Empo­bre­ce­ros y espa­ño­li­za­ros- Luis Ocam­po

En estas dos con­sig­nas podría sin­te­ti­zar­se el pro­yec­to socio-polí­ti­co del blo­que domi­nan­te espa­ñol, hoy enca­be­za­do por el gobierno del PP, para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y Pue­blos del Esta­do Espa­ñol.

A pri­me­ra vis­ta no pare­ce que ten­gan un gran atrac­ti­vo y obje­ti­va­men­te son un autén­ti­co desas­tre para la mayo­ría de la socie­dad, pero no hay que des­pre­ciar una cier­ta capa­ci­dad de engan­che para algu­nos sec­to­res socia­les, espe­cial­men­te en los terri­to­rios del Esta­do en don­de hay una mayor influen­cia de esa ideo­lo­gía tras­ver­sal, al ser­vi­cio del gran capi­tal, que es el espa­ño­lis­mo.

A dife­ren­cia del dis­cur­so nacio­nal-espa­ñol duran­te el azna­ra­to que se basa­ba esen­cial­men­te en la con­fron­ta­ción direc­ta con otras iden­ti­da­des nacio­na­les, espe­cial­men­te en el anti­ca­ta­la­nis­mo, bajo el gobierno de Mariano Rajoy el dis­cur­so espa­ño­lis­ta pre­ten­de tener una car­ca­sa más inclu­si­va y tec­no­crá­ti­ca.

El argu­men­to bási­co que uti­li­zan es el de que él régi­men auto­nó­mi­co vigen­te es una fuen­te de des­pil­fa­rro insos­te­ni­ble y que por tan­to es impres­cin­di­ble un pro­ce­so de recen­tra­li­za­ción que sim­pli­fi­que y aba­ra­te toda la admi­nis­tra­ción públi­ca.

Des­de lue­go, des­de Iz​.Ca. – [email protected] esta­mos total­men­te [email protected] de que el actual Esta­do auto­nó­mi­co es una fuen­te de des­pil­fa­rro y pro­ba­ble­men­te sea insos­te­ni­ble a medio pla­zo. En el caso de Cas­ti­lla es bas­tan­te evi­den­te que sobran cin­co gobier­nos auto­nó­mi­cos con todos sus corres­pon­dien­tes apa­ra­tos polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­vos. Sin embar­go fal­ta un autén­ti­co sis­te­ma de auto­go­bierno para el con­jun­to de nues­tra Tie­rra y nues­tro Pue­blo.

La exis­ten­cia de cin­co par­la­men­ti­llos, de cin­co ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas, de cin­co sis­te­mas de salud, de cin­co sis­te­mas educativos…es una fuen­te de gas­tos inú­ti­les para el Pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano, aun­que muy útil para la cas­ta polí­ti­ca caci­quil y buro­crá­ti­ca que vive a car­go de la exis­ten­cia de esa hiper­tro­fia admi­nis­tra­ti­vo-ins­ti­tu­cio­nal.

La exis­ten­cia de cin­co ser­vi­cios regio­na­les de salud o edu­ca­ción en Cas­ti­lla, por poner dos ejem­plos de gran impor­tan­cia, es ade­más una limi­ta­ción estruc­tu­ral difí­cil­men­te supe­ra­ble para la orga­ni­za­ción y pla­ni­fi­ca­ción de los ser­vi­cios seña­la­dos. Lo mis­mo podría­mos decir de otros ser­vi­cios públi­cos.

No tene­mos nada que obje­tar pues al cues­tio­na­mien­to del Esta­do auto­nó­mi­co, pero esta­mos total­men­te en con­tra de la solu­ción apun­ta­da des­de el sec­tor más reac­cio­na­rio del blo­que domi­nan­te espa­ñol, »un pro­ce­so de recen­tra­li­za­ción espa­ño­li­zan­te», camino de la recons­truc­ción, del mode­lo fran­quis­ta.

Las admi­nis­tra­cio­nes ultra­cen­tra­lis­tas, cosa que ya hemos cono­ci­do, que por cier­to aún sobre­vi­ven, por­que aquí se han crea­do nue­vas ins­ti­tu­cio­nes pero no se ha liqui­da­do nin­gu­na de las anti­guas, no son nin­gún ejem­plo de efi­ca­cia y mucho menos de trans­pa­ren­cia, muy al con­tra­rio habi­tual­men­te mues­tran una total inca­pa­ci­dad para la ges­tión de los pro­ble­mas de la gen­te y son espe­cial­men­te opa­cas a cual­quier con­trol demo­crá­ti­co, un buen ejem­plo de ello lo tene­mos en la ins­ti­tu­ción monár­qui­ca.

El Esta­do Espa­ñol es, pare­ce abso­lu­ta­men­te evi­den­te a estas altu­ras, un Esta­do plu­ri­na­cio­nal; y por tan­to la orga­ni­za­ción terri­to­rial tie­ne que ajus­tar­se a esa reali­dad.

Los Pue­blos, his­tó­ri­ca­men­te con­for­ma­dos, que hoy están bajo la juris­dic­ción de éste Esta­do, tie­nen el pleno dere­cho a su auto­go­bierno, a su auto­or­ga­ni­za­ción. El Esta­do auto­nó­mi­co no fue una solu­ción cabal para esta cues­tión, sino un inten­to de des­na­tu­ra­li­zar polí­ti­ca­men­te el pro­ble­ma de fon­do. Hoy esta­mos pagan­do las con­se­cuen­cias de esas “fal­sas solu­cio­nes”.

Cas­ti­lla es, sin duda, una de esas reali­da­des nacio­na­les his­tó­ri­ca­men­te con­for­ma­das en este Esta­do. La nega­ción de esa reali­dad fue uno de los gran­des erro­res de la tran­si­ción. Sin la rec­ti­fi­ca­ción de ese error, sin el reco­no­ci­mien­to de Cas­ti­lla como Pue­blo, difí­cil­men­te se podrá acce­der a una solu­ción real de la cues­tión terri­to­rial en el Esta­do Espa­ñol.

El empo­bre­ci­mien­to, los recor­tes socia­les, difí­cil­men­te serán asu­mi­bles por las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en nin­gún terri­to­rio, aún envuel­tas en el espa­ño­lis­mo, pero esa aso­cia­ción bien coci­na­da entre recor­tes y recen­tra­li­za­ción, para que los recor­tes no sean aún mayo­res, pue­de crear con­fu­sión y con­tra­dic­cio­nes entre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de los dis­tin­tos Pue­blos.

La arti­cu­la­ción de una refe­ren­cia ideo­ló­gi­ca-polí­ti­ca para el con­jun­to del Esta­do, que sepa aunar en un pro­yec­to tras­for­ma­dor las rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les y las polí­ti­cas inclu­yen­do en estas ulti­mas la acep­ta­ción del carác­ter plu­ri­na­cio­nal del Esta­do y por tan­to el dere­cho a la ple­na sobe­ra­nía de los Pue­blos; y ello ade­más des­de el abso­lu­to res­pe­to y apo­yo a las diná­mi­cas de auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar de las diver­sas nacio­nes, sin lo cual nin­gún avan­ce real es posi­ble.

Sin embar­go esa abso­lu­ta y ple­na sobe­ra­nía de los Pue­blos para su auto­or­ga­ni­za­ción, que es el pri­mer paso para un autén­ti­co pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción, no pode­mos decir que esta­mos por la auto­de­ter­mi­na­ción y des­pués tra­tar de impo­ner un mode­lo de orga­ni­za­ción esta­tal, no debe ser incom­pa­ti­ble con la ges­ta­ción de una diná­mi­ca de cola­bo­ra­ción entre las diver­sas fuer­zas, que favo­rez­ca la lucha ideo­ló­gi­ca, polí­ti­ca y social en el con­jun­to del Esta­do. La expe­rien­cia de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta – La Soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, cuyo sus­ten­to legal fue pre­ci­sa­men­te [email protected], demues­tra que ese camino tie­ne amplias posi­bi­li­da­des.

La pre­sen­cia en el par­la­men­to espa­ñol de diver­sas izquier­das de lo Pue­blos: Amaiur, BNG, ERC,… pue­de ayu­dar en bue­na medi­da a impul­sar esa diná­mi­ca de cola­bo­ra­ción con el obje­ti­vo de acu­mu­lar fuer­zas para con­se­guir aque­llas trans­for­ma­cio­nes que son bene­fi­cio­sas para el con­jun­to de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de los Pue­blos de este Esta­do.

Cas­ti­lla 20 de enero de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *