No todas las vic­ti­mas son igua­les- J. Maria Pedreño

Efec­ti­va­men­te, tie­ne razón la AVT cuan­do dice que “ve inau­di­to que se com­pa­re a las víc­ti­mas de ETA con los repre­sa­lia­dos del fran­quis­mo”. Y efec­ti­va­men­te es así, pero no por lo que expre­sa la AVT, sino por las siguien­tes razones:

  1. Las per­so­nas falle­ci­das como con­se­cuen­cia de las accio­nes arma­das de una par­te del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción (1), en el mar­co de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria que se ha desa­rro­lla­do en el País Vas­co (2), están reco­no­ci­das jurí­di­ca­men­te como víc­ti­mas y ente­rra­das don­de sus fami­lia­res deci­die­ron. Por el con­tra­rio, los cen­te­na­res de miles de demó­cra­tas de dis­tin­tas ideo­lo­gías ase­si­na­dos por los gol­pis­tas de 17 de julio de 1936, sus cóm­pli­ces y el régi­men de carác­ter fas­cis­ta que implan­ta­ron, no han sido reco­no­ci­dos jurí­di­ca­men­te como víc­ti­mas y los res­tos de una inmen­sa mayo­ría de ellos des­can­san en fosas comu­nes des­per­di­ga­das por des­cam­pa­dos y cunetas.
  2. Los miem­bros de las orga­ni­za­cio­nes arma­das del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción son per­se­gui­dos y juz­ga­dos cuan­do son cap­tu­ra­dos por las fuer­zas poli­cia­les del esta­do espa­ñol; inclu­so, en algu­nas oca­sio­nes, han sido tor­tu­ra­dos (3). Como con­tra­pun­to, los gol­pis­tas de 18 de julio de 1936 (miem­bros per­ju­ros del ejér­ci­to y de las fuer­zas coer­ci­ti­vas del esta­do, ecle­siás­ti­cos, ban­que­ros, gran­des capi­ta­lis­tas y terra­te­nien­tes, polí­ti­cos de dere­chas, mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas y sus cóm­pli­ces tan­to inter­nos y exter­nos) no sola­men­te no han sido per­se­gui­dos por la jus­ti­cia, sino que ade­más tuvie­ron tiem­po, duran­te la dic­ta­du­ra y la lla­ma­da tran­si­ción, de des­truir todas las prue­bas que pudie­ron de los crí­me­nes que come­tie­ron, sin que se hayan pedi­do res­pon­sa­bi­li­da­des en este sen­ti­do. No sólo eso, a los auto­res del exter­mi­nio de cen­te­na­res de miles de demó­cra­tas des­de 17 de julio de 1936 se les sigue home­na­jean­do con monu­men­tos, esta­tuas, calles y distinciones.
  3. Al movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción, tan­to a las orga­ni­za­cio­nes arma­das, como a las que han defen­di­do la inde­pen­den­cia de Eus­kalHe­rria por vías pací­fi­cas, se le exi­ge que pida per­dón; sin embar­go, no se ha exi­gi­do nun­ca a nin­gún gol­pis­ta del 17 de julio de 1936, diri­gen­te del régi­men fran­quis­ta, ni miem­bros de las fuer­zas coer­ci­ti­vas del esta­do fran­quis­ta, inclui­dos los miem­bros de la temi­ble Bri­ga­da Polí­ti­co-Social, que pida per­dón a las víc­ti­mas del fran­quis­mo y sus familiares.
  4. El actual jefe del esta­do siem­pre tie­ne en sus dis­cur­sos pala­bras de soli­da­ri­dad y agra­de­ci­mien­to para con las per­so­nas falle­ci­das, lesio­na­das o rete­ni­das como con­se­cuen­cia de las accio­nes de los gru­pos arma­dos del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción; sin embar­go, nun­ca ha men­cio­na­do a las víc­ti­mas del fran­quis­mo y no tole­ra que se hable mal de Fran­co ante su presencia.
  5. Las per­so­nas afec­ta­das por las accio­nes de los gru­pos arma­dos del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción reci­ben, según la gra­ve­dad, cuan­tio­sas indem­ni­za­cio­nes por par­te del esta­do (4); las víc­ti­mas del fran­quis­mo, en muy pocos casos y en can­ti­da­des irri­so­rias (5); tenien­do en cuen­ta que, ade­más, la repre­sión eco­nó­mi­ca siem­pre fue de la mano de la repre­sión físi­ca, es inau­di­to que no se hayan dado indem­ni­za­cio­nes, ni se hayan devuel­to bie­nes incau­ta­dos y ni se hayan anu­la­do las mul­tas impues­tas como con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de las leyes repre­si­vas del esta­do franquista.
  6. La mayor par­te de las per­so­nas cali­fi­ca­das como víc­ti­mas del terro­ris­mo ante­rio­res a 1977 no debe­rían ser cali­fi­ca­das como tales por un esta­do demo­crá­ti­co ya que, en la mayo­ría de las oca­sio­nes, murie­ron como con­se­cuen­cia de accio­nes de gru­pos arma­dos de resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra de carác­ter fas­cis­ta del gene­ral Fran­co, cuyo régi­men fue con­de­na­do por Nacio­nes Uni­das en nume­ro­sas oca­sio­nes, sien­do igua­la­do en sus reso­lu­cio­nes ala Ita­lia­fas­cis­ta yla Ale­ma­nia hitle­ria­na. Es más, es un autén­ti­co ejer­ci­cio de doble moral tan per­ver­so, por ejem­plo, como cali­fi­car de terro­ris­mo a la resis­ten­cia arma­da euro­pea que com­ba­tió el nazi-fas­cis­mo. Hay que recor­dar que el dere­cho a luchar con­tra la tira­nía está reco­gi­do en el dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio. Por tan­to, no todas las per­so­nas afec­ta­das por las accio­nes de los gru­pos arma­dos del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción “son cul­pa de una ban­da de terro­ris­tas”, tal como expre­sa la AVT; sin embar­go, las víc­ti­mas del fran­quis­mos que son cul­pa de una ban­da de cri­mi­na­les que sem­bra­ron el terror des­de el 17 de julio de 1936 has­ta des­pués, inclu­so, de la muer­te del dic­ta­dor. Cali­fi­car de terro­ris­tas a los que, en un ejer­ci­cio de resis­ten­cia a la tira­nía, mata­ron a indi­vi­duos como Carre­ro Blan­co o al miem­bro dela Bri­ga­da Polí­ti­co-Social Meli­tón Man­za­nas, es tan hipó­cri­ta como cali­fi­car de terro­ris­ta, por ejem­plo, al coro­nel Von Stauf­fen­berg por haber inten­ta­do matar a Hitler.
  7. El hecho de no con­de­nar, negar o defen­der las accio­nes arma­das del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción está per­se­gui­do por la legis­la­ción. El no hacer lo mis­mo con los crí­me­nes del fran­quis­mo, no sólo no está per­se­gui­do, sino que ade­más el régi­men de carác­ter fas­cis­ta del gene­ral Fran­co y sus actos jurí­di­cos repre­si­vos son con­si­de­ra­dos lega­les por la actual democracia.
  8. Las accio­nes arma­das del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción son inves­ti­ga­das y per­se­gui­das por los dis­tin­tos pode­res del esta­do. En el caso del fran­quis­mo son los fami­lia­res y las aso­cia­cio­nes los que, con la opo­si­ción, en muchas oca­sio­nes, de los dis­tin­tos pode­res del esta­do, tie­nen que inves­ti­gar sobre el para­de­ro de las víc­ti­mas, debien­do desa­rro­llar un gran esfuer­zo en la acti­vi­dad de divul­ga­ción para con­se­guir sen­si­bi­li­zar a la opi­nión públi­ca y los dis­tin­tos pode­res del estado
  9. Las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del terro­ris­mo reci­ben todos los años, gobier­ne quien gobier­ne, cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes tan­to por par­te del gobierno cen­tral como de los auto­nó­mi­cos, no sólo para sus acti­vi­da­des, sino tam­bién para man­te­ni­mien­to de sus infra­es­truc­tu­ras. Las sub­ven­cio­nes reci­bi­das duran­te estos últi­mos años por las orga­ni­za­cio­nes memo­ria­lis­tas han ser­vi­do para que los fami­lia­res y las aso­cia­cio­nes rea­li­za­sen una míni­ma par­te del tra­ba­jo que debe­ría rea­li­zar el esta­do y no han reci­bi­do dine­ro para su man­te­ni­mien­to. En este sen­ti­do, que­re­mos decir que no que­re­mos sub­ven­cio­nes, sino que el esta­do se res­pon­sa­bi­li­ce de sus obli­ga­cio­nes y cum­pla con la legislación.

En resu­men, las per­so­nas afec­ta­das por las accio­nes de los gru­pos arma­dos del movi­mien­to vas­co de libe­ra­ción, han obte­ni­do ver­dad (el esta­do ha inves­ti­ga­do), jus­ti­cia (el esta­do ha juz­ga­do) y repa­ra­ción (el esta­do ha repa­ra­do tan­to mate­rial, como moral­men­te). Las víc­ti­mas del fran­quis­mo no han obte­ni­do ver­dad (el esta­do no inves­ti­ga), ni jus­ti­cia (el esta­do no juz­ga) y una pau­pé­rri­ma repa­ra­ción mate­rial y sólo en algu­nos casos. Por eso, hemos de dar la razón ala AVT: ni son com­pa­ra­bles los actos, ni son com­pa­ra­bles las víc­ti­mas. Lo que real­men­te es inau­di­to es que se diga que en Espa­ña hay una demo­cra­cia, cuan­do cen­te­na­res de miles de demó­cra­tas están ente­rra­dos en fosas comu­nes y los que par­ti­ci­pa­ron en gobier­nos de un régi­men cri­mi­nal sean ala­ba­dos como “padres de la demo­cra­cia” por­que supie­ron “cam­biar de cha­que­ta” cuan­do el dic­ta­dor murió.

(1) Tal como lo lla­mó el expre­si­den­te del gobierno José María Aznar el 4 de noviem­bre de 1998

(2) En pala­bras de Manuel fra­ga Iri­bar­ne el 23 de mayo de 1979 en las Cortes

(3) Cons­ta en diver­sos infor­mes de Amnis­tía Inter­na­cio­nal. Leer en espe­cial el infor­me ¡Actua ya! Tor­tu­ra, nun­ca más

(4) Ver legis­la­ción al res­pec­to en la pági­na web: http://www.mir.es/ayudas-38/a‑victimas-de-actos-terroristas-356/normativa-basica-reguladora-357?locale=es

(5) Ver legis­la­ción al res­pec­to en la pági­na web: http://​www​.cla​ses​pa​si​vas​.sgpg​.pap​.meh​.es/​s​i​t​i​o​s​/​c​l​a​s​e​s​p​a​s​i​v​a​s​/​e​s​-​E​S​/​N​o​r​m​a​t​i​v​a​/​P​a​g​i​n​a​s​/​N​o​r​m​a​t​i​v​a​P​e​n​s​i​o​n​e​s​e​s​p​e​c​i​a​l​e​s​G​u​e​r​r​a​.​a​spx

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *