Fra­ga, fiel refle­jo de la cobar­de demo­cra­cia espa­ño­la- Borro­ka Garaia

borro​ka​ga​raia​.word​press​.com
Fraga, fiel reflejo de la cobarde democracia española…y vivi­mos en un pue­blo que nau­fra­ga, fra­ga, fra­ga, fra­ga, nau­fra­ga. Así decian los Eskor­bu­to hace muchos años y ayer final­men­te nau­fra­gó. El PP y sus medios de comu­ni­ca­ción se han lan­za­do en una cam­pa­ña de apo­lo­gía del fran­quis­mo y exal­ta­ción del cri­men de esta­do. Una maqui­na­ria muy bien engra­sa­da de impu­ni­dad, olvi­do y men­ti­ra. La “otra espa­ña” a manos del PSOE o de “Carri­llos” y fru­to del pac­to de silen­cio aún con­ti­núa encor­va­da ante el fas­cis­mo inca­paz de supe­rar con el paso de los años la trai­ción a la memo­ria que supu­so la acep­ta­ción de toda la estruc­tu­ra fran­quis­ta como demo­crá­ti­ca. La izquier­da espa­ño­la actual se con­vier­te así en uno de los sec­to­res polí­ti­cos más cobar­des de la his­to­ria euro­pea. La izquier­da espa­ño­la no fue ven­ci­da en la gue­rra civil. Lo fue en los 70. Cau­san­do prác­ti­ca­men­te su des­apa­ri­ción y todo atis­bo de éti­ca.

En dece­nas de paí­ses de todo el mun­do tras dic­ta­du­ras fas­cis­tas se lle­va­ron a cabo tran­si­cio­nes demo­crá­ti­cas, más len­tas o más rapi­das. Con sus depu­ra­cio­nes de los esta­men­tos mili­ta­res, poli­cia­les, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Con jui­cios y con­de­nas. Medio siglo de dic­ta­du­ra fran­quis­ta espa­ño­la sin embar­go ha pasa­do con total impu­ni­dad. Ni una sola per­so­na ha sido juz­ga­da ni siquie­ra mul­ta­da. Dece­nas de miles de víc­ti­mas mor­ta­les, tor­tu­ra­dos y exi­lia­dos jamas han vis­to a sus ver­du­gos ser con­de­na­dos por nin­gún tri­bu­nal sino todo lo con­tra­rio. Son des­pe­di­dos con hono­res. Estos mis­mos que des­pi­den con hono­res a los cri­mi­na­les fas­cis­tas curio­sa­men­te son los que a día de hoy más hablan de impu­ni­dad, de fal­sa equi­pa­ra­ción de víc­ti­mas y de terro­ris­mo. Pero hablan de la resis­ten­cia vasca.

Ni el fran­quis­mo ni sus res­pon­sa­bles jamás han sido juz­ga­dos por la sen­ci­lla razón de que sus ten­tácu­los de poder nun­ca se han ido, siguen estan­do pre­sen­tes en la actua­li­dad espa­ño­la. Con­tro­lan­do­la. El mis­mo poder finan­cie­ro y la oli­gar­quía que ama­só for­tu­na duran­te la dic­ta­du­ra es el que aca­pa­ra hoy en día el poder eco­nó­mi­co. El ejer­ci­to y las fuer­zas poli­cia­les cuen­tan con los mis­mos esque­mas inter­nos estruc­tu­ra­les y sus res­pon­sa­bles son ele­men­tos here­de­ros direc­tos de sus pre­de­ce­so­res. No hubo una sola baja en todo el entra­ma­do mili­tar y poli­cial espa­ñol del fran­quis­mo. Ni siquie­ra los tri­bu­na­les sufrie­ron cam­bios trans­cen­den­tes. La audien­cia nacio­nal sim­ple­men­te es un cam­bio de nom­bre del tri­bu­nal de orden públi­co fran­quis­ta. Los mis­mos jue­ces con­ti­nua­ron con su toga. Has­ta hoy.

La cla­se polí­ti­ca fran­quis­ta fue la que dise­ñó y lle­vó a cabo la refor­ma fran­quis­ta. Bajo el con­trol de la oli­gar­quía y el poder mili­tar. No fue lle­va­da a cabo por demó­cra­tas o anti­fas­cis­tas. Fue­ron las medi­das nece­sa­rias para reor­ga­ni­zar la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta inter­na espa­ño­la y para opti­mi­zar recur­sos de cara a esa explo­ta­ción. Dar apa­rien­cia demo­crá­ti­ca a lo fra­gua­do en una gue­rra de exter­mi­nio y medio siglo de régi­men fas­cis­ta. Los intere­ses eco­nó­mi­cos del fran­quis­mo nece­si­ta­ban esa equi­pa­ra­ción demo­crá­ti­ca bur­gue­sa euro­pea. Y lo lle­va­ron a cabo cuan­do ellos lo decidieron.

Las reac­cio­nes de los par­ti­dos “del régi­men demo­crá­ti­co espa­ñol” a la muer­te de Fra­ga no son más que la cons­ta­ta­ción del terri­ble poder que osten­ta hoy en día el fran­quis­mo sin Fran­co. La “dere­cha socio­ló­gi­ca” o el espa­ño­lis­mo de siem­pre. Ven­cie­ron en Espa­ña. Que un cana­lla de ideas tan abyec­tas como las de Fra­ga sea des­pe­di­do entre hono­res por la mayo­ría del arco par­la­men­ta­rio espa­ñol es una mues­tra de la podre­dum­bre moral que tie­ne ese esta­do. Pero es que no pue­den hacer otra cosa, colo­car en su sitio a per­so­na­jes tan crue­les como Fra­ga supo­ne colo­car en su sitio a la pseu­do-demo­cra­cia española.

Un sis­te­ma demo­crá­ti­co si quie­re dotar­se legi­ti­ma­men­te de tal nom­bre hubie­ra reco­no­ci­do la reali­dad nacio­nal vas­ca así como la cata­la­na o la galle­ga. Pero la “tran­si­ción” siguió la máxi­ma fas­cis­ta de ocul­ta­ción de las reali­da­des nacio­na­les para impo­ner el pro­yec­to españolista.

Una vez derro­ta­da la izquier­da espa­ño­la, el MLNV prác­ti­ca­men­te en soli­ta­rio se con­vir­tió en el espe­jo don­de se ve refle­ja­da la fal­se­dad de la demo­cra­cia espa­ño­la, por eso ha sido per­se­gui­do con más que saña. Es el recor­da­to­rio omni­pre­sen­te de la trai­ción de la izquier­da espa­ño­la y de la men­ti­ra del fran­quis­mo. De la fal­sa demo­cra­cia española.

Es el refle­jo tam­bien de la memo­ria anti-fran­quis­ta y anti-fas­cis­ta que por enci­ma de la pan­to­mi­na que estos días nos mete­rán con embu­do en torno al cri­mi­nal Fra­ga pon­drá negro sobre blan­co jun­to a otros com­pa­ñe­ros anti-fas­cis­tas que no olvidan.

Y no se olvi­da que Manuel Fra­ga como miem­bro de los gobier­nos de la dic­ta­du­ra que fir­ma­ron las penas de muer­te del liber­ta­rio cata­lán Jor­di Conill (octu­bre de 1962, no eje­cu­ta­do), del comu­nis­ta Julián Gri­mau (abril de 1963, eje­cu­ta­do), de los anar­quis­tas Fran­cis­co Gra­na­dos y Joa­quín Del­ga­do (agos­to de 1963, eje­cu­ta­dos) y de los pre­sos socia­les Rai­mun­do Medrano y Eleute­rio Sán­chez (mayo de 1965, no eje­cu­ta­dos). Eso por no hablar del esta­do de excep­ción decla­ra­do en agos­to de 1968 en las “pro­vin­cias trai­do­ras” vas­cas, en el que se detu­vo y tor­tu­ró a dis­cre­ción. De la matan­za del 3 de mar­zo en Gas­teiz o la de Mon­te­ju­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.