¿Quié­nes son los ver­da­de­ros terro­ris­tas en Colom­bia?- Omar Váz­quez

Omar Váz­quez Here­dia

«Se lla­ma terro­ris­mo a la gue­rra de los pobres y gue­rra al terro­ris­mo de los ricos«Alfonso Sas­tre.

Las gue­rras siem­pre vinie­ron acom­pa­ña­das de una estra­te­gia polí­ti­ca y comu­ni­ca­cio­nal del poder agre­sor, des­de las cru­za­das cató­li­cas en la épo­ca medie­val diri­gi­das por el Vati­cano en las cua­les se inva­dió al deno­mi­na­do Medio Orien­te para supues­ta­men­te recu­pe­rar “Tie­rra San­ta” y cas­ti­gar a los “infie­les” musul­ma­nes; has­ta la inva­sión y con­quis­ta por par­te de las monar­quías ibé­ri­cas (Espa­ña y Por­tu­gal) de los terri­to­rios de la actual Amé­ri­ca Lati­na para civi­li­zar a los pue­blos indí­ge­nas carac­te­ri­za­dos como “bar­ba­ros” e incor­po­rar a la fe cris­tia­na a los “infie­les” paga­nos men­cio­na­dos. Ideas estruc­tu­ra­das por los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos tra­di­cio­na­les para legi­ti­mar la vio­len­cia y el domi­nio de los sec­to­res domi­nan­tes his­tó­ri­ca­men­te (cas­tas, esta­men­tos o cla­ses).

En la actua­li­dad, en la épo­ca de la gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción y de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, en corres­pon­den­cia con el desa­rro­llo de los ins­tru­men­tos ideo­ló­gi­cos de difu­sión masi­va (radio, tele­vi­sión, cine e inter­net) y por la inter­ven­ción acti­va o pasi­va de las gran­des mayo­rías socia­les en la polí­ti­ca, por ende en la orien­ta­ción de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos; se evi­den­cia con mucho más faci­li­dad la uti­li­za­ción de la pro­pa­gan­da de gue­rra. Emplea­da bus­can­do ais­lar, des­le­gi­ti­mar y des­mo­vi­li­zar a las fuer­zas polí­ti­cas y mili­ta­res del enemi­go.
La refe­ri­da situa­ción se obser­va con mucha cla­ri­dad en el mar­co del con­flic­to social, polí­ti­co, eco­nó­mi­co y mili­tar que acon­te­ce en la her­ma­na Repú­bli­ca de Colom­bia. Por ello, la oli­gar­quía colom­bia­na y su Esta­do han des­ple­ga­do his­tó­ri­ca­men­te una movi­li­za­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca para ais­lar, des­le­gi­ti­mar y des­mo­vi­li­zar a las orga­ni­za­cio­nes que desa­rro­llan la resis­ten­cia arma­da en Colom­bia. Luchan­do por una refor­ma agra­ria, una ver­da­de­ra demo­cra­cia, un país sobe­rano y por una paz con jus­ti­cia social.

En este sen­ti­do, la oli­gar­quía colom­bia­na y su ins­tru­men­to polí­ti­co fun­da­men­tal (el Esta­do), en corres­pon­den­cia con su estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal de gue­rra cata­lo­gan a las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras como: Nar­co­te­rro­ris­tas. Inten­tan­do con­ver­tir­los en el plano ideo­ló­gi­cos en sim­ples delin­cuen­tes, que per­tur­ban la “armo­nía social” del país, vacián­do­los de con­te­ni­do polí­ti­co y de cla­se. Lo hacen para escon­der las ver­da­de­ras cau­sas del alza­mien­to en armas: la con­cen­tra­ción de la tie­rra en pocos pro­pie­ta­rios, la vio­len­cia polí­ti­ca, la pobre­za, des­igual­dad y el entre­guis­mo al impe­ria­lis­mo yan­kee.

Sin embar­go, sin negar los posi­bles erro­res polí­ti­cos y mili­ta­res de las orga­ni­za­cio­nes que desa­rro­llan la lucha arma­da en Colom­bia, debe­mos plan­tear que los terro­ris­tas y nar­co­tra­fi­can­tes son la oli­gar­quía colom­bia­na y aque­llos que eje­cu­tan la vio­len­cia esta­tal y para­es­ta­tal. Vea­mos algu­nos hechos his­tó­ri­cos que demues­tran la afir­ma­ción rea­li­za­da, no todos por supues­to.

En la pri­me­ra mitad de la déca­da de los 80 del siglo XX, en los gobier­nos de Beli­sa­rio Betan­court y Vir­gi­lio Bar­co, se desa­rro­lló un pro­ce­so de “paz” asu­mi­do con espe­ran­za por las dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­cas y mili­ta­res revo­lu­cio­na­rias; por lo tan­to, algu­nos de sus mili­tan­tes y cua­dros deci­die­ron bajar de las mon­ta­ñas y salir de la sel­va para orga­ni­zar con­jun­ta­men­te con los diri­gen­tes “lega­les” un ins­tru­men­to polí­ti­co-elec­to­ral que aglu­ti­na­rá a la izquier­da colom­bia­na: La Unión Patrió­ti­ca (UP). Pero, en Colom­bia la paz es una sim­ple pro­me­sa para la oli­gar­quía, no una nece­si­dad y reali­dad con­cre­ta. Así, con sus apa­ra­tos repre­si­vos esta­ta­les y para­es­ta­ta­les eje­cu­ta­ron un plan masi­vo de ase­si­na­tos de diri­gen­tes de UP. Des­de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les Jai­me Par­do Leal (1987) y Ber­nar­do Jara­mi­llo Ossa (1990), pasan­do por 90 repre­sen­tan­tes en car­gos públi­cos electos,terminando de cons­ti­tuir­se en un geno­ci­dio con la masa­cre de 4000 mil diri­gen­tes de base; suce­so que aca­bo con los supues­tos diá­lo­gos de paz[1]. Hecho que debe­mos cono­cer­se y divul­gar emplean­do posi­ble­men­te el docu­men­tal “El Bai­le Rojo”.

Un poco más cer­ca, entre 1995 y 1997, mien­tras fun­gía como gober­na­dor de Antio­quía Álva­ro Uri­be Vélez estruc­tu­ra las deno­mi­na­das “CONVIVIR”. Orga­ni­za­cio­nes para­mi­li­ta­res que sir­vie­ron como pre­ce­den­te orgá­ni­co para la cons­ti­tu­ción de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC), prin­ci­pal herra­mien­ta mili­tar de la oli­gar­quía colom­bia­na para desa­rro­llar las acti­vi­da­des que la poli­cía y ejér­ci­to no podía asu­mir direc­ta­men­te. El nar­co­trá­fi­co, el ase­si­na­to de diri­gen­tes popu­la­res, el des­pla­za­mien­to en masa de cam­pe­si­nos de sus tie­rras y el terro­ris­mo (ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes, tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes) en las zonas rura­les que en opor­tu­ni­da­des son base de apo­yo de la insur­gen­cia.

Asi­mis­mo, ya en el gobierno del líder de los para­mi­li­ta­res Álva­ro Uri­be Vélez, a tra­vés de la ges­tión del actual Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos en el Minis­te­rio de la Defen­sa colom­biano, se desa­rro­lló la polí­ti­ca cri­mi­nal y geno­ci­da deno­mi­na­da como “Fal­sos Posi­ti­vos”. Median­te la cual se poten­ció la mer­can­ti­li­za­ción del con­flic­to interno colom­biano, esta­ble­cien­do incen­ti­vos mate­ria­les para los mili­ta­res que ase­si­na­ran (die­ran de baja en el len­gua­je nada huma­nis­ta de los para­mi­li­ta­res) mili­cia­nos inte­gran­tes de la resis­ten­cia arma­da. Polí­ti­ca que pro­pi­cio el recru­de­ci­mien­to de la gue­rra y la muer­te de miles de jóve­nes ino­cen­tes, que eran secues­tra­dos y ase­si­na­dos para ser dis­fra­za­dos de gue­rri­lle­ros y cobrar la recom­pen­sa. Pro­duc­to de los fal­sos posi­ti­vos en el año 2009 se encon­tra­ron varias fosas comu­nes con cadá­ve­res de jóve­nes dis­fra­za­dos de gue­rri­lle­ros. Entre ellas la ubi­ca­da en La Maca­re­na en el depar­ta­men­to del Meta con la dolo­ro­sa cifra de 2000 cuerpos[2].
En los últi­mos años, fina­li­zan­do el gobierno de Álva­ro Uri­be Vélez y en el desa­rro­llo del man­da­to del cri­mi­nal de Juan Manuel San­tos, las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras han libe­ra­do­ra sus pri­sio­ne­ros de gue­rra como ges­to huma­ni­ta­rio que pue­da coad­yu­var a la crea­ción de las con­di­cio­nes para un dia­lo­go de paz. En cam­bio, la vio­len­cia de las cla­ses domi­nan­tes man­tie­ne alre­de­dor de 7000 pre­sos polí­ti­cos entre dete­ni­dos por sus posi­cio­nes ideo­ló­gi­cas y aque­llos cap­tu­ra­dos en ope­ra­cio­nes mili­ta­res, al mis­mo tiem­po que se ase­si­na selec­ti­va­men­te emplean­do el mag­ni­ci­dio en la gue­rra median­te aten­ta­dos a los prin­ci­pa­les Coman­dan­tes de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejer­ci­to del Pue­blo (FARC-EP): Raúl Reyes, Iván Ríos, José Bri­ce­ño Sua­rez y Alfon­so Cano. Eli­mi­nan­do al inter­lo­cu­tor con el cual se pue­de enta­blar el dia­lo­go, cerrán­do­le la puer­ta a la paz y pro­fun­di­zan­do la guerra[3].

Mien­tras escri­bo el pre­sen­te artícu­lo la FARC-EP, sin espe­rar nada del enemi­go, entre­ga los últi­mos pri­sio­ne­ros de gue­rra que tie­ne en su con­trol. Ade­más, según un comu­ni­ca­do de su Secre­ta­ria­do, deci­dió eli­mi­nar la reten­ción de civi­les con fines eco­nó­mi­cos, demos­tran­do su afán de paz con jus­ti­cia social[4]. No obs­tan­te, el gobierno gue­rre­ris­ta y piti­ya­kee de Juan Manuel San­tos reci­be los pre­sen­tes ges­tos eje­cu­tan­do ope­ra­cio­nes mili­ta­res en las cua­les se ase­si­na­ron a 68 gue­rri­lle­ros de las FARC-EP[5].

En reali­dad, la oli­gar­quía colom­bia­na y su gobierno actual no quie­ren la paz por­que mien­tras para enga­ñar al mun­do aprue­ba la Ley de Vic­ti­mas y Res­ti­tu­ción de Tie­rra, estruc­tu­ran el Ejer­ci­to Anti­res­tau­ra­ción de Tie­rras que ase­si­na y ame­dren­ta a los cam­pe­si­nos que inten­tan emplean­do la nor­ma­ti­va jurí­di­ca recu­pe­rar sus tie­rras, que actual­men­te dis­fru­tan los para­mi­li­ta­res y los terratenientes[6]. Por lo tan­to, no pode­mos dejar­nos enga­ñar por la oli­gar­quía colom­bia­na y su Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, debe­mos siem­pre colo­car­nos al lado del pue­blo her­mano de Colom­bia denun­cian­do los crí­me­nes de las cla­ses domi­nan­tes y del gobierno para­mi­li­tar. “No bas­ta rezar para con­se­guir la paz”, decía nues­tro Alí Pri­me­ra; tam­po­co bas­ta con desear­la e ino­cen­te­men­te creer en los ase­si­na­dos y cri­mi­na­les de siem­pre.

[1] http://​jus​ti​ciay​paz​co​lom​bia​.com/​G​E​N​O​C​I​D​I​O​-​D​E​-​L​A​-​U​N​I​O​N​-​P​A​T​R​I​O​T​ICA
[2] http://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​j​u​d​i​c​i​a​l​/​a​r​t​i​c​u​l​o​1​7​6​8​4​8​-​h​a​l​l​a​n​-​f​o​s​a​-​c​o​m​u​n​-​2​0​0​0​-​c​u​e​r​p​o​s​-​m​a​c​a​r​ena
[3] http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​2​1​217
[4] http://​www​.resis​ten​cia​-colom​bia​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​1​2​1​2​:​s​e​c​r​e​t​a​r​i​a​d​o​-​d​e​l​-​e​s​t​a​d​o​-​m​a​y​o​r​-​c​e​n​t​r​a​l​-​d​e​-​l​a​s​-​f​a​r​c​-​e​p​&​c​a​t​i​d​=​2​2​&​I​t​e​m​i​d​=37
[5]http://www.notitarde.com/notitarde/plantillas/notitarde/inota.aspx?idart=1598667&idcat=9846&tipo=2
[6] http://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​a​r​t​i​c​u​l​o​-​3​2​8​1​4​8​-​d​e​n​u​n​c​i​a​n​-​n​u​e​v​o​-​e​j​e​r​c​i​t​o​-​a​n​t​i​-​r​e​s​t​i​t​u​c​i​o​n​-​d​e​-​t​i​e​r​ras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *