¿Por qué Esta­dos Uni­dos nece­si­ta una gue­rra a gran esca­la?- Víc­tor Bur­ba­ki

Por el momen­to nos encon­tra­mos en medio de una tur­bu­len­ta fase del ciclo evo­lu­ti­vo glo­bal que comen­zó en la déca­da de los 80 y se cree que ter­mi­na­rá a media­dos del siglo XXI. En este pro­ce­so Esta­dos Uni­dos cla­ra­men­te per­de­rá su con­di­ción de super­po­ten­cia.

Las esti­ma­cio­nes ofre­ci­das por exper­tos de la Aca­de­mia de Cien­cias de Rusia indi­can que el actual perío­do de gra­ve ines­ta­bi­li­dad debe­ría ter­mi­nar apro­xi­ma­da­men­te en 2017 – 2019 con una cri­sis. La cri­sis no será tan pro­fun­da como las del 2008 – 2009 ó 2011 – 2012 y mar­ca­rá la tran­si­ción hacia una eco­no­mía cons­trui­da sobre la base de nue­vas tec­no­lo­gías. La recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca duran­te el 2016 – 2020 impli­ca­rá serios cam­bios en el equi­li­brio mun­dial de poder y gra­ves con­flic­tos polí­ti­co-mili­ta­res invo­lu­cran­do a los pesos pesa­dos mun­dia­les y a los paí­ses en desa­rro­llo. Los epi­cen­tros de los con­flic­tos esta­rán ubi­ca­do en el Medio Orien­te y en Asia Cen­tral post sovié­ti­ca.

El siglo de domi­na­ción polí­ti­co-mili­tar glo­bal y de supre­ma­cía eco­nó­mi­ca de EEUU pare­ce estar a pun­to de con­cluir. EEUU no pasó la prue­ba de la uni­po­la­ri­dad y, desan­gra­do por los per­ma­nen­tes con­flic­tos en el Medio Orien­te, care­ce en la actua­li­dad de los recur­sos que se requie­ren para rete­ner el lide­raz­go glo­bal.

La mul­ti­po­la­ri­dad impli­ca una dis­tri­bu­ción mucho más jus­ta de la rique­za en todo el mun­do y una pro­fun­da trans­for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les como la ONU, FMI, el Ban­co Mun­dial, etc. En la actua­li­dad, el con­sen­so de Washing­ton pare­ce irre­ver­si­ble­men­te muer­to y la agen­da glo­bal debe estar enca­be­za­da por la tarea de cons­truir una eco­no­mía con nive­les de incer­ti­dum­bre mucho meno­res, unas nor­mas finan­cie­ras más estric­tas y una mayor jus­ti­cia en la dis­tri­bu­ción de los ingre­sos y bene­fi­cios eco­nó­mi­cos.

Los cen­tros del desa­rro­llo eco­nó­mi­co están deri­van­do des­de Occi­den­te –que cuen­ta con la revo­lu­ción indus­trial entre sus prin­ci­pa­les logros— hacia el con­ti­nen­te asiá­ti­co. Chi­na y la India deben pre­pa­rar­se para una carre­ra eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes en este pro­ce­so en el con­tex­to de una mayor com­pe­ten­cia entre las eco­no­mías que emplean el capi­ta­lis­mo de Esta­do y los mode­los tra­di­cio­na­les de demo­cra­cia. Chi­na y la India, los paí­ses más pobla­dos del mun­do, defi­ni­rán el sen­ti­do y el rit­mo del desa­rro­llo en el futu­ro, pero la prin­ci­pal bata­lla por la supre­ma­cía glo­bal se defi­ni­rá entre EEUU y Chi­na estan­do en jue­go la elec­ción del mode­lo post indus­trial y socio-eco­nó­mi­co del siglo XXI.

La pre­gun­ta que sur­ge en este con­tex­to es ¿cómo reac­cio­na­rá Esta­dos Uni­dos fren­te a la tran­si­ción?

Hay que tener en cuen­ta que cual­quier estra­te­gia de EEUU par­te de la pre­mi­sa que la pér­di­da de la supre­ma­cía mun­dial es inacep­ta­ble para el país. El víncu­lo entre el lide­raz­go y la pros­pe­ri­dad del siglo XXI es un axio­ma para las eli­tes de EUU, inde­pen­dien­te­men­te de los deta­lles polí­ti­cos.

Los mode­los mate­má­ti­cos de la diná­mi­ca geo­po­lí­ti­ca glo­bal lle­gan a la con­clu­sión que una vic­to­ria a gran esca­la, en una gue­rra lle­va­da a cabo por medios con­ven­cio­na­les, sería la úni­ca opción para que los EEUU revir­tie­ran el rápi­do colap­so de su sta­tus geo­po­lí­ti­co.

Es un secre­to a voces que, en oca­sio­nes, los méto­dos no mili­ta­res de empu­jar a los riva­les fue­ra del esce­na­rio –como en el caso de la Unión Sovié­ti­ca — tam­bién fun­cio­nan y las tec­no­lo­gías corres­pon­dien­tes están per­ma­nen­te­men­te sien­do per­fec­cio­na­das en Esta­dos Uni­dos. Por otro lado, has­ta aho­ra paí­ses como Chi­na o Irán se demues­tran evi­den­te­men­te inmu­nes a la mani­pu­la­ción exter­na. Si la actual diná­mi­ca geo­po­lí­ti­ca per­sis­te, el cam­bio en el lide­raz­go glo­bal se podría espe­rar para el 2025 y la úni­ca mane­ra que Esta­dos Uni­dos pue­de hacer des­ca­rri­lar el pro­ce­so sería des­atan­do una gue­rra a gran esca­la.

El país que enfren­ta una inmi­nen­te pér­di­da de lide­raz­go no tie­ne otra opción que gol­pear pri­me­ro y eso es lo que Washing­ton ha esta­do hacien­do los últi­mos quin­ce años. La tác­ti­ca espe­cí­fi­ca de EEUU es ele­gir como blan­co no a un país can­di­da­to alter­na­ti­vo para la supre­ma­cía geo­po­lí­ti­ca, sino a paí­ses que pare­cen pro­pi­cios en el momen­to. Al ata­car a Yugos­la­via, Afga­nis­tán e Irak, Esta­dos Uni­dos tra­tó de mane­jar pro­ble­mas regio­na­les rela­ti­va­men­te meno­res o pura­men­te eco­nó­mi­cos, pero una caza mayor cla­ra­men­te reque­ri­ría de un blan­co más sig­ni­fi­ca­ti­vo. Los ana­lis­tas mili­ta­res sos­tie­nen que Irán, Siria y los gru­pos Shiíes, tales como el Hez­bo­lá en Líbano enfren­ta­rían el mayor peli­gro de ser gol­pea­dos en nom­bre de una nue­va redis­tri­bu­ción glo­bal.

Es un hecho que la redis­tri­bu­ción está en mar­cha. La pri­ma­ve­ra ára­be pro­du­ci­da y mane­ja­da por Washing­ton creó las con­di­cio­nes apro­pia­das para unir al mun­do musul­mán den­tro de un úni­co cali­fa­to. El plan de EEUU es que esta nue­va for­ma­ción ayu­da­rá a la men­gua­da super­po­ten­cia a man­te­ner su con­trol sobre los recur­sos ener­gé­ti­cos cla­ve en el mun­do y pro­te­ger sus intere­ses en Asia y Áfri­ca. Sin duda, el reto que hace que EEUU recu­rra a este nue­vo tipo de arre­glo es el cre­cien­te pode­río de Chi­na.

Des­ha­cer­se de Irán y Siria, que inter­fie­ren en el camino de la domi­na­ción glo­bal de EEUU, sería el pró­xi­mo paso natu­ral de Washing­ton. Los inten­tos por derri­bar al régi­men ira­ní por medio de inci­tar los dis­tur­bios civi­les fra­ca­sa­ron estre­pi­to­sa­men­te y los ana­lis­tas mili­ta­res sos­pe­chan que un esce­na­rio inter­ven­cio­nis­ta pare­ci­do a aque­llos imple­men­ta­dos para lidiar con Irak y Afga­nis­tán es lo que even­tual­men­te le espe­ra a Irán. El plan tie­ne serias posi­bi­li­da­des de mate­ria­li­zar­se aun­que hoy en día has­ta el reti­ro de Irak y Afga­nis­tán plan­tea a Esta­dos Uni­dos con­si­de­ra­bles pro­ble­mas.

La imple­men­ta­ción del pro­yec­to Gran Orien­te Medio jun­to con cau­sar un sen­si­ble daño a la posi­ción de Rusia y Chi­na –sería el pre­mio mayor que Esta­dos Uni­dos espe­ra ganar al plan­tear una gue­rra a gran esca­la. Este desig­nio fue amplia­men­te cono­ci­do en Esta­dos Uni­dos lue­go de la publi­ca­ción en el Armed For­ces Jour­nal del famo­so mapa de Peters. La moti­va­ción que aso­ma­ba detrás del arti­fi­cio es la de for­zar a Rusia y Chi­na a salir de la región medi­te­rrá­nea y del Medio Orien­te, cerrar­le el paso a Rusia en el Cáu­ca­so Sur y Asia Cen­tral y des­co­nec­tar a Chi­na de sus más impor­tan­tes pro­vee­do­res ener­gé­ti­cos.

La mate­ria­li­za­ción del plan Gran Orien­te Medio podría arrui­nar las pers­pec­ti­vas rusas de un desa­rro­llo pací­fi­co y esta­ble ya que un Cáu­ca­so Sur con­tro­la­do por Esta­dos Uni­dos sería ines­ta­ble y esta­ría pro­yec­tan­do ondas de cho­que a tra­vés del Cáu­ca­so Nor­te. Dado que, obvia­men­te, la agi­ta­ción sería deto­na­da por las fuer­zas del fun­da­men­ta­lis­mo musul­mán, las regio­nes de mayo­ría musul­ma­na de Rusia serían con segu­ri­dad afec­ta­das.

EEUU es inca­paz de sos­te­ner el Con­sen­so de Washing­ton por más tiem­po con­fian­do en ins­tru­men­tos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Jemin Jibao, de Chi­na, pin­tó el cua­dro con toda cla­ri­dad cuan­do escri­bió que EEUU se con­vir­tió en un pará­si­to glo­bal que impri­me ili­mi­ta­das can­ti­da­des de dóla­res, los expor­ta para pagar sus impor­ta­cio­nes y de ese modo com­prar el lujo­so nivel de vida de los esta­dou­ni­den­ses, median­te el robo al res­to del mun­do. El pri­mer minis­tro ruso [Putin] expre­só una opi­nión simi­lar duran­te su visi­ta a Chi­na el 17 de noviem­bre de 2011.

Por el momen­to Chi­na está pre­sio­na­do fuer­te­men­te para limi­tar la esfe­ra de cir­cu­la­ción del dólar. La por­ción de la divi­sa esta­dou­ni­den­se en las reser­vas de Chi­na está dis­mi­nu­yen­do y en el mes de abril de 2011 el Ban­co Cen­tral de Chi­na anun­ció un plan para salir por com­ple­to del dólar nor­te­ame­ri­cano en las tran­sac­cio­nes inter­na­cio­na­les. Obvia­men­te, el gol­pe a la domi­na­ción del dólar nor­te­ame­ri­cano no que­da­rá sin res­pues­ta. Del mis­mo modo, Irán está tra­tan­do de redu­cir la por­ción de dóla­res en sus tran­sac­cio­nes: una bol­sa petro­le­ra ira­ní abier­ta el mes de julio del 2011 acep­ta sólo euros o la divi­sa ira­ní en sus tran­sac­cio­nes. Irán y Chi­na están nego­cian­do el sumi­nis­tro de pro­duc­tos chi­nos a cam­bio de petró­leo ira­ní que, entre otras cosas, haría posi­ble diri­gir el inter­cam­bio comer­cial elu­dien­do las san­cio­nes impues­tas con­tra Irán. El líder ira­ní sos­tu­vo que el volu­men comer­cial con Chi­na debe­ría alcan­zar la suma de 100.000 millo­nes de dóla­res y que esto deja­ría sin sen­ti­do los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de ais­lar a Irán.

Los esfuer­zos de EEUU por soca­var la esta­bi­li­dad en el Orien­te Medio pue­den en par­te atri­buir­se a reco­no­cer que la recons­truc­ción de las devas­ta­das infra­es­truc­tu­ras de la región nece­si­ta­rán de masi­vas inyec­cio­nes de dóla­res, cosa que pro­du­ci­ría una revi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se. En el 2011 la estra­te­gia de EEUU para pre­ser­var su lide­raz­go mun­dial comen­zó a tra­du­cir­se en polí­ti­cas basa­das en su pode­río [mili­tar] ya que Washing­ton con­si­de­ra impres­cin­di­ble el movi­mien­to de dóla­res, inclu­so su depre­cia­ción, como una de las posi­bles solu­cio­nes al pro­ble­ma de la cri­sis. Una gue­rra a gran esca­la podría en reali­dad ser­vir a este pro­pó­si­to. En con­se­cuen­cia, el gana­dor podría impo­ner sus pro­pias con­di­cio­nes al res­to del mun­do, como se hizo cuan­do se implan­tó el sis­te­ma de Bret­ton Woods el año 1944. Y Washing­ton está dis­pues­to a una gue­rra de este tipo para con­ti­nuar diri­gien­do el mun­do.

¿Pue­de Irán, con el apo­yo nece­sa­rio, poner fin a la expan­sión uni­ver­sal de EEUU? Esta cues­tión se abor­da­rá en otro artícu­lo.

Fon­do de la Cul­tu­ra Estra­té­gi­ca. Tra­du­ci­do para el CEPRID por María Val­dés

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *