Esta­dos Uni­dos comien­za la ocu­pa­ción de Libia con el envío de 12 mil mari­nes

Esta­dos Uni­dos envió a 12 mil sol­da­dos a Libia en la pri­me­ra fase de movi­li­za­cio­nes hacia la nación nora­fri­ca­na. De acuer­do al dia­rio ára­be Asharq Alaw­sat, las tro­pas lle­ga­ron a Bre­ga, bajo la supues­ta pre­mi­sa de gene­rar «esta­bi­li­dad» y «segu­ri­dad».

Sin embar­go, se espe­ra que las tro­pas tomen el con­trol de los prin­ci­pa­les pozos de petró­leo y demás puer­tos estra­té­gi­cos, como rese­ñó la agen­cia PressTV.

Bre­ga, ciu­dad por­tua­ria está ubi­ca­da al orien­te de Libia, cuen­ta con uno de las cin­co ter­mi­na­les de petró­leo de la región y una impor­tan­te refi­ne­ría.

La lle­ga­da de la mari­na esta­dou­ni­den­ses coin­ci­de con el esta­lli­do de una bom­ba de «fabri­ca­ción case­ra» en la sede del auto­pro­cla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT) ubi­ca­do en la ciu­dad de Bengha­zi, al nores­te, lue­go de que al menos 200 per­so­nas pro­tes­ta­ran ante sus ofi­ci­nas denun­cia­do la fal­ta de trans­pa­ren­cia en la jus­ti­cia.

Res­pon­sa­bles de CNT ase­gu­ra­ron que «han refor­za­do las medi­das de segu­ri­dad» y que inves­ti­gan quié­nes fue­ron los res­pon­sa­bles del ata­que.

Posi­cio­na­mien­to esta­dou­nien­se

El pasa­do 20 de octu­bre el enton­ces pre­si­den­te libio, Muam­mar Gad­da­fi, fue cap­tu­ra­do por las fuer­zas de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (Otan) y entre­ga­do a mer­ce­na­rios rebel­des que pro­ce­die­ron a eje­cu­tar­lo. Dos días antes, la Secre­ta­ria de Esta­do de EEUU había hecho una visi­ta a Trí­po­li para reu­nir­se con el CNT.

La OTAN venía rea­li­zan­do un fuer­te bom­bar­deo al país nora­fri­cano, lue­go de la apro­ba­ción de la Reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das que solo se refi­rió a crear una zona de segu­ri­dad aérea, lo que oca­sio­nó una fuer­te cri­ti­ca alre­de­dor del mun­do, inclui­das las poten­cias Rusia y Chi­na, por­que los misi­les oca­sio­na­ron la muer­te de más de 50 mil per­so­nas, la mayor par­te civi­les.

Ade­más, orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos han denun­cia­do crí­me­nes de gue­rra y vio­la­cio­nes con­tra civi­les libios por par­te de las tro­pas de la OTAN y sus mer­ce­na­rios.

Diez días des­pués de la muer­te de Gad­da­fi, el CNT desig­nó a Abdel-Rahim al-Kib como pri­mer minis­tro libio. Al-Kib dic­tó cla­ses en uni­ver­si­da­des esta­dou­ni­den­ses y diri­gió el Ins­ti­tu­to del Petró­leo de Emi­ra­tos Àra­bes Uni­dos antes de unir­se al CNT a media­dos de 2011.

Algu­nas de sus inves­ti­ga­cio­nes en inge­nie­ría eléc­tri­ca fue­ron finan­cia­das por el Depar­ta­men­to de Ener­gía de EEUU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *