Tra­ba­jo, cri­sis y libe­ra­ción de la pro­pie­dad- Jon Kere­je­ta

“¿En que con­sis­te, pues, la ena­je­na­ción del tra­ba­jo? Ante todo, en que el tra­ba­jo es algo exte­rior al tra­ba­ja­dor, es decir, algo que no for­ma par­te de su esen­cia; en que el tra­ba­ja­dor, por tan­to, no se afir­ma en su tra­ba­jo, sino que se nie­ga en él, no se sien­te feliz, sino des­gra­cia­do, no desa­rro­lla al tra­ba­jar sus libres ener­gías físi­cas y espi­ri­tua­les, sino que, por el con­tra­rio, mor­ti­fi­ca su cuer­po y arrui­na su espí­ri­tu.”

K.Marx

Eran muy pocos de los de a pié , que has­ta el 2009 sen­tían una míni­ma preo­cu­pa­ción por aque­lla cri­sis , ini­cia­da a fina­les de los seten­ta , que ya nos hizo sen­tir el trau­ma del des­ca­la­bro de la side­rur­gia, los bie­nes de equi­po y la indus­tria naval. Nos fui­mos acos­tum­bran­do a las suce­si­vas cri­sis , del petró­leo, finan­cie­ras que en aque­lla Euro­pa del bien­es­tar naci­da a media­dos de los cua­ren­ta ( aquí sabía­mos de oido); for­ma­ba par­te del chis­me perio­dís­ti­co, de las pági­nas naran­ja. Eran cri­sis de ciclo cor­to , pare­cía, que el omni­po­ten­te sis­te­ma siem­pre podría dige­rir.

Vivía­mos en el mejor de los mun­dos posi­bles, en el menos malo de los sis­te­mas. Podría impor­tar­le a la “gran ciu­da­da­nía” que más de 23 de la rique­za pro­du­ci­da en sus ocho o más horas dia­rias que­da­sen en manos aje­nas? Que fue­sen uti­li­za­das en cons­truir un mun­do total­men­te ajeno al cono­ci­mien­to, a las posi­bles ideas pro­pias, inclu­so a la gran ciu­da­da­nía o con­tra una par­te con­si­de­ra­ble de ella. ¿A quien podría preo­cu­par­le todo un mode­lo de pro­duc­ción , por supues­to que con dife­ren­cias de infor­ma­ción , par­ti­ci­pa­ción y sus con­se­cuen­cias? La des­truc­ción irre­ver­si­ble de pai­sa­jes, pue­blos y mun­dos mara­vi­llo­sos y reales, que nues­tros hijos nun­ca cono­ce­rán; eran preo­cu­pa­cio­nes de cua­tro hip­pis y mon­jas cha­la­das que no sabían dis­fru­tar las mara­vi­llas del pro­gre­so, con sus nue­vos y exci­tan­tes mun­dos vir­tua­les. Y fue­ra de esas horas, en que sumi­sa­men­te debía­mos inver­tir esa par­te de nues­tra vida, con los medios faci­li­ta­dos por la empre­sa, sin saber para que fines, y con­ver­ti­dos en “el otro”; podría­mos sen­tir­nos “libres para tener”, lo que nues­tros padres no habían podi­do, com­prar, via­jar y.…

Y nos des­per­ta­mos un día en que subi­dos al arbol “que no era” nos cogió el toro que “si era”. Cuan­do com­pren­di­mos que tras aque­llas “HERES pun­tua­les” de los otros, lle­ga­ron los des­pi­dos, nada pasa­je­ros y pro­gre­si­va­men­te nume­ro­sos. Esta­lló la bur­bu­ja finan­cie­ra y la onda expan­si­va se pro­pa­gó. El mun­do vir­tual de aque­lla ban­ca que lle­gó a pres­tar has­ta 50 veces sus habe­res, había dife­ri­do las con­se­cuen­cias de un mode­lo que pro­du­cía, cre­cía y des­tro­za­ba, más de lo admi­si­ble y repar­tía en cré­di­tos fáci­les , que nun­ca recu­pe­ra­ría para que la ciu­da­da­nía pudie­se con­su­mir has­ta lo no ima­gi­na­ble. Com­pren­di­mos que nues­tra “idea de liber­tad” no era la liber­tad.

En la Gran depre­sión del 29 se puso en pie un poten­tí­si­mo movi­mien­to obre­ro que en torno a par­ti­dos fuer­te­men­te revo­lu­cio­na­rios lle­va­ron la ini­cia­ti­va, que con­clu­yó con el fin de la 2ª Gue­rra. Lue­go Yal­ta , Hiroshi­ma- Post­dam; y en Euro­pa, a un lado, el “esta­do del bien­es­tar” (aho­ra en derri­bo) y al otro, el “Socia­lis­mo real­men­te inexis­ten­te” que se hun­dió con el peso de su mons­truo­so esta­do .

En la actual Depre­sión, cuyo fon­do está por ver, se ha pro­du­ci­do:

1‑en un momen­to his­tó­ri­co en que la masa de capi­tal acu­mu­la­do en el mun­do ha lle­ga­do a cifrar­se en mag­ni­tu­des de valor has­ta hace bien poco inima­gi­na­bles, pro­ce­so al cual han con­tri­bui­do sen­si­ble­men­te los asa­la­ria­dos del anti­guo “blo­que” de paí­ses “socia­lis­tas” recon­ver­ti­dos al capi­ta­lis­mo.

2‑el Capi­tal glo­ba­li­za­do y bien aprehen­di­do, ha ini­cia­do la mayor embes­ti­da que la cla­se obre­ra haya cono­ci­do, des­man­te­lan­do por ade­lan­ta­do el esta­do del bien­es­tar o sus pri­me­ros pila­res allá don­de ‑como aquí- no se había logra­do levan­tar, sin men­cio­nar, más aba­jo, los paí­ses depen­dien­tes de la peri­fe­ria. Y “apa­ren­te­men­te” no pare­ce nece­si­tar de sus ban­das fas­cis­tas en la metró­po­li del pri­mer mun­do.

3- De momen­to el FMI y el BM cuya tris­te medi­ci­na ha lle­va­do has­ta la ago­nía a paí­ses ante­rior­men­te endeu­da­dos en Amé­ri­ca, S.E. asiá­ti­co y Afri­ca; han inver­ti­do la escan­da­lo­sa situa­ción finan­cie­ra mun­dial pre­ten­dien­do cubrir su “insu­fi­cien­te acu­mu­la­ción de plus­va­lía”, con el bru­tal recor­te de todas las masas sala­ria­les (direc­tas y dife­ri­das) de todo el mun­do (blan­co, negro, ama­ri­llo, con buzo, con cor­ba­ta…) Y con la apre­cia­ble ayu­da de los esta­dos, ins­ti­tu­cio­nes y par­ti­dos que se dicen de izquier­das.

4‑La vie­ja izquier­da, polí­ti­ca y social, ya no lo es. Y tene­mos que parar­les los pies (lue­go).

CUANTIFICACIÓN DEL TRABAJO EN TIEMPO DE CRISIS

Y como “nada es en la men­te que no sea a tra­vés de los sen­ti­dos” (Aris­tó­te­les), nos pre­gun­ta­mos si no ten­dre­mos que sen­tir las terri­bles con­se­cuen­cias, las que se vivie­ron en el Este de Euro­pa tras la caí­da del muro y deci­dir en con­se­cuen­cia.

La inme­dia­ta con­se­cuen­cia de una cri­sis con la rup­tu­ra de situa­cio­nes socia­les, con­si­de­ra­das nor­ma­les, es la toma de tie­rra que se vuel­ve total en el fon­do de la Depre­sión (míni­mo del ciclo), cuan­do has­ta los “pobres con cor­ba­ta” empie­cen a com­pren­der que exis­ten las cla­ses, y exis­te esa “línea infran­quea­ble” entre quie­nes explo­tan con sus cipa­yos y el pue­blo tra­ba­ja­dor que pade­ce las con­se­cuen­cias. Es ahí don­de tie­ne sen­ti­do el dile­ma “Socia­lis­mo o bar­ba­rie” de Rosa Luxem­bur­go.

Un esce­na­rio de cri­sis empie­za a sen­tir­se moral, físi­ca y social­men­te. Los datos apor­ta­dos en recien­te tra­ba­jo por la Dra. Ange­les Maes­tro visua­li­zan las pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias sani­ta­rias de la actual cri­sis (com­pro­ba­ción cuan­ti­ta­ti­va de paro, enfer­me­dad, muer­tes pre­ma­tu­ras…) en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a par­tir del estu­dio his­tó­ri­co-médi­co de ante­rio­res cri­sis. Las cri­sis del capi­ta­lis­mo y el incre­men­to de las tasas de des­em­pleo se corres­pon­den con gran pér­di­da en cali­dad de vida del tra­ba­ja­dor y fuer­tes aumen­tos de tasas de mor­ta­li­dad.

La Depre­sión del 29 con­lle­vó la caí­da del PNB en USA del 40% y la del con­su­mo en un 30%. La Tasa de Mor­ta­li­dad por sui­ci­dio se incre­men­to en un 40%

La des­apa­ri­ción de la URSS y la con­se­cuen­te pri­va­ti­za­ción masi­va de empre­sas y ser­vi­cios públi­cos entre 1991 y 1994, supu­so una caí­da sin pre­ce­den­tes de con­quis­tas socia­les. De la noche a la maña­na des­apa­re­cie­ron millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. Caye­ron las redes de pro­tec­ción social. Se pro­du­jo el colap­so de los ser­vi­cios públi­cos. Entre 1990 y el 2000 cae el PIB (de 2.500 a 1900$), a la vez que la Tasa de Mor­ta­li­dad cre­ce en un 20% (los sui­ci­dios habían cre­ci­do un 40%). Los mayo­res aumen­tos de la mor­ta­li­dad se pro­du­je­ron en los gru­pos de pobla­ción de edad labo­ral (15 – 60años) y el más ele­va­do, en el gru­po de 25 a 39 años. Este aumen­to de mor­ta­li­dad se cuan­ti­fi­ca en 3 millo­nes de personas/​año. (del Infor­me Stuc­kler en 25 paí­ses de la anti­gua URSS)

Muy al con­tra­rio, en caí­da simi­lar del PIB, en Fin­lan­dia y Cuba, man­te­nien­do el sis­te­ma de pro­tec­ción social, no alte­ra­ron sen­si­ble­men­te su tasa de mor­ta­li­dad.

Jun­to al infor­me Stuc­kler, exis­ten nume­ro­sos aná­li­sis cuan­ti­ta­ti­vos que nos dicen del com­po­nen­te de cla­se en la cali­dad de vida, muy espe­cial­men­te en épo­cas de cri­sis, des­de aquel cono­ci­do tra­ba­jo de Engels sobre “La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra” o las cono­ci­das des­crip­cio­nes de nove­la rea­lis­ta de Gide, Zola…

Los pro­gra­mas del FMI, en suda­mé­ri­ca, sudes­te asiá­ti­co y Afri­ca, han supues­to un incre­men­to medio de la Tasa de Mor­ta­li­dad por Tubercu­losis del 4,1% por año. Cada 1% de incre­men­to en los prés­ta­mos del FMI han con­du­ci­do al aumen­to del 0,9% . Los pro­gra­mas del FMI han indu­ci­do el cre­ci­mien­to en 13 de la tasa de Mor­ta­li­dad por Tubercu­losis. Y podría­mos con­ti­nuar….

Has­ta aquí las con­se­cuen­cias del robo de la gran par­te de rique­za (plus­va­lía) pro­du­ci­da con el tra­ba­jo (tiem­pos y rit­mos), con el tiem­po de vida del tra­ba­ja­dor y en la pro­duc­ción de un pro­duc­to ajeno, en pro­yec­to y con­se­cuen­cias, para el tra­ba­ja­dor, suje­to pasi­vo y pocas veces cons­cien­te de su des­hu­ma­ni­za­ción en el actual mode­lo.

LA IDENTIDAD (RAZÓN DE VIDA ) Y EL TRABAJO

¿Qué pue­de supo­ner la recien­te cri­sis en la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra?

Habrá que empe­zar pre­gun­tan­do qué supo­ne el actual mode­lo de pro­duc­ción en la vida de un tra­ba­ja­dor, ese ser humano que tie­ne que ven­der una gran par­te de su vida para seguir vivien­do. ¿Vivien­do? ¿Cómo? ¿Para qué?

Es aquí don­de se topa con el foco del cán­cer del tra­ba­jo en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. El tra­ba­jo ena­je­na­do des­tru­ye la iden­ti­dad huma­na: el tra­ba­ja­dor es apar­ta­do de su crea­ti­vi­dad, del medio de pro­duc­ción y sepa­ra­do del resul­ta­do de su tra­ba­jo, con el trá­gi­co resul­ta­do de estar cons­tru­yen­do y repro­du­cien­do un mun­do que le con­vier­te en obje­to pasi­vo.

Duran­te su estan­cia en París, Karl Marx (1818−1883) se dedi­có al estu­dio sis­te­má­ti­co de la eco­no­mía polí­ti­ca, toman­do nota de lar­gos pasa­jes de los libros que ana­li­za­ba y hacien­do obser­va­cio­nes, en cier­tos casos muy desa­rro­lla­das. Como fru­to de estos estu­dios y tras publi­car en los Ana­les Fran­co-Ale­ma­nes la “Intro­duc­ción a la Crí­ti­ca de la filo­so­fía del dere­cho de Hegel”, redac­tó entre mar­zo y agos­to de 1844 tres manus­cri­tos que cons­ti­tu­yen el borra­dor incon­clu­so de una obra que jamás lle­gó él a publi­car. Cono­ce­mos que se publi­có ínte­gra­men­te, por pri­me­ra vez, en 1932, como Manus­cri­tos eco­nó­mi­cos-filo­só­fi­cos de 1844.

Los Manus­cri­tos supo­nen el ini­cio de una acti­tud cien­tí­fi­ca nue­va que inter­re­la­cio­na filo­so­fía, eco­no­mía y socio­lo­gía del aná­li­sis teó­ri­co, con la reali­dad mate­rial de la huma­ni­dad. Son el resul­ta­do de un pro­ce­so dia­léc­ti­co entre teo­ría y prác­ti­ca, superan­do la inca­pa­ci­dad de las cien­cias aca­dé­mi­cas ( eco­no­mía, socio­lo­gía, filo­so­fía…) para asu­mir la reali­dad huma­na y la rea­li­za­ción de su iden­ti­dad. Marx des­ta­pa la con­tra­dic­ción de una reali­dad eco­nó­mi­ca que des­tru­ye la iden­ti­dad huma­na some­tién­do­la a la supre­ma­cía de las cosas, cuan­do la crea­ción de rique­za (pro­ce­so de pro­duc­ción) supo­ne el empo­bre­ci­mien­to inte­gral del tra­ba­ja­dor. Es la inver­sión entre el suje­to y el obje­to.

Pero el tra­ba­jo en el capi­ta­lis­mo está com­ple­ta­men­te ena­je­na­do. Le per­te­ne­ce a otro. Este tra­ba­jo humano gene­ra un pro­duc­to que se vuel­ve en con­tra del tra­ba­ja­dor, se inde­pen­di­za y se le vuel­ve hos­til. “La acti­vi­dad vital cons­cien­te dis­tin­gue al hom­bre direc­ta­men­te de la acti­vi­dad vital de los animales…El tra­ba­jo ena­je­na­do invier­te la rela­ción, hacien­do que el hom­bre, pre­ci­sa­men­te por­que es un ser cons­cien­te, con­vier­ta su acti­vi­dad vital, su IDENTIDAD, sim­ple­men­te en un medio para su EXISTENCIA”.

Es a par­tir de este ini­cio, creo que tras­cen­den­tal, don­de se insi­núa la uto­pía de una nue­va huma­ni­dad, pre­sen­te en la arqui­tec­tu­ra del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, fun­da­men­to de la for­ma­ción social que no con­di­cio­ne la recon­ci­lia­ción de muje­res, hom­bres, de pue­blos…, del géne­ro humano con su iden­ti­dad. Y en ese mun­do en que cada cual apor­te según sus posi­bi­li­da­des y reci­ba según sus nece­si­da­des, el tra­ba­jo sería un medio de rea­li­za­ción de la pro­pia iden­ti­dad, recon­ci­lian­do a su vez la huma­ni­dad con la natu­ra­le­za. (2011−02−25)

jon kere­je­ta (inge­nie­ro e his­to­ria­dor)

NOTAS (peque­ño dic­cio­na­rio):

Rique­za- La rique­za es tra­ba­jo acu­mu­la­do. Solo el tra­ba­jo crea rique­za . La rique­za se ha acu­mu­la­do gene­ra­cio­nal­men­te al mar­gen de los pro­pios tra­ba­ja­do­res. La rique­za se ori­gi­na en el pro­ce­so de pro­duc­ción, pro­ce­so en que la mer­can­cía es la fuer­za de tra­ba­jo del tra­ba­ja­dor, una par­te de su iden­ti­dad y tiem­po de vida

Plus­va­lía: Es el exce­den­te de tra­ba­jo apro­pia­do por el capi­tal que no revier­te en sala­rio

Sala­rio: Par­te (míni­ma) del pro­pio tra­ba­jo que per­ci­be el tra­ba­ja­dor

Explo­ta­ción (PLUSVALIA)- Exce­den­te de tra­ba­jo apro­pia­do por el capi­tal que no revier­te en sala­rio.

TASA de PLUSVALÍA (EXPLOTACIÓN) (Pv = P/​V)- Es la rela­ción entre la plus­va­lía gene­ra­da por el tra­ba­ja­dor y su sala­rio. De otra mane­ra, la rela­ción entre lo que pro­du­ce para el patrón y lo que pro­du­ce para su sala­rio.

Com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal ( C /​V ): Es la medi­da de con­cen­tra­ción de capi­tal que supo­ne la rela­ción entre el desa­rro­llo de la empre­sa (capi­tal cons­tan­te) y la masa sala­rial (capi­tal varia­ble).

Tasa de ganan­cia- Medi­da del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta . Se mide por la rela­ción entre la plus­va­lía (ganan­cia) total y la inver­sión total.

G = PLUSVALIA /​INVERSIÓN = P /​(C+V) = (P/​V) /​( C/​V +1)

= tasa plus­va­lía /​( comp.org.cap. + 1 )

La cri­sis se pro­du­ce en el colap­so de la sobre­pro­duc­ción (no se pro­du­ce en fun­ción de la nece­si­dad), cuan­do la tasa de plus­va­lía decre­ce brus­ca­men­te (por défi­cit de deman­da) con res­pec­to a la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal ( cre­ce en la medi­da del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co). A par­tir de esta situa­ción se pro­du­cen los pri­me­ros efec­tos visi­bles con la cai­da del PIB y la per­di­da de empleo

Modo de pro­duc­ción: con­cep­to teó­ri­co que expre­sa la fase social corres­pon­dien­te a las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes de pro­duc­ción

For­ma­ción social: expre­sa la rela­ción real en “tiem­po y espa­cio” de modo de pro­duc­ción y las rela­cio­nes socia­les

Iden­ti­dad: (mis­mi­dad, se es, razón de la exis­ten­cia) = línea dia­léc­ti­ca, pro­yec­to que uni­fi­ca, en tiem­po y espa­cio, lo que ha sido con lo que se quie­re ser, fun­da­men­tan­do la pro­pia exis­ten­cia. Sin iden­ti­dad ¿Qué es la exis­ten­cia?

Pro­pie­dad: (se tie­ne) – se opo­ne a la iden­ti­dad

Esen­cia: (ente de razón) = Aque­llo por lo que un ser es lo que es

Ciu­da­da­nia: ente social abs­trac­to sin iden­ti­dad sub­je­ti­va­da

Pue­blo Tra­ba­ja­dor: colec­ti­vo de cla­se obre­ra y mar­gi­na­dos con con­cien­cia de iden­ti­dad nacio­nal y de cla­se

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *