En recuer­do de Ahmed Ben Bella, pri­mer pre­si­den­te de la Arge­lia Inde­pen­dien­te- Eric Toussaint

Ahmed Ben Bella paso 24 años de su vida en cau­ti­vi­dad, 6 años en las maz­mo­rras fran­ce­sas (1956−1962) y 18 años en Arge­lia des­pués de ser derro­ca­do el 19 de junio de 1965 por un gol­pe de Esta­do mili­tar diri­gi­do por el coro­nel Houa­ri Boumedienne.

Qui­sie­ra en for­ma muy rápi­da men­cio­nar algu­nos recuer­dos per­so­na­les. Varias veces man­tu­ve encuen­tros con Ahmed Ben Bella entre 1994 y 2005.

La pri­me­ra vez fue en Gine­bra en 1994 duran­te una con­fe­ren­cia públi­ca en la que hablé sobre la cues­tión de la deu­da del Ter­cer Mun­do. Lue­go, Ahmed Ben Bella inter­vino des­de la sala, sin nin­gún tipo de for­ma­li­dad, cen­tran­do su dis­cur­so en la nece­si­dad de luchar por la anu­la­ción de la deu­da de los paí­ses del Sur. Nues­tro pri­mer con­tac­to per­so­nal es del año 2001, creo. Me había invi­ta­do a una cena con su espo­sa Zoh­ra para dis­cu­tir sobre la acción lle­va­da a cabo por el CADTM. Me dijo que apre­cia­ba mucho las publi­ca­cio­nes de nues­tro comi­té y que que­ría que se pusie­ran a dis­po­si­ción de la juven­tud ára­be en Áfri­ca del Nor­te. Tam­bién me anun­ció que tra­ta­ba de con­ven­cer a Hugo Chá­vez (que pre­si­día Vene­zue­la des­de 1999) de reto­mar el tema de la anu­la­ción de la deu­da. En enero de 2002 nos reen­con­tra­mos en Bama­ko para par­ti­ci­par en el Foro Social Afri­cano. Esta foto fue toma­da en esa ocasión.

Pie de foto: De izquier­da a dere­cha, Zoh­ra, la espo­sa de Ahmed Ben Bella, Eric Tous­saint, Vic­tor Nzu­zi del CADTM RDC y Ahmed Ben Bella (foto toma­da por Deni­se Comanne)

Ahmed Ben Bella se sen­tía muy invo­lu­cra­do en el com­ba­te pan­afri­ca­nis­ta cuyo fin era la rea­li­za­ción de un pro­yec­to socia­lis­ta. Estu­vo uni­do a Modi­bo Kei­ta, el pri­mer pre­si­den­te del Malí inde­pen­dien­te entre 1960 y 1968 (derro­ca­do por un gol­pe de Esta­do y final­men­te ase­si­na­do en pri­sión en 1977) y habla­mos de todo ello duran­te nues­tra esta­día en Bamako.

Más tar­de, en 2004, duran­te otro encuen­tro, me pro­pu­so finan­ciar la tra­duc­ción y la edi­ción ára­be de mi libro La Bol­sa o la vida —la tra­duc­ción fue rea­li­za­da por Ran­da Baas e Imad Chiha, mili­tan­tes sirios en estre­cho con­tac­to con el CADTM— (Imad pasó más de 15 años en las pri­sio­nes de Hafez el-Assad, padre del actual pre­si­den­te, y el libro apa­re­ció en 2006, publi­ca­do por una edi­to­rial siria independiente).

Nos vol­vi­mos a ver en Cara­cas. Me con­fió que espe­ra­ba que la expe­rien­cia de Chá­vez fue­ra más allá del ámbi­to dis­cur­si­vo y de las refor­mas en cur­so, y per­mi­tie­ra un autén­ti­co cam­bio demo­crá­ti­co y revolucionario.

En sep­tiem­bre de 2005, ya casi con 90 años, me invi­tó ir a Arge­lia, a Tlem­cen (en su región natal de Orán) don­de la uni­ver­si­dad había deci­di­do crear una cáte­dra Ben Bella. Me pidió que die­ra una de las con­fe­ren­cias ofi­cia­les con oca­sión de la crea­ción de la cáte­dra que lle­va su nom­bre. Me acuer­do de su inter­ven­ción duran­te la inau­gu­ra­ción: cri­ti­có seve­ra­men­te el pro­gra­ma de la uni­ver­si­dad ya que era un vehícu­lo del dis­cur­so capi­ta­lis­ta y de ideo­lo­gía neo­li­be­ral. Las auto­ri­da­des aca­dé­mi­cas no que­da­ron muy satis­fe­chas. Dis­cu­ti­mos duran­te horas sobre sus acti­vi­da­des en el pasa­do: su amis­tad con Che Gue­va­ra, que pasó una tem­po­ra­da en Argel duran­te su pre­si­den­cia, y don­de pro­nun­ció un vibran­te dis­cur­so en febre­ro de 1965 en el que denun­cia­ba los crí­me­nes de Bél­gi­ca y de Fran­cia en sus ex colo­nias y cri­ti­ca­ba la acti­tud de la Unión Sovié­ti­ca (Véa­se: http://​www​.daily​mo​tion​.com/​v​i​d​e​o​/​x​l​q​x​n​n​_​v​i​d​e​o​-​a​c​t​u​-​d​i​s​c​o​u​r​s​-​d​u​-​c​h​e​-​a​-​a​l​g​e​r​-​l​a​-​b​e​s​t​a​l​i​t​i​e​-​d​e​-​l​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​m​e​_​n​ews Leer el dis­cur­so: http://​cubaa​dia​rio​.blogs​pot​.com/​2​0​1​1​/​0​1​/​d​i​s​c​u​r​s​o​-​d​e​-​e​r​n​e​s​t​o​-​c​h​e​-​g​u​e​v​a​r​a​-​e​n​.​h​tml ). Me habló tam­bién de sus esfuer­zos para desa­rro­llar (espe­cial­men­te con la ayu­da de Michel Rap­tis, alias Pablo) la auto­ges­tión en Arge­lia entre 1962 y su derro­ca­mien­to en 1965. Me habló tam­bién de sus difí­ci­les rela­cio­nes con el pre­si­den­te sovié­ti­co N. Krushev , con Tito y varios más.

Esta­ba muy ena­mo­ra­do de su espo­sa Zoh­ra y me ala­bó las pro­pie­da­des del extrac­to de Aloe Vera que su espo­sa pro­du­cía y que era uno de los secre­tos de la bue­na salud de ellos dos. Y cuál fue mi sor­pre­sa, cuan­do una sema­na más tar­de, al vol­ver a Bél­gi­ca, reci­bí un envío de 4 litros de extrac­to de Aloe Vera acom­pa­ña­dos de un peque­ño men­sa­je de Zorha y Ahmed Ben Bella deseán­do­me bue­na salud.

Con Ahmed Ben Bella des­apa­re­ce un gran mili­tan­te del com­ba­te por la eman­ci­pa­ción de los pue­blos y por el socia­lis­mo autogestionado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *