Decla­ra­ción Públi­ca de las FARC-EP

Cada vez que las FARC-EP habla­mos de paz, de solu­cio­nes polí­ti­cas a la con­fron­ta­ción, de la nece­si­dad de con­ver­sar para hallar una sali­da civi­li­za­da a los gra­ves pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos que ori­gi­nan el con­flic­to arma­do en Colom­bia, se levan­ta enar­de­ci­do el coro de los aman­tes de la gue­rra a des­ca­li­fi­car nues­tros pro­pó­si­tos de recon­ci­lia­ción. De inme­dia­to se nos endil­gan las más per­ver­sas inten­cio­nes, sólo para insis­tir en que lo úni­co que cabe con noso­tros es el exter­mi­nio. Por lo gene­ral, los men­cio­na­dos incen­dia­rios nun­ca van a la gue­rra, ni les per­mi­ten ir a sus hijos.

Son casi 48 años en lo mis­mo. Cada inten­to­na ensa­ya­da ha redun­da­do en un sub­si­guien­te for­ta­le­ci­mien­to nues­tro, fren­te al cual vuel­ve a agran­dar­se la embes­ti­da y a reini­ciar­se el círcu­lo. El for­ta­le­ci­mien­to mili­tar de las FARC de hoy se levan­ta en las nari­ces de quie­nes pro­cla­ma­ron el fin del fin y los inci­ta a pro­cla­mar la nece­si­dad de acre­cen­tar el terror y la vio­len­cia. Por nues­tra par­te con­si­de­ra­mos que no caben más lar­gas a la posi­bi­li­dad de enta­blar con­ver­sa­cio­nes.

Por eso que­re­mos comu­ni­car nues­tra deci­sión de sumar a la anun­cia­da libe­ra­ción de los seis pri­sio­ne­ros de gue­rra, la de los cua­tro res­tan­tes en nues­tro poder. Al agra­de­cer la dis­po­si­ción gene­ro­sa del gobierno que pre­si­de Dil­ma Rous­seff y que acep­ta­mos sin vaci­la­ción, que­re­mos mani­fes­tar nues­tros sen­ti­mien­tos de admi­ra­ción para con los fami­lia­res de los sol­da­dos y poli­cías en nues­tro poder. Jamás per­die­ron la fe en que los suyos reco­bra­rían la liber­tad, aún en medio del des­pre­cio y la indi­fe­ren­cia de los dis­tin­tos gobier­nos y man­dos mili­ta­res y poli­cia­les.

En aten­ción a ellos, qui­sié­ra­mos soli­ci­tar a la seño­ra Mar­leny Orjue­la, esa incan­sa­ble y valien­te mujer diri­gen­te de ASFAMIPAZ, que acu­da a reci­bir­los en la fecha acor­da­da. A tal efec­to, anun­cia­mos al gru­po de muje­res del con­ti­nen­te que tra­ba­jan al lado de Colom­bia­nas y Colom­bia­nos por la Paz, que esta­mos lis­tos a con­cre­tar lo que sea nece­sa­rio para agi­li­zar este pro­pó­si­to. Colom­bia ente­ra y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal serán tes­ti­gos de la volun­tad demos­tra­da por el gobierno de Juan Manuel San­tos que ya frus­tró un feliz final en noviem­bre pasa­do.

Mucho se ha habla­do acer­ca de las reten­cio­nes de per­so­nas, hom­bres o muje­res de la pobla­ción civil, que con fines finan­cie­ros efec­tua­mos las FARC a obje­to de sos­te­ner nues­tra lucha. Con la mis­ma volun­tad indi­ca­da arri­ba, anun­cia­mos tam­bién que a par­tir de la fecha pros­cri­bi­mos la prác­ti­ca de ellas en nues­tra actua­ción revo­lu­cio­na­ria. La par­te per­ti­nen­te de la ley 002 expe­di­da por nues­tro Pleno de Esta­do Mayor del año 2000 que­da por con­si­guien­te dero­ga­da. Es hora de que se comien­ce a acla­rar quié­nes y con qué pro­pó­si­tos secues­tran hoy en Colom­bia.

Serios obs­tácu­los se inter­po­nen a la con­cre­ción de una paz con­cer­ta­da en nues­tro país. La arro­gan­te deci­sión guber­na­men­tal de incre­men­tar el gas­to mili­tar, el pie de fuer­za y las ope­ra­cio­nes, indi­ca la pro­lon­ga­ción inde­fi­ni­da de la gue­rra. Ella trae­rá con­si­go más muer­te y des­truc­ción, más heri­das, más pri­sio­ne­ros de gue­rra de ambas par­tes, más civi­les encar­ce­la­dos injus­ta­men­te. Y la nece­si­dad de recu­rrir a otras for­mas de finan­cia­ción o pre­sión polí­ti­ca por par­te nues­tra. Es hora de que el régi­men pien­se seria­men­te en una sali­da dis­tin­ta, que empie­ce al menos por un acuer­do de regu­la­ri­za­ción de la con­fron­ta­ción y de libe­ra­ción de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos.

Desea­mos final­men­te expre­sar nues­tra satis­fac­ción por los pasos que se vie­nen dan­do hacia la con­for­ma­ción de la comi­sión inter­na­cio­nal que veri­fi­ca­rá las denun­cias sobre las con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas de reclu­sión y el des­co­no­ci­mien­to de los dere­chos huma­nos y de defen­sa jurí­di­ca, que afron­tan los pri­sio­ne­ros de gue­rra, los pri­sio­ne­ros de con­cien­cia y los pre­sos socia­les en las cár­ce­les del país. Espe­ra­mos que el gobierno colom­biano no tema y no obs­tru­ya esta legí­ti­ma labor huma­ni­ta­ria pro­pul­sa­da por la comi­sión de muje­res del con­ti­nen­te.

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP

Mon­ta­ñas de Colom­bia, 26 de febre­ro de 2002.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *