La gira de Ahma­di­ne­yad por Amé­ri­ca Lati­na- Nil Nikan­drov

Washing­ton debe haber teni­do seria­men­te la espe­ran­za de poder des­ba­ra­tar los pla­nes de Ahma­di­ne­yad para su recien­te gira lati­no­ame­ri­ca­na. Como era de espe­rar, la mare­ja­da de pro­pa­gan­da anti-ira­ní que en la vís­pe­ra abar­có todo el con­ti­nen­te, fue cen­tra­da en “la ame­na­za terro­ris­ta” con masi­vas acu­sa­cio­nes de que al reci­bir al líder ira­ní, los gobier­nos de Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Cuba y Ecua­dor no solo demues­tran su hos­ti­li­dad hacia Washing­ton, sino que tam­bién de algún modo, corroen la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, se hicie­ron impu­tacio­nes –sin citar evi­den­cias– que el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia ira­ní man­tie­ne una red de bases en los paí­ses ami­gos de Tehe­rán y que agen­tes des­de estas bases –sabo­tea­do­res y extre­mis­tas — oca­sio­nal­men­te via­jan a Esta­dos Uni­dos. Has­ta aho­ra, las agen­cias de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nas no han inter­cep­ta­do a gue­rri­lle­ros ira­níes entre­na­dos en Vene­zue­la o Cuba y han teni­do que lan­zar cuen­tos abso­lu­ta­men­te fabu­lo­sos. Estos cuen­tos fabri­ca­dos apre­su­ra­da­men­te, abun­da­ron en dis­cre­pan­cias y cla­ra­men­te que­da­ron cor­tos en cuan­to a las nor­mas esta­ble­ci­das por Holly­wood, espe­cial­men­te en tér­mi­nos de repar­to y pues­ta en esce­na. Un tal Man­sour J. Arbab­siar de 56 años de edad de ori­gen ira­ní, nacio­na­li­za­do ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano, fue dete­ni­do el mes de octu­bre del 2011 como el per­so­na­je prin­ci­pal de un supues­to com­plot ira­ní para volar la emba­ja­da israe­lí y matar a un diplo­má­ti­co sau­di­ta en Washing­ton. Supues­ta­men­te, Arbab­siar le habría dicho a un agen­te encu­bier­to que él reci­bía ins­truc­cio­nes de altos ope­ra­ti­vos ira­níes intere­sa­dos en con­se­guir a los Zetas –car­tel mexi­cano de nar­co­tra­fi­can­tes — para lle­var a cabo accio­nes terro­ris­tas en Esta­dos Uni­dos. La fic­ción resul­tó difí­cil de ven­der a aque­llos que en reali­dad cono­cían a Arbab­siar tan­to en Esta­dos Uni­dos como en Irán y que uná­ni­me­men­te lo des­cri­bie­ron como un indi­vi­duo cró­ni­ca­men­te des­or­ga­ni­za­do y has­ta como un tipo “inser­vi­ble”, ade­más que se tra­ta de una per­so­na psi­co­ló­gi­ca­men­te depen­dien­te con un posi­ble regis­tro de con­su­mo de dro­gas. En cuan­to la pol­va­re­da se asen­tó, la impre­sión gene­ral fue que el tipo fue uti­li­za­do por las agen­cias de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos como lo fue Lee Har­vey Oswald, el sos­pe­cho­so arras­tra­do al caso del ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy con el obje­to de des­viar la aten­ción de los ver­da­de­ros per­pe­tra­do­res.

El 8 de diciem­bre pasa­do, el canal tele­vi­si­vo en idio­ma cas­te­llano, Uni­vi­sión brin­dó a sus tele­vi­den­tes reve­la­cio­nes acer­ca de supues­tos pla­nes ira­níes y vene­zo­la­nos para un cíber ata­que masi­vo con­tra Esta­dos Uni­dos des­de Méxi­co en un docu­men­tal titu­la­do “La Ame­na­za Ira­ní.” De acuer­do con los auto­res de la espe­cie, la lis­ta de blan­cos con­tem­pla­dos incluía la Casa Blan­ca, el Pen­tá­gono y el FBI y las con­se­cuen­cias podrían inclu­so sobre­pa­sar en gra­ve­dad a aque­llas oca­sio­na­das por el aten­ta­do terro­ris­ta del 11 de sep­tiem­bre. El docu­men­tal colo­có a la Cón­sul Gene­ral de Vene­zue­la en Mia­mi, Livia Acos­ta Nogue­ra en el cen­tro de la cons­pi­ra­ción. Supues­ta­men­te, ella man­te­nía regu­lar­men­te con­ver­sa­cio­nes con estu­dian­tes pira­tas infor­má­ti­cos de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co son­dean­do sus capa­ci­da­des para sus­traer mate­ria­les con­fi­den­cia­les y los mucha­chos le habrían ofre­ci­do sus ser­vi­cios a los diplo­má­ti­cos cuba­nos e ira­níes. Los diplo­má­ti­cos saben dema­sia­do bien que la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co es esce­na­rio de deno­da­dos esfuer­zos de reclu­ta­mien­to por par­te de la CIA y la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na tuvo que can­ce­lar toda la ope­ra­ción cuan­do uno de los pira­tas infor­má­ti­cos fue des­en­mas­ca­ra­do duran­te un via­je a Irán.

Acos­ta sumió el car­go en Mia­mi en mar­zo del 2011 para ser decla­ra­da per­so­na non gra­ta diez meses más tar­de sin haber antes sido con­fron­ta­da con acu­sa­cio­nes for­ma­les. Sen­ci­lla­men­te Washing­ton nece­si­ta­ba con urgen­cia un escán­da­lo para con­tra­rres­tar el éxi­to obte­ni­do por Ahma­di­ne­yad duran­te su gira lati­no­ame­ri­ca­na y el escán­da­lo por los supues­tos ata­ques ciber­né­ti­cos que cul­mi­nó con la expul­sión de Acos­ta fue todo lo que Esta­dos Uni­dos pudo hacer al no tener nada con­cre­to. Pos­te­rior­men­te Chá­vez seña­ló con iro­nía que el solo núme­ro de acu­sa­cio­nes con­tra Acos­ta soca­va­ba la cre­di­bi­li­dad del caso, pero tam­bién dijo que en reali­dad las acu­sa­cio­nes vinie­ron de la ultra dere­cha con base en Mia­mi y que traer­la de vuel­ta a Cara­cas se hizo nece­sa­rio por su segu­ri­dad.

El obser­va­dor polí­ti­co de ori­gen argen­tino, Andrés Oppenhei­mer, resi­den­te en Esta­dos Uni­dos, es un fabri­can­te en serie de publi­ca­cio­nes en con­tra de Ahma­di­ne­yad a quien gene­ral­men­te se refie­re como un dic­ta­dor fas­cis­ta y un tirano san­gui­na­rio. Estas defi­ni­cio­nes satis­fa­cen a la clien­te­la ultra­con­ser­va­do­ra de Oppenhei­mer. En su docu­men­to de enero publi­ca­do en ABS Digi­tal él hace hin­ca­pié que el Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano con­si­de­ra dos res­pues­tas a la pre­gun­ta acer­ca de la agen­da lati­no­ame­ri­ca­na de Ahma­di­ne­yad. La pri­me­ra es que el régi­men “terro­ris­ta” osa­da­men­te inten­ta demos­trar su pode­río en el vecin­da­rio de Esta­dos Uni­dos, coope­ra con Vene­zue­la (y posi­ble­men­te con Ecua­dor) en la mine­ría de ura­nio para ali­men­tar su pro­gra­ma nuclear y desa­rro­llar en la región una red de agen­tes que esté lis­ta para lan­zar ata­ques con­tra Esta­dos Uni­dos en caso que Washing­ton y Tel Aviv deci­dan bom­bar­dear las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res de Irán. La segun­da sería que la visi­ta de Ahma­di­ne­yad a Amé­ri­ca Lati­na en reali­dad indi­ca la debi­li­dad del régi­men cre­cien­te­men­te ais­la­do de Irán y que tra­ta de con­ven­cer a sus con­na­cio­na­les que él toda­vía tie­ne un sta­tus de ícono en algu­nas par­tes del mun­do como un cam­peón de la resis­ten­cia al Impe­rio. De hecho, repi­te la posi­ción del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos y des­acon­se­ja a los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos de reci­bir al líder ira­ní quien trae a la región los con­flic­tos con los cua­les estas nacio­nes no tie­nen nin­gu­na rela­ción e invo­ca la explo­sión que des­tro­zó unas ins­ta­la­cio­nes judías en Argen­ti­na duran­te los años 1990. En con­clu­sión, Oppenhei­mer cita al Depar­ta­men­to de Esta­do dicien­do que la ame­na­za ira­ní a la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos exis­te en Amé­ri­ca Lati­na de mane­ra laten­te. Por lo menos, eso debe­ría ser ver­dad. Duran­te su gira, Ahma­di­ne­yad y sus socios con­ver­sa­ron acer­ca de eco­no­mía, polí­ti­ca, recur­sos ener­gé­ti­cos, etc., sin pla­ni­fi­ca­do­res mili­ta­res a la vis­ta.

Has­ta aho­ra Chá­vez ha evi­ta­do hacer comen­ta­rios sobre el posi­ble embar­go petro­le­ro de Occi­den­te con­tra Irán, pero difí­cil­men­te han caí­do en el olvi­do sus pro­yec­cio­nes en el sen­ti­do que el pre­cio del barril de petró­leo alcan­za­ría los 250 dóla­res si los desa­rro­llos en torno a Irán toman un giro anor­mal.

Qui­zás, lo que él qui­so decir es que si Esta­dos Uni­dos e Israel des­atan una gue­rra con­tra Irán, este en res­pues­ta, mina­ría el Estre­cho de Hor­muz. Las recien­tes manio­bras de la mari­na ira­ní en el área demos­tra­ron que Irán sigue sien­do inmu­ne a las ame­na­zas y que el trá­fi­co a tra­vés de una de las vías prin­ci­pa­les del sumi­nis­tro de petró­leo del mun­do, con segu­ri­dad si esta­lla la gue­rra, sería blo­quea­da. Por otra par­te, Chá­vez no pare­cie­ra creer en la reali­dad del esce­na­rio a juz­gar por el hecho que él pro­me­tió visi­tar Tehe­rán a fines del 2012 una vez que gane la carre­ra pre­si­den­cial en Vene­zue­la.

No pasó por alto a los obser­va­do­res que tan­to Ahman­di­ne­yad como aque­llos que los reci­bie­ron en el blo­que del ALBA se abs­tu­vie­ran de hacer decla­ra­cio­nes anti nor­te­ame­ri­ca­nas duras.

Resu­mien­do sus con­ver­sa­cio­nes con los her­ma­nos Cas­tro, Ahma­di­ne­yad dijo que Irán y sus ami­gos lati­no­ame­ri­ca­nos hacían un fren­te común en la lucha por los dere­chos de los pue­blos, com­par­tían opi­nio­nes y que siem­pre per­ma­ne­ce­rían uni­dos. Al salu­dar al líder ira­ní en Mana­gua, Daniel Orte­ga, cuya segun­da pre­si­den­cia se había ini­cia­do hacía unos días, expre­só su apo­yo al dere­cho de Irán a la ener­gía nuclear e hizo un lla­ma­do a los paí­ses con arma­men­to nuclear, inclu­yen­do a Israel a des­ha­cer­se de sus arse­na­les. En Ecua­dor, el pre­si­den­te Rafael Correa hizo énfa­sis en que nadie está auto­ri­za­do a decir­le a su país sobe­rano con quien hace amis­tad. En todo momen­to, Ecua­dor esta­rá for­ta­le­cien­do víncu­los con paí­ses dis­pues­tos a la cola­bo­ra­ción sobre la base de los prin­ci­pios de dig­ni­dad nacio­nal y res­pe­to mutuo.

Al tiem­po que el sen­sa­cio­na­lis­mo anti ira­ní evo­ca poca con­fian­za, si la hay, la efi­cien­cia en la lucha que libran los ser­vi­cios ira­níes de segu­ri­dad con­tra agen­tes de la CIA, Mosad y de otras agen­cias de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les, pare­cie­ra aumen­tar cons­tan­te­men­te. Bajo las actua­les cir­cuns­tan­cias, Tehe­rán no tie­ne otra alter­na­ti­va que enfo­car­se en el con­tra­es­pio­na­je ya que ruti­na­ria­men­te, cien­tí­fi­cos nuclea­res y ofi­cia­les mili­ta­res son ase­si­na­dos median­te bom­bas mag­né­ti­cas o dis­pa­ros de fran­co tira­do­res, su espa­cio aéreo es vio­la­do por avio­nes no tri­pu­la­dos iden­ti­fi­can­do blan­cos para futu­ros ata­ques misi­lís­ti­cos y, según todos los indi­cios, la agre­sión impe­ria­lis­ta se está apro­xi­man­do.

Cons­tan­te­men­te se están publi­can­do en Irán infor­mes que dan cuen­ta del des­cu­bri­mien­to de redes de agen­tes enemi­gos. Por lo menos trein­ta agen­tes fue­ron dete­ni­dos duran­te el 2011. El ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano Amir Mir­za Hek­ma­ti de 28 años de edad que había regre­sa­do a su tie­rra natal con el obje­to decla­ra­do de visi­tar a sus fami­lia­res, fue dete­ni­do lue­go que tras­cen­dió que reu­nía infor­ma­cio­nes sobre las fuer­zas arma­das ira­níes. En la medi­da que la inves­ti­ga­ción avan­za­ba, Hek­ma­ti admi­tió que espia­ba para la CIA y que había sido entre­na­do en la base aérea nor­te­ame­ri­ca­na de Bagram en Afga­nis­tán. Fue sen­ten­cia­do a muer­te por una cor­te ira­ní.

La arre­me­ti­da pro­pa­gan­dís­ti­ca con­tra Irán está ganan­do fuer­za. El régi­men islá­mi­co del país está sien­do demo­ni­za­do por los medios pro nor­te­ame­ri­ca­nos y los acti­vis­tas sio­nis­tas, quie­nes, es de notar­lo, se hallan en posi­cio­nes domi­nan­tes en el espa­cio pos sovié­ti­co.

En con­se­cuen­cia, los ana­lis­tas polí­ti­cos pro­gre­sis­tas tie­nen razón cuan­do sos­tie­nen que al ini­ciar una gira por Amé­ri­ca Lati­na, Ahma­di­ne­yad per­fo­ró el blo­queo diplo­má­ti­co nor­te­ame­ri­cano y ases­tó un duro gol­pe a la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio de los sio­nis­tas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *