Bom­bar­deo de Duran­go

Al ama­ne­cer del día 31 de mar­zo de 1937 dio comien­zo la ofen­si­va terres­tre, para­le­la­men­te avio­nes ita­lia­nos que habían des­pe­ga­do de la base de Soria bom­bar­dea­ban las loca­li­da­des de Elge­ta, Elo­rrio, Otxan­dio, y lo hicie­ron tam­bién sobre Duran­go, situa­da en la reta­guar­dia lejos de los obje­ti­vos béli­cos. Era un nue­vo méto­do de hacer la gue­rra. Se tra­ta­ba de ate­rro­ri­zar a la pobla­ción civil, que cun­die­ra el páni­co, que la moral ciu­da­da­na se derrum­ba­se. A las sie­te y vein­te de la maña­na cua­tro bom­bar­de­ros pesa­dos y nue­ve cazas sobre­vo­la­ban la ciu­dad. Los avio­nes baja­ron a una altu­ra de 300 metros dejan­do caer cua­tro tone­la­das de bom­bas pesa­das mien­tras los cazas, que daban vuel­tas muy bajos, ame­tra­lla­ban calles y teja­dos. Se abrían grie­tas en las vie­jas casas sacu­di­das por el aire de las explo­sio­nes, se derrum­ba­ban edi­fi­cios, mien­tras muer­tos y heri­dos yacían bajo sus escom­bros.

Duran­go era una ciu­dad muy reli­gio­sa. Aque­lla maña­na a la hora del bom­bar­deo en sus tres igle­sias había muchas per­so­nas. Una poten­te bom­ba atra­ve­só el teja­do de la capi­lla de San­ta Susa­na, cator­ce mon­jas resul­ta­ron horri­ble­men­te muti­la­das por la explo­sión murien­do allí mis­mo. Otro pro­yec­til per­fo­ró el teja­do de la igle­sia de los Padres Jesui­tas mien­tras un sacer­do­te cele­bra­ba misa.

Varias bom­bas caye­ron en la igle­sia parro­quial de San­ta María des­plo­mán­do­se, la bóve­da, las pare­des del coro y la par­te supe­rior de la nave se des­pren­die­ron vio­len­ta­men­te sobre los ate­rro­ri­za­dos fie­les. El últi­mo pro­yec­til atra­ve­só el atrio que se des­plo­mó, con­vir­tién­do­se en un mon­tón de pie­dras lo que momen­tos antes era una pre­cio­sa igle­sia.

La gen­te se diri­gió a las igle­sias para bus­car sus seres que­ri­dos. Muy pocos logra­ron sal­var­se. Len­ta­men­te los res­tos mor­ta­les fue­ron res­ca­ta­dos de los escom­bros, colo­ca­dos en losas en el cemen­te­rio y nume­ra­dos de 1 al 127. Fue­ron ente­rra­dos en dos fosas comu­nes o en las tum­bas de sus fami­lia­res. Los camio­nes se lle­va­ron a Bil­bao a los heri­dos. En los hos­pi­ta­les murie­ron otros 121.

Des­de Sala­man­ca se des­min­tió el ata­que con­tra Duran­go de la mis­ma mane­ra que lo hizo el 27 de abril negan­do la total des­truc­ción de Guer­ni­ca. Quei­po de Llano des­de los micró­fo­nos de Radio Sevi­lla decía: “Nues­tros avio­nes bom­bar­dea­ron obje­ti­vos mili­ta­res en Duran­go, y más tar­de los comu­nis­tas y socia­lis­tas ence­rra­ron curas y mon­jas en las igle­sias, ase­si­nán­do­los a bala­zos sin pie­dad y que­man­do des­pués las igle­sias” ([1]).

Tam­bién se bom­bar­deó Irak años más tar­de y se dijo la mis­ma men­ti­ra por par­te del gobierno. ¿Por qué será que su mal­dad de gobierno “bueno” siem­pre la vier­ten sobre ciu­da­da­nos “malos”?

Celi­na Ribe­chi­ni, doc­to­ra en His­to­ria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *