El poder capi­ta­lis­ta y el fas­cis­mo- Ando­ni Base­rri­go­rri

No hace aún dos meses des­de que Manuel San­chez Gor­di­llo, tuvie­se una inter­ven­ción, que hizo poner­se a más de una y uno los pelos como escar­pias. Era el con­gre­so del SAT, del Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res y el alcal­de de Mari­na­le­da, lo dijo muy cla­ro y muy direc­to, en su estilo…”Si sois con­se­cuen­tes con las cues­tio­nes que aquí aca­bais de apro­bar muy pron­to ten­dreis muer­tos que lamen­tar”.

Las cues­tio­nes a las que hacía refe­ren­cia Manuel, eran los com­pro­mi­sos adquir­dos por el SAT para con­ti­nuar con las luchas en Anda­lu­cía en con­tra del capi­ta­lis­mo y a favor de las cla­ses popu­la­res, en la lucha por el pan y la tie­rra. En una pala­bra, su com­pro­mi­so con la lucha de cla­ses que, por si aca­so se le ha olvi­da­do a más de una y uno, es el motor de la his­to­ria. Así lo dijo Marx y no se equi­vo­có.

Dos­cien­tos años des­pués de decir eso, vemos todos los días como por enci­ma de todas las con­tra­dic­cio­nes, la prin­ci­pal con­tra­dic­ción y la que hace mover la his­to­ria es la con­tra­dic­ción tra­ba­jo-capi­tal.

Los que hemos teni­do la opor­tu­ni­dad de cono­cer per­so­nal­men­te a Manuel sabe­mos que es una per­so­na muy inte­li­gen­te. Lle­va más de 30 años ganan­do por golea­da las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en su pue­blo y eso no pue­de ser casua­li­dad. Sabe de lo que habla. Y sabe per­fec­ta­men­te que la deri­va del capi­ta­lis­mo es irre­ver­si­ble.

El capi­ta­lis­mo no fun­cio­na y las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo a las que nos va a tra­tar de some­ter van a ser cada vez más atro­ces. Usan­do una fra­se colo­quial, el capi­ta­lis­mo, en su fase actual de cada vez mayor dege­ne­ra­ción moral y mise­ria eco­nó­mi­ca, nos va a hacer la vida impo­si­ble. Y lo de la vida impo­si­ble no es una exa­ge­ra­ción, es lite­ral. Ya son muchas las pers­nas y fami­lias a las que el mero hecho de vivir se les hace casi impo­si­ble, y es que para vivir hay que comer todos los días, ade­más de pagar luz, agua, impuestos…y si no hay ingresos…¿Cómo se vive?.

Tam­bien Manuel y muchos más, sabe­mos que el capi­ta­lis­mo no va a resig­nar­se a per­der el poder polí­ti­co, así, por las bue­nas. His­tó­ri­ca­men­te ya lo hizo hace 80 años y lo va a vol­ver a hacer, sino lo está hacien­do ya. El capi­ta­lis­mo para sub­sis­tir va a uti­li­zar su herra­mien­ta más con­tun­den­te: El fas­cis­mo.

En los años 30 del siglo pasa­do, el capi­ta­lis­mo sacó de la bara­ja esa car­ta. Para repri­mir las ansias de liber­tad de la cla­se obre­ra y del pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal, ani­ma­dos por la revo­lu­ción de octu­bre, armó a Ale­ma­nia y le per­mi­tió que agre­die­se a gran par­te de Euro­pa, pero sobre todo a la URSS, con la fina­li­dad de aca­bar con el socia­lis­mo y hacer bajar la cabe­za a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y hacer­le ver, que no había sali­das fue­ra del capi­ta­lis­mo, eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­do “demo­cra­cia” por los dere­chis­tas y sus memos alia­dos de la izquier­da “demo­crá­ti­ca”.

El baño de san­gre que oca­sio­nó la Ale­ma­nia nazi, bra­zo eje­cu­tor del capi­ta­lis­mo sólo fue para­do por la deter­mi­na­ción de la URSS, que logró barrer del mapa el fas­cis­mo de Euro­pa duran­te algu­nas déca­das.

En defi­ni­ti­va que, el capi­ta­lis­mo, si nece­si­ta del fas­cis­mo lo usa y pun­to. Lo usó en Euro­pa, en Chi­le, en Mala­sia, en Cen­troa­mé­ri­ca y en miles de luga­res más, con el fin de fre­nar las ansias libe­ra­do­ras de la cla­se obre­ra y en este nue­vo ciclo his­tó­ri­co, todos los datos apun­tan a que lo va a vol­ver a hacer. De for­ma sibi­li­na ya se habla en Gre­cia de la posi­bli­dad de gol­pe de esta­do y la mis­mí­si­ma Unión Euro­pea ha apun­ta­do la pro­ba­bi­li­dad de “gobier­nos fuer­tes”. Más cla­ro, agua del río. De río no con­ta­mi­na­do por las empre­sas capi­ta­lis­tas, cla­ro.

A las cla­ses popu­la­res, ante las agre­sio­nes que nos han veni­do y las veni­de­ras sólo nos van a dejar como alter­na­ti­va luchar por nues­tros dere­chos, nues­tras con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vida, por nues­tra dig­ni­dad, por ser tra­ta­dos como seres huma­nos y no mer­can­cía, en una pala­bra ¡Vivir!.

Y en esa lucha que se nos ave­ci­na y que ya ha teni­do sus opri­me­ros escar­ceos, el capi­tal, no va a dudar usar el fas­cis­mo. No le va a hacer fal­ta bufo­nes-falan­gis­tas o paya­sos-neo-nazis. El fas­cis­mo que se nos ave­ci­na es más sibi­lino, pero fas­cis­mo es y mata igual. Por eso mis­mo, Manuel, lo tie­ne cla­ro y nos advier­te que si no nos resig­na­mos y lucha­mos, vamos a tener muy pron­to muer­tos entre nues­tras filas. Se lo dijo al SAT anda­luz, pero esas pala­bras valen para los Paï­sos Cata­lans, Eus­kal Herria, Gali­za, Cas­ti­lla, o la Con­chin­chi­na. La esen­cia cri­mi­nal del capi­tal, sal­drá a flo­te y su ins­tin­to ase­sino para defen­der sus pri­vi­le­gios no ten­drá lími­te.

Habla­ba­mos de un nue­vo fas­cis­mo que ya está aquí y le decía­mos con razón. Un fas­cis­mo sin bufo­nes, pero fas­cis­mo. Un fas­cis­mo sin ultra­su­res, pero fas­cis­mo.

¿O aca­so no es fas­cis­mo que los demo­crá­ti­cos “Mos­sos de Escua­dra” apa­leen a un minus­vá­li­do en Bar­ce­lo­na, como hemos teni­do opor­tu­ni­dad de ver estos días? ¿Aca­so no es fas­cis­mo que la poli­cía autó­no­ma vas­ca pro­pi­ne porra­zos a un joven en Gas­teiz de 19 años has­ta oca­sio­nar­le un derra­me cere­bral, o agre­dir a una per­so­na en silla de rue­das o a un hom­bre de edad avan­za­dí­si­ma? ¿No es fas­cis­mo lo ocu­rri­do en Valen­cia hace un mes con los cha­va­les de 14 años apa­lea­dos por la poli­cía? ¿Qué son esos epi­so­dios, sino la vio­len­cia capi­ta­lis­ta en for­ma de fas­cis­mo? ¿Y las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les de las que tan­to se enjua­ga­ban la boca? ¿Y los dere­chos a mani­fes­ta­ción, a huel­ga y tan­tos dere­chos más de los que nos habla­ban?.

Y todo es empe­zar. Tie­ne razón el bueno de Manuel. Van a matar y mata­rán. Si las luchas obre­ras y pro­le­ta­rias siguen avan­zan­do pron­to toma­rán la deci­sión de ase­si­nar­nos como lo hicie­ron en Gas­teiz en 1976, cuan­do deja­ron 5 vidas de obe­ros en la calle.

El motor de la his­to­ria es la lucha de cla­ses. Lenin dijo que la lucha de cla­ses es una for­ma de gue­rra y pare­ce ser que eso lo tie­ne muy cla­ro el poder capi­ta­lis­ta. Lo tie­ne tan cla­ro que ya la ha comen­za­do. Por de pron­to nos esta hirien­do y encar­ce­lan­do. En la medi­da que avan­ce­mos en la lucha no vaci­la­rá en matar­nos.

El capi­tal lo tie­ne cla­ro.

En la ima­gen, miem­bros de la Poli­cía Auto­no­ma vas­ca, agre­den a un dis­ca­pa­ci­ta­do en silla de rue­das y des­pués a una per­so­na de muy avan­za­da edad

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *