[Video] Pedro Gue­rra: “Las dis­co­grá­fi­cas pusie­ron por enci­ma del arte, el nego­cio”

pedro-guerra

El can­tau­tor cana­rio Pedro Gue­rra vuel­ve con un mon­tón de can­cio­nes para hacer­nos refle­xio­nar sobre la con­di­ción huma­na, con su deci­mo­ter­ce­ra pro­duc­ción que lle­va por títu­lo “El mono espa­bi­la­do“, que en esta oca­sión se edi­tó el pro­pio artis­ta, ges­to que reafir­ma la sepa­ra­ción de Pedro Gue­rra y las com­pa­ñias dis­co­grá­fi­cas, que, en pala­bras del autor “son las cul­pa­bles de haber empo­bre­ci­do el pro­duc­to cul­tu­ral.”

-¿El mono espa­bi­la­do es su deci­mo­ter­ce­ro o su pri­mer tra­ba­jo?

-(Pien­sa). No, no, es el deci­mo­ter­ce­ro. Cier­ta­men­te, este dis­co, jun­to a Vidas, res­pon­de a una filo­so­fía musi­cal que se acer­ca mucho al pri­mer dis­co, basa­da en la bús­que­da de la aus­te­ri­dad y más cen­tra­do en la can­ción. Qui­zá he vuel­to al con­cep­to de tro­va­dor.

-Con este tra­ba­jo, ha deci­di­do auto­edi­tar­se el dis­co, ¿tan mal están las cosas en la músi­ca?

-Decir en estos momen­tos que están mal las cosas en la músi­ca… Se está atra­ve­san­do una épo­ca mala a todos los nive­les, no solo en la músi­ca, con una cri­sis y unos recor­tes bru­ta­les. Noso­tros, me refie­ro a la músi­ca, ya sufri­mos una cri­sis ante­rior en la que vivi­mos el des­plo­me de la indus­tria dis­co­grá­fi­ca que se auto­des­tru­yó. Lo que pasa es que cuan­do empe­zó a caer el mer­ca­do del dis­co, siem­pre nos que­da­ba el direc­to, pero aho­ra, con esta cri­sis glo­bal, ya no nos que­da ni eso, por­que los ayun­ta­mien­tos ya no con­tra­tan y se empie­za a notar la ausen­cia de gen­te en los con­cier­tos. ¿Qué ha pasa­do? Que el dis­co ha pasa­do a ser algo sim­bó­li­co, un obje­to pro­mo­cio­nal para que vean que exis­tes, pero es tan mino­ri­ta­rio que ya la com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca sobra como inter­me­dia­ria. Y con esa filo­so­fía hemos empe­za­do esta nue­va aven­tu­ra.

-¿Ha dicho que la indus­tria dis­co­grá­fi­ca se auto­des­tru­yó?

-De esta cri­sis tie­ne mucha res­pon­sa­bi­li­dad la indus­tria, del mis­mo modo que la cri­sis mun­dial en la que esta­mos inmer­sos es cul­pa del sis­te­ma y del poder capi­ta­lis­ta. Es el mis­mo caso. En la músi­ca, los pre­cios caros y los már­ge­nes de bene­fi­cios muy altos cuan­do las cosas iban bien, pro­vo­ca­ron que cuan­do apa­re­ció inter­net y la gen­te vio que lo podía con­se­guir a pre­cio cero, el públi­co no lo dudó. Y la indus­tria en vez de adap­tar­se man­tu­vo los pre­cios y qui­so man­te­ner su esta­tus, cuan­do ellas son las cul­pa­bles de que se haya empo­bre­ci­do el pro­duc­to cul­tu­ral, ponien­do por enci­ma del arte, el nego­cio… Si la indus­tria hubie­ra gene­ra­do un públi­co cul­tu­ral­men­te fuer­te con pre­cios ase­qui­bles, no hubie­ra pasa­do todo esto. Y lo mis­mo ha suce­di­do con la cri­sis glo­bal actual.

-Con El mono espa­bi­la­do vuel­ve el Pedro Gue­rra de los ini­cios, qui­zá dejan­do a un lado sus inves­ti­ga­cio­nes musi­ca­les…

-Aho­ra hago can­cio­nes que me gus­tan, que hablan de temas que me preo­cu­pan y sí es cier­to que he hecho unos arre­glos muy aus­te­ros para que vayan cre­cien­do un poco. Eso es así. Este momen­to ya empe­zó en el 2007 con Vidas por lo que no res­pon­de a un momen­to de aus­te­ri­dad como el que esta­mos atra­ve­san­do, pero sí es cier­to que me ha per­mi­ti­do, en este caso, adap­tar­me mejor a estos tiem­pos. Por ejem­plo, el dis­co lo gra­bé con ban­da, pero aho­ra hago la gira yo solo y lo pue­do hacer por esa aus­te­ri­dad con la que han sido con­ce­bi­das las can­cio­nes.

-La evo­lu­ción es el tema prin­ci­pal sobre el que gira su nue­vo tra­ba­jo, ¿es algo que le obse­sio­na?

-Me preo­cu­pa el ser humano, por qué somos cómo somos y de dón­de veni­mos. En los últi­mos años he esta­do leyen­do mucho sobre la evo­lu­ción y la capa­ci­dad de fun­cio­na­mien­to del cere­bro que es don­de está la cla­ve de todo. El ser humano es el mono que más ha espa­bi­la­do, se ha adap­ta­do mejor y, por ello, ha logra­do sepa­rar­se de las otras espe­cies. Es el comien­zo de todo.

-¿Está segu­ro que somos más espa­bi­la­dos que los monos? A veces no lo pare­ce…

-Hay una lec­tu­ra más allá. Estas son nues­tras capa­ci­da­des, pero, ¿las esta­mos usan­do? Pien­so que a veces no. Y esa ten­den­cia es la me hace creer que el ser humano va hacia una invo­lu­ción. La can­ción La que cami­na habla de un Aus­tro­lo­pithe­cus que apren­de a cami­nar sobre dos patas y comien­za una cami­na­ta has­ta ocu­par el pla­ne­ta ente­ro. Y creo que ese camino no debe­ría parar hoy, hay que seguir cami­nan­do y hacien­do un esfuer­zo para ser mejo­res.

-En Aque­lla vie­ja can­ción alu­de al des­co­no­ci­mien­to musi­cal de can­cio­nes anti­guas…

-No sé si es denun­cia­ble, pero a mí me da pena que, por ejem­plo, no se escu­che a Car­los Gar­del o a los Beatles… Evi­den­te­men­te, no voy a obli­gar a nadie a escu­char, pero yo ten­go dos hijos y me gus­ta­ría que por lo menos tuvie­ran la opción de escu­char­les… Y ahí creo que son vita­les los medios. Si solo con­su­mi­mos lo que se nos ofre­ce, mer­ma­mos la liber­tad de ele­gir de entre todas las opcio­nes. Y es una pena, por­que tene­mos un can­cio­ne­ro her­mo­sí­si­mo que si nadie lo acer­ca a las nue­vas gene­ra­cio­nes, un día se per­de­rá, y esto engan­cha con lo que hablá­ba­mos antes, y el ser humano ten­de­rá a la invo­lu­ción si no tene­mos posi­bi­li­dad de dis­fru­tar de todo lo boni­to que hemos hecho.

-Pre­ci­sa­men­te ese tema lo can­ta con Iván Ferrei­ro. Miguel Pove­da es el otro artis­ta que ha cola­bo­ra­do en este dis­co, ¿por qué los eli­gió?

-Es fácil. Por­que los admi­ro y por­que son dos de los más gran­des en su ámbi­to. Me puse en con­tac­to con ellos y resul­tó que a ellos tam­bién les gus­ta­ba. De ahí nació un reto por­que nos move­mos en espa­cios dife­ren­tes, aun­que solo apa­ren­te­men­te, por­que el len­gua­je de la músi­ca es uni­ver­sal. Ambos han sido muy gene­ro­sos por­que no han impues­to su esti­lo, sino más bien yo a ellos.

-En otra can­ción se pre­gun­ta quién le robó el can­dor a Cape­ru­ci­ta… ¿y a noso­tros, quién nos lo ha qui­ta­do?

-Hay Cape­ru­ci­tas y Cape­ru­ci­tos a los que se lo han roba­do una per­so­na de car­ne y hue­so y hablo de los abu­sos a meno­res. Pero, al res­to, nos lo ha roba­do algo más sutil, el sis­te­ma de vida. Nace­mos con una gran inge­nui­dad que deja de ser un valor cuan­do somos adul­tos; la pro­pia socie­dad nos la arre­ba­ta, por­que pasa a ser un valor no desea­ble por las con­ven­cio­nes de la socie­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *