La uni­dad de la izquier­da- Borro­ka Garaia

https://borrokagaraia.files.wordpress.com/2012/03/manifestazio-nazionala.jpg

Ayer me lle­gó un e‑mail pro­po­nien­do­me que haga un aná­li­sis y de mi opi­nión sobre un recien­te tex­to titu­la­do “Sobre la pre­ten­di­da uni­dad en la pre­ten­di­da izquier­da” de la orga­ni­za­ción comu­nis­ta vas­ca Kimetz. Es intere­san­te que me man­déis peti­cio­nes de temas a tra­tar por­que muchas veces me cues­ta ele­gir el tema del día. Dicho esto, vamos a refle­xio­nar un poco hoy sobre el tex­to antes men­cio­na­do del que a con­ti­nua­ción pon­dre­mos un resu­men en cur­si­va:

La uni­dad de la izquier­da no pue­de estar supe­di­ta­da a la exis­ten­cia de coin­ci­den­cias en la prác­ti­ca. (…) para poder rea­li­zar las labo­res que la his­to­ria nos desig­na como cla­se social opri­mi­da, debe­mos pri­me­ro dotar­nos de un ele­men­to orga­ni­za­ti­vo, en for­ma de par­ti­do, que pue­da avan­zar el pro­gra­ma que la cla­se obre­ra de este país nece­si­ta.(…) Resul­ta cuan­do menos curio­so, que gru­pos que lle­van en sus siglas la pala­bra comunista,nieguen cons­tan­te­men­te la uni­dad con otros comu­nis­tas, y se plie­guen a cari­cias polí­ti­cas con gru­pos de mar­ca­do carác­ter social­de­mó­cra­ta. ¿Aca­so la uni­dad de la cla­se obre­ra vas­ca sur­gi­rá de un espa­cio en el que ni siquie­ra se habla de socia­lis­mo? (…) enten­de­mos nece­sa­rio el deba­te, pero para dis­cu­tir sobre cues­tio­nes como por ejem­plo la mane­ra de abor­dar la huel­ga gene­ral, inten­tan­do en todo momen­to alcan­zar una diná­mi­ca de lucha des­de la base has­ta alcan­zar el nivel gene­ral, acu­mu­lan­do fuer­zas por sec­to­res, eskual­des y herrial­des, y bus­can­do com­pli­ci­da­des en el esta­do, para aca­bar por lan­zar un gran pro­ce­so huel­guís­ti­co que cree las con­di­cio­nes para aca­bar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Mien­tras siga­mos a la defen­si­va segui­rán lle­gan­do refor­mas. (…)

La uni­dad de la izquier­da no pue­de estar supe­di­ta­da exclu­si­va­men­te a coin­ci­den­cias en la prác­ti­ca pero sin esas coin­ci­den­cias en la prác­ti­ca no exis­te uni­dad de la izquier­da. Y lo que es más impor­tan­te inclu­so, sin una prác­ti­ca no se gene­ra adhe­sión al pro­yec­to. La izquier­da no se gene­ra espon­tá­nea­men­te, nece­si­ta de ele­men­tos que creen una coyun­tu­ra don­de se haga apos­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra por cier­ta teo­ría. En nues­tro caso por un esta­do socia­lis­ta inde­pen­dien­te. Es decir,es nece­sa­rio crear un “eco­sis­te­ma social” a base de “prác­ti­ca” que gene­re las con­di­cio­nes don­de exis­ta y crez­ca la izquier­da. Lo que fue lla­ma­do en su día “la cons­truc­ción social” que ha ido inse­pa­ra­ble­men­te uni­da a la “cons­truc­ción nacio­nal”, en la estra­te­gia de cons­truc­ción nacio­nal y social ini­cia­da en los 90 por el MLNV. Esta cons­truc­ción social requie­re por fuer­za no par­tir de aná­li­sis maxi­ma­lis­tas en cuan­to a la uni­dad de fuer­zas sino todo lo con­tra­rio. Bajar­se has­ta el nivel popu­lar más bási­co para mano a mano con las cla­ses popu­la­res cons­truir la alter­na­ti­va barrio a barrio y pue­blo a pue­blo. Este esque­ma ha lle­ga­do recien­te­men­te tam­bien al ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal y ape­nas ha entra­do aún en roda­je.

De aba­jo a arri­ba, pue­blo a pue­blo, barrio a barrio y a nivel nacio­nal. Se empe­zó a tra­ba­jar mas inten­sa­men­te que nun­ca en todos los sec­to­res estra­té­gi­cos; cul­tu­ra, eus­ka­ra, lucha de cla­ses, ense­ñan­za… y no solo con el sec­tor clá­si­co sim­pa­ti­zan­te de la izquier­da aber­tza­le. No, para nada. Se acti­vó a toda per­so­na que com­par­tie­ra los obje­ti­vos con­cre­tos en cada ini­cia­ti­va prác­ti­ca. Y se estre­cha­ron lazos con movi­mien­tos muy dife­ren­tes.

No se espe­ró que la socie­dad ven­dria sino que se fue a bus­car­la. Fue acti­va­da, se tra­ba­jó con ella y se fue­ron crean­do esos lazos que aún per­du­ran y que han ido crean­do poco a poco un teji­do social idó­neo para los intere­ses aber­tza­les de izquier­da. Con pacien­cia y mucho tra­ba­jo de fon­do. Una lucha anó­ni­ma y pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria. Con fru­tos que tar­dan en reco­ger­se pero que lle­gan.

Por lo tan­to una prác­ti­ca coin­ci­den­te es un valor de máxi­ma impor­tan­cia para dar los pasos nece­sa­rios en el camino hacia el esta­do socia­lis­ta. Y esa prác­ti­ca está basa­da en los pro­ble­mas prin­ci­pa­les que azo­tan a la cla­se obre­ra vas­ca.

Al final la fór­mu­la es la siguien­te: La acu­mu­la­ción que pre­di­ca kimetz se basa en acu­mu­lar sec­to­res con un valor socia­lis­ta 100, olvi­dan­do­se del 1 has­ta el 99 y a la mayo­ría de la socie­dad en el pro­ce­so. Mien­tras que el pro­ce­so más efec­ti­vo y segu­ra­men­te el úni­co via­ble es tra­ba­jar mano a mano con los que no sean 100 para que median­te la prác­ti­ca y de una for­ma peda­gó­gi­ca
vayan subien­do esca­lo­nes.

Para lle­var a cabo esta labor el MLNV se ha dota­do de diver­sas herra­mien­tas orga­ni­za­ti­vas pro­pias casi todas ellas ile­ga­li­za­das y que no se ahon­da­rán en ellas en este tex­to pero que son amplia­men­te cono­ci­das y que a lo lar­go de la his­to­ria del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social han ser­vi­do de motor y direc­ción polí­ti­ca para la con­se­cu­ción del esta­do socia­lis­ta vas­co. Orga­ni­za­cio­nes de cla­se y revo­lu­cio­na­rias inclui­das. Esque­ma estruc­tu­ral que a lo lar­go de las déca­das y median­te la pra­xis ya com­pro­ba­da han sido supe­rio­res a mode­los plan­ti­lla como el que pro­po­ne kimetz apli­ca­dos y ya fra­ca­sa­dos en Eus­kal Herria o en otras lati­tu­des de nues­tro entorno cer­cano como el esta­do espa­ñol o el fran­cés, al no estar imbri­ca­das en el cau­dal cen­tral de lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra e inten­tar apli­car un mode­lo van­guar­dis­ta exógeno. A modo de ejem­plo; Es impo­si­ble que nin­gu­na orga­ni­za­ción juve­nil pue­da ser van­guar­dia de la juven­tud vas­ca por enci­ma de la orga­ni­za­cion juve­nil del MLNV. Por his­to­ria, por com­pro­mi­so y por reco­rri­do polí­ti­co. Por no hablar de algu­na otra orga­ni­za­ción.

Sin embar­go el mode­lo estruc­tu­ral no es un esque­ma fijo y es cam­bian­te amol­dan­do­se a las situa­cio­nes a lo lar­go de los años. Pre­ci­sa­men­te jus­to aho­ra ese es un deba­te no cerra­do (nun­ca lo es) y en mi opi­nión si exis­ten vacíos, sobre todo des­de hace algu­nos meses aun­que tam­bién pare­ce que se están dan­do pasos en bue­na direc­ción por otra par­te.

En medio siglo de his­to­ria jamás se ha estruc­tu­ra­do al MLNV entorno a un par­ti­do van­guar­dia. O mejor dicho, si se hizo a tra­vés de EIA con las con­se­cuen­cias a la vis­ta. HASI nun­ca lle­go a ser par­ti­do van­guar­dia pese a revi­sio­nis­mos his­tó­ri­cos más cer­ca­nos a intere­ses con­cre­tos que a una reali­dad.

En cual­quier caso nada impi­de a los comu­nis­tas que se orga­ni­zen de la mejor mane­ra que crean con­ve­nien­te, pero lo que no se pue­de espe­rar es que nadie otor­gue a nin­gu­na orga­ni­za­ción ran­go de van­guar­dia mien­tras que no haya demos­tra­do que pue­da ser­lo y ya exis­tien­do orga­ni­za­cio­nes con nume­ro­sos años de bata­lla y con legi­ti­mi­dad social y polí­ti­ca es algo que no es nada fácil sobre todo cuan­do sec­to­res popu­la­res que son los que en últi­ma ins­tan­cia otor­gan ese bene­plá­ci­to son tra­ta­dos de “pre­ten­di­da izquier­da”.

En reali­dad ya exis­ten “par­ti­dos comu­nis­tas”, Kimetz sería uno de ellos. Y sin­ce­ra­men­te creo que más que rea­li­zar un aná­li­sis externo de cara a pre­gun­tar­se por­que un par­ti­do comu­nis­ta no tie­ne la influen­cia reque­ri­da en el con­tex­to vas­co ponien­do el acen­to en la crí­ti­ca exter­na habría que hacer­lo en la auto­crí­ti­ca. Y yo remar­ca­ría per­so­nal­men­te tres pun­tos.

  • La uni­dad comu­nis­ta es impo­si­ble cuan­do exis­te dema­sia­do capi­tán y poco mari­ne­ro.
  • La uni­dad comu­nis­ta es impo­si­ble cuan­do exis­te una con­fron­ta­ción evi­den­te entre el inten­to de expor­ta­ción teó­ri­ca y crí­ti­ca del comu­nis­mo espa­ñol al con­tex­to vas­co aun­que sea des­de pos­tu­ras inde­pen­den­tis­tas.
  • La van­guar­dia no se crea, la otor­ga el pue­blo.

En mi opi­nión, median­te la pro­fun­di­za­ción del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social don­de el comu­nis­mo, tan­to ayer como hoy, cum­ple un papel impor­tan­te, hará en su debi­do momen­to y cuan­do el con­tex­to lo requie­ra, no solo la crea­ción de un gran par­ti­do comu­nis­ta vas­co sino que el MLNV al com­ple­to será un movi­mien­to comu­nis­ta en el con­tex­to de un esta­do socia­lis­ta vas­co inmi­nen­te con dife­ren­tes ten­den­cias en su seno y con sus carac­te­rís­ti­cas muy mar­ca­das y espe­cia­les del socia­lis­mo vas­co, hoy en cons­truc­ción y con la nece­si­dad de la apor­ta­ción comu­nis­ta entre otros. Que las eta­pas se vayan que­man­do más rapi­do es res­pon­sa­bi­li­dad del comu­nis­mo y de que se dote de las estra­te­gias y herra­mien­tas ade­cua­das hoy y aho­ra, pero no solo de él. Y el mayor peli­gro y acti­tud más peli­gro­sa en la que podría caer es en man­te­ner­se al mar­gen de la uni­dad de acción de todo sec­tor a la izquier­da del PNV sien­do esto una pie­za cla­ve de cara a la con­se­cu­ción de la hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de la izquier­da en este país.

Por lo tan­to: ¿Es desea­ble la uni­dad del comu­nis­mo?. Lo es, y que se dote de las herra­mien­tas orga­ni­za­ti­vas que con­si­de­re opor­tu­nas, de igual mane­ra es impor­tan­te que todo sec­tor revo­lu­cio­na­rio, liber­ta­rios inclui­dos, se una y a gran esca­la que todos los sec­to­res popu­la­res den for­ma al blo­que his­tó­ri­co nece­sa­rio hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo ya que sin ese blo­que el comu­nis­mo mue­re aho­ga­do.

Creo que no es correc­to pro­po­ner lan­zar un gran pro­ce­so huel­guís­ti­co que cree las con­di­cio­nes para aca­bar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, bus­can­do la com­pli­ci­dad de fuer­zas del esta­do espa­ñol, sin tener en cuen­ta el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal ya que es el eje prin­ci­pal don­de la la lucha de cla­ses toma for­ma en Eus­kal Herria ni tam­po­co olvi­dan­do y obvian­do que para lle­var a cabo estra­te­gias de lucha de ese nivel se olvi­de de todo el reco­rri­do pre­vio nece­sa­rio don­de pre­ci­sa­men­te “las pre­ten­di­das izquier­das” son las que ten­drán que ser entre otras suje­to de esa lucha. La con­se­cu­ción del esta­do socia­lis­ta vas­co pasa por la rup­tu­ra con el esta­do espa­ñol y fran­cés, arre­ba­tan­do a esos esta­dos el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción secues­tra­do. Es impo­si­ble el esta­do socia­lis­ta vas­co sin las herra­mien­tas que posi­bi­li­ten al pue­blo vas­co deci­dir y eso a su vez tam­bién solo pasa por la inde­pen­den­cia nacio­nal. La estra­te­gia plan­tea­da por kimetz esta­ría por tan­to en la línea de las ya plan­tea­das en su día por ETA VI, LCR, MCE etc..

La lucha nacio­nal y social tie­ne que avan­zar des­de hoy con­jun­ta­men­te, con la com­pli­ci­dad de fuer­zas, no solo del esta­do espa­ñol sino de todo el mun­do, pero la pri­me­ra para­da será el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Dan­do­nos las herra­mien­tas y el con­tex­to para cons­truir el esta­do socia­lis­ta. No come­ta­mos erro­res del pasa­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *