Fra­ga: mue­re el perro, la rabia sobre­vi­ve- Red Roja

Ante la muer­te de Manuel Fra­ga sólo hay una cosa que pue­da entris­te­cer­nos: que este fas­cis­ta haya muer­to sin ser juz­ga­do por sus crí­me­nes. Pero que nadie soli­ci­te nues­tras con­do­len­cias en nom­bre de un supues­to «huma­ni­ta­ris­mo» o de algu­na fal­sa moral. La pro­pia socie­dad capi­ta­lis­ta que gen­te como Fra­ga sus­ten­ta es una socie­dad cri­mi­nal. Quie­nes crean los ban­cos de unos pocos, el ham­bre de millo­nes, la explo­ta­ción de todos menos ellos y los bom­bar­deos sobre Irak, Libia o Pales­ti­na no pue­den pre­ten­der dar­nos lec­cio­nes de moral.

Sólo cuan­do exis­te ries­go de revo­lu­ción, o cuan­do el pue­blo vota a aque­llo que según la bur­gue­sía no debe­ría votar (como en el 36), es nece­sa­rio eje­cu­tar esos crí­me­nes en la pro­pia metró­po­li impe­rial. Y Fra­ga lo hizo a la per­fec­ción. Fue minis­tro de un gobierno fas­cis­ta y geno­ci­da, el de Fran­co, de 1961 a 1969, y cóm­pli­ce de los ase­si­na­tos de Julián Gri­mau y Del­ga­do y Gra­na­dos, por ejem­plo. Tam­bién fue minis­tro de la gober­na­ción de otro fas­cis­ta simi­lar: Arias Nava­rro, el car­ni­ce­ri­to de Mála­ga, res­pon­sa­ble de la mayor fosa común exhu­ma­da des­de la II Gue­rra Mun­dial. En este perio­do, ya con Juan Car­los de Bor­bón como Jefe de Esta­do, Fra­ga ase­si­nó a 5 tra­ba­ja­do­res en Vito­ria, en mar­zo del 76. La calle “era suya”.

Pero sería un error con­si­de­rar a Fra­ga una rara excep­ción. Fra­ga, pre­si­den­te de la Xun­ta de Gali­cia has­ta 2005, fun­da­dor del par­ti­do que aho­ra gobier­na el Esta­do, es sólo otra mues­tra más de la con­ti­nuis­mo de la dic­ta­du­ra fas­cis­ta o, más exac­ta­men­te, de la homo­lo­ga­ción del régi­men sur­gi­do de la con­tra­rre­vo­lu­ción del 36 a los Esta­dos de con­tra­rre­vo­lu­ción pre­ven­ti­va impe­ran­tes en el cam­po impe­ria­lis­ta cir­cun­dan­te, cuya bru­tal repre­sión se enmas­ca­ra en nom­bre del “anti­te­rro­ris­mo”. El blan­queo de la figu­ra de Fra­ga no es más que una ver­gon­zo­sa bana­li­za­ción del fran­quis­mo, pre­sen­ta­do casi como “eta­pa nece­sa­ria” para lle­gar a la supues­ta “demo­cra­cia” que vivi­mos actual­men­te y que no habría sido posi­ble de haber triun­fa­do “los rojos”. Muer­to Fran­co, nos sobre­vi­vió la rabia. Y lo mis­mo suce­de­rá aho­ra tras la muer­te de Fra­ga.

Aho­ra, el Nodo mediá­ti­co actual está cele­bran­do sus glo­rias, sin lugar alguno para la excep­ción o las voces crí­ti­cas. A seme­jan­te fal­si­fi­ca­ción se ha pres­ta­do tam­bién el grue­so de los par­ti­dos par­la­men­ta­rios. El PSOE ha lamen­ta­do la muer­te de Fra­ga y expre­sa­do su “gran papel” en la “tran­si­ción”. Para el PP mue­re quien «dio todo por Espa­ña» (por su “Espa­ña eter­na”, natu­ral­men­te, la de los ricos, la de los capi­ta­lis­tas, la de “cha­ran­ga y pan­de­re­ta”, la impe­rial, la que jamás res­pe­ta­rá la auto­de­ter­mi­na­ción). El BNG tam­bién ha lamen­ta­do la muer­te del fas­cis­ta galle­go. Inclu­so el cama­leó­ni­co San­tia­go Carri­llo, que con­vir­tió al PCE en una orga­ni­za­ción clau­di­can­te duran­te la “tran­si­ción” fas­cis­ta, lo ha elo­gia­do, recor­dan­do que era un “hom­bre de talen­to con capa­ci­dad para adap­tar­se a los tiem­pos”.

Red Roja expre­sa su repul­sa ante las cele­bra­cio­nes de la figu­ra de un cri­mi­nal fas­cis­ta. No pue­de haber lamen­tos cuan­do mue­re alguien que ha repri­mi­do y ase­si­na­do al pue­blo emplean­do los cuer­pos de cho­que de un Esta­do fas­cis­ta. Es el momen­to de seguir exi­gien­do la “rup­tu­ra demo­crá­ti­ca” que no se pro­du­jo en el 75, la jus­ti­cia y repa­ra­ción para todos los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra y de la supues­ta demo­cra­cia, el jui­cio popu­lar y la con­de­na de todos los res­pon­sa­bles de crí­me­nes polí­ti­cos (inclu­yen­do a Feli­pe Gon­zá­lez, res­pon­sa­ble del GAL) y la liber­tad para los pre­sos polí­ti­cos comu­nis­tas, anar­quis­tas e inde­pen­den­tis­tas.

¡Repú­bli­ca, auto­de­ter­mi­na­ción, socia­lis­mo!
¡Liber­tad para las pre­sas y los pre­sos polí­ti­cos!
¡Muer­te al fas­cis­mo!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *