La poli­cía chi­le­na no deja de ata­car con vio­len­cia a los jóve­nes mapu­che

escri­to por PEDRO CAYUQUEO,
militariz8.jpg

Los cara­bi­ne­ros actúan como fuer­za de ocu­pa­ción en terri­to­rio mapu­che.

La lucha de Wen­te Win­kul Mapu

En agos­to de 2011, un equi­po de Azkin­tu­we visi­tó la comu­ni­dad Wen­te Win­kul Mapu de Erci­lla, don­de ayer lunes fue heri­do mor­tal­men­te ‑en con­fu­sas cir­cuns­tan­cias- el sar­gen­to del GOPE, Hugo Albor­noz. Horas antes de nues­tro arri­bo, las fami­lias habían sido vic­ti­mas de un vio­len­to ope­ra­ti­vo poli­cial. De ello y las razo­nes tras el recla­mo terri­to­rial de jóve­nes mapu­ches sin tie­rra tra­ta el siguien­te repor­ta­je de archi­vo.

des­de Erci­lla – 0304 /​12

“Lle­ga­ron tem­prano, como a las 6 de la maña­na y des­tru­ye­ron todo lo que había a su paso. En todas las casas entra­ron vio­len­ta­men­te, patean­do puer­tas y tiran­do bom­bas lacri­mó­ge­nas, inclu­so habien­do niños y ancia­nos den­tro”. El tes­ti­mo­nio es de Daniel Meli­nao (26 años), wer­ken o por­ta­voz de la comu­ni­dad “Wen­te Win­kul Mapu”, del sec­tor Che­quen­co de Erci­lla. Los hechos que rela­ta acon­te­cie­ron el pasa­do 18 de agos­to, cuan­do un cen­te­nar de efec­ti­vos poli­cia­les, arma­dos has­ta los dien­tes, ingre­só a la comu­ni­dad bus­can­do “armas” supues­ta­men­te en manos de los comu­ne­ros. La orden judi­cial de “entra­da y regis­tro” fue auto­ri­za­da por el juez del Tri­bu­nal de Colli­pu­lli, Clau­dio Cam­pos Carras­co, a soli­ci­tud del fis­cal del Minis­te­rio Públi­co, César Chi­vas. Huel­ga des­ta­car que a nin­gún mapu­che le fue mos­tra­da dicha auto­ri­za­ción; dema­sia­do ocu­pa­dos estu­vie­ron los Cara­bi­ne­ros aquel día repar­tien­do pata­das e insul­tos por doquier.

Die­ci­séis fue­ron los domi­ci­lios alla­na­dos duran­te el ope­ra­ti­vo, uno de los más gran­des de los que se ten­ga memo­ria en la zona, según repor­tó Nes­tor Abur­to, corres­pon­sal de Radio Bio­bio en Los Ánge­les y a quién Cara­bi­ne­ros negó aque­lla maña­na el ingre­so a cubrir el “pro­ce­di­mien­to” en la comu­ni­dad. Die­ci­séis casas con puer­tas, ven­ta­nas, dor­mi­to­rios, camas, mue­bles, inclu­so coci­nas a leña com­ple­ta­men­te des­trui­das. Hoga­res humil­des, levan­ta­dos con esfuer­zo por los pro­pios comu­ne­ros, trans­for­ma­dos por obra y gra­cia de la para­noia guber­na­men­tal en peli­gro­sos arse­na­les de insur­gen­tes mapu­ches rura­les. “A nues­tra casa, que es peque­ña, entra­ron cer­ca de 20 cara­bi­ne­ros. A mi con­vi­vien­te le pega­ron, la insul­ta­ron, nun­ca le mos­tra­ron la orden de alla­na­mien­to, solo al final del ope­ra­ti­vo le qui­sie­ron hacer fir­mar un docu­men­to y a lo cual ella se negó”, rela­ta Meli­nao.

“Yo no sabía que pasa­ba. A los gol­pes me tenían. Die­ron vuel­ta todo, los mue­bles, la coci­na, me decían que tenia que que­dar­me tran­qui­la sino ellos iban a reac­cio­nar. Yo no me calla­ba y en eso lle­gó uno y me pegó un pal­me­ta­zo en el ros­tro. Me toma­ron dos y me apre­ta­ban las manos. Lue­go me sen­ta­ron en el sillón y allí me tenían apun­ta­da con una esco­pe­ta. Me pre­gun­ta­ban por Daniel y dón­de escon­día­mos las armas. “Dón­de tie­nen las armas, indios con­cha de su madre”, me decían. ¿Qué armas? ¿Cuán­do hemos teni­do armas?, les decía yo. Estu­vie­ron como una hora, die­ron vuel­ta todo y se lar­ga­ron. La casa que­dó toda des­or­de­na­da y en el patio era impo­si­ble res­pi­rar; esta­ba todo pasa­do a bom­ba lacri­mó­ge­na”, rela­ta su pare­ja, Lilia­na Eri­ces (25 años).

Si bien Daniel no se encon­tra­ba en casa, no se libra­ría aque­lla jor­na­da de la deli­ca­de­za étni­ca poli­cial. Horas des­pués del ope­ra­ti­vo y cuan­do se diri­gía a Colli­pu­lli para inter­po­ner una denun­cia por lo acon­te­ci­do, un pique­te de Fuer­zas Espe­cia­les detu­vo su auto abrup­ta­men­te en la ruta. “Me embos­ca­ron en la entra­da del Fun­do Cen­te­na­rio, camino a Colli­pu­lli. Eran como 50 cara­bi­ne­ros, un capi­tán me bajó vio­len­ta­men­te, me apre­tó los tes­tícu­los, me pegó con su esco­pe­ta y me tiró al sue­lo. “Delin­cuen­te de mier­da, soy cho­ro con capu­cha”, me decía mien­tras me daba pata­das en el sue­lo. Yo no qui­se res­pon­der­le nada”, rela­ta Daniel. “Revi­sa­ron mi auto y no encon­tra­ron nada. A final me pasa­ron un par­te por andar sin licen­cia y me lar­ga­ron. Había sido un con­trol carre­te­ro de ruti­na, me dije­ron, rién­do­se”, agre­ga el wer­ken.

Su fami­lia no fue la úni­ca que lo pasó mal. “Yo esta­ba don­de fami­lia­res en el pue­blo y cuan­do lle­gué, a las una de la tar­de, esta­ba todo des­tro­za­do. Zenón, mi hijo, me lla­mó por la maña­na. “Esta­mos todos manea­dos, ama­rra­dos”, me dijo. Lle­gué a la casa y no había nada bueno, pare­cía que había pasa­do un hura­cán”, rela­ta la ñaña (abue­la) Fran­cis­ca Mari­leo Tole­do a Azkin­tu­we. “Lle­ga­ron como trein­ta a la casa. Yo no los que­ría dejar entrar, por­que yo era jefe de hogar en ese momen­to y les dije que tenían que mos­trar­me la orden. Me toma­ron entre cua­tro y me tira­ron al sue­lo. “La orden la tene­mos en el fur­gón, indio de mier­da”, me dije­ron. Allí me patea­ron has­ta que deje de pro­tes­tar, boca aba­jo en el sue­lo”, rela­ta por su par­te Zenón Necul­pan Mari­leo, su hijo. “El gobierno habla de terro­ris­tas, dice que los mapu­ches somos terro­ris­tas, pero ellos, los cara­bi­ne­ros, son los que andan con el terror por delan­te”, agre­ga Zenón.

No se tra­tó solo de entra­da y regis­tro. Para los afec­ta­dos se tra­tó de un asal­to poli­cial a mano arma­da, lle­va­do a cabo por ver­da­de­ros “delin­cuen­tes de uni­for­me”, según denun­cia la ñaña Fran­cis­ca. “Noso­tros fui­mos víc­ti­mas de un asal­to. A mi los Cara­bi­ne­ros me saca­ron 120 mil pesos, que eran para la uni­ver­si­dad de mi hijo menor. Me roba­ron esa pla­ta, en otra casa roba­ron 50 mil pesos más, en todos lados saca­ron dine­ro y cosas”, seña­la. “Yo le pido a las auto­ri­da­des del gobierno que por favor les suban el suel­do a esa gen­te. Tal vez así no van a andar roban­do lo poco y nada que tene­mos los mapu­ches. ¡Si actúan como ver­da­de­ros delin­cuen­tes! Has­ta se lle­va­ron la ropa de un hijo gen­dar­me. Sus botas, cami­sas, todo su uni­for­me se lo lle­va­ron”, denun­cia la mujer. “De segu­ro se repar­tie­ron la ropa de mi her­mano entre ellos”, agre­ga Zenón.

Cris­tian Meli­nao Meli­nao (37 años) tam­bién acu­sa sus­trac­ción de dine­ro des­de su vivien­da aquel día. “Me roba­ron cin­cuen­ta mil pesos, más la cédu­la de iden­ti­dad y la bille­te­ra”, seña­la visi­ble­men­te moles­to. Él tam­po­co esta­ba en su vivien­da duran­te el ingre­so de los uni­for­ma­dos y fue su madre, María Mari­leo Meli­nao (56 años), quien sufrió las con­se­cuen­cias de la vio­len­cia poli­cial. Cuen­ta que la tra­ta­ron de “india cochi­na” y le gri­ta­ban de modo desa­fian­te: “dón­de está tu hijo terro­ris­ta que tie­ne las armas”. “Bus­ca­ban armas cuan­do lo úni­co que tene­mos es nues­tra pobre­za”, seña­la Cris­tian. En su caso, un poli­cía de civil que inte­gra­ba la comi­ti­va tomó aque­lla maña­na la ban­de­ra mapu­che que poseía y con una cuchi­lla la des­tro­zó en el patio. “Mi madre me con­tó lo que hicie­ron. Era la ban­de­ra de nues­tra comu­ni­dad. No sé que gana­ron ellos con hacer­la peda­zos, tal vez será que le tie­nen mie­do”, refle­xio­na en voz alta.

En otra vivien­da alla­na­da cono­ce­mos el tes­ti­mo­nio de la niña C.L.L. Se acer­ca jun­to a otros meno­res y cuen­ta que esta­ba con su mamá y su abue­la cuan­do ingre­só Cara­bi­ne­ros a su casa. “Sin­tió un poco de mie­do”, expli­ca, y lue­go con mucha per­so­na­li­dad narra que los cara­bi­ne­ros des­or­de­na­ron todo, bota­ron la ropa y revi­sa­ron su mochi­la esco­lar “don­de tenía mis cuen­tos”. A sus seis años, no es pri­me­ra vez que le toca vivir un ope­ra­ti­vo poli­cial. El 02 de agos­to de 2010, duran­te un alla­na­mien­to simi­lar en su vivien­da, detu­vie­ron a su padre, Leo­nar­do Lican (26 años), quien per­ma­ne­ció 15 días inco­mu­ni­ca­do en la cár­cel de Temu­co, acu­sa­do de incen­diar un camión en el sec­tor de Pidi­ma. Tras un año en pri­sión fue deja­do en liber­tad, absuel­to de todo car­go. Leo­nar­do ase­gu­ra que exis­te una per­se­cu­ción polí­ti­ca en su con­tra.

“En varias oca­sio­nes me han tra­ta­do de tener pre­so, pero no han podi­do por­que no han encon­tra­do nin­gún ante­ce­den­te con que me incul­pen”, seña­la. Hace más de un año, nos cuen­ta, le fue incau­ta­da ade­más una camio­ne­ta mar­ca Che­vro­let y recién este pró­xi­mo vier­nes 26 de agos­to ten­drá una audien­cia en los tri­bu­na­les para inten­tar recu­pe­rar­la. Denun­cia que se los per­si­gue solo por­que deman­dan tie­rras ances­tra­les de la comu­ni­dad, hoy en manos de la Fores­tal Minin­co, Fores­tal Cau­tín y pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res. En total, cer­ca de 2 mil hec­tá­reas que figu­ran den­tro de anti­guos “títu­los de mer­ced” y que –dic­ta­du­ra mili­tar de por medio- hoy for­man par­te de los exten­sos domi­nios fores­ta­les. Se cal­cu­la en 1 millón las hec­tá­reas bajo con­trol de Minin­co y Bos­ques Arau­co en la VIII y IX región. En la comu­na de Erci­lla, el pro­me­dio por fami­lia mapu­che no supera hoy las dos hec­tá­reas. La cara ocul­ta del Chi­le “en vías de desa­rro­llo”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *