Ape­lo a la cor­du­ra- Jesús Valen­cia

A la Espa­ña colo­nia­lis­ta se le sigue indi­ges­tan­do el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Cuan­do alguno de los pue­blos por ella some­ti­dos se lo recla­ma, reac­cio­na con des­tem­plan­za. Inter­pre­ta el reque­ri­mien­to como decla­ra­ción de gue­rra y, en vez de recu­rrir a los nego­cia­do­res, deja el asun­to en manos de los gene­ra­les. Estos ‑muy en su línea- tra­tan de resol­ver el con­ten­cio­so a caño­na­zos y esto­ca­das.

Pero los mili­ta­res no mar­chan solos; bien pudie­ra decir­se que casi todo el país (que me per­do­nen quie­nes via­ja­ron a Bil­bo el 7 de enero) les acom­pa­ñan. La Espa­ña arro­gan­te a la que me refie­ro no ape­la a la sen­sa­tez, sino a la his­te­ria; en vez de apli­car la peda­go­gía polí­ti­ca, recu­rre a exal­ta­ción patrio­te­ra; más que apor­tar razo­nes avi­va emo­cio­nes; no se pre­pa­ra para tejer las nue­vas e inevi­ta­bles rela­cio­nes, sino para recha­zar­las. Mala estra­te­gia. Un país fana­ti­za­do via­jó con Wey­ler a Cuba, con Fer­nán­dez Sil­ves­tre a Marrue­cos y con Galin­do a Intxau­rron­do. Pre­dis­pues­to a rega­lar impu­ni­dad, dio por bue­nas las bar­ba­ri­da­des que se come­tían en su nom­bre. Aplau­dió los cam­pos de con­cen­tra­ción en Cuba, las bom­bas de fós­fo­ro en el Rif y la cal viva en Eus­kal Herria. Había que apo­yar cual­quier inmo­ra­li­dad que per­mi­tie­ra aca­bar con los rufia­nes. Es el esque­ma sim­ple y fal­so que sigue ali­men­tan­do la cerra­zón.

La reali­dad no se ha ajus­ta­do a los este­reo­ti­pos. Y es enton­ces cuan­do el fer­vor patrio­te­ro se des­plo­ma y la frus­tra­ción se expan­de. Los mam­bi­ses con­si­guie­ron la inde­pen­den­cia y toda Espa­ña vivió como tra­ge­dia el armis­ti­cio: «Más se per­dió en Cuba», se acu­ñó por aque­llas fechas. En la bata­lla de Alhu­ce­mas, Fran­cia y Espa­ña aho­ga­ron la suble­va­ción marro­quí, pero Abd el-Krim no cayó en manos de los mili­ta­res espa­ño­les; estos no con­si­guie­ron exhi­bir los des­po­jos del rebel­de. ¿Vic­to­ria o derro­ta? Cuan­do la socie­dad espa­ño­la cica­tri­za­ba sus heri­das, el insu­rrec­to ‑pre­so en la Isla Reu­nión- logró esca­par. Mien­tras Fran­cia rete­nía ale­ja­do al líder sobe­ra­nis­ta, sus ideas se expan­dían por toda Áfri­ca. El ima­gi­na­rio colo­nia­lis­ta ha vuel­to a creer­se las nue­vas men­ti­ras sobre Eus­kal Herria: todo es ETA, esta se encuen­tra derro­ta­da, sólo fal­ta que los guar­dias civi­les irrum­pan en el zulo más recón­di­to para cap­tu­rar a los últi­mos terro­ris­tas. Los cri­mi­na­les serían exhi­bi­dos para delei­te espa­ñol. Debi­da­men­te tra­ta­dos con acei­te de ricino, des­fi­la­rían derra­man­do cagarru­tas y las masas enar­de­ci­das podrían vitu­pe­rar­los. Nada de eso. Los de la capu­cha se han des­pe­di­do cor­tés­men­te y, lo que es peor, sus tesis se con­so­li­dan. Las calles rebo­san rei­vin­di­ca­cio­nes y un dilu­vio de votos va abrien­do las ins­ti­tu­cio­nes a las con­sig­nas sobe­ra­nis­tas. ¿Para qué ha ser­vi­do ‑se pre­gun­ta amar­ga­do el espa­ñol inge­nuo- tan­to empe­ño? Bue­na pre­gun­ta. Vivi­mos tiem­pos pelia­gu­dos. La frus­tra­ción mal ela­bo­ra­da pro­vo­ca rabia; esta da lugar a la ofus­ca­ción, que engen­dra agre­si­vi­dad. Ape­lo a la cor­du­ra. Somos dos pue­blos lla­ma­dos a la vecin­dad y Eus­kal Herria recla­ma enten­di­mien­to. Solo cuan­do Espa­ña opte por la sen­sa­tez nos vere­mos libres los vas­cos de tan­to sufri­mien­to esté­ril. Y ella, de nue­vos e inne­ce­sa­rios des­en­can­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *