Decla­ra­ción de la V Cum­bre de los pue­blos

Car­ta­ge­na, Colom­bia, abril 2012

Las orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res del Con­ti­nen­te, reu­ni­das en la V Cum­bre de los Pue­blos, la ver­da­de­ra voz de las amé­ri­cas, rea­li­za­da entre el 12 y 14 de abril en Car­ta­ge­na de Indias en for­ma simul­tá­nea a la VI Cum­bre de las Amé­ri­cas, seña­la­mos que:

Recha­za­mos enér­gi­ca­men­te la insis­ten­cia del gobierno de Esta­dos Uni­dos de impo­ner su agen­da y deci­dir sobre el rum­bo de las deli­be­ra­cio­nes de estas Cum­bres. Son prue­ba de ello su veto a la par­ti­ci­pa­ción de Cuba y su estra­te­gia de mili­ta­ri­za­ción, que uti­li­za como pre­tex­to la fra­ca­sa­da gue­rra con­tra las dro­gas, la aten­ción a desas­tres natu­ra­les y el con­trol a la migra­ción, como for­ma de man­te­ner su hege­mo­nía. Un com­po­nen­te fun­da­men­tal de esta estra­te­gia es la cri­mi­na­li­za­ción de las luchas socia­les.

Su polí­ti­ca impe­ria­lis­ta se expre­só en el apo­yo al gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras y su res­pal­do al régi­men ile­gí­ti­mo de Por­fi­rio Lobo, los inten­tos de des­es­ta­bi­li­zar a Hai­tí, el man­te­ni­mien­to del blo­queo eco­nó­mi­co a Cuba y la con­ti­nui­dad de la base mili­tar de Guan­tá­na­mo así como, la opo­si­ción a la sobe­ra­nía de Argen­ti­na sobre las islas Mal­vi­nas.

Ha sido osten­si­ble, des­pués de la Cum­bre de Tri­ni­dad y Toba­go, el incum­pli­mien­to por par­te del gobierno de Oba­ma de la ofer­ta de cons­truir un nue­vo tipo de rela­ción con Amé­ri­ca Lati­na. A pesar de su derro­ta en la pro­pues­ta del ALCA, el gobierno esta­dou­ni­den­se, para sor­tear la agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca que afron­ta des­de 2007,se empe­ña en pro­mo­ver los tra­ta­dos de libre comer­cio y el con­jun­to de la agen­da neo­li­be­ral que son un obs­tácu­lo para la inte­gra­ción regio­nal y han sumi­do en el atra­so y la mise­ria a la mayo­ría de los paí­ses del Con­ti­nen­te.

Por su par­te, el gobierno cana­dien­se ha pro­mul­ga­do una polí­ti­ca de tra­ta­dos de libre comer­cio e indus­tria mega mine­ra y de extrac­ción de recur­sos natu­ra­les y ener­gé­ti­cos en toda Amé­ri­ca Lati­na. Sus empre­sas están cau­san­do daños irre­ver­si­bles al ambien­te y la bio­di­ver­si­dad, vio­lan­do los dere­chos de los pue­blos a sus terri­to­rios. Los con­flic­tos socia­les y ambien­ta­les se mul­ti­pli­can en la región como resul­ta­do de este mode­lo depre­da­dor.

Reco­no­ce­mos los avan­ces en los esfuer­zos de inte­gra­ción regio­nal autó­no­ma, como los plan­tea­dos en el ALBA, UNASUR y la Comu­ni­dad de Esta­dos de Lati­noa­mé­ri­ca y del Cari­be, CELAC.Sin embar­go, la cons­truc­ción y afian­za­mien­to de gobier­nos demo­crá­ti­cos, pro­gre­sis­tas y de izquier­da debe avan­zar hacia la supera­ción del mode­lo basa­do en el extrac­ti­vis­mo, la mono­pro­duc­ción agro­ex­por­ta­do­ra y el aca­pa­ra­mien­to de las tie­rras. Esto vul­ne­ra dere­chos esen­cia­les como el con­sen­ti­mien­to pre­vio, libre e infor­ma­do e impi­de el des­plie­gue de toda la capa­ci­dad del movi­mien­to social como fuer­zas capa­ces de pro­fun­di­zar los cam­bios.

La con­fluen­cia de estas corrien­tes guber­na­men­ta­les con los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos, pue­de pre­ser­var­se en la medi­da en que los pue­blos pro­fun­di­cen la uni­dad, la movi­li­za­ción social y polí­ti­ca y no renun­cien a su auto­no­mía y a su dere­cho de fis­ca­li­za­ción. Regis­tra­mos con satis­fac­ción que las luchas popu­la­res se man­tie­nen y se for­ta­le­cen en resis­ten­cia pací­fi­ca al mode­lo neo­li­be­ral.

A esta V Cum­bre de los Pue­blos, la Ver­da­de­ra Voz de las Amé­ri­cas, acu­die­ron miles de lucha­do­res y lucha­do­ras, de orga­ni­za­cio­nes de muje­res, sin­di­ca­les, estu­dian­ti­les, cam­pe­si­nas, indí­ge­nas, afros, peque­ños pro­duc­to­res y sec­to­res de igle­sias y ecu­mé­ni­cos del hemis­fe­rio. Deli­be­ra­mos sobre los pro­ble­mas que con­si­de­ra­mos ver­da­de­ra­men­te fun­da­men­ta­les para nues­tros pue­blos y avan­za­mos en la cons­truc­ción de pro­pues­tas y por ello, entre otras deman­das, exi­gi­mos:

- La eli­mi­na­ción de las bases mili­ta­res extran­je­ras, el fin del colo­nia­lis­mo, la can­ce­la­ción de ejer­ci­cios y entre­na­mien­tos mili­ta­res y poli­cia­les con­jun­tos, el cie­rre de la Escue­la de las Amé­ri­cas y la eli­mi­na­ción del Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano de Defen­sa y el cese del des­plie­gue de la IV flo­ta sobre nues­tros mares.

- El fin de la mili­ta­ri­za­ción so pre­tex­to de la gue­rra con­tra las dro­gas, y su reem­pla­zo por una polí­ti­ca inte­gral, mul­ti­la­te­ral y con énfa­sis en las medi­das de salud públi­ca.

- El fin de la mili­ta­ri­za­ción de fun­cio­nes civi­les como la asis­ten­cia huma­ni­ta­ria, la aten­ción a desas­tres y el con­trol migra­to­rio.

- El cese de la cri­mi­na­li­za­ción de la lucha social, del uso de los terri­to­rios indígenas,afros y cam­pe­si­nos como esce­na­rios de gue­rra: no a los reclu­ta­mien­tos for­za­dos, al uso de las muje­res como botín de gue­rra y a los des­pla­za­mien­tos for­za­dos. En el caso de Colom­bia, en don­de per­sis­te el con­flic­to arma­do interno, la mili­ta­ri­za­ción ha pues­to al bor­de de la extin­ción a estos pue­blos.

- La supre­sión de los tra­ta­dos de libre comer­cio e inver­sión que pro­fun­di­zan la pobre­za, la exclu­sión social y la inequi­dad, que afec­tan par­ti­cu­lar­men­te a las muje­res.

- El cese a la pro­mo­ción indis­cri­mi­na­da de la inver­sión extran­je­ra, bus­can­do en cam­bio rela­cio­nes de coope­ra­ción y bene­fi­cio recí­pro­co y pro­fun­di­zan­do en los pro­ce­sos de inte­gra­ción autó­no­ma. Los dere­chos de los inver­sio­nis­tas no pue­den estar por enci­ma de los dere­chos de los pue­blos y la natu­ra­le­za. Es pre­ci­so con­de­nar a las tras­na­cio­na­les como acto­res prin­ci­pa­les del mode­lo.

- Una nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra regio­nal, que incor­po­re: Ban­co del Sur, Fon­do de Reser­vas Lati­no­ame­ri­cano y pon­ga fin a la empo­bre­ce­do­ra polí­ti­ca de endeu­da­mien­to.

- Solu­cio­nes reales a la cri­sis ambien­tal y cli­má­ti­ca que apun­ten a sus cau­sas estruc­tu­ra­les a tra­vés de un El replan­tea­mien­to de la arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra cam­bio en el mode­lo de desa­rro­llo. Defen­de­mos la vida y los bie­nes comu­nes fren­te a la mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za impul­sa­da por las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras mul­ti­la­te­ra­les y los paí­ses del nor­te.

- Res­pe­to al dere­cho de los pue­blos a deci­dir sus polí­ti­cas agra­rias y ase­gu­rar su sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, con­ser­var y con­su­mir sus pro­duc­tos nati­vos. Todos estos ame­na­za­dos por los mono­cul­ti­vos, los agro­com­bus­ti­bles, los trans­gé­ni­cos y la gran mine­ría.

- Que se prio­ri­ce la gene­ra­ción de tra­ba­jo digno para todos y todas, la garan­tía a la liber­tad sin­di­cal y la nego­cia­ción colec­ti­va y el fin de la vio­len­cia con­tra tra­ba­ja­do­res rura­les y urba­nos del con­ti­nen­te.

- Cam­bios efec­ti­vos en los sis­te­mas edu­ca­ti­vos que ase­gu­ren el pleno acce­so a la edu­ca­ción, con par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca de los esta­men­tos edu­ca­ti­vos y en con­tra de la pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción de la edu­ca­ción. En defen­sa del dere­cho a la edu­ca­ción, apo­ya­mos la deman­da del movi­mien­to estu­dian­til del con­ti­nen­te por su gra­tui­dad y uni­ver­sa­li­dad.

- Res­ta­ble­cer el dere­cho de Cuba a per­te­ne­cer al sis­te­ma mul­ti­la­te­ral. Exi­gir a EE.UU. el cese del blo­queo a Cuba y el cese de la hos­ti­li­dad hacia los gobier­nos que no siguen sus dic­ta­dos.

- La pro­fun­di­za­ción de los pro­ce­sos de inte­gra­ción autó­no­mos sin inje­ren­cia del gobierno de Esta­dos Uni­dos y la cons­truc­ción de amplios pro­ce­sos de inte­gra­ción des­de los pue­blos, con res­pe­to, reco­no­ci­mien­to e incor­po­ra­ción de los apor­tes de la comu­ni­da­des a una socie­dad basa­da en la coope­ra­ción y el Buen Vivir y la cons­truc­ción de una cul­tu­ra de paz. – Los pue­blos her­ma­nos del con­ti­nen­te, apo­ya­mos a Colom­bia en la bús­que­da de una solu­ción nego­cia­da y pací­fi­ca al con­flic­to arma­do.

Lamen­ta­mos que la bella ciu­dad de Car­ta­ge­na sea al mis­mo tiem­po ejem­plo de inequi­dad y pobre­za. Hoy de mili­ta­ri­za­ción con oca­sión de la Cum­bre ofi­cial de pre­si­den­tes.

Hace­mos un lla­ma­do a todos los sec­to­res socia­les del Con­ti­nen­te Ame­ri­cano, para que de mane­ra uni­ta­ria empren­da­mos las luchas que rei­vin­di­quen los prin­ci­pios y aspi­ra­cio­nes reco­gi­dos en esta decla­ra­ción, invi­tán­do­los a acom­pa­ñar la movi­li­za­ción masi­va, pací­fi­ca y civi­lis­ta para el logro de los fines pro­pues­tos. Final­men­te con­si­de­ra­mos que la Cum­bre ofi­cial de las Amé­ri­cas no pue­de seguir sien­do un esce­na­rio exclu­yen­te, de subor­di­na­ción al impe­rio y simu­la­ción de fal­sas armo­nías. Esta es nues­tra voz, la ver­da­de­ra voz de los pue­blos de las amé­ri­cas, y así lo pro­cla­ma­mos ante el mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *