con­duc­tas repu­bli­ca­nas, madu­ras y res­pon­sa­bles.

Los defen­so­res más des­ca­ra­dos de REPSOL aler­tan con­tra el inmi­nen­te con­flic­to entre argen­ti­nos y espa­ño­les que sus­ci­ta­rá la expro­pia­ción, como si la fir­ma afec­ta­da fue­ra la repre­sen­ta­ción del pue­blo ibé­ri­co. En reali­dad es una empre­sa pri­va­da de dudo­sa pro­pie­dad his­pa­na, pues­to que el grue­so de su capi­tal se encuen­tra dis­tri­bui­do en varios cen­tros finan­cie­ros del mun­do. Como se espe­cia­li­za, ade­más, en loca­li­zar socie­da­des en paraí­sos fis­ca­les, poten­cia la eva­sión impo­si­ti­va que ha dete­rio­ra­do las finan­zas espa­ño­las, pre­ci­pi­tan­do el bru­tal ajus­te que pade­ce ese país.

REPSOL es natu­ral­men­te defen­di­da por una monar­quía y un gobierno reac­cio­na­rio, que con­ti­núan des­ple­gan­do sober­bia neo-colo­nial con cre­cien­te des­pis­te. La repe­ti­ción local de esa dia­tri­ba es par­ti­cu­lar­men­te cho­can­te. Como la fir­ma recu­rri­rá a sus alia­dos de Euro­pa y el G 20 para gene­rar un con­flic­to jurí­di­co inter­na­cio­nal, es impe­rio­so que Argen­ti­na se reti­re del CIADI. Ese tri­bu­nal ya tie­ne pre­pa­ra­do un fallo a favor de la petro­le­ra.

¿EMPRESA MIXTA O ESTATAL?

Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la nue­va YPF no se ubi­can en el flan­co externo. Es evi­den­te que el gobierno deci­dió la expro­pia­ción por nece­si­dad y no por con­vic­ción. Esta­ba acu­cia­do por la caí­da de la pro­duc­ción y la con­si­guien­te obli­ga­ción de finan­ciar impor­ta­cio­nes con los pocos recur­sos que tie­ne la Teso­re­ría. Pre­sio­na­do por esas cir­cuns­tan­cias intro­du­jo un giro de 180 gra­dos en su idi­lio pre­vio con la empre­sa afec­ta­da. Nego­ció sin resul­ta­dos un com­pro­mi­so de mayor inver­sión y final­men­te optó por el cho­que con sus vie­jos socios. La expro­pia­ción no for­ma par­te de una estra­te­gia pre­vis­ta, ni obe­de­ce al gran cau­dal de votos logra­do en los últi­mos comi­cios.

La recons­truc­ción de YPF se encuen­tra aho­ra en manos de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en su des­truc­ción. Gran par­te de la eli­te actual de fun­cio­na­rios pro­ta­go­ni­zó el des­gua­ce mene­mis­ta de la empre­sa y el rema­te de sus accio­nes. Su res­pon­sa­bi­li­dad en el des­ca­la­bro ener­gé­ti­co de los últi­mos ocho años es inocul­ta­ble. De Vido es la antí­te­sis de Mos­co­ni. Por su des­pa­cho pasa­ron todas las auto­ri­za­cio­nes reque­ri­das para con­va­li­dar el ani­qui­la­mien­to de YPF.

La ini­cia­ti­va de expro­pia­ción es posi­ti­va, pero sus reales efec­tos depen­de­rán de las pró­xi­mas medi­das. Una deci­sión cla­ve se jue­ga en el mane­jo de la indem­ni­za­ción. No se pue­de pagar por lo que es nues­tro, ni pre­miar con mayo­res fon­dos a quie­nes des­ca­pi­ta­li­za­ron la empre­sa. Toda­vía hay que ave­ri­guar cuá­les fue­ron las ganan­cias reales que acu­mu­ló REPSOL con la dis­tri­bu­ción de uti­li­da­des a cos­ta de los acti­vos ener­gé­ti­cos y con la expan­sión inter­na­cio­nal de la com­pa­ñía, uti­li­zan­do los recur­sos del sub­sue­lo nacio­nal.

Antes de hablar de cual­quier valua­ción de la empre­sa (por coti­za­ción bur­sá­til, con­ta­ble o patri­mo­nial) hay ver los resul­ta­dos de una audi­to­ría, que escla­rez­ca el esta­do de los pozos y de los daños ambien­ta­les. Si se uti­li­zan los fon­dos del ANSES, las reser­vas del Ban­co Cen­tral o la emi­sión de nue­va deu­da para pagar­le a REPSOL, se repe­ti­rá la vie­ja his­to­ria de un esta­do bobo que se hace car­go de las pér­di­das oca­sio­na­das por ex con­ce­sio­na­rios.

La nue­va YPF es con­ce­bi­da como una socie­dad anó­ni­ma, siguien­do un mode­lo de empre­sa mix­ta muy dis­tan­te de la vie­ja com­pa­ñía ínte­gra­men­te esta­tal. Esta deci­sión es erró­nea y cons­pi­ra con­tra el pro­yec­to de recons­truc­ción ener­gé­ti­ca. No es casual que exis­tan tan­tos ejem­plos inter­na­cio­na­les de mane­jo total­men­te públi­co de un recur­so vital. Ese mode­lo de pro­pie­dad públi­ca man­tu­vo la tasa de explo­ra­ción reque­ri­da en el pasa­do para un país como Argen­ti­na, que tie­ne reser­vas limi­ta­das y de cos­to­sa extrac­ción.

La nece­si­dad de un lar­go pro­ce­so de inver­sión no es com­pa­ti­ble con los idea­li­za­dos esque­mas de com­pa­ñías mix­tas, que ya fue­ron ensa­ya­dos en la pri­me­ra eta­pa de pri­va­ti­za­ción de YPF. Un test pró­xi­mo de los pro­ble­mas que enfren­ta este mode­lo, sal­drá a flo­te cuan­do deba resol­ver­se la situa­ción del gru­po Eske­na­zi. Esta fami­lia que­dó como socia mino­ri­ta­ria de la nue­va YPF, lue­go de haber per­pe­tra­do un frau­de supe­rior a las tro­pe­lías come­ti­das por REPSOL. Com­pró su par­ti­ci­pa­ción sin poner un solo peso, recu­rrien­do a un cré­di­to a pagar con la dis­tri­bu­ción de uti­li­da­des. Su per­ma­nen­cia está en duda, des­de el momen­to que debe­rá can­ce­lar ese prés­ta­mo con su pro­pio dine­ro. Si se con­cre­ta su deser­ción: ¿Quién se hará car­go de ese paque­te? ¿El esta­do median­te pér­di­das adi­cio­na­les? ¿O habrá una trans­fe­ren­cia a otros “capi­ta­lis­tas ami­gos” (Bulghe­ro­ni, Cris­tó­bal López, Láza­ro Báez, Eure­kian), que ya se que­da­ron con varias áreas sin rea­li­zar nin­gu­na inver­sión?

El peli­gro de la socie­dad mix­ta no radi­ca sólo en esos favo­ri­tis­mos. La fuer­te pre­sen­cia del capi­tal pri­va­do den­tro de la com­pa­ñía exi­ge ope­rar con cri­te­rios de ren­ta­bi­li­dad inme­dia­ta, que obs­tru­yen la prio­ri­dad inver­so­ra. Este mode­lo indu­ce, ade­más, al aumen­to de los pre­cios en boca de pozo por la pre­sión por lograr mayo­res uti­li­da­des, gene­ran­do un enca­re­ci­mien­to adi­cio­nal del com­bus­ti­ble.

GESTION, LEGISLACIÓN Y PROPIEDAD

El gobierno pro­me­te una admi­nis­tra­ción pro­fe­sio­nal de la nue­va YPF. Pero esta meta exi­ge no sólo cono­ci­mien­tos téc­ni­cos, sino tam­bién gran inde­pen­den­cia del lobby petro­le­ro. Si las fir­mas pri­va­das par­ti­ci­pan del direc­to­rio, aumen­ta­rá el peli­gro de repe­tir los vicios del pasa­do (endeu­da­mien­to inde­bi­do de la com­pa­ñía) o incu­rrir en nue­vos des­acier­tos (uso de los recur­sos para finan­ciar el bache de impor­ta­cio­nes). Es evi­den­te la tras­cen­den­cia de defi­nir cómo se admi­nis­tra­rá la com­pa­ñía y ENARSA brin­da un mal ante­ce­den­te inme­dia­to. Resul­ta impres­cin­di­ble dotar a YPF de un genuino con­trol social, popu­lar y de los tra­ba­ja­do­res.

Pero el mayor pro­ble­ma radi­ca en lo que suce­de­rá con el 70% de la acti­vi­dad petro­le­ra que actual­men­te se desa­rro­lla fue­ra de YPF. El gobierno no ha defi­ni­do qué tipo de modi­fi­ca­cio­nes se intro­du­ci­rán, en un sec­tor regi­do por prin­ci­pios neo­li­be­ra­les de libre dis­po­ni­bi­li­dad del cru­do por par­te de los con­ce­sio­na­rios.

La revi­sión de los con­tra­tos sus­crip­tos con esas nor­mas recién ha comen­za­do y en su gran mayo­ría afec­tó a pozos mar­gi­na­les. El pro­yec­to de ley en cur­so no acla­ra qué ocu­rri­rá con el mar­co legal que habi­li­tó la ato­mi­za­ción del sec­tor y la pro­li­fe­ra­ción de una gran varie­dad de gra­vo­sos con­ve­nios. Aquí se impo­ne la inme­dia­ta recu­pe­ra­ción de la atri­bu­ción del esta­do para con­tro­lar toda la comer­cia­li­za­ción inter­na y exter­na, fijan­do las con­di­cio­nes y los pre­cios de extrac­ción y pro­ce­sa­mien­to.

La pro­pie­dad pro­vin­cial del sub­sue­lo cons­ti­tu­ye otro impe­di­men­to para alcan­zar esa meta. Man­tie­ne el poder dis­cre­cio­nal de los gober­na­do­res para mane­jar un recur­so de toda la nación. El com­pro­mi­so de sin­di­ca­tu­ra común que se ha esta­ble­ci­do con las pro­vin­cias para el mane­jo de YPF, no se extien­de al res­to del sec­tor y sólo pos­po­ne la nece­si­dad de rein­tro­du­cir la pro­pie­dad nacio­nal. Mar­gi­nar a las pro­vin­cias no petro­le­ras de la nue­va con­duc­ción de YPF no con­tri­bu­ye a esa recom­po­si­ción.

Con la expro­pia­ción se abre un nue­vo capí­tu­lo de his­to­ria petro­le­ra. Hay con­di­cio­nes nacio­na­les e inter­na­cio­na­les muy favo­ra­bles para recons­truir nues­tro cimien­to ener­gé­ti­co, avan­zan­do hacia una empre­sa total­men­te públi­ca. Sólo este esque­ma per­mi­ti­rá equi­li­brar los cos­tos de extrac­ción con los pre­cios reque­ri­dos para el desa­rro­llo indus­trial. Este mane­jo es indis­pen­sa­ble para diver­si­fi­car la matriz ener­gé­ti­ca, redu­cir la depen­den­cia de los hidro­car­bu­ros y evi­tar un mayor dete­rio­ro del medio ambien­te.

El logro de estos obje­ti­vos exi­ge afec­tar los intere­ses capi­ta­lis­tas que has­ta aho­ra pro­te­gió el gobierno y adop­tar una acti­tud sobe­ra­na fren­te a las pre­sio­nes exter­nas. La movi­li­za­ción popu­lar con ban­de­ras pro­pias es el gran ins­tru­men­to para esta acción.


[1] Pro­fe­sor de UBA-CONICET y miem­bro de EDI (Eco­no­mis­tas de Izquier­da).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *