Los grie­gos, los ban­cos y los espí­ri­tus ani­ma­les- Orlan­do Del­ga­do Selley

De nue­vo la pobla­ción grie­ga está en las pri­me­ras pla­nas de los medios del mun­do. El plan de aus­te­ri­dad apro­ba­do por su Par­la­men­to ha des­ata­do gene­ra­li­za­das mues­tras de recha­zo que, sin embar­go, no han impe­di­do que las exi­gen­cias de la troi­ka infer­nal (FMI, Ban­co Cen­tral Euro­peo y Con­se­jo de Minis­tros de Euro­pa) se impon­gan. Para la troi­ka impor­ta que los polí­ti­cos grie­gos fir­men su acuer­do con estas medi­das y otras adi­cio­na­les, acep­tan­do que se apli­ca­rán, inde­pen­dien­te­men­te de quien resul­te gana­dor en las pró­xi­mas elecciones.

El gobierno ale­mán, apo­ya­do por el res­to de gobier­nos de la euro­zo­na, for­zó la renun­cia del gobierno de Papan­dreou, lue­go impu­so a un gober­nan­te sali­do de la tec­no­cra­cia del dine­ro, y aho­ra obli­ga a que la deci­sión de los elec­to­res no pue­da modi­fi­car la polí­ti­ca grie­ga. En la cuna de la demo­cra­cia occi­den­tal man­dan los mer­ca­dos y los gober­nan­tes que los pro­te­gen, por enci­ma de los ciu­da­da­nos. Para esta alian­za polí­ti­ca, en la que pre­do­mi­nan los intere­ses de los gran­des inver­sio­nis­tas, la prio­ri­dad es la salud de los bancos.

A la infor­ma­ción sobre el con­te­ni­do espe­cí­fi­co de estos pla­nes en la vida coti­dia­na de un grie­go (que en el caso de un pro­fe­sor de secun­da­ria ha sig­ni­fi­ca­do que su suel­do se redu­je­ra en pro­me­dio de mil 325 euros men­sua­les hace dos años a mil 50 antes de este últi­mo plan de aus­te­ri­dad, ade­más de aumen­tos impor­tan­tes en los impues­tos paga­dos que lo redu­cen aún más), se agre­ga el dato de que en el cuar­to tri­mes­tre de 2011 el PIB cayó 7 por cien­to, mos­tran­do un empeo­ra­mien­to impor­tan­te ya que en el ter­cer tri­mes­tre el dato nega­ti­vo fue de 5 por cien­to. En tér­mi­nos anua­les esto sig­ni­fi­ca que la con­trac­ción de ‑6 por cien­to en 2010, habrá aumen­ta­do a ‑6.8 en 2011.

El impac­to de esta con­trac­ción en el empleo y en los ingre­sos de la pobla­ción está sien­do bru­tal. La últi­ma medi­ción da cuen­ta de una tasa de des­em­pleo de 21 por cien­to y una caí­da de los ingre­sos medios de 35 por cien­to, que se agra­va­rá con el nue­vo plan. Los diri­gen­tes euro­peos han des­de­ña­do el plan­teo de Helle Thor­ning-Sch­midt, pri­me­ra minis­tro de Dina­mar­ca, que advir­tió que la gen­te está dis­pues­ta a hacer sacri­fi­cios, pero no a ser sacri­fi­ca­da. Los grie­gos están sien­do sacri­fi­ca­dos para que los ban­cos y sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas se man­ten­gan vivos, con el argu­men­to de que su fun­cio­na­mien­to es indis­pen­sa­ble para la economía.

Dos años de cas­ti­go a la pobla­ción grie­ga, más otros cua­tro o cin­co para que se recu­pe­re la eco­no­mía, ha dado tiem­po para que los ban­que­ros evi­ten las pér­di­das que pudie­ran oca­sio­nar­les la reduc­ción del valor de sus acti­vos cre­di­ti­cios con Gre­cia. Com­pra­ron segu­ros con­tra el ries­go de no pago de estos cré­di­tos, han reci­bi­do finan­cia­mien­to bara­to y de mediano pla­zo por par­te del BCE, de modo que las even­tua­les pér­di­das ya han sido pro­vi­sio­na­das. Tam­bién se han pre­pa­ra­do para la even­tua­li­dad de que Gre­cia se vea obli­ga­da a aban­do­nar la mone­da común, ele­van­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los intere­ses de la deu­da de paí­ses con mayor rela­ción deuda/​PIB.

La insen­si­bi­li­dad de los diri­gen­tes euro­peos pare­ce inex­pli­ca­ble. La tozu­dez ale­ma­na con el con­trol de las finan­zas públi­cas es equi­va­len­te a la de los repu­bli­ca­nos esta­du­ni­den­ses. No se tra­ta, por supues­to, de igno­ran­cia sobre los impac­tos socia­les de sus exi­gen­cias. Se pri­vi­le­gia una expli­ca­ción eco­nó­mi­ca en la que la racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca es fun­da­men­tal. Sin embar­go, como ha demos­tra­do con­tun­den­te­men­te esta lar­ga cri­sis, la racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca no pue­de expli­car el fun­cio­na­mien­to real de los mercados.

Para expli­car­la se requie­re incor­po­rar aque­llo de lo que habla­ba Key­nes, los espí­ri­tus ani­ma­les de quie­nes gobier­nan, de ban­que­ros y, natu­ral­men­te, tam­bién de las pobla­cio­nes. Igno­rar­los está sacri­fi­can­do no sólo a los grie­gos, sino a la posi­bi­li­dad de cons­truir un mun­do en el que la huma­ni­dad avan­ce en la lucha con­tra la des­igual­dad. Un mun­do en que el que impor­te más el 99.99 por cien­to de la pobla­ción y no el 0.01 por ciento.

http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​2​/​0​2​/​1​6​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​3​4​a​1​eco

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *