Inter­et va para el agu­je­ro cuan­do amen­za­ce el sta­blish­ment

Ex-minis­tro vene­zo­lano ana­li­za la pau­ta de la demo­cra­ti­za­ción de la comu­ni­ca­ción en Amé­ri­ca Lati­na.

Vini­cius Man­sur

de Bra­sil (Df)

CUADRO INFLUYENTE en la revo­lu­ción boli­va­ria­na enca­be­za­da por Hugo Chá­vez, el vene­zo­lano Jes­se Cha­cón era el minis­tro de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes del país en la épo­ca en que la empre­sa RCTV no tuvo su con­ce­sión públi­ca reno­va­da, en 2007, cau­san­do his­te­ria en los medios de comu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­vos del mun­do. En entre­vis­ta a Bra­sil de Hecho, Cha­cón res­ca­ta este epi­so­dio y deba­te los avan­ces y la agen­da a cum­plir­se en el con­ti­nen­te para la demo­cra­ti­za­ción de la comu­ni­ca­ción.

Bra­sil de Hecho – ¿En qué se basó la deci­sión de uste­des en el caso RCTV?

Jes­se Cha­cón – En ese momen­to ven­cían tres con­ce­sio­nes, de 25 años cada una. En 1998 se apro­bó la nue­va Cons­ti­tu­ción de Vene­zue­la que esta­ble­cía taxa­ti­va­men­te que el Esta­do debía crear un canal de ser­vi­cio públi­co. Como ven­cían las con­ce­sio­nes, era más impor­tan­te para el Esta­do crear ese canal que reno­var al canal pri­va­do. Ade­más, el Esta­do no está obli­ga­do a reno­var, es una deci­sión del Esta­do, que nece­si­ta ser fun­da­men­ta­da, pero por la Cons­ti­tu­ción la reno­va­ción no es auto­má­ti­ca, no sé si aquí es así.

Por la Cons­ti­tu­ción no, pero en la prác­ti­ca sí, es auto­má­ti­ca…

Bueno… Si el espec­tro elec­tro­mag­né­ti­co es un recur­so limi­ta­do, usted no pue­de tener infi­ni­tos cana­les. ¿Si alguien explo­tó un canal de TV 25 años, por qué no dar la opor­tu­ni­dad a otro si el espec­tro es un bien de domi­nio públi­co? Si el espec­tro es públi­co e ili­mi­ta­do tie­ne que haber un sis­te­ma que per­mi­ta que un mayor núme­ro de ele­men­tos de la socie­dad dis­fru­te de ése recur­so. Con la Cons­ti­tu­ción nos diji­mos que debe­ría­mos crear un canal de ser­vi­cio públi­co, que por ser de esa natu­ra­le­za dé mayor entra­da a acto­res de lo que un canal pri­va­do, no reno­va­mos al pri­va­do. Bus­ca­mos la mejor solu­ción téc­ni­ca para decir cual no sería reno­va­do. Tele­ven es un canal UHF, RCTV y Vene­vi­sión eran VHF. En mate­ria de pro­pa­ga­ción, el VHF es una mejor fre­cuen­cia. Con eso se des­car­tó a Tele­ven. Entre RCTV, que ope­ra­ba en el canal 2, y Vene­vi­sión, en el canal 4, opta­mos por el canal 2, pues es una fre­cuen­cia mejor que la del canal 4. Así, reno­va­mos la con­ce­sión de Vene­vi­sión y Tele­ven, no reno­va­mos la de RCTV y crea­mos el canal públi­co. Jurí­di­ca­men­te es impe­ca­ble la deci­sión. ¿El due­ño del espec­tro es RCTV o los vene­zo­la­nos? Si eso fue­se un canal de cable, podrían seguir explo­tan­do, pero esta­mos hablan­do del espec­tro, tene­mos que pen­sar en una mane­ra de demo­cra­ti­zar­lo.

“Creo que la socie­dad lati­no­ame­ri­ca­na está pasan­do por un reen­cuen­tro con el públi­co, en mate­ria de comu­ni­ca­ción”

¿Ese canal públi­co ya está en el aire?

Sí, se lla­ma TVes (Tele­vi­so­ra Vene­zo­la­na Social)

Cuan­do se tra­ta de reno­va­ción de una con­ce­sión públi­ca, en cual­quier sec­tor, el Esta­do o la socie­dad, en tesis, debe­rían eva­luar el ser­vi­cio pres­ta­do duran­te el últi­mo perío­do de con­ce­sión para enton­ces deci­dir sobre la reno­va­ción o no. ¿En el caso de RCTV, no hubo eva­lua­ción de este tipo?

En ese caso no fue nece­sa­rio, pero en las pró­xi­mas con­ce­sio­nes a ven­cer el Esta­do ten­drá que valo­rar si duran­te el tiem­po de esta con­ce­sión se cum­plió el uso que de algu­na mane­ra se defi­nió para él. ¿Van a exis­tir per­so­nas que­rien­do tener su tele­vi­sión y dicién­do­se: “por qué ellos qué ya la explo­ta­ron por 25 años y gana­ron millo­nes siguen con el dere­cho de explo­tar y yo no? Hay que saber sobre qué con­di­cio­nes se renue­va. En algu­nos paí­ses las subas­tan, ganan enton­ces quie­nes tie­nen más poder. La cues­tión es quien da y quien qui­ta el dere­cho. ¿Cuán­to tiem­po tie­ne Glo­bo con la con­ce­sión en Bra­sil? ¿No hay otra fami­lia qué pue­de here­dar eso? Si el espec­tro fue­se un bien ili­mi­ta­do, podría­mos dar­lo a todos, ¿pero cómo no es, dón­de está la demo­cra­cia? La demo­cra­cia debe­ría dar liber­tad de acce­so a todos los gru­pos. Hici­mos una pro­pues­ta, que está en dis­cu­sión en Vene­zue­la, de sepa­rar el medio del men­sa­je. Don­de no se entre­ga el medio a un con­ce­sio­na­rio espe­cí­fi­co. Creán­do­se una redis­tri­bu­ción y se entre­ga el espa­cio a todos los medios, enton­ces, alguien se que­da­ría con el canal 2 entre a las 2 y 4 de la tar­de, otro entre las 4 y 6 de la tar­de, un ter­ce­ro entre las 6 de la tar­de y 8 de la noche. A tra­vés de cada canal ten­dre­mos dife­ren­tes visio­nes de las socie­da­des y no la visión que tie­ne el due­ño del canal. Mien­tras tan­to, la pelea no es fácil. ¿Pero, cómo que­rer socie­da­des plu­ra­les si no hay plu­ra­li­dad en lo que se comu­ni­ca?

¿Con el ascen­so de gobier­nos de izquier­da en Amé­ri­ca lati­na la pau­ta de la demo­cra­ti­za­ción de la comu­ni­ca­ción avan­zó?

La lucha por la hege­mo­nía es una lucha per­ma­nen­te. Si las socie­da­des no se dotan de un ele­men­to plu­ral de difu­sión, quien ten­ga el con­trol de las trans­mi­sio­nes de valo­res y sím­bo­los impo­ne el mode­lo cul­tu­ral de esa socie­dad. Creo que la socie­dad lati­no­ame­ri­ca­na está pasan­do por un reen­cuen­tro con el públi­co, en mate­ria de comu­ni­ca­ción. Euro­pa nació con un con­cep­to públi­co de medios de comu­ni­ca­ción, Amé­ri­ca del Nor­te nace con un con­cep­to pri­va­do, que des­pués fue impues­to a Amé­ri­ca Lati­na y nos cau­só muchos daños. Creo que tene­mos que rede­fi­nir esto. Toda socie­dad se cons­tru­ye con un meca­nis­mo don­de usted tie­ne un con­tra­to social, una Cons­ti­tu­ción, y ciu­da­da­nos que com­par­ten ese con­tra­to. Para que ellos com­par­tan tie­ne que tener un esque­ma de valo­res y un esque­ma de desea­bi­li­dad den­tro de los mar­cos de esa cons­ti­tu­ción. El úni­co ele­men­to que pue­de difun­dir esos valo­res así defi­ni­dos, por­que lo eli­ge el pue­blo y lo qui­ta el pue­blo, es el públi­co. Se hace nece­sa­rio una dis­cu­sión entre lo que sig­ni­fi­ca un medio públi­co real­men­te, en el sen­ti­do de que es abier­to a todos y es trans­pa­ren­te en tér­mi­nos de ges­tión públi­ca. En segun­do lugar, ya en la entra­da del siglo 21, la socie­dad se dotó de una capa­ci­dad para divul­ga­ción mucho mayor. Es pre­ci­so ana­li­zar la nece­si­dad de faci­li­tar el sur­gi­mien­to de la comu­ni­dad como ele­men­to gene­ra­dor de men­sa­jes, no como con­su­mi­dor. Eso nos lle­va­ría a un nue­vo esque­ma comu­ni­ca­cio­nal don­de debe con­vi­vir lo públi­co, lo pri­va­do y la comu­ni­dad orga­ni­za­da. En Vene­zue­la avan­za­mos en ese camino, tene­mos esa estruc­tu­ra, con sus erro­res y acier­tos. Tene­mos una figu­ra de radio y tele­vi­sión que se lla­ma comu­ni­ta­ria, que es dis­tin­ta de alter­na­ti­vo. Alter­na­ti­vo noso­tros enten­de­mos cómo el dia­rio de uste­des, por­que son un gru­po de per­so­nas que están intere­sa­dos en la tema comu­ni­ca­cio­nal, sin fines lucra­ti­vos. Lo comu­ni­ta­rio es el vehícu­lo de la comu­ni­dad. En Vene­zue­la una comu­ni­dad pue­de orga­ni­zar­se y pedir su pro­pia radio o tele­vi­sión, crear su fun­da­ción y cada dos años, en asam­blea, reeli­gen quien va a ser el res­pon­sa­ble. Ese mode­lo tuvo mucha acep­ta­ción. En algu­nos lados tuvo un éxi­to gigan­tes­co, en otros no, por­que todo pro­ce­so de socia­li­za­ción depen­de mucho de la madu­rez de la comu­ni­dad para enten­der qué ella es la due­ña, no los que mon­ta­ron el vehícu­lo.

¿Cuál sería la agen­da de la demo­cra­ti­za­ción de la comu­ni­ca­ción por cum­plir en Amé­ri­ca lati­na?

Nece­si­ta­mos hacer un aná­li­sis sobre como se cons­ti­tu­yen las comu­ni­ca­cio­nes aquí y ése es el sis­te­ma que nece­si­ta­mos. Un sis­te­ma que no per­mi­ta la apro­pia­ción de la comu­ni­dad de la comu­ni­ca­ción no va a faci­li­tar el cre­ci­mien­to de una socie­dad plu­ral. En pri­mer lugar, debe haber la posi­bi­li­dad de que lo pri­va­do, lo públi­co y lo comu­ni­ta­rio divi­dan ese espa­cio. Segun­do: tie­ne que haber un sis­te­ma que haga que los men­sa­jes sean plu­ra­les, por eso tene­mos que frac­cio­nar.

¿Y la uni­ver­sa­li­za­ción de la Inter­net?

Es muy impor­tan­te. Aho­ra, nece­si­ta­mos tener infra­es­truc­tu­ra. Hoy, toda la red de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes está glo­ba­li­za­da y fue pri­va­ti­za­da. Lo que se cree des­cen­tra­li­za­do es, en ver­dad, cen­tra­li­za­do. Y sobre eso se fue­ron crean­do redes socia­les. Creo que tene­mos que vol­ver al con­cep­to de Esta­do-nación. Por ejem­plo, Vene­zue­la mane­ja su pro­pia red de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, su saté­li­te y aho­ra está cons­tru­yen­do su pro­pio NAP (Node Access Point), el pun­to don­de se pro­du­cen el inter­cam­bio de trá­fi­co de todos los ope­ra­do­res de Inter­net. Hoy, todos ellos están en Mia­mi y todo cuan­to sur­gió en la red está ahí por­que el poder que cen­tra­li­za eso aún no se sien­te ame­na­za­do. En Ingla­te­rra, todo el movi­mien­to que se agru­pó con­tra la pri­va­ti­za­ción fue reti­ra­do del Face­book cuan­do vie­ron que esta­ban aglu­ti­nán­do­se. En Egip­to, Cuan­do comen­za­ron las mani­fes­ta­cio­nes, apa­ga­ron la red com­ple­ta a toda la socie­dad.

“Es pre­ci­so ana­li­zar la nece­si­dad de faci­li­tar el sur­gi­mien­to de la comu­ni­dad como ele­men­to gene­ra­dor de men­sa­jes, no como con­su­mi­dor”

Enton­ces, la pre­gun­ta es: ¿es real este cre­ci­mien­to de las redes socia­les en Inter­net, a pun­to de ella ser un espa­cio de dispu­ta del poder? ¿O es una ilu­sión qué ter­mi­na­rá en el momen­to en el que el poder sien­ta qué la red aten­ta en con­tra él? Hace poco tiem­po, la secre­ta­ria de Esta­do de EEUU, Hillary Clin­ton, dijo que Inter­net es un desa­fío para su país y que debe haber un equi­li­brio entre segu­ri­dad y liber­tad. Pala­bras más, pala­bras menos, lo que ella dijo es que en Inter­net, en el con­tex­to de las redes socia­les, exis­ten dos tipos de per­so­nas: aqué­llos que la usan en bene­fi­cio de la socie­dad y los “terro­ris­tas” que la uti­li­zan con­tra la paz. Y todos aqué­llos que ella deter­mi­ne como terro­ris­tas van para el agu­je­ro. Eso sig­ni­fi­ca que la Inter­net va para el agu­je­ro cuan­do sea un peli­gro para el esta­blish­ment. Ése es uno de los gran­des desa­fíos de la socie­dad en el siglo 21.

Eso des­mon­ta la tesis de los que creen que las redes socia­les hacen revo­lu­cio­nes.

De hecho, tie­nen poten­cial, fun­cio­nó en los paí­ses ára­bes. La pre­gun­ta es lo que va a acon­te­cer cuan­do eso pase en Ingla­te­rra, EEUU, Fran­cia. ¿Quién ten­ga el “enchu­fe” en la mano va conec­tar­lo o a des­co­nec­tar­lo? Ahí está el desa­fío. La Inter­net sigue sien­do un espa­cio intere­san­te, lo que no pode­mos es ser ino­cen­tes en pen­sar que ella por sí sola va a per­mi­tir todo el sur­gi­mien­to de un movi­mien­to anti­sis­te­ma gigan­tes­co. Hoy ella se desa­rro­lló por­que para el sis­te­ma, aún no sig­ni­fi­ca un ries­go.

Amé­ri­ca Lati­na tie­ne las posi­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas para tener el poder del “enchu­fe”?

Lo más difí­cil es la par­te físi­ca, que ya está ente­rra­da aquí. El gran pro­ble­ma es que los pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción lle­va­ron a las manos de las trans­na­cio­na­les gran­des par­tes de estas redes. Sería intere­san­te, por ejem­plo, que el trá­fi­co de infor­ma­ción que va de Vene­zue­la a Bra­sil, en vez de subir al NAP de Mia­mi, se que­da­se entre nues­tros NAPs. Sal­dría al nor­te sola­men­te el trá­fi­co de infor­ma­ción con el nor­te. Eso es muy sim­ple de hacer, aquí ya se hicie­ron cosas mucho mas gran­des.

“En Ingla­te­rra, todo el movi­mien­to que se agru­pó con­tra la pri­va­ti­za­ción fue reti­ra­do del Face­book cuan­do vie­ron que esta­ban aglu­ti­nán­do­se”

¿Por qué no se hace?

Más por volun­tad polí­ti­ca que por cual­quie­ra otra cosa. El pro­ble­ma es que las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes no están en manos de empre­sas públi­cas o pri­va­das que sean de los paí­ses y que ten­gan la visión de los paí­ses, sino que son gran­des trans­na­cio­na­les. El inte­rés de ellos es glo­bal, no es un nego­cio de aquí. Ahí pasa­ría­mos por el tema de cuán impor­tan­te es tener esa estruc­tu­ra hoy, de for­ma que si nos des­en­chu­fan allá enci­ma, segui­mos conec­ta­dos aquí aba­jo. Des­de el pun­to de vis­ta de cos­to, se pue­de man­te­ner tam­bién.

QUIEN ES

Jes­se Cha­cón, 46 años, gra­dua­do en Inge­nie­ría de Sis­te­mas por el Ins­ti­tu­to Poli­téc­ni­co de la Fuer­za Arma­da Nacio­nal de Vene­zue­la y pos-gra­dua­do en Tele­má­ti­ca en Fran­cia. Actual­men­te es direc­tor de la Fun­da­ción Gru­po de Inves­ti­ga­ción Social Siglo XXI (GISXXI). Muy influ­yen­te en el gobierno de Hugo Chá­vez, diri­gió los minis­te­rios de Inte­rior, de Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción, de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, de Cien­cia y Tec­no­lo­gía e Indus­trias Inter­me­dias. Tam­bién estu­vo al man­do del des­pa­cho de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca y de la Comi­sión Nacio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (Cona­tel).

BRASIL DE FATO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *