El mie­do nun­ca es eterno. Liber­tad para Pitu. Liber­tad de expre­sión- Borro­ka Garaia

Aho­ra se cum­ple un año de la deten­ción de cua­tro per­so­nas en Nafa­rroa acu­sa­das de ges­tio­nar la web Apur​tu​.org, que fue clau­su­ra­da por orden de la Audien­cia Nacio­nal. Una de ellas, Miguel Angel Lla­mas, “Pitu”, toda­vía sigue en pri­sión, y está dis­per­sa­do a 500 kiló­me­tros de Iru­ñea.

Somos per­so­nas que tra­ba­ja­mos en el ámbi­to de la comu­ni­ca­ción, muchas de noso­tras coin­ci­di­mos con él en el desa­rro­llo de nues­tra labor infor­ma­ti­va. En su día ya diji­mos que no está­ba­mos de acuer­do con aque­llas deten­cio­nes, ni con el cie­rre de la web, y aho­ra no enten­de­mos cómo siguen man­te­nien­do a Pitu en pri­sión, máxi­me cuan­do toda­vía no ha sido juz­ga­do. Por eso, soli­ci­ta­mos su liber­tad inme­dia­ta y nos uni­mos a la mani­fes­ta­ción que se cele­bra­rá este sába­do en Noain (17.30 horas, des­de la Casa de Cul­tu­ra).

Este es el mani­fies­to en exi­gen­cia de liber­tad para Pitu, una víc­ti­ma más de la estra­te­gia repre­si­va espa­ño­la que a lo lar­go de las déca­das no ha teni­do escrú­pu­los a la hora de ata­car el pano­ra­ma mediá­ti­co vas­co con cie­rre de perió­di­cos, radios, revis­tas y sitios web.

Un secues­tro en toda regla que debe­ría ocu­par colum­nas en la pren­sa inter­na­cio­nal y con­tar con la denun­cia de muchos sec­to­res que se des­ga­ñi­tan hablan­do de la liber­tad de expre­sión en luga­res leja­nos y a miles de kiló­me­tros de dis­tan­cia pero que en su pro­pio esta­do ni siquie­ra mere­cen unas líneas.

La liber­tad de pren­sa y la liber­tad de expre­sión son dere­chos aún no alcan­za­dos en Eus­kal Herria. El mie­do es un sen­ti­mien­to común y la auto­cen­su­ra es nor­ma a la hora de poner­se a redac­tar o expre­sar opi­nio­nes que no con­cuer­den con la pos­tu­ra ofi­cial del esta­do. En un país don­de las foto­gra­fías son per­se­gui­das , don­de la expre­sión de sen­ti­mien­tos es aplas­ta­da, defen­der el dere­cho a la liber­tad de expre­sión es peli­gro­so, denun­ciar ade­más los des­ma­nes del esta­do te da muchos bole­tos en la rule­ta de la repre­sión.

El esta­do espa­ñol secues­tra a perio­dis­tas por infor­mar. Es una ver­dad obje­ti­va por mucho que maqui­llen la reali­dad bajo el para­guas de la “lucha anti­te­rro­ris­ta”. En reali­dad es una lucha terro­ris­ta que bus­ca impo­ner la vio­len­cia mediá­ti­ca espa­ño­la, exten­der el mie­do y mar­car líneas ideo­ló­gi­cas.

Afor­tu­na­da­men­te por mucho que les pese la socie­dad vas­ca ha sabi­do a lo lar­go de los años res­pon­der a esta polí­ti­ca del mie­do y don­de una plu­ma ha sido que­bra­da se ha reem­pla­za­do por otra, don­de un tecla­do ha sido roba­do ha apa­re­ci­do otro y don­de un papel ha sido secues­tra­do, una nue­va impren­ta ha apa­re­ci­do. Una lucha y deter­mi­na­ción que ha teni­do sus cos­tos pero que ha impe­di­do que el mie­do gane la par­ti­da. Es posi­ble que hayan con­se­gui­do en cier­ta mane­ra que muchas cosas no se digan como debe­rían de decir­se, que toda­vía exis­tan muchos espa­cios de deba­te uni­di­rec­cio­nal y que hayan mol­dea­do algu­nas opi­nio­nes hacien­do­las esco­rar hacia los intere­ses del esta­do. Es posi­ble que hayan gana­do muchas bata­llas debi­do a la fuer­za bru­ta pero la gue­rra nun­ca la ten­drán gana­da mien­tras haya gen­te dis­pues­ta a seguir hablan­do o escri­bien­do aún con todas las limi­ta­cio­nes. Debe­rían de saber que el mie­do nun­ca es eterno.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *