Recla­man en Donos­tia la para­li­za­ción de las gran­des infra­es­truc­tu­ras

Gara

A pesar del mal tiem­po, los par­ti­ci­pan­tes han reco­rri­do las calles de la capi­tal gui­puz­coa­na corea­do lemas en con­tra pro­yec­tos como el TAV o el puer­to exte­rior de Pasaia.

A la fina­li­za­ción de la mar­cha, que ha par­ti­do del Bou­le­vard, los con­vo­can­tes han recor­da­do que Gipuz­koa es un terri­to­rio peque­ño, pero «en los últi­mos años debi­do al cre­ci­mien­to y a la ola de la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca se han lle­va­do ade­lan­te muchos pro­yec­tos en nom­bre del pro­gre­so, muchos de ellos irre­ver­si­bles».

Tras rei­vin­di­car la para­li­za­ción de pro­yec­tos como el TAV, la inci­ne­ra­do­ra de Zubie­ta, el Super­puer­to de Jaiz­ki­bel, la amplia­ción del aero­puer­to de Hon­da­rri­bia o la macro cár­cel de Zubie­ta, han mos­tra­do su recha­zo al actual mode­lo de desa­rro­llo.

«No son meras infra­es­truc­tu­ras, ni pro­yec­tos que afec­ten a un lugar físi­co con­cre­to, no. Y no las que­re­mos parar sola­men­te por su seve­ro impac­to eco­ló­gi­co, aun­que en muchos casos sea una razón más que sufi­cien­te. Las per­so­nas que hoy nos hemos mani­fes­ta­do que­re­mos cues­tio­nar el mode­lo de desa­rro­llo que nos quie­ren impo­ner; ade­más pedi­mos que se reali­ce un deba­te social que nun­ca has­ta aho­ra se ha dado para abrir un perío­do de refle­xión y ter­mi­nar con la fal­ta de trans­pa­ren­cia y con la polí­ti­ca nega­do­ra de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na», han indi­ca­do.

En este sen­ti­do, han abo­ga­do por un mode­lo cuyo eje prin­ci­pal sea el «bien­es­tar social» y han remar­ca­do que «de nin­gu­na mane­ra que­re­mos un mode­lo que res­pon­da a intere­ses empre­sa­ria­les y que se base en empo­bre­cer a una par­te impor­tan­te de la socie­dad para bene­fi­cio de unos pocos».

«El has­ta aho­ra mode­lo anti­so­cial domi­nan­te des­pil­fa­rra los recur­sos impres­cin­di­bles para res­pon­der a nece­si­da­des socia­les tan bási­cas como el dere­cho a la sani­dad, la cul­tu­ra, la edu­ca­ción y el bien­es­tar social», han denun­cia­do.

«Pro­yec­tos des­truc­to­res»

Asi­mis­mo, tras lamen­tar que algu­nos repre­sen­tan­tes polí­ti­cos quie­ren neu­tra­li­zar y blo­quear en las ins­ti­tu­cio­nes las deman­das socia­les, man­te­nien­do la pre­sión a favor de pro­yec­tos des­truc­to­res, han indi­ca­do que es nece­sa­rio abrir el camino del deba­te social y de la refle­xión públi­ca, «aban­do­nan­do las pos­tu­ras obs­ta­cu­li­za­do­ras».

«Sin embar­go, todas las res­pues­tas no están en las ins­ti­tu­cio­nes. Para con­se­guir éxi­to es impres­cin­di­ble agi­tar la con­cien­cia de la pobla­ción. La cla­ve está en la trans­for­ma­ción de la con­cien­cia colec­ti­va y en la ini­cia­ti­va popu­lar. Por tan­to, tene­mos que seguir tra­ba­jan­do y man­te­nien­do la lucha para para­li­zar todas las gran­des infra­es­truc­tu­ras y pro­yec­tos des­truc­to­res», han con­clui­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *