Putin sigue al fren­te de Rusia- Txen­te Rekon­do

Tras las elec­cio­nes del pasa­do domin­go, Vla­dí­mir Vla­dí­mi­ro­vich Putin vuel­ve a la pre­si­den­cia de Rusia. Casi nadie, den­tro o fue­ra de las fron­te­ras rusas, ponía en tela de jui­cio la más que pro­ba­ble vic­to­ria de Putin, la úni­ca duda era saber si sería nece­sa­ria una segun­da vuel­ta. A la vis­ta de los resul­ta­dos, con un apo­yo en torno al 60%, la pre­si­den­cia rusa en los pró­xi­mos seis años esta­rá en manos de Putin.

A par­tir de aho­ra se abre en Rusia la lla­ma­da «ter­ce­ra fase» de Putin (tras sus ante­rio­res car­gos de pre­si­den­te, 2000 – 2008, y pri­mer minis­tro, 2008 – 2012), pero a dife­ren­cia de las ante­rio­res eta­pas, la reali­dad social del país pare­ce haber­se trans­for­ma­do, de ahí que tal vez no val­gan las rece­tas del pasa­do, y en esa línea cabe inter­pre­tar tam­bién la apues­ta del pro­pio Putin para este man­da­to.

Las denun­cias de mani­pu­la­ción elec­to­ral que algu­nos par­ti­dos opo­si­to­res están seña­lan­do, no pue­den obviar el amplio res­pal­do que a día de hoy sigue man­te­nien­do Putin a lo lar­go y ancho de Rusia, y al que bue­na par­te de la pobla­ción sigue vien­do como el fac­tor cla­ve de esta­bi­li­dad. Así mis­mo, todo el aba­ni­co de repro­ches sobre el pro­ce­so elec­to­ral que hemos oído estos días en boca de cua­li­fi­ca­dos polí­ti­cos occi­den­ta­les son una mues­tra más del doble rase­ro a que nos tie­nen acos­tum­bra­dos esos acto­res, siem­pre pres­tos a denun­ciar el con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción, la uti­li­za­ción intere­sa­da de la legis­la­ción, la corrup­ción o la fal­ta de trans­pa­ren­cia cuan­do se tra­ta de ana­li­zar situa­cio­nes aje­nas a sus pro­pios esta­dos.

La estra­te­gia de Putin para estos años la ha mani­fes­ta­do a tra­vés de dife­ren­tes artícu­los de pren­sa publi­ca­dos en la cam­pa­ña elec­to­ral. En base a los mis­mos, el nue­vo pre­si­den­te ruso ha hecho hin­ca­pié en los ejes cen­tra­les de su man­da­to. Así, en polí­ti­ca exte­rior segui­rá apos­tan­do por un mun­do mul­ti­po­lar, por recu­pe­rar el peso y pro­ta­go­nis­mo en Orien­te Medio, por estre­char lazos con Chi­na, por sali­das dia­lo­ga­das en torno a Corea del Nor­te o Irán, por un nue­vo espa­cio de rela­cio­nes en Euro­pa, y sobre todo por el apo­yo a las mino­rías rusas en otros esta­dos o a los empre­sa­rios rusos en otros mer­ca­dos.

Sobre la segu­ri­dad nacio­nal, ha mani­fes­ta­do que «ser fuer­tes es una garan­tía para Rusia», y en ese sen­ti­do pre­ten­de moder­ni­zar el ejér­ci­to y la indus­tria de defen­sa en los pró­xi­mos años, jun­to con mejo­ras socia­les para los mili­ta­res, y una mayor pro­fe­sio­na­li­za­ción de la arma­da rusa. En el eje socio­eco­nó­mi­co, Putin defien­de «una polí­ti­ca social en Rusia, basa­da en la jus­ti­cia», pro­po­nien­do medi­das que favo­rez­can a los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos (pen­sio­nis­tas, agri­cul­to­res) e incen­ti­van­do cam­pa­ñas con­tra el taba­co o el alcohol, o por una pla­ni­fi­ca­ción demo­grá­fi­ca. Tam­bién ha indi­ca­do su inten­ción de apos­tar por una mejo­ra edu­ca­ti­va y una mayor for­ma­ción par ala pobla­ción, para que su inmer­sión labo­ral supon­ga mejo­ras para Rusia. Y en este apar­ta­do se ha posi­cio­na­do dis­pues­to a estu­diar polí­ti­cas migra­to­rias «que fre­nen el decli­ve demo­grá­fi­co».

Putin ha dicho tam­bién que es nece­sa­rio «moder­ni­zar los meca­nis­mos de nues­tra demo­cra­cia», pero sin renun­ciar a un mode­lo cen­tra­lis­ta, que para el pre­si­den­te ruso es la fuer­za cla­ve de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca. Medi­das para faci­li­tar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el regis­tro de nue­vos par­ti­dos polí­ti­cos, el ini­cio de una cam­pa­ña para com­ba­tir la corrup­ción ins­ti­tu­cio­nal o faci­li­tar el acce­so a los meca­nis­mos de la jus­ti­cia, son algu­nas de sus pro­pues­tas para su nue­vo man­da­to.

En mate­ria eco­nó­mi­ca, Putin se ha pues­to dife­ren­tes tareas para estos seis años. Bus­car la com­pe­ti­ti­vi­dad de Rusia en las nue­vas áreas tec­no­ló­gi­cas, atraer a com­pa­ñías extran­je­ras para que invier­tan en torno a la indus­tria rusa, redu­cir la influen­cia del gobierno sobre la eco­no­mía. Al mis­mo tiem­po reco­no­ce la impor­tan­cia estra­té­gi­ca del poten­cial ener­gé­ti­co ruso, pero anti­ci­pan­do la nece­si­dad de bus­car alter­na­ti­vas para el futu­ro, y tam­bién una nue­va red de comu­ni­ca­cio­nes que faci­li­te la cone­xión con las zonas más leja­nas del país.

Otra baza impor­tan­te ha sido el patrio­tis­mo. La defen­sa de Rusia fren­te a los ata­ques de EEUU y Occi­den­te ha sido un tema recu­rren­te en la cam­pa­ña de Putin. Para éste, su defen­sa del «nacio­na­lis­mo y patrio­tis­mo ruso» no guar­da rela­ción con pos­tu­ras xenó­fo­bas o chau­vi­nis­tas «que son una ame­na­za para la inte­gri­dad del esta­do ruso». La cues­tión étni­ca esta­rá mar­ca­da por la revi­sión de la polí­ti­ca migra­to­ria, con medi­das más estric­tas, y que irán acom­pa­ña­das con la crea­ción de una agen­cia para «moni­to­ri­zas las rela­cio­nes inter­ét­ni­cas», al tiem­po que se bus­ca­rá un mayor dia­lo­go del gobierno con líde­res reli­gio­sos.

Por otro lado, Putin ha reco­no­ci­do tam­bién algu­nos logros de estos años (la derro­ta del sepa­ra­tis­mo, una esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y la emer­gen­cia de las cla­ses medias), al tiem­po que seña­la los pro­ble­mas que a día de hoy siguen per­sis­tien­do, como la pobre­za o la fal­ta de diver­si­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca.

La opo­si­ción a Putin sigue denun­cian­do el pro­ce­so elec­to­ral, pero al mis­mo tiem­po se mues­tra inca­paz de arti­cu­lar una alter­na­ti­va seria al futu­ro pre­si­den­te, y eso es algo que per­ci­be bue­na par­te de la pobla­ción en Rusia. Así, los lla­ma­dos can­di­da­tos libe­ra­les son vis­tos como los padri­nos de la pri­va­ti­za­ción sal­va­je de hace unos años; los can­di­da­tos Ziu­gá­nov (comu­nis­ta) o Zhi­ri­novs­ki (popu­lis­ta) son rece­tas del pasa­do, con­de­na­dos a un fra­ca­so tras otro en las últi­mas citas pre­si­den­cia­les; otros, como el mul­ti­mi­llo­na­rio Pró­jo­rov es la viva ima­gen de los oli­gar­cas, de la cul­tu­ra el pelo­ta­zo; y los hay que a pesar de sus inten­tos por dis­tan­ciar­se de Putin, la pobla­ción los per­ci­be como meros apén­di­ces del apa­ra­to esta­tal crea­do en torno al pre­si­den­te.

La fal­ta de líde­res capa­ces de com­pe­tir con Putin es acom­pa­ña­da en oca­sio­nes con el encum­bra­mien­to que des­de Occi­den­te se hace a deter­mi­na­das figu­ras opo­si­to­ras, y que ape­nas tie­nen res­pal­do en Rusia. Un ejem­plo evi­den­te es la aten­ción mediá­ti­ca otor­ga­da a Gari Kas­pa­rov o a Ilya Yashin por par­te de una tele­vi­sión del esta­do fran­cés tras las elec­cio­nes de este domin­go. Unos per­so­na­jes que ape­nas encuen­tran eco y apo­yo en las calles rusas, pero que no des­pre­cian las ala­ban­zas inten­cio­na­das y el pro­ta­go­nis­mo mediá­ti­co que des­de Occi­den­te se les con­ce­de. Otra figu­ra que se inten­ta «pro­mo­cio­nar» es la del blo­ge­ro Alek­sey Navalny, aun­que su peso vir­tual no va acom­pa­ña­do del mis­mo apo­yo en las calles.

Men­ción apar­te requie­re la situa­ción en el lla­ma­do Caú­ca­so nor­te, don­de las imá­ge­nes y las evi­den­cias de apa­ño elec­to­ral harían son­ro­jar a cual­quie­ra. La situa­ción «excep­cio­nal» que se sigue vivien­do en la zona per­mi­te a los diri­gen­tes rusos (y algu­nos seña­lan que en esto coin­ci­den con la opo­si­ción) con­ti­nuar per­pe­tran­do un frau­de tras otro, en oca­sio­nes con la ines­ti­ma­ble ayu­da de los cola­bo­ra­do­res loca­les.

Rusia ha cam­bia­do, y Putin sabe que lo segui­rá hacien­do en los pró­xi­mos años, de ahí que inten­te ade­cuar su estra­te­gia a ese nue­vo con­tex­to, pero sin per­der de vis­ta sus pro­pios intere­ses. El peso, mediá­ti­co o no, de las cla­ses medias urba­nas con­di­cio­na­rá en los pró­xi­mos años la polí­ti­ca del esta­do ruso, al tiem­po que con­vie­ne recor­dar que cuan­do nos refe­ri­mos a Rusia esta­mos hablan­do de reali­da­des polí­ti­cas y socia­les muy dife­ren­tes.

La corrup­ción, el papel de Rusia en el mun­do, la per­cep­ción de bue­na par­te de la pobla­ción de que las éli­tes polí­ti­cas son unos «pri­vi­le­gia­dos», las deman­das de cam­bio, el poder ener­gé­ti­co, son algu­nos de los retos que acom­pa­ña­rán a Putin a lo lar­go de estos años. Como tam­bién lo hará el des­con­ten­to de algu­nos sec­to­res de la pobla­ción, aun­que de momen­to éstos hayan sido inca­pa­ces de arti­cu­lar­se en torno a una alter­na­ti­va elec­to­ral.

Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN) /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *