Por la jus­ti­cia, la memo­ria y la ver­dad- Bego­ña Cas­ti­llo, her­ma­na de Mikel Cas­ti­llo, Maria Jesus Sale­gi, madre de Josu Zaba­la «Basa­jaun», y Erro­se Ere­zu­ma, her­ma­na de Jon Ere­zu­ma, fir­man este escri­to Asun Alon­so, viu­da de Kepa Cres­po, e Itziar Liza­rral­de, her­ma­na de Jon Liza­rral­de

Nues­tros fami­lia­res fue­ron ase­si­na­dos o per­die­ron la vida por su com­pro­mi­so con el pue­blo en la lucha por la liber­tad nacio­nal y social. Ese es el moti­vo prin­ci­pal de sus muer­tes, aun­que en algu­nos casos la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do en estos crí­me­nes se inten­te ocul­tar, ter­gi­ver­sar o des­viar median­te invo­ca­cio­nes crue­les a la «des­apa­ri­ción por cau­sas des­co­no­ci­das o ajus­te de cuen­tas, el sui­ci­dio, la muer­te volun­ta­ria o a con­se­cuen­cia de hui­das o enfren­ta­mien­to».

Sin duda, res­pec­to al con­flic­to, exis­ten diver­sas inter­pre­ta­cio­nes y rela­tos que depen­den de los pun­tos de vis­ta de aque­llos que los for­mu­lan, en con­so­nan­cia con la exis­ten­cia de una plu­ra­li­dad de opi­nio­nes en nues­tra socie­dad. Pero por enci­ma de esas opi­nio­nes exis­te una ver­dad uni­ver­sal­men­te for­mu­la­da: el dere­cho de los pue­blos y nacio­nes a su auto­de­ter­mi­na­ción e inde­pen­den­cia y, por lo tan­to, el dere­cho de Eus­kal Herria como nación a su dis­fru­te. Y el con­flic­to tie­ne su ori­gen y pro­lon­ga­ción en la nega­ción del Esta­do espa­ñol a reco­no­cer y res­pe­tar esos y otros dere­chos. No se tra­ta, por con­si­guien­te, de una par­te de ver­dad o de una ver­dad incom­ple­ta, sino de una ver­dad ple­na e indi­vi­si­ble, y como tal los pue­blos tie­nen la obli­ga­ción de defen­der­la y los Esta­dos de reco­no­cer­la. Des­de lue­go, es mate­ria de dis­cu­sión el empleo de los ins­tru­men­tos para con­quis­tar esos dere­chos y ha habi­do den­tro del pro­pio movi­mien­to de libe­ra­ción opi­nio­nes en con­tra de la lucha arma­da por moti­vos polí­ti­cos de efi­ca­cia o deri­va­dos de la moral domi­nan­te. Pero lo que es indis­cu­ti­ble es que nues­tro fami­lia­res mili­ta­ron y sacri­fi­ca­ron su vida por amor a esa ver­dad, en un con­tex­to de opre­sión nacio­nal y social que les hizo adop­tar deci­sio­nes com­pro­me­ti­das y arries­ga­das que noso­tros como fami­lia­res y per­so­nas fie­les a su men­sa­je tene­mos que res­pe­tar.

Nues­tros fami­lia­res son al mis­mo tiem­po guda­ris y repre­sa­lia­dos. Suje­tos acti­vos por su vida mili­tan­te y repre­sa­lia­dos por­que murie­ron de una for­ma cruel e injus­ta por la vio­len­cia del Esta­do, recha­za­da y cas­ti­ga­da por sus pro­pias leyes. Por eso, cuan­do recla­ma­mos ver­dad, jus­ti­cia y memo­ria, lo hace­mos en un doble sen­ti­do:

Como guda­ris. Aquí la ver­dad es la de su pro­yec­to polí­ti­co libe­ra­dor, la de su vida mili­tan­te, la de sus sue­ños, aspi­ra­cio­nes, sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos, la de su com­pro­mi­so colec­ti­vo e indi­vi­dual por una cau­sa jus­ta. La jus­ti­cia es el camino que tuvie­ron que reco­rrer, por fide­li­dad a sí mis­mos y a su pue­blo, en defen­sa de unas ideas de eman­ci­pa­ción al mis­mo tiem­po loca­les y de valor uni­ver­sal. La memo­ria es el recuer­do, que nues­tro pue­blo debe repo­ner, guar­dar y exten­der, tan­to de su prác­ti­ca mili­tan­te como la de todos sus com­pa­ñe­ros y demás patrio­tas que han lucha­do en dife­ren­tes cam­pos por la liber­tad de Eus­kal Herria.

Como repre­sa­lia­dos. Aquí la ver­dad recla­ma­da es la deri­va­da del escla­re­ci­mien­to de las cir­cuns­tan­cias que acom­pa­ña­ron a sus muer­tes, así como el cono­ci­mien­to de la iden­ti­dad de sus auto­res direc­tos y la de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos que las pro­pi­cia­ron. La jus­ti­cia es la legal que corres­pon­de a todo esta­do de dere­cho que se cali­fi­que de demo­crá­ti­co, lo que con­lle­va el reco­no­ci­mien­to del daño infli­gi­do, el jui­cio a los cul­pa­bles y la repa­ra­ción corres­pon­dien­te. La memo­ria es el recor­da­to­rio per­ma­nen­te del falle­ci­mien­to de los seres que­ri­dos, el regis­tro his­tó­ri­co de los suce­sos luc­tuo­sos en que se vie­ron impli­ca­dos y la posi­bi­li­dad de ren­dir­les home­na­je públi­co con dig­ni­dad, sin prohi­bi­cio­nes ni san­cio­nes. En este sen­ti­do, con­si­de­ra­mos impres­cin­di­ble la crea­ción de comi­sio­nes de la ver­dad, ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­tes, que ayu­den al logro de los cita­dos obje­ti­vos, pues un pro­ce­so de reso­lu­ción de cual­quier con­flic­to polí­ti­co tie­ne que venir acom­pa­ña­do de esos requi­si­tos impres­cin­di­bles de ver­dad y jus­ti­cia.

Nues­tra con­tri­bu­ción a un ver­da­de­ro pro­ce­so de paz pasa por la defen­sa de nues­tros alle­ga­dos en su doble dimen­sión de guda­ris y repre­sa­lia­dos. Por­que no se pue­de hablar de paz sin el reco­no­ci­mien­to y ejer­ci­cio de los dere­chos nacio­na­les de nues­tro pue­blo, ni tam­po­co si las injus­ti­cias e ile­ga­li­da­des come­ti­das con nues­tros mili­tan­tes y demás per­so­nas afec­ta­das por la repre­sión del Esta­do no son reco­no­ci­das y repa­ra­das. Es nece­sa­rio abor­dar simul­tá­nea­men­te estas dos dimen­sio­nes del con­flic­to nacio­nal, si se pre­ten­de optar por una solu­ción demo­crá­ti­ca que con­duz­ca a una socie­dad con jus­ti­cia y sin vio­len­cia. Y los esta­dos fran­cés y espa­ñol no van a dar nin­gu­na faci­li­dad. Esta­mos de acuer­do en que la con­vi­ven­cia solo pue­de venir del res­pe­to al dife­ren­te y sus dere­chos, y tam­bién del res­pe­to a la dife­ren­cia y a los dere­chos nacio­na­les de nues­tro pue­blo sin los cua­les los pri­me­ros no pue­den exis­tir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *