Hai­tí: un pue­blo en movi­mien­to

Con Duva­lier y lue­go en el perio­do de Lava­las, las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les han des­trui­do la eco­no­mía cam­pe­si­na. Antes podían pro­du­cir el 80 por cien­to del arroz y tenían tam­bién fri­jo­les y todas las cosas que nece­si­ta­ban para comer, pero aho­ra hay mucha ham­bre en el cam­po.

La Haba­na, Cuba. La bri­ga­da bra­si­le­ña Des­sa­li­nes, que ha tra­ba­ja­do en zonas rura­les de Hai­tí, lle­gó a Cuba, don­de com­par­tie­ron sus viven­cias con quie­nes, de diver­sas mane­ras, apo­yan la lucha de los hai­tia­nos y han sido soli­da­rios con ese pue­blo for­ta­le­ci­do tras el terre­mo­to del 12 de enero del 2010.

Kou­raj es una pala­bra en creo­le que con­ju­ga áni­mo con capa­ci­dad de resis­tir. Es la mejor pala­bra que encuen­tro para des­cri­bir al pue­blo hai­tiano y a los cam­pe­si­nos que están más cer­ca de noso­tros. Con ellos, todos los días des­an­da­mos las lomas de Hai­tí”, dice Livia, una de las jóve­nes bra­si­le­ñas de la bri­ga­da Des­sa­li­nes, cuan­do inter­vie­ne en la con­ver­sa­ción en el Cen­tro Mar­tin Luther King de La Haba­na, acer­ca del con­tex­to actual del país cari­be­ño y la recons­truc­ción empren­di­da por su pue­blo des­pués del sis­mo del 12 de enero del 2010.

Minu­tos antes, algu­nas imá­ge­nes mos­tra­ron la labor de Vía Cam­pe­si­na-Bra­sil en Hai­tí. Inte­gran­tes de esta orga­ni­za­ción lle­ga­ron hace tres años a la región de Arti­bo­ni­te, a unas dos horas de Puer­to Prín­ci­pe, y allí con­for­ma­ron la bri­ga­da Des­sa­li­nes en home­na­je a quien pro­cla­ma­ra la inde­pen­den­cia el pri­me­ro de enero de 1804. En la región halla­ron pai­sa­jes ári­dos, pero jun­tos han ido mode­lan­do un aspec­to más habi­ta­ble. Lue­go del terre­mo­to, unas trein­ta per­so­nas de la Vía se incor­po­ra­ron a ese equi­po de soli­da­ri­dad. Hoy cuen­tan con una infra­es­truc­tu­ra más soli­da que les ha per­mi­ti­do con­tri­buir en varios ámbi­tos, como el cul­ti­vo de la tie­rra y la refo­res­ta­ción, la gene­ra­ción de semi­llas pro­pias, la cons­truc­ción de cis­ter­nas y la edu­ca­ción popu­lar.

Duran­te la sema­na, des­de su cam­pa­men­to en Arti­bo­ni­te se mue­ven a dis­tin­tas zonas rura­les, muchas veces en moto­ci­cle­ta por­que el sis­te­ma de carre­te­ras y el trans­por­te han colap­sa­do en estas aéreas. Los fines de sema­na eva­lúan el queha­cer de la bri­ga­da y tam­bién hay más tiem­po para aten­der la peque­ña gran­ja que rodea el lugar, dedi­car­se a una siem­bra más sose­ga­da, ocu­par el terreno y, entre bra­si­le­ños y hai­tia­nos, jugar al fút­bol.

“Esa con­vi­ven­cia nos ha per­mi­ti­do enten­der la com­ple­ja reali­dad hai­tia­na y la for­ma en que resis­ten”, seña­la André, miem­bro del Movi­mien­to de Peque­ños Agri­cul­to­res de Bra­sil (MPA). “Hai­tí fue el pri­mer país, el úni­co, don­de los escla­vos se orga­ni­za­ron y toma­ron el poder. Hoy está empo­bre­ci­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta que hace todo lo posi­ble para que solo vea­mos ‘su pobre­za’. Cuan­do en los años noven­ta hubo un movi­mien­to más popu­lar, se uti­li­zó al ejér­ci­to para dar un gol­pe de Esta­do, y la ines­ta­bi­li­dad con­ti­nuó a lo lar­go de la déca­da. En 2004 die­ron otro gol­pe con­tra Jean Ber­trand Aris­ti­de. Han fre­na­do siem­pre el pro­yec­to del pue­blo.”

Simi­lar es la visión de Rai­mun­do, un cubano que ejer­ció en la tie­rra de Lou­ver­tu­re su pro­fe­sión de perio­dis­ta en los días inme­dia­tos al sis­mo. Lue­go de comen­tar sus raí­ces hai­tia­nas, naci­das con la his­to­ria de su tata­ra­bue­la, quien fue­ra traí­da a Cuba como escla­va de fran­ce­ses para tra­ba­jar en un cen­tral azu­ca­re­ro, el perio­dis­ta sub­ra­yó enfá­ti­co: “El con­tex­to actual de Hai­tí hay que ana­li­zar­lo tenien­do en cuen­ta el antes, el duran­te y el des­pués del terre­mo­to. No se pue­de olvi­dar que ante­rior­men­te la situa­ción tam­bién era catas­tró­fi­ca; que si bien el país tie­ne impor­tan­tes rique­zas, éstas son tra­ga­das por quie­nes están enci­ma de ese pue­blo. Duran­te el terre­mo­to se dio un fenó­meno de con­cen­tra­ción de gran­des intere­ses. Muchos lo vie­ron como pun­to de lle­ga­da para obte­ner ganan­cias; entre ellos, la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) que, posi­cio­na­da en el país en el 2004, mos­tró su inte­rés de lucro. Con el pre­tex­to de encar­gar­se de dis­tri­buir la ayu­da huma­ni­ta­ria y de la esta­bi­li­dad lo que hizo fue mon­tar un gran nego­cio.”

Sil­via ase­gu­ra que esta inje­ren­cia extran­je­ra ha traí­do con­si­go la depen­den­cia en una cues­tión cla­ve como la ali­men­ta­ción, ya que un gran por­cen­ta­je de los pro­duc­tos que con­su­me el pue­blo son impor­ta­dos: “La mayo­ría de la pobla­ción come arroz de Esta­dos Uni­dos que, jun­to con otras poten­cias, domi­na el mer­ca­do del país. Es un arroz sub­ven­cio­na­do. Sola­men­te el azú­car y el café se pro­du­cen aquí. De las gran­jas de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na se des­ti­nan las canas­tas de hue­vos para Hai­tí y la car­ne de pollo, que es la de peor cali­dad allí.

“Con Duva­lier y lue­go en el perio­do de Lava­las, con las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que han sido muy fuer­tes, se des­tru­yó la eco­no­mía cam­pe­si­na. Antes podían pro­du­cir el 80 por cien­to del arroz y tenían tam­bién fri­jo­les y todas las cosas que nece­si­ta­ban para comer, pero aho­ra vemos mucha ham­bre en el cam­po, lo cual es un absur­do. ¿Cómo es que un cam­pe­sino no pue­de pro­du­cir su pro­pio ali­men­to? Las polí­ti­cas per­ju­di­ca­ron ade­más la cap­ta­ción de agua: hay sequía cons­tan­te­men­te, no hay árbo­les para rete­ner agua en el sue­lo y el 70 por cien­to de la pobla­ción uti­li­za como ener­gía el car­bón vege­tal.

“Sin embar­go, en las ferias los hai­tia­nos traen lo que pro­du­cen para ven­der. El 60 por cien­to de la pobla­ción que par­ti­ci­pa en ellas es rural, y logra un sos­te­ni­mien­to de la eco­no­mía. Tam­bién don­de hay cana­les para la irri­ga­ción cre­ce una vege­ta­ción muy bella y el pue­blo se orga­ni­za para mane­jar el agua. Tene­mos que defen­der­nos de las ONGs y pro­du­cir nues­tro pro­pio ali­men­to. Por eso los movi­mien­tos socia­les hai­tia­nos han empe­za­do a luchar por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria”, expli­ca.

El Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra de Bra­sil (MST) en Hai­tí

Fue­ron las viven­cias de Daya­na y Patro­la, inte­gran­tes del MST y de la bri­ga­da Des­sa­li­nes, las que sir­vie­ron de base para este encuen­tro. El inter­cam­bio sos­te­ni­do en días pre­vios duran­te su paso por La Haba­na, don­de dibu­ja­ron el esce­na­rio de los movi­mien­tos socia­les de Hai­tí, seña­ló la impor­tan­cia de pro­fun­di­zar en el con­tex­to del país y en el for­ta­le­ci­mien­to­de la arti­cu­la­ción con otras orga­ni­za­cio­nes de Amé­ri­ca Lati­na.

“Des­pués del fra­ca­so del pro­yec­to popu­lar tras el gol­pe a Aris­ti­de, los movi­mien­tos socia­les se encuen­tran frag­men­ta­dos”, comen­ta Patro­la. “Tra­ta­mos de crear uni­dad y para ello tra­ba­ja­mos con cua­tro orga­ni­za­cio­nes rura­les fun­da­men­tal­men­te: Movi­mien­to de Papa­ye (MPP), Movi­mien­to de los Cam­pe­si­nos del Con­gre­so de Papa­ye (MPNKP), TK (Tèt­Ko­le) y la Coor­di­na­ción Regio­nal de las Orga­ni­za­cio­nes del Sur­es­te. Que­re­mos pen­sar algo más estra­té­gi­co, que pue­da reavi­var un pro­yec­to polí­ti­co en Hai­tí”.

La capa­ci­ta­ción jue­ga un papel esen­cial. En una nación don­de el 65% por cien­to de la pobla­ción es anal­fa­be­ta, el méto­do Yo sí pue­do ha comen­za­do a trans­for­mar el cam­po. De acuer­do con Daya­na, la Vía Cam­pe­si­na tam­bién está inmer­sa en la cons­truc­ción de un cen­tro nacio­nal de for­ma­ción y de otros espa­cios para la pro­duc­ción ani­mal. Entre los fren­tes edu­ca­ti­vos se encuen­tran el coope­ra­ti­vis­mo y la agro­eco­lo­gía, pues se inten­ta impul­sar un pro­yec­to IALA (Ins­ti­tu­to Agro­eco­ló­gi­co Lati­no­ame­ri­cano) en estas regio­nes.

“El esta­do hai­tiano, con la cri­sis, ha cerra­do seis escue­las de agro­eco­lo­gía. Cam­pe­si­nos jóve­nes se ven obli­ga­dos a salir del cam­po y ven­der la fuer­za de tra­ba­jo en la ciu­dad. Noso­tros hace­mos varios esfuer­zos. La Vía dise­ñó un inter­cam­bio para que 76 jóve­nes hai­tia­nos fue­ran a Bra­sil a cono­cer las expe­rien­cias en zonas rura­les. Gran par­te de los que vol­vie­ron están muy acti­vos, y para noso­tros esa es la mejor mane­ra de hacer for­ma­ción”, dice dice Daya­na.

Hai­tí pade­ce varias cri­sis estruc­tu­ra­les. Entra mucho dine­ro, pero se que­da en los Esta­dos Uni­dos, en Euro­pa. Hay más de 10 mil ONGs que con­tra­tan per­so­nal del pro­pio país al que per­te­ne­cen ‑el des­em­pleo lle­ga a un 80 por cien­to. Por otro lado, no se jus­ti­fi­ca hoy la pre­sen­cia de la MINUSTAH (Misión de Nacio­nes Uni­das para la Esta­bi­li­za­ción de Hai­tí), que ha gene­ra­do vio­len­cia con­tra muje­res y jóve­nes, o inci­den­tes como la pro­pa­ga­ción del cóle­ra, intro­du­ci­do por mili­ta­res de Nepal”.

“Las tro­pa están prin­ci­pal­men­te en Puer­to Prín­ci­pe, aun­que no hay gru­pos arma­dos ni enfren­ta­mien­tos. Sin embar­go, los perio­dis­tas que van a la emba­ja­da (bra­si­le­ña) salen con cas­cos y cha­le­cos anti­ba­las a reco­rrer las calles. Es absur­do. El dis­cur­so de segu­ri­dad de la MINUSTAH des­cri­be un esce­na­rio de gue­rra, pero la gen­te vive pací­fi­ca­men­te. La idea de la vio­len­cia ha sido cons­trui­da”, con­clu­ye Daya­na.

La lec­ción del pue­blo hai­tiano

Ante miem­bros de la Aso­cia­ción Cari­be­ña, arte­sa­nas del Taller de Muñe­que­ría en Soli­da­ri­dad con Hai­tí ‑que sesio­na en la Casa de Pogo­lot­ti, veci­na al Cen­tro- y otros intere­sa­dos e intere­sa­das en la situa­ción de Hai­tí, Eli­seo, pro­fe­sor de creo­le, afir­ma:

“El pro­ble­ma de Hai­tí se remon­ta a los ini­cios de la fun­da­ción de la nación. Las poten­cias nun­ca le han per­do­na­do a los negros y mula­tos hai­tia­nos que hubie­sen levan­ta­do una repú­bli­ca negra. En el cen­te­na­rio de la inde­pen­den­cia, los fran­ce­ses paga­ron para que hubie­se revuel­tas y se evi­ta­ran así las cele­bra­cio­nes que para ellos repre­sen­ta­ban una humi­lla­ción a Fran­cia. Aho­ra, el bicen­te­na­rio sólo se pudo fes­te­jar en Puer­to Prín­ci­pe gra­cias a la lle­ga­da del pre­si­den­te de Sudá­fri­ca, Tha­bo Mbe­ki, pero no se hizo en Gonaï­ves ‑don­de fue pro­cla­ma­da la libe­ra­ción- pues las tro­pas rebel­des esta­ban alzán­do­se con­tra Aris­ti­de y habían toma­do la ciu­dad. Se insis­te en man­te­ner ocu­pa­da a Hai­tí y en divul­gar su ima­gen empo­bre­ci­da. Si el dine­ro que se invier­te en las tro­pas se des­ti­na­ra al Plan de Recons­truc­ción, a la vivien­da, al empleo, a la edu­ca­ción, todo sería dis­tin­to”.

Lue­go, las pala­bras de la his­to­ria­do­ra Maritza, tam­bién des­cen­dien­te de hai­tia­nos, dejan en el ambien­te un olor a espe­ran­za: “Para mí Hai­tí es patri­mo­nio de la huma­ni­dad. Si el país supo con­tri­buir en gran medi­da a otras inde­pen­den­cias, creo que sabrá uni­fi­car­se inter­na­men­te. El pue­blo hai­tiano ha demos­tra­do que pue­de vol­ver a levan­tar su nación”.

Mirie­la Fer­nán­dez

15 de abril de 2012

Dein­for­mé­mo­nos nº 36, http://​des​in​for​me​mo​nos​.org/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *