“En esta épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca es una autén­ti­ca atro­ci­dad seguir des­pil­fa­rran­do dine­ro con el TAV”- Ezker Aber­tza­lea

Ante el acto de colo­ca­ción de la pri­me­ra pie­dra del tra­mo Her­na­ni-Asti­ga­rra­ga del TAV rea­li­za­do hoy por el Secre­ta­rio Gene­ral del PSE de Gipuz­koa y Con­se­je­ro del gobierno de Patxi López, Iña­ki Arrio­la, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re mani­fes­tar que en esta épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca es una autén­ti­ca atro­ci­dad seguir des­pil­fa­rran­do dine­ro con el TAV y que hay que inver­tir en pro­te­ger a los más nece­si­ta­dos y en la pro­mo­ción de la eco­no­mía local.

Estos últi­mos años en Gipuz­koa se han que­ri­do cons­truir diver­sas obras faraó­ni­cas como el puer­to exte­rior de Pasaia y la inci­ne­ra­do­ra de Zubie­ta, pero el macro-pro­yec­to que más impac­to eco­nó­mi­co, social y eco­ló­gi­co está cau­san­do es el del Tren de Alta Velo­ci­dad (TAV). Esta apues­ta obse­si­va por la cons­truc­ción que hacen el PSE y el PNV ha hipo­te­ca­do la eco­no­mía gipuz­koa­na y ha ori­gi­nan­do un des­pil­fa­rro de dine­ro públi­co de pro­por­cio­nes nun­ca antes cono­ci­das. Se deben recor­dar aquí los des­fa­ses de Bide­gi, de 282 millo­nes de euros, cer­ti­fi­ca­dos por el Tri­bu­nal de Cuen­tas y que aun no han sido acla­ra­dos por el PNV.

Y a pesar de que la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca ha ido empeo­ran­do pro­gre­si­va­men­te, tan­to el PSE como el PNV se empe­ci­nan en ofre­cer a la socie­dad vas­ca pre­ci­sa­men­te las mis­mas rece­tas que nos han lle­va­do a la cri­sis. Y es que con la que está cayen­do, que el Gobierno de López deci­da que la úni­ca par­ti­da pre­su­pues­ta­ria que no va a recor­tar sea la del TAV no se pue­de con­sen­tir des­de nin­gún pun­to de vis­ta. Es incom­pren­si­ble que Patxi López se gas­te 380 millo­nes en Gipuz­koa para el TAV mien­tras recor­ta todas las par­ti­das socia­les, inclu­so las de la edu­ca­ción y la sani­dad.

Esta apues­ta cie­ga que hacen des­de el PNV y el PSE por la cons­truc­ción del TAV es un autén­ti­co escán­da­lo públi­co para los más de 40000 para­dos que hay en Gipuz­koa y las más de 10000 per­so­nas que están en el umbral de la pobre­za. No pue­de ser que lo úni­co que el PSE es capaz de ofre­cer a los gipuz­koa­nos y gipuz­koa­nas sea el TAV. Si de ver­dad quie­re ayu­dar a la eco­no­mía de Gipuz­koa lo que debe­ría a hacer el PSE es empe­zar por inver­tir el dine­ro del TAV en aten­der a las nece­si­da­des reales de la ciu­da­da­nía.

Y es que el pro­yec­to del TAV se ha impues­to a los y las gipuz­koa­nas, tal y como se pre­ten­día hacer con la inci­ne­ra­do­ra y el puer­to exte­rior. Es un pro­yec­to que en nin­gún momen­to fue com­par­ti­do con la socie­dad, a la que se le hur­tó el deba­te públi­co y no se dejó expre­sar sus dudas, sus que­jas y sus nece­si­da­des. En Gipuz­koa hay una gran opo­si­ción al TAV, esto nadie lo nie­ga, y de hecho se han rea­li­za­do varias con­sul­tas popu­la­res en las que la ciu­da­da­nía siem­pre se ha posi­cio­na­do en con­tra. Por ello, se pue­de afir­mar sin nin­gún géne­ro de dudas que el TAV es hoy un pro­yec­to impues­to a la ciu­da­da­nía gipuz­koa­na y que no res­pon­de a las nece­si­da­des reales de la pobla­ción.

Sin embar­go, ante ese mode­lo cadu­co y des­pil­fa­rra­dor del PSE y el PNV, a par­tir del 22 de mayo en Gipuz­koa se han ido cons­ti­tu­yen­do nue­vas mayo­rías polí­ti­cas y se ha empe­za­do a cons­truir un nue­vo mode­lo socio-eco­nó­mi­co. En esta épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca es más nece­sa­rio que nun­ca inver­tir el dine­ro públi­co con racio­na­li­dad, pro­te­gien­do a los sec­to­res más nece­si­ta­dos y apos­tan­do por la eco­no­mía local. Las deci­sio­nes que afec­tan a la mayo­ría de la pobla­ción se tie­nen que tomar jun­to con la ciu­da­da­nía, ponien­do a su dis­po­si­ción toda la infor­ma­ción nece­sa­ria y des­ple­gan­do pro­ce­sos par­ti­ci­pa­ti­vos, lo que en nin­gún caso han hecho el PSE y el PNV ni con el TAV ni con nin­gún otra cues­tión.

Por­que es un des­pil­fa­rro des­co­mu­nal de dine­ro públi­co, por­que gene­ra un gran daño al medio ambien­te y por­que se está cons­tru­yen­do sin tener en cuen­ta las nece­si­da­des y la volun­tad de la ciu­da­da­nía, la Izquier­da Aber­tza­le se reafir­ma hoy más que nun­ca en su opo­si­ción al Tren de Alta Velo­ci­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *