Bah­réin, la revuel­ta olvi­da­da- Miguel Ángel Mora­les Solís

Si la revuel­ta que los bah­rei­níes están pro­ta­go­ni­zan­do con­tra el régi­men que les gobier­na se hubie­se pro­du­ci­do en otro momen­to his­tó­ri­co, pocos duda­rían en seña­lar que su moti­va­ción pri­mor­dial es la dife­ren­cia de cre­do entre la pobla­ción y sus man­da­ta­rios. Sin embar­go, el argu­men­to es incom­ple­to. Enmar­ca­da en un pro­fun­do pro­ce­so de cam­bio polí­ti­co en los paí­ses ára­bes, las pro­tes­tas de Bah­réin en pos de dere­chos socia­les tocan de lleno, una vez más, los intere­ses eco­nó­mi­cos de Esta­dos Uni­dos en la región.

Este rei­no de 33 islas, 1,2 millón de habi­tan­tes y menos de 700 kiló­me­tros cua­dra­dos, está encla­va­do en el estra­té­gi­co Gol­fo Pér­si­co. Pese a que sus reser­vas de petró­leo están deca­yen­do de mane­ra sos­te­ni­da, y con ello la pro­duc­ción y su impor­tan­cia eco­nó­mi­ca, el peque­ño país es tras­cen­den­tal por otros moti­vos: su cer­ca­nía con Irán y la pre­ten­sión de este país de recu­pe­rar un terri­to­rio que con­si­de­ra suyo. El esta­ble­ci­mien­to de dos bate­rías anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­ses, un radar cos­te­ro, avio­nes de com­ba­te en la base Isa y 2.500 mari­nes en Mana­na, la capi­tal, dan una mues­tra de lo que allí se está diri­mien­do a ojos de Esta­dos Uni­dos.

La opa­ci­dad infor­ma­ti­va que envuel­ve la revuel­ta de Bah­réin hace difí­cil cal­cu­lar el núme­ro de víc­ti­mas, heri­dos o dete­ni­dos que se ha cobra­do la repre­sión guber­na­men­tal a estas altu­ras. La mayo­ría de los datos están vicia­dos por cues­tio­nes polí­ti­cas. Sin embar­go, algu­nas cifras apun­tan a que miles de opo­si­to­res al régi­men habrían sido juz­ga­dos de mane­ra arbi­tra­ria y encar­ce­la­dos. A su vez, más de 30 per­so­nas (33 según los esca­sos datos que pue­den encon­trar­se) habrían sido ase­si­na­das por las fuer­zas repre­si­vas, mien­tras que los heri­dos serían incon­ta­bles.

Las pro­tes­tas die­ron comien­zo el pasa­do 14 de febre­ro, con el lla­ma­do “Día de la Furia”. A imi­ta­ción de lo suce­di­do en Tah­rir, la pla­za cen­tral de Mana­ma fue ocu­pa­da por miles de per­so­nas de mane­ra pací­fi­ca para expo­ner sus recla­ma­cio­nes. Sin embar­go, pese a que la poli­cía acu­dió a disol­ver la con­cen­tra­ción uti­li­zan­do fue­go real, muchos ciu­da­da­nos logra­ron que­dar­se. Tres días des­pués, mien­tras dor­mían, los mani­fes­tan­tes fue­ron ata­ca­dos con bas­to­nes, gas lacri­mó­geno y pis­to­las, lo que dejó como resul­ta­do cin­co falle­ci­dos y más de 2.000 heri­dos. La cruel­dad de la poli­cía lle­gó a tal pun­to que, ade­más de pro­ta­go­ni­zar atro­pe­llos docu­men­ta­dos con los coches poli­cia­les a los mani­fes­tan­tes, se impi­dió a los heri­dos acu­dir al hos­pi­tal para ser tra­ta­dos.

Pero, ¿qué recla­man dichos opo­si­to­res para ser tra­ta­dos de una mane­ra tan bru­tal? Siguien­do los ejem­plos de Túnez o Egip­to, la pobla­ción de Bah­réin, de mane­ra espon­ta­nea, sin la direc­ción cla­ra de un par­ti­do polí­ti­co, man­tie­ne las mis­mas exi­gen­cias des­de el ini­cio de las revuel­tas. En las mani­fes­ta­cio­nes se escu­chan deman­das vin­cu­la­das al tra­ba­jo, a un mayor encono en la lucha con­tra la pobre­za, a mejo­ras socia­les y a la imple­men­ta­ción de un sis­te­ma demo­crá­ti­co. Yco­mo en los dos paí­ses arri­ba men­cio­na­dos, lo hacen des­de una pers­pec­ti­va lai­ca y pací­fi­ca. “Ni chiíes ni suníes, sólo bah­rei­níes”, es el prin­ci­pal can­to de los mani­fes­tan­tes.

El ori­gen de las revuel­tas

Y es que de los 530.000 habi­tan­tes nacio­na­les con los que cuen­ta Bah­réin, el 70 por cien­to son chiíes y el 30 por cien­to res­tan­te suníes, rama del Islam que tam­bién pro­fe­sa la dinas­tía rei­nan­te. Mien­tras tan­to, el grue­so de la pobla­ción del rei­no, has­ta alcan­zar los 1,2 millo­nes de habi­tan­tes, lo inte­gran tra­ba­ja­do­res invi­ta­dos pro­ve­nien­tes de otros paí­ses. Estos últi­mos, a fal­ta de cier­tos dere­chos, pug­nan de igual a igual con los chiíes, que cons­ti­tu­yen el 80 por cien­to de la fuer­za de tra­ba­jo. A su vez, más de dos ter­cios de los 1.000 agen­tes del apa­ra­to de segu­ri­dad nacio­nal son de ori­gen jor­dano, egip­cio o paquis­ta­ní, y el res­to, sobre todo, suníes. La dis­cri­mi­na­ción con­tra la mayo­ría chií, pese a que no es el motor de la pro­tes­ta, si pare­ce estar en el ori­gen de la mis­ma.

Fren­te a los mani­fes­tan­tes, que pro­fe­san una espe­cie de pan­ara­bis­mo con­tra­rio a las luchas de reli­gión (según lo que ento­nan en sus cán­ti­cos), se encuen­tra el régi­men de la fami­lia Al Kha­li­fa, de ori­gen qata­rí y en el poder des­de 1.783. El moti­vo de que tan­to suníes como chiíes se hayan uni­do en una mis­ma cau­sa es sen­ci­llo. Con el pri­mer minis­tro Kha­li­fa bin Sal­man al Kha­li­fa, sobrino del rey, en el poder des­de hace 40 años, el régi­men prac­ti­ca de igual mane­ra la mar­gi­na­li­za­ción y el sec­ta­ris­mo con­tra los chiíes, como la repre­sión indis­cri­mi­na­da sobre el glo­bal de la pobla­ción.

Bah­réin es, por tan­to, una auto­cra­cia más den­tro de las dife­ren­tes varie­da­des que inte­gran los paí­ses ára­bes. Por su esca­so tama­ño y su con­se­cuen­te debi­li­dad mili­tar, el régi­men bah­rei­ní ha rea­li­za­do un deno­da­do esfuer­zo por hallar alia­dos que defien­dan el esta­tus adqui­ri­do. Y es en este apar­ta­do don­de Esta­dos Uni­dos, así como los esta­do limí­tro­fes (Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes) de cre­do suní, jue­gan un papel pre­pon­de­ran­te. Del otro lado, Irán, el prin­ci­pal esta­do chií de la zona, repre­sen­ta el mayor esco­llo para los intere­ses de los Al Kha­li­fa. El país se encuen­tra a tan solo 25 millas de los prin­ci­pa­les cam­pos petro­lí­fe­ros sau­díes de Gha­war, Abqaiq, Abu Safah, Qatif y Berri, así como de las ter­mi­na­les expor­ta­do­ras de petró­leo Ras Tanu­ra (una de las más impor­tan­tes del mun­do) y Al Juay­mah. Asu vez, Irán vie­ne recla­man­do la rein­cor­po­ra­ción a su terri­to­rio de varias islas bah­rei­níes que habrían per­te­ne­ci­do al impe­rio per­sa.

En este con­tex­to, muchos han que­ri­do ver en Bah­réin un terreno pro­pi­cio para que Irán y Ara­bia Sau­dí sigan enfren­tan­do su poder en la zona. El pasa­do 14 de mar­zo, la pro­fe­so­ra de la uni­ver­si­dad lon­di­nen­se King’s Colle­ge, Mada­wi Al-Rasheed, expo­nía en el dia­rio esta­dou­ni­den­se The New York Times que “recien­te­men­te, la esfe­ra de influen­cia sau­di­ta se redu­jo en Líbano, Siria, Egip­to y los Terri­to­rios Pales­ti­nos y des­apa­re­ció en Irak. Irán no solo tuvo éxi­to en des­man­te­lar la hege­mo­nía regio­nal sau­di­ta, sino que ade­más pene­tró en las socie­da­des civi­les ára­bes y musul­ma­nas” [1]. Son cono­ci­das, a su vez, los lla­ma­mien­tos del régi­men sau­di­ta hacia Esta­dos Uni­dos para que actúe con­tra su vecino per­sa.

No es de extra­ñar, por lo tan­to, que ante una even­tual vic­to­ria de la revuel­ta popu­lar en Bah­réin, la pobla­ción chií pro­ta­go­ni­ce, si alcan­za el poder, un acer­ca­mien­to a sus her­ma­nos de cre­do ira­níes. Tal vez para evi­tar que algo así suce­da, un mes des­pués de ini­ciar­se las pro­tes­tas ciu­da­da­nas con­tra el régi­men bah­rei­ní, un con­tin­gen­te mili­tar sau­di­ta, al que se sumó otro for­ma­do por poli­cías de los Emi­ra­tos Ára­bes, atra­ve­sa­ba la fron­te­ra para apo­yar a la fami­lia Al Kha­li­fa. Entre otras actua­cio­nes de las que han for­ma­do par­te estos con­tin­gen­tes, está el asal­to mili­tar a la emble­má­ti­ca pla­za de la Per­la, rebau­ti­za­da de Tah­rir en alu­sión a la revo­lu­ción egip­cia.

La som­bra de Irán

En esa oca­sión, las fuer­zas de repre­sión dis­pa­ran des­de heli­cóp­te­ros con­tra los mani­fes­tan­tes con­gre­ga­dos en la pla­za, pro­vo­can­do muer­tos y dece­nas de heri­dos. El ejér­ci­to sau­dí se encar­ga de impe­dir la entra­da de los afec­ta­dos al hos­pi­tal de Mana­ma. Poco des­pués, el gobierno de Bah­réin decla­ró la ley mar­cial y dio comien­zo una nue­va olea­da de deten­cio­nes de figu­ras de la opo­si­ción demo­crá­ti­ca, tan­to chiíes como suníes. Adía de hoy, los con­tin­gen­tes sau­díes y de los Emi­ra­tos Ára­bes per­ma­ne­cen en el emi­ra­to y siguen par­ti­ci­pan­do en la repre­sión de las pro­tes­tas.

Mien­tras todo esto suce­de, Esta­dos Uni­dos ape­nas ha movi­do pie­za en lo que a Bah­réin se refie­re. Su con­di­ción de alia­do fir­me de Ara­bia Sau­dí y del pro­pio emi­ra­to bah­rei­ní, lle­va­ron al gigan­te nor­te­ame­ri­cano en 2002 a desig­nar al peque­ño rei­no como “un alia­do no miem­bro de la OTAN muy impor­tan­te”. A su vez, en mar­zo del 2008, el régi­men de los Al Kha­li­fa se con­vir­tió en el pri­mer país ára­be que coman­dó manio­bras nava­les con­jun­tas con Esta­dos Uni­dos. No en vano, la Quin­ta Flo­ta de la Mari­na tie­ne su sede en Bah­réin.

La actual situa­ción de con­flic­to interno en el rei­no bah­rei­ní ha pues­to en peli­gro, uti­li­zan­do los tér­mi­nos habi­tua­les que mane­ja la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, su segu­ri­dad nacio­nal, así como sus intere­ses eco­nó­mi­cos. Según datos cono­ci­dos gra­cias a las fil­tra­cio­nes de Wiki­leaks, entre 2007 y 2009, empre­sas mul­ti­na­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos fir­ma­ron impor­tan­tes con­tra­tos con el régi­men. Ade­más de la com­pra, por par­te de Gulf Air, de 24 Boeing 787 Dream­li­ner, habría que rese­ñar la crea­ción de una empre­sa con­jun­ta de 5.000 millo­nes de dóla­res con Occi­den­tal Petro­leum para revi­ta­li­zar el cam­po Awa­li.

Pro­te­gi­dos por Esta­dos Uni­dos

En este con­tex­to, las inter­ven­cio­nes públi­cas de los miem­bros del gobierno de Barack Oba­ma en rela­ción a las revuel­tas han sido esca­sas. Ape­nas ini­cia­das las pro­tes­tas del mes de febre­ro, comen­za­ron una serie de lla­ma­mien­tos al rey y a otros miem­bros de la fami­lia para ins­tar­los a no repri­mir y a nego­ciar con la opo­si­ción algu­nas refor­mas polí­ti­cas. Esca­so baga­je para que pue­de ejer­cer la pri­me­ra poten­cia mili­tar del mun­do. Así las cosas, la repre­sión siguió su cur­so, aun­que el régi­men orde­nó un aumen­to de los sub­si­dios ali­men­ta­rios y de los pagos de bien­es­tar social y un sub­si­dio de 1.000 dina­res (2.653 dóla­res) a cada fami­lia de Bah­réin.

Tras el ase­si­na­to de Mua­mar el Gad­da­fi en Libia, los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les han encon­tra­do en Siria su prin­ci­pal fuen­te de noti­cias vin­cu­la­das a los paí­ses ára­bes. La dura repre­sión que el régi­men sirio ejer­ce con­tra los mani­fes­tan­tes ha cubier­to las ya de por si esca­sas infor­ma­cio­nes pro­ve­nien­tes de Bah­réin, don­de siguen pro­du­cién­do­se muer­tes. El pasa­do vier­nes 18 de noviem­bre, un joven de 16 años falle­cía a cau­sa del atro­pe­llo a manos de un coche de poli­cía. la con­sa­bi­da capa­ci­dad de pre­sión Ese mis­mo fin de sema­na, las mani­fes­ta­cio­nes más nume­ro­sas des­de que die­ron comien­zo las pro­tes­tas ocu­pa­ron las ciu­da­des de Sitra o A’ali, a 3 kiló­me­tros de Mana­ma [2].

Las fuer­zas repre­si­vas vol­vie­ron a aco­me­ter con dure­za con­tra los mani­fes­tan­tes sin que haya que lamen­tar víc­ti­mas aun­que sí nume­ro­sos heri­dos. Sin embar­go, en lo que pare­ce un ges­to cla­ro dedi­ca­do a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, el gobierno de Bah­réin admi­tía el lunes, en refe­ren­cia a la las pro­tes­tas de febre­ro y mar­zo, que “hubo casos de fuer­za exce­si­va y de malos tra­tos a los dete­ni­dos”, a resul­tas de los cua­les habrían abier­to “20 cau­sas judi­cia­les” con­tra “los poli­cías impli­ca­dos”.

El régi­men bah­rei­ní, que ha vis­to cómo la pro­duc­ción petro­le­ra entra­ba en deca­den­cia, venía imple­men­tan­do en los últi­mos años un plan de diver­si­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca. El país ha pro­mo­vi­do la ins­tau­ra­ción de una indus­tria pesa­da y se ha esfor­za­do por atraer al turis­mo así como rea­li­zar inver­sio­nes en empre­sas occi­den­ta­les. Asu vez, el sec­tor finan­cie­ro islá­mi­co de Bah­réin es uno de los más fuer­tes de la región, en tan­to que un acuer­do de libre comer­cio entre Bah­réin y Esta­dos Uni­dos en 2005 con­tri­bu­yó al rápi­do cre­ci­mien­to bah­rei­ní, que superó a muchos de sus veci­nos.

Con el ini­cio de las revuel­tas y el triun­fo de la mis­ma en Egip­to, muchos inver­so­res han per­di­do inte­rés por el mer­ca­do bah­rei­ní y han reti­ra­do su dine­ro de mane­ra masi­va. Exis­te el temor, exten­di­do por la región, de que un alar­ga­mien­to del con­flic­to se con­vier­ta en una pie­dra dema­sia­do alta de sal­tar para un país cada vez más depen­dien­te de sus veci­nos. Tal vez por eso, los miem­bros del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo han deci­di­do ayu­dar al acu­cia­do Bah­réin con un mon­to de 10.000 millo­nes de dóla­res duran­te los pró­xi­mos 10 años [3].

El de Bah­réin es, como pue­de ver­se, un table­ro com­ple­jo don­de todos los movi­mien­tos tie­nen su impor­tan­cia. En este sen­ti­do, con el reno­va­do ímpe­tu de la ciu­da­da­nía al fren­te de las masi­vas mani­fes­ta­cio­nes del últi­mo mes, algo pare­ce cla­ro: el con­flic­to no se cerra­rá sin cam­bios de impor­tan­cia que satis­fa­gan a bue­na par­te de la pobla­ción. Que­da por deter­mi­nar has­ta qué pun­to esta­rán dis­pues­tos a ceder paí­ses como Ara­bia Sau­dí o Esta­dos Uni­dos, o has­ta dón­de pre­sio­na­rá Irán en apo­yo de los chiíes bah­rei­níes. Asu vez, habrá que ver cómo pro­gre­sa la eco­no­mía del país. Aun­que la caí­da de los Al Kha­li­fa pare­ce una uto­pía, el últi­mo año ha demos­tra­do a los paí­ses ára­bes que algu­nas de ellas se pue­den cum­plir.


Notas

[1] ¿Por qué Ara­bia Sau­di­ta inter­vie­ne en Bah­réin?” Pablo Espar­za. BBC Mun­do

[2] El Gobierno de Bah­réin admi­te que hubo un recur­so “exce­si­vo a la fuer­za”. 21/​11/​11 AFP

[3] La eco­no­mía de Bah­réin debi­li­ta­da por las revuel­tas. Tariq Abd al-Hayy

Revis­ta Pue­blos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *