El PCV y la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Vene­zue­la

Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la

Vivi­mos en la Vene­zue­la boli­va­ria­na de hoy, un inten­so deba­te sobre la teo­ría y la prác­ti­ca del “socia­lis­mo”, que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la cele­bra con satis­fac­ción y al que inten­ta con­tri­buir. A lo lar­go del siglo XX, la oli­gar­quía en el poder y sus amos ver­da­de­ros, los mono­po­lios esta­dou­ni­den­ses, se esfor­za­ron en vano por des­viar a nues­tro pue­blo del camino socia­lis­ta.

El 5 de mar­zo del año 1931, en la ciu­dad de Cara­cas, se fun­da la pri­me­ra célu­la comu­nis­ta en el país, hecho que mar­ca el naci­mien­to del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la; este acon­te­ci­mien­to tie­ne lugar en medio de una de las más férreas dic­ta­du­ras que ha cono­ci­do Amé­ri­ca Lati­na, la de Juan Vicen­te Gómez (1908 – 1935). Para enton­ces, ser comu­nis­ta según la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal era con­si­de­ra­do trai­ción a la Patria, y era cas­ti­ga­do con 20 años de cár­cel el deli­to de “comu­nis­mo”. No hay nin­gu­na duda del arro­jo, con­vic­ción y com­pro­mi­so con la revo­lu­ción que tuvie­ron aque­llos cama­ra­das que se deci­die­ron a fun­dar el PCV.

El PCV se ha esfor­za­do duran­te 80 años de dura lucha en los que su mili­tan­cia sufrió injus­tos encar­ce­la­mien­tos, salas de tor­tu­ra, clan­des­ti­ni­dad, ile­ga­li­dad, en apli­car las ense­ñan­zas del Mar­xis­mo-Leni­nis­mo a nues­tra reali­dad nacio­nal con el pro­pó­si­to de trans­for­mar­la para con­for­mar una socie­dad de ple­na liber­tad y dere­chos para el pue­blo tra­ba­ja­dor opri­mi­do y explo­ta­do.

En la cons­truc­ción colec­ti­va acer­ca de las ideas socia­lis­tas los siguien­tes ele­men­tos ideo­ló­gi­cos han teni­do y tie­nen impor­tan­cia en la socie­dad vene­zo­la­na:

1.- El con­cep­to de libe­ra­ción nacio­nal

Lenin mues­tra que en la épo­ca del impe­ria­lis­mo son típi­cas “las for­mas varia­das de paí­ses depen­dien­tes que des­de un pun­to de vis­ta for­mal, polí­ti­co, gozan de inde­pen­den­cia, pero que, en reali­dad, se hallan envuel­tos en las redes de la depen­den­cia finan­cie­ra y diplo­má­ti­ca[1]. Lenin seña­la asi­mis­mo que el impe­ria­lis­mo es en lo polí­ti­co una “ten­den­cia a la ane­xión…, a la vio­len­cia y a la reac­ción[2]. Y es el líder del pro­le­ta­ria­do mun­dial quien advier­te que el encar­ni­za­mien­to en la bús­que­da de fuen­tes de mate­rias pri­mas y la expor­ta­ción de capi­ta­les lle­va al capi­ta­lis­mo a la “con­quis­ta de colo­nias”.

El pue­blo vene­zo­lano ha sufri­do direc­ta­men­te la opre­sión impe­ria­lis­ta, el saqueo de sus recur­sos y la impo­si­ción de regí­me­nes tirá­ni­cos que esta­ban al ser­vi­cio de los mono­po­lios extran­je­ros. En los años 1930 y 1940, miles de obre­ros con­tra­ta­dos por la Lago Petro­leum Com­pany (LPC) de los Roc­ke­fe­ller y la Vene­zue­lan Oil Con­ces­sion (VOC) de los Mor­gan y los Mellon, sufrían haci­na­dos, murien­do de palu­dis­mo y en acci­den­tes de tra­ba­jo, tor­tu­ra­dos por la poli­cía gome­cis­ta, mal paga­dos, humi­lla­dos y des­pe­di­dos; los indí­ge­nas expro­pia­dos de sus tie­rras; miles de muje­res some­ti­das a la pros­ti­tu­ción en los cam­pos petro­le­ros; plan­ta­cio­nes agrí­co­las des­trui­das por la impo­si­ción de la eco­no­mía petro­le­ra con miles de cam­pe­si­nos en la mise­ria; el lago de Mara­cai­bo eco­ló­gi­ca­men­te des­trui­do por esa indus­tria extran­je­ra y otras des­gra­cias.

Como expli­có el pro­fe­sor comu­nis­ta vene­zo­lano Fede­ri­co Bri­to Figue­roa, el enri­que­ci­mien­to fabu­lo­so de los mono­po­lios impe­ria­lis­tas incre­men­ta­ba “el pau­pe­ris­mo gene­ral en el país y la opu­len­cia de la oli­gar­quía finan­cie­ra nor­te­ame­ri­ca­na[3]. El impe­ria­lis­mo petro­le­ro impu­so en el siglo XX tres regí­me­nes reac­cio­na­rios: la dic­ta­du­ra de Juan Vicen­te Gómez (1908−1935), la de Pérez Jimé­nez (1948−1958) y la fal­sa demo­cra­cia neo­co­lo­nial (1959−1999).

Nada tie­ne de extra­ño, por lo tan­to, que el PCV haya asu­mi­do las reso­lu­cio­nes de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta (IC) y de los clá­si­cos del Mar­xis­mo-leni­nis­mo en favor de los dere­chos a la auto­de­ter­mi­na­ción y de la ple­na sobe­ra­nía nacio­nal de los pue­blos.

«A fines de 1936 se reúne en Cara­cas el Pri­mer Con­gre­so de Tra­ba­ja­do­res de Vene­zue­la, con 219 dele­ga­dos de todo el país, muchos de ellos comu­nis­tas, con gran cola­bo­ra­ción de los cama­ra­das vete­ra­nos en la orga­ni­za­ción del Con­gre­so y en la ela­bo­ra­ción de sus tesis. Este Con­gre­so ter­mi­nó con la crea­ción de la Con­fe­de­ra­ción Vene­zo­la­na del Tra­ba­jo CTV», seña­la el cama­ra­da Key Sán­chez.

El PCV orga­ni­zó la pri­me­ra huel­ga de obre­ros petro­le­ros de diciem­bre de 1936 a enero de 1937 que fue fun­da­men­tal­men­te una lucha anti­im­pe­ria­lis­ta. «El balan­ce final de ese pri­mer año de acti­vi­dad polí­ti­ca y social en lo que va de siglo resul­tó alta­men­te posi­ti­vo –seña­la­ba Jesús Faria, quien fue­ra Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la, – aun­que sólo hubie­ra sido por el núme­ro de hom­bres y muje­res que se incor­po­ra­ron a las luchas de cla­ses». Y agre­ga, «más allá de los resul­ta­dos obte­ni­dos, uno de los aspec­tos impor­tan­tes de esta huel­ga, el acon­te­ci­mien­to más impor­tan­te de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta que regis­tra la his­to­ria has­ta el momen­to, lo cons­ti­tu­yó la pode­ro­sa acti­vi­dad uni­ta­ria de la cla­se obre­ra con todos los otros sec­to­res demo­crá­ti­cos y patrió­ti­cos de la Vene­zue­la anti­go­me­cis­ta».

El 8 de agos­to de 1937, sie­te meses de ter­mi­na­da la huel­ga petro­le­ra, se reali­zó la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la en don­de deci­dió «Dar la Cara» y cons­ti­tuir­se en el Par­ti­do de la Cla­se Obre­ra, inde­pen­dien­te y de pro­fun­dos prin­ci­pios inter­na­cio­na­lis­tas. A par­tir de allí, el acti­vis­mo del PCV se desa­rro­lla­rá jun­to a las y los tra­ba­ja­do­res en la pers­pec­ti­va de la Vene­zue­la Socia­lis­ta duran­te la tran­si­ción demo­crá­ti­ca que cul­mi­nó en 1952, cuan­do se pro­du­ce un nue­vo gol­pe de Esta­do mili­tar.

El 23 de enero de 1958, el PCV diri­gió el derro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra del gene­ral Mar­cos Pérez Jimé­nez, con apo­yo de la cla­se obre­ra y del movi­mien­to demo­crá­ti­co popu­lar. Sin embar­go, EEUU logró, a tra­vés de la repre­sión del movi­mien­to sin­di­cal y de la ile­ga­li­za­ción de los par­ti­dos de la izquier­da, entre ellos el PCV, res­tau­rar el sis­te­ma demo­crá­ti­co repre­sen­ta­ti­vo bur­gués que se man­ten­drá en el poder has­ta 1999.

En 1958, el PCV impul­só una com­ba­ti­va con­cen­tra­ción cla­sis­ta y popu­lar para recha­zar al ex pre­si­den­te Nixon que estu­vo a pun­to de pro­vo­car una inter­ven­ción de los mari­nes des­de sus bases en Puer­to Rico en su res­ca­te. Para ampliar las dife­ren­tes for­mas de lucha de cla­ses, el PCV con otros esta­men­tos anti­im­pe­ria­lis­tas creó las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción Nacio­nal (FALN) y las Fuer­zas de Libe­ra­ción Nacio­nal (FLN) para enfren­tar el régi­men con­ce­bi­do por el gobierno esta­dou­ni­den­se.

Por tan­to, la exi­gen­cia de libe­ra­ción nacio­nal es la apli­ca­ción crea­ti­va del Mar­xis­mo – leni­nis­mo a la situa­ción vene­zo­la­na, el eje medu­lar del pro­gra­ma polí­ti­co des­de 1935 y la lucha cen­tral de dece­nas de miles de comu­nis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas vene­zo­la­nos des­de 1931. Es la con­ti­nua­ción de la lucha por la inde­pen­den­cia y la liber­tad de los pue­blos indí­ge­nas con­tra los con­quis­ta­do­res espa­ño­les des­de el siglo XVI, de los escla­vos y de todo nues­tro pue­blo bajo la direc­ción de El Liber­ta­dor Simón Bolí­var en el siglo XIX.

2.- El domi­nio del impe­ria­lis­mo

La con­tra­dic­ción fun­da­men­tal sigue exis­tien­do entre el capi­tal y el tra­ba­jo, pero hoy se intro­du­ce como la prin­ci­pal de la épo­ca la con­tra­dic­ción entre la sobre­vi­ven­cia de la Huma­ni­dad y el Impe­ria­lis­mo que es el últi­mo esta­dio del capi­ta­lis­mo, como lo defi­nió bri­llan­te­men­te Lenin en 1916. Esta cons­ta­ta­ción nos lle­va a impul­sar la con­for­ma­ción de un amplio Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta en el ámbi­to nacio­nal, con­ti­nen­tal e inter­na­cio­nal que agru­pe a todas las cla­ses socia­les y sec­to­res demo­crá­ti­cos para derro­tar el impe­ria­lis­mo que, en medio de su pro­fun­da cri­sis finan­cie­ra, se tor­na mucho más peli­gro­so, reac­cio­na­rio y agre­si­vo que nun­ca.

El diri­gen­te del PCV Pedro Eus­se el 23 de noviem­bre de 2009, expli­có algu­nas carac­te­rís­ti­cas de este Fren­te: “Va más allá, mucho más allá que los par­ti­dos mar­xis­tas… tene­mos con­cien­cia de que la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo no sólo es tarea de los par­ti­dos mar­xis­tas-leni­nis­tas, sino del vas­to movi­mien­to polí­ti­co y social de carác­ter demo­crá­ti­co, popu­lar, pro­gre­sis­ta, y que nece­si­ta tener una mayor fuer­za en la lucha con­tra la domi­na­ción impe­ria­lis­ta[4].

La ame­na­za de agre­sión que sufre hoy en día el país y los gobier­nos pro­gre­sis­tas del Con­ti­nen­te, con las sie­te bases mili­ta­res ins­ta­la­das en Colom­bia, por un régi­men fas­cis­ta diri­gi­do des­de el Pen­tá­gono; la acti­va­ción de la IVª Flo­ta des­ple­ga­da en el Océano Atlán­ti­co y el res­to de las bases mili­ta­res en el Cari­be y Sura­mé­ri­ca, demues­tra que el Mar­xis­mo- leni­nis­mo es el prin­ci­pal ins­tru­men­to teó­ri­co para enten­der y enfren­tar el impe­ria­lis­mo.“La reso­lu­ción defi­ni­ti­va de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal del momen­to, entre la revo­lu­ción boli­va­ria­na y el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, deman­da la más amplia uni­dad nacio­nal, con­ti­nen­tal y mun­dial, de fuer­zas popu­la­res y gobier­nos pro­gre­sis­tas”[5].

3.- Las fases en la cons­truc­ción socia­lis­ta

Las y los comu­nis­tas vene­zo­la­nos hemos apren­di­do que no pode­mos que­mar eta­pas e ins­tau­rar de mane­ra inme­dia­ta el Socia­lis­mo, régi­men social que requie­re del cum­pli­mien­to de algu­nas carac­te­rís­ti­cas bási­cas: un Esta­do de nue­vo tipo que nues­tro VI Con­gre­so lla­mó “Esta­do demo­crá­ti­co y popu­lar”; una eco­no­mía prós­pe­ra y fun­da­men­tal­men­te públi­ca, una cla­se obre­ra diri­gen­te bien orga­ni­za­da, una direc­ción polí­ti­ca cohe­sio­na­da y una alta con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria de la socie­dad. El mejor ejem­plo de ello es la Cuba de hoy.

Fede­ri­co Engels advir­tió en el Anti-Düh­ring que la toma de pose­sión de todos los medios de pro­duc­ción por la socie­dad sólo pue­de con­ver­tir­se en reali­dad “una vez que se pro­duz­can las con­di­cio­nes mate­ria­les para su rea­li­za­ción”. Vene­zue­la impul­sa un pro­ce­so de tran­si­ción que hemos carac­te­ri­za­do en el XII Con­gre­so como “revo­lu­ción de libe­ra­ción nacio­nal, de cla­ro carác­ter anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­mo­no­pó­li­co, demo­crá­ti­co y popu­lar, que abre pers­pec­ti­vas hacia el socia­lis­mo, en la medi­da en que la lucha de cla­ses se resuel­va a favor de las fuer­zas ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te más con­se­cuen­tes de la Revo­lu­ción[6].

El Taller Nacio­nal Ideo­ló­gi­co “Con­tri­bu­ción al deba­te sobre el socia­lis­mo en Vene­zue­la” que rea­li­za­mos en el 2008 esta­ble­ció que “en Vene­zue­la, el perío­do de tran­si­ción hacia el socia­lis­mo ape­nas está comen­zan­do[7].

Para que esta tran­si­ción se orien­te efec­ti­va­men­te hacia el socia­lis­mo el PCV entien­de que se deben cum­plir algu­nas con­di­cio­nes pre­vias:

1.- Desa­rro­llo de la van­guar­dia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra,

2.- Con­quis­ta del poder polí­ti­co del Esta­do,

3.- Desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas,

4.- For­ta­le­ci­mien­to de la pro­pie­dad esta­tal con con­trol obre­ro,

5.- Debi­li­ta­mien­to y pos­te­rior supre­sión de los meca­nis­mos de domi­na­ción impe­ria­lis­ta,

6.- Ins­tau­ra­ción de la pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca,

7.- Desa­rro­llo de la edu­ca­ción del pue­blo y otras[8].

El Comi­té Cen­tral del PCV ha ana­li­za­do que el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal boli­va­riano está avan­zan­do en el res­ca­te de la sobe­ra­nía “pero aún no hay las con­di­cio­nes, ni sub­je­ti­vas de con­cien­cia y orga­ni­za­ción social, ni de trans­for­ma­ción de la base pro­duc­ti­va y rela­cio­nes de pro­duc­ción, es decir, no tene­mos un plan estra­té­gi­co para la cons­truc­ción de la base eco­nó­mi­co-social de una socie­dad socia­lis­ta[9]. Uno de los más gra­ves pro­ble­mas que enfren­tan las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias es el Esta­do bur­gués que no ha sido des­mon­ta­do y que lo obs­ta­cu­li­za de mane­ra per­ma­nen­te.

En torno al Esta­do actual, nues­tro Taller ideo­ló­gi­co ana­li­za­ba que “la direc­ción del Esta­do se encuen­tran en manos de la peque­ña bur­gue­sía, y ésta por si sola, como se ha demos­tra­do his­tó­ri­ca­men­te, no esta intere­sa­da en desa­rro­llar las tareas pro­pias del perio­do de tran­si­ción[10].

4.- Los moto­res socia­les del pro­ce­so boli­va­riano

Lenin advir­tió que las super­ga­nan­cias de los mono­po­lios per­mi­tían “corrom­per a los diri­gen­tes obre­ros y a la capa supe­rior de la aris­to­cra­cia obre­ra[11]. La tarea, que los mono­po­lios nor­te­ame­ri­ca­nos encar­ga­ron a sus laca­yos de los gobier­nos de AD y COPEI entre 1958 y 1998, fue la de divi­dir a la cla­se obre­ra vene­zo­la­na corrom­pien­do a sus diri­gen­tes y a un sec­tor obre­ro pri­vi­le­gia­do. Lo con­si­guie­ron has­ta el pun­to que la Cen­tral de los Tra­ba­ja­do­res de Vene­zue­la (CTV), que fue uno de los acto­res del gol­pe fas­cis­ta de 2002 con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez. El PCV reco­no­ce a caba­li­dad que es la cla­se obre­ra la más intere­sa­da y la más capaz de lle­var has­ta el final el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano y en hacer reali­dad el socia­lis­mo. Es por eso que siem­pre se ha esfor­za­do en orga­ni­zar los sin­di­ca­tos de los obre­ros petro­le­ros, de los jor­na­le­ros agrí­co­las, obre­ros indus­tria­les, mari­nos y por­tua­rios, emplea­dos, pro­fe­sio­na­les y otros sec­to­res.

El impe­ria­lis­mo con­si­guió par­cial­men­te el obje­ti­vo de des­truir a la orga­ni­za­ción de la cla­se obre­ra como prin­ci­pal suje­to revo­lu­cio­na­rio y es por eso que la tarea eman­ci­pa­do­ra fue enca­be­za­da por mili­ta­res patrio­tas y otros sec­to­res lide­ra­dos por el Coman­dan­te Chá­vez. Esto no tie­ne nada de nue­vo ni de excep­cio­nal. Un cien­tí­fi­co sovié­ti­co ya des­ta­có que la inte­lec­tua­li­dad demo­crá­ti­ca ejer­ce un “papel con­si­de­ra­ble – y a veces diri­gen­te – en la revo­lu­ción nacio­nal-libe­ra­do­ra” en paí­ses “don­de la cla­se obre­ra no se ha cons­ti­tui­do como fuer­za inde­pen­dien­te, mien­tras que la bur­gue­sía nacio­nal es débil o proim­pe­ria­lis­ta[12].

La tarea prio­ri­ta­ria es la de refor­zar la Corrien­te Cla­sis­ta de Tra­ba­ja­do­res “Cruz Ville­gas”, apo­yar la toma de con­cien­cia obre­ra, orga­ni­zar los Con­se­jos Socia­lis­tas de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras, impul­sar la Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo, impul­sar la uni­dad de las fuer­zas sin­di­ca­les cla­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias y ais­lar a los sin­di­ca­lis­tas trai­do­res y corrom­pi­dos que toda­vía ejer­cen algún tipo de influen­cia. Defen­de­mos una “amplia alian­za de fuer­zas demo­crá­ti­cas, nacio­na­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas[13] en que la cla­se obre­ra cons­cien­te se alíe estre­cha­men­te con todas “las fuer­zas motri­ces de la revo­lu­ción en su fase actual de tran­si­ción”: “amplios sec­to­res de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­na­do, capas medias e inte­lec­tua­li­dad pro­gre­sis­ta, amplia fran­ja de la peque­ña y media­na bur­gue­sía así como de la bur­gue­sía no aso­cia­da al capi­tal trans­na­cio­nal[14]. En el caso vene­zo­lano no exis­ten sec­to­res patrio­tas en la bur­gue­sía mono­pó­li­ca, que se ha nega­do a con­ver­tir­se en bur­gue­sía nacio­nal y des­de hace déca­das es com­pra­do­ra y agen­te del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

5.- El inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la es hijo direc­to del esfuer­zo inter­na­cio­nal de la cla­se obre­ra diri­gi­da por la pri­me­ra revo­lu­ción socia­lis­ta triun­fan­te, la sovié­ti­ca, por derro­car al capi­ta­lis­mo y cons­truir una civi­li­za­ción supe­rior. Tan­to el pue­blo vene­zo­lano como el PCV han resis­ti­do y ven­ci­do en muchas bata­llas con­tra el enemi­go de cla­se gra­cias a la amplia soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que hemos reci­bi­do.

Des­de el apo­yo gene­ro­so que nos dio el Buró del Cari­be de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta (I.C.), a la ayu­da fra­ter­na del Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia para poner a sal­vo a cama­ra­das per­se­gui­dos, a la cam­pa­ña inter­na­cio­nal por la liber­tad del pre­si­den­te del PCV cama­ra­da Gus­ta­vo Macha­do en 1968, al apo­yo que ha reci­bi­do nues­tro pue­blo des­de todos los rin­co­nes del pla­ne­ta en la derro­ta del cri­mi­nal gol­pe fas­cis­ta del 2002. Por eso, el PCV ondea con la mis­ma fuer­za las dos ban­de­ras de la libe­ra­ción nacio­nal y del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio al que hemos pro­cu­ra­do con­tri­buir.

Gus­ta­vo Macha­do fun­dó en 1925 con Julio Anto­nio Mella la Liga Anti-impe­ria­lis­ta de las Amé­ri­cas que sir­vió de base para la crea­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, luchó con San­dino en Nica­ra­gua en 1928 y ayu­dó a Fidel Cas­tro en los 50 a pre­pa­rar su expe­di­ción en el Gran­ma. Cama­ra­das vene­zo­la­nos caye­ron már­ti­res en la expe­di­ción de 1959 para derro­car a la dic­ta­du­ra domi­ni­ca­na de Tru­ji­llo y un des­ta­ca­men­to de com­ba­te de la Juven­tud Comu­nis­ta en 1964 arres­tó al coro­nel nor­te­ame­ri­cano Michael Smo­len para exi­gir a los impe­ria­lis­tas la libe­ra­ción inme­dia­ta del patrio­ta viet­na­mi­ta Van Troi (acción que ha sella­do la amis­tad inque­bran­ta­ble entre los pue­blos de Vene­zue­la y Viet­nam).

El PCV apo­ya la posi­ción soli­da­ria del Pre­si­den­te Chá­vez con la lucha de los pue­blos pales­tino y liba­nés, con los pue­blos de Abja­sia y Ose­tia del Sur cuya inde­pen­den­cia ha reco­no­ci­do diplo­má­ti­ca­men­te, con el pue­blo hon­du­re­ño que resis­te al régi­men reac­cio­na­rio y otras expre­sio­nes soli­da­rias que corres­pon­den a nues­tra línea his­tó­ri­ca.

6. El PCV y la Revo­lu­ción boli­va­ria­na

Deci­mos que el pro­gra­ma que ade­lan­ta el gobierno del Pre­si­den­te Chá­vez es bási­ca­men­te el pro­gra­ma pro­pues­to por el VI Con­gre­so del PCV en 1980. Reco­no­ce­mos y apo­ya­mos el lide­raz­go del pre­si­den­te Hugo Chá­vez en la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, por la libe­ra­ción nacio­nal, la uni­dad con­ti­nen­tal y el socia­lis­mo[15]. Reco­no­ce­mos que su lide­raz­go no es úni­ca­men­te nacio­nal sino con­ti­nen­tal y mun­dial y que es “refe­ren­te de pue­blos y gober­nan­tes[16]. Seña­la­mos que el amplio Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta que la patria nece­si­ta “pre­ci­sa para su desa­rro­llo” del lide­raz­go del Coman­dan­te Chá­vez[17]. Apo­ya­mos la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Chá­vez en 1998 y hemos apo­ya­do acti­va­men­te el rum­bo anti­im­pe­ria­lis­ta de su gobierno y la gran mayo­ría de las pro­pues­tas pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias rea­li­za­das por el pre­si­den­te. En estos momen­tos el PCV par­ti­ci­pa con el par­ti­do alia­do, el PSUV y otros movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos en la cons­truc­ción de una Alian­za Patrió­ti­ca polí­ti­ca y elec­to­ral. Apo­ya­mos e impul­sa­mos la Revo­lu­ción boli­va­ria­na “de modo natu­ral” ya que la con­si­de­ra­mos “con­ti­nui­dad” de nues­tra pro­pia his­to­ria[18]. El PCV ejer­ce en el pro­ce­so de nues­tra Patria auto­no­mía para plan­tear nues­tra pro­pia polí­ti­ca que tie­ne algu­nos pun­tos carac­te­rís­ti­cos:

ü Lla­ma­da a la con­for­ma­ción de una direc­ción colec­ti­va inclu­yen­do al Pre­si­den­te Chá­vez. Nues­tro C.C. seña­ló en enero de 2010 que “aún no se toma la deci­sión de avan­zar a la crea­ción de una Direc­ción Colec­ti­va del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio[19].

ü Lucha por cons­truir el rol polí­ti­co de van­guar­dia de la cla­se obre­ra.

ü Crí­ti­ca cons­truc­ti­va a los erro­res que come­te el gobierno y auto­crí­ti­ca con res­pec­to a nues­tros pro­pios erro­res.

ü Lucha por “des­mon­tar el vie­jo esta­do bur­gués, buro­crá­ti­co, corrup­to y corrup­tor[20]. Hemos denun­cia­do cómo al calor del vie­jo esta­do nace una nue­va bur­gue­sía que acu­mu­la pri­vi­le­gios y que rea­li­za prác­ti­cas anti obre­ras y corrup­tas[21]

ü Fir­me deci­sión no sólo de man­te­ner sino de for­ta­le­cer al máxi­mo nues­tro par­ti­do no para defen­der “intere­ses per­so­na­les” ni como “capri­cho” como nos acu­san algu­nos adver­sa­rios, sino para no dila­pi­dar un patri­mo­nio de lucha de 80 años y defen­der los intere­ses estra­té­gi­cos de la cla­se obre­ra.

ü Fir­me polí­ti­ca de inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio que apo­ya la polí­ti­ca exte­rior del gobierno pero que es autó­no­ma para apo­yar las cau­sas y luchas que lo mere­cen sin some­ti­mien­to a la “razón de Esta­do”, que es, a veces, razón del Esta­do bur­gués.

ü Fun­da­men­ta­ción de nues­tra polí­ti­ca en el Mar­xis­mo-Leni­nis­mo y en el lega­do de Bolí­var.

ü Fren­te a cri­ti­cas des­con­si­de­ra­das y anti­co­mu­nis­tas rei­vin­di­ca­mos la “enor­me impor­tan­cia que tuvo para la huma­ni­dad la exis­ten­cia del “socia­lis­mo real”[22].

7. El PCV y el lla­ma­do “socia­lis­mo del siglo XXI”.

El pro­ce­so boli­va­riano ha tran­si­ta­do des­de 1999 por suce­si­vas defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas. En pri­mer lugar fue la defi­ni­ción “anti­neo­li­be­ral”, des­pués la pro­pues­ta de la “Ter­ce­ra Vía” ins­pi­ra­da por el labo­ris­mo bri­tá­ni­co de dere­chas del señor Blair, des­pués la fir­me afir­ma­ción boli­va­ria­na, des­pués el “desa­rro­llo endó­geno”. En un momen­to, el escri­tor Heinz Die­te­rich Stef­fan tuvo éxi­to en pro­po­ner la defi­ni­ción nun­ca bien cla­ra del “socia­lis­mo del siglo XXI”. Se tra­ta­ba de algo supues­ta­men­te “nue­vo” y con­tra­pues­to por un lado a la cons­truc­ción socia­lis­ta del siglo XX que pro­si­gue en el XXI en varios paí­ses (Cuba, Chi­na, Corea, Viet­nam y Laos) y al socia­lis­mo cien­tí­fi­co que los peque­ño bur­gue­ses toma­ban como “dog­ma­tis­mo”.

Car­los Marx denun­ció en 1848 varios fal­sos socia­lis­mos como el socia­lis­mo feu­dal, el peque­ño­bur­gués, el ale­mán o “ver­da­de­ro” y el bur­gués o con­ser­va­dor[23]. Varias corrien­tes peque­ño bur­gue­sas se inten­ta­ron apro­piar de este con­cep­to para vaciar de con­te­ni­do al socia­lis­mo ver­da­de­ro. Fren­te a esto, el PCV ha sido cla­ro: nues­tro con­gre­so extra­or­di­na­rio de 2007 acor­dó el desa­rro­llo de la con­cien­cia mar­xis­ta leni­nis­ta. El Secre­ta­rio Gene­ral Oscar Figue­ra afir­mó tajan­te­men­te ante la Asam­blea Nacio­nal el 19 de junio de 2009 que “el úni­co socia­lis­mo que exis­te es el Socia­lis­mo cien­tí­fi­co[24].

En el Taller Ideo­ló­gi­co Nacio­nal ofre­ci­mos una defi­ni­ción com­ple­ta del socia­lis­mo que empe­za­ba de esta mane­ra: “El socia­lis­mo es una for­ma­ción eco­nó­mi­co-social, en la que pre­do­mi­na la pro­pie­dad social sobre los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios[25]

Cele­bra­mos que, al calor de la lucha de cla­ses, el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez Chá­vez y el PSUV se orien­ten con cada vez más deci­sión a favor del socia­lis­mo cien­tí­fi­co. El Con­gre­so extra­or­di­na­rio del PSUV ha defi­ni­do entre sus prin­ci­pios el socia­lis­mo cien­tí­fi­co y el anti­im­pe­ria­lis­mo[26], lo que equi­va­le al entie­rro ofi­cial del “socia­lis­mo del siglo XXI”. Esto corres­pon­de a una madu­ra­ción cre­cien­te de las fuer­zas popu­la­res y obre­ras com­pro­me­ti­das con el pro­ce­so anti­im­pe­ria­lis­ta y a una mar­gi­na­ción cre­cien­te de los gru­pos peque­ño bur­gue­ses y bur­gue­ses que, así lo hemos seña­la­do a comien­zos del 2010, “hoy de algu­na mane­ra ejer­cen la direc­ción del pro­ce­so sin el obje­ti­vo socia­lis­ta”.

8. Sobre la V Inter­na­cio­nal

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la fijó posi­ción sobre el lla­ma­do hecho por el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez a con­for­mar la “V Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta”, expre­san­do que lo que el mun­do pre­ci­sa es unir a los par­ti­dos polí­ti­cos pro­gre­sis­tas, revo­lu­cio­na­rios y de izquier­da, jun­to a los movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les en un amplio fren­te inter­na­cio­nal que arti­cu­le los esfuer­zos y coor­di­ne la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta.

Para los comu­nis­tas vene­zo­la­nos, el avan­ce a ins­tan­cias orgá­ni­cas como fue­ron la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res (AIT) o Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, fun­da­da en Lon­dres en 1864; la Inter­na­cio­nal Social­de­mó­cra­ta o Segun­da Inter­na­cio­nal de 1889 y la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, fun­da­da en 1919 por ini­cia­ti­va de Lenin y el Par­ti­do Comu­nis­ta de Rusia (Bol­che­vi­que), que agru­pa­ba a los Par­ti­dos Comu­nis­tas de los dis­tin­tos paí­ses y cono­ci­da como Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, obe­de­ció a un pro­ce­so de cons­truc­ción polí­ti­ca, de uni­dad ideo­ló­gi­ca y obje­ti­vos comu­nes.

Resal­ta­mos que nues­tra pro­pues­ta hecha en el Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Par­ti­dos de Izquier­da, en 2009, es unir al mayor núme­ro de par­ti­dos polí­ti­cos, pro­gre­sis­tas, de izquier­da y revo­lu­cio­na­rios, jun­to a la gran gama de movi­mien­tos socia­les, sin­di­ca­les, indí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra que están o no por el socia­lis­mo, pero que su accio­nar y obje­ti­vo comu­nes es avan­zar en la lucha con­tra el enemi­go prin­ci­pal de los pue­blos, que es el impe­ria­lis­mo mun­dial, no sólo el esta­dou­ni­den­se[27], expre­só Pedro Eus­se, miem­bro del Buró Polí­ti­co del PCV.

En el mar­co del movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal, don­de el PCV es par­te acti­va, se vie­ne tra­ba­jan­do des­de hace varios años en la cons­truc­ción de espa­cios de arti­cu­la­ción anti­im­pe­ria­lis­ta que unan los esfuer­zos de los par­ti­dos comu­nis­tas y obre­ros en la lucha con­tra un enemi­go común, como los Semi­na­rios Comu­nis­tas Inter­na­cio­na­les que orga­ni­za el Par­ti­do del Tra­ba­jo de Bél­gi­ca des­de 1992, o los Encuen­tros Inter­na­cio­na­les de Par­ti­dos Comu­nis­tas y Obre­ros ini­cia­dos hace más de una déca­da por el Par­ti­do comu­nis­ta de Gre­cia.

Es allí don­de hemos hecho pre­sen­te nues­tra pro­pues­ta de tra­ba­jar por una Amplio Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta de nivel mun­dial, con­ti­nen­tal y nacio­nal que una la lucha de todos quie­nes obje­ti­va­men­te están afec­ta­dos por el domi­nio impe­ria­lis­ta[28].

En sep­tiem­bre 2009, se reu­nie­ron los par­ti­dos comu­nis­tas y obre­ros en Damas­co, cuyo deba­te prin­ci­pal fue unir la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta y recien­te­men­te ocu­rrió lo mis­mo en la India, don­de los par­ti­dos comu­nis­tas y obre­ros tie­nen un deno­mi­na­dor común que es la ideo­lo­gía mar­xis­ta-leni­nis­ta, cuyo espa­cio debe man­te­ner­se y pro­fun­di­zar­se, “… pero el Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta que esta­mos pro­po­nien­do, va más allá, mucho más allá que los par­ti­dos mar­xis­tas” [29].

El PCV sos­tie­ne que “tene­mos con­cien­cia de que la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo no sólo es tarea de los par­ti­dos mar­xis­tas-leni­nis­tas, sino del vas­to movi­mien­to polí­ti­co y social de carác­ter demo­crá­ti­co, popu­lar, pro­gre­sis­ta, y que nece­si­ta tener una mayor fuer­za en la lucha con­tra la domi­na­ción impe­ria­lis­ta” [30].

El PCV pro­po­ne que se cons­ti­tu­ya un gru­po de tra­ba­jo de carác­ter colec­ti­vo de deba­te, de ela­bo­ra­ción con­jun­ta, eva­luan­do las dis­tin­tas pro­pues­tas y cuyo obje­ti­vo sea avan­zar a una ins­tan­cia amplia de coor­di­na­ción en la lucha común de los par­ti­dos polí­ti­cos y movi­mien­tos socia­les que con­cu­rran en su for­ma­ción, ”Esto no pue­de ser par­te de una impo­si­ción don­de repi­ta­mos erro­res ya come­ti­dos como los cen­tros de direc­ción, que per­ju­di­ca­ron la lucha de este tipo de orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les ya men­cio­na­das, así como tam­bién debe asi­mi­lar­se y res­pe­tar­se el desa­rro­llo, madu­ra­ción y auto­no­mía que han adqui­ri­do los par­ti­dos polí­ti­cos a lo lar­go de más de cien años” [31].

Biblio­gra­fía.

Bri­to Figue­roa (Fede­ri­co), Vene­zue­la siglo XX, La Haba­na, 1967.

Quin­te­ro (Rodol­fo), Cla­se obre­ra y Revo­lu­ción, Cara­cas, 1970.

Faría (Jesús), Mi línea no cam­bia. Es has­ta la muer­te. Cara­cas. 2007.

Galle­gos Man­ce­ra (Eduar­do), Las cua­li­da­des del diri­gen­te, Cara­cas, 1988.

Ins­ti­tu­to de estu­dios polí­ti­cos y socia­les Bolí­var Marx, Con­tri­bu­ción al deba­te sobre el socia­lis­mo en Vene­zue­la. Cara­cas. 2008.

Orte­ga Díaz (Pedro), El con­gre­so de Pana­má y la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na.


[1] Lenin, “El impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo”, Obras Esco­gi­das, Tomo I, Pro­gre­so, Mos­cú, 1979, p. 751.

[2] Ídem, p. 756.

[3] Fede­ri­co Bri­to Figue­roa, Vene­zue­la con­tem­po­rá­nea ¿País colo­nial? Cara­cas, 1972, p 35.

[4] Tri­bu­na Popu­lar 23 de noviem­bre, http://​www​.pcv​-vene​zue​la​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​i​d​=​6​0​4​5​&​i​t​e​m​i​d=1

[5] Tesis nume­ro tres apro­ba­da por el XIII Con­gre­so extra­or­di­na­rio en mar­zo de 2007.

[6] Pun­to 103 de la tesis pro­gra­má­ti­ca apro­ba­da por el XII Con­gre­so Nacio­nal del PCV, Cara­cas, 21 al 24 de julio 2006.

[7] Taller Nacio­nal Ideo­ló­gi­co del PCV, Con­tri­bu­ción al deba­te sobre el socia­lis­mo en Vene­zue­la, Ins­ti­tu­to Bolí­var Marx, Cara­cas, 2008, p. 33.

[8] Pun­to 117 de la tesis cita­da en la nota ante­rior.

[9] Tri­bu­na Popu­lar nº 173, febre­ro 2010, reso­lu­cio­nes del 32 Pleno del C.C. rea­li­za­do en enero de 2010.

[10] Taller Nacio­nal Ideo­ló­gi­co del PCV, Con­tri­bu­ción al deba­te sobre el socia­lis­mo en Vene­zue­la, Ins­ti­tu­to Bolí­var Marx, Cara­cas, 2008, p. 33.

[11] El impe­ria­lis­mo…, obra cita­da, p. 687.

[12] V.Afanasiev, Fun­da­men­tos del comu­nis­mo cien­tí­fi­co, Pro­gre­so, Mos­cú, 1977, p. 103.

[13] Pun­to 107 de la tesis cita­da.

[14] Pun­to segun­do de la reso­lu­ción polí­ti­ca del XIII Con­gre­so (extra­or­di­na­rio) rea­li­za­do en 2007.

[15] Ídem.

[16] Tesis 19 apro­ba­da por nues­tro XIII con­gre­so extra­or­di­na­rio de 2007.

[17] Reso­lu­ción polí­ti­ca del XIII con­gre­so extra­or­di­na­rio de 2007

[18] Pun­to 102 de la tesis cita­da.

[19] Infor­me polí­ti­co del 32 Pleno del CC, 16 y 17 de enero 2010.

[20] Sex­ta tesis adop­ta­da por nues­tro XIII Con­gre­so extra­or­di­na­rio rea­li­za­do en 2007.

[21] Decla­ra­ción del 30 Pleno de nues­tro C.C. del 6 y 7 de junio de 2009.

[22] Pun­to 114 de la tesis apro­ba­da por nues­tro XII Con­gre­so de 2006.

[23] Car­los Marx y Fede­ri­co Engels, El Mani­fies­to Comu­nis­ta, Uni­ver­si­dad Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Cara­cas, 2006.

[24] Tri­bu­na Popu­lar nume­ro 151, 17 al 30 de julio 2009, pag.5.

[25] Taller Nacio­nal Ideo­ló­gi­co, p. 9.

[26] Ver nota en http://​www​.psuv​.org​.ve/​?​q​=​n​o​d​e​/​7​758

[27] Tri­bu­na Popu­lar 23 de noviem­bre, http://​www​.pcv​-vene​zue​la​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​i​d​=​6​0​4​5​&​i​t​e​m​i​d=1

[28] Tri­bu­na Popu­lar 23 de noviem­bre, Ídem

[29] Tri­bu­na Popu­lar 23 de noviem­bre, Ídem

[30] Tri­bu­na Popu­lar 23 de noviem­bre, Ídem

[31] Tri­bu­na Popu­lar 23 de noviem­bre, Ídem

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *