Fra­ga, fiel refle­jo de la cobar­de demo­cra­cia espa­ño­la- Borro­ka Garaia

borro​ka​ga​raia​.word​press​.com
Fraga, fiel reflejo de la cobarde democracia española…y vivi­mos en un pue­blo que nau­fra­ga, fra­ga, fra­ga, fra­ga, nau­fra­ga. Así decian los Eskor­bu­to hace muchos años y ayer final­men­te nau­fra­gó. El PP y sus medios de comu­ni­ca­ción se han lan­za­do en una cam­pa­ña de apo­lo­gía del fran­quis­mo y exal­ta­ción del cri­men de esta­do. Una maqui­na­ria muy bien engra­sa­da de impu­ni­dad, olvi­do y men­ti­ra. La “otra espa­ña” a manos del PSOE o de “Carri­llos” y fru­to del pac­to de silen­cio aún con­ti­núa encor­va­da ante el fas­cis­mo inca­paz de supe­rar con el paso de los años la trai­ción a la memo­ria que supu­so la acep­ta­ción de toda la estruc­tu­ra fran­quis­ta como demo­crá­ti­ca. La izquier­da espa­ño­la actual se con­vier­te así en uno de los sec­to­res polí­ti­cos más cobar­des de la his­to­ria euro­pea. La izquier­da espa­ño­la no fue ven­ci­da en la gue­rra civil. Lo fue en los 70. Cau­san­do prác­ti­ca­men­te su des­apa­ri­ción y todo atis­bo de éti­ca.

En dece­nas de paí­ses de todo el mun­do tras dic­ta­du­ras fas­cis­tas se lle­va­ron a cabo tran­si­cio­nes demo­crá­ti­cas, más len­tas o más rapi­das. Con sus depu­ra­cio­nes de los esta­men­tos mili­ta­res, poli­cia­les, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Con jui­cios y con­de­nas. Medio siglo de dic­ta­du­ra fran­quis­ta espa­ño­la sin embar­go ha pasa­do con total impu­ni­dad. Ni una sola per­so­na ha sido juz­ga­da ni siquie­ra mul­ta­da. Dece­nas de miles de víc­ti­mas mor­ta­les, tor­tu­ra­dos y exi­lia­dos jamas han vis­to a sus ver­du­gos ser con­de­na­dos por nin­gún tri­bu­nal sino todo lo con­tra­rio. Son des­pe­di­dos con hono­res. Estos mis­mos que des­pi­den con hono­res a los cri­mi­na­les fas­cis­tas curio­sa­men­te son los que a día de hoy más hablan de impu­ni­dad, de fal­sa equi­pa­ra­ción de víc­ti­mas y de terro­ris­mo. Pero hablan de la resis­ten­cia vas­ca.

Ni el fran­quis­mo ni sus res­pon­sa­bles jamás han sido juz­ga­dos por la sen­ci­lla razón de que sus ten­tácu­los de poder nun­ca se han ido, siguen estan­do pre­sen­tes en la actua­li­dad espa­ño­la. Con­tro­lan­do­la. El mis­mo poder finan­cie­ro y la oli­gar­quía que ama­só for­tu­na duran­te la dic­ta­du­ra es el que aca­pa­ra hoy en día el poder eco­nó­mi­co. El ejer­ci­to y las fuer­zas poli­cia­les cuen­tan con los mis­mos esque­mas inter­nos estruc­tu­ra­les y sus res­pon­sa­bles son ele­men­tos here­de­ros direc­tos de sus pre­de­ce­so­res. No hubo una sola baja en todo el entra­ma­do mili­tar y poli­cial espa­ñol del fran­quis­mo. Ni siquie­ra los tri­bu­na­les sufrie­ron cam­bios trans­cen­den­tes. La audien­cia nacio­nal sim­ple­men­te es un cam­bio de nom­bre del tri­bu­nal de orden públi­co fran­quis­ta. Los mis­mos jue­ces con­ti­nua­ron con su toga. Has­ta hoy.

La cla­se polí­ti­ca fran­quis­ta fue la que dise­ñó y lle­vó a cabo la refor­ma fran­quis­ta. Bajo el con­trol de la oli­gar­quía y el poder mili­tar. No fue lle­va­da a cabo por demó­cra­tas o anti­fas­cis­tas. Fue­ron las medi­das nece­sa­rias para reor­ga­ni­zar la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta inter­na espa­ño­la y para opti­mi­zar recur­sos de cara a esa explo­ta­ción. Dar apa­rien­cia demo­crá­ti­ca a lo fra­gua­do en una gue­rra de exter­mi­nio y medio siglo de régi­men fas­cis­ta. Los intere­ses eco­nó­mi­cos del fran­quis­mo nece­si­ta­ban esa equi­pa­ra­ción demo­crá­ti­ca bur­gue­sa euro­pea. Y lo lle­va­ron a cabo cuan­do ellos lo deci­die­ron.

Las reac­cio­nes de los par­ti­dos “del régi­men demo­crá­ti­co espa­ñol” a la muer­te de Fra­ga no son más que la cons­ta­ta­ción del terri­ble poder que osten­ta hoy en día el fran­quis­mo sin Fran­co. La “dere­cha socio­ló­gi­ca” o el espa­ño­lis­mo de siem­pre. Ven­cie­ron en Espa­ña. Que un cana­lla de ideas tan abyec­tas como las de Fra­ga sea des­pe­di­do entre hono­res por la mayo­ría del arco par­la­men­ta­rio espa­ñol es una mues­tra de la podre­dum­bre moral que tie­ne ese esta­do. Pero es que no pue­den hacer otra cosa, colo­car en su sitio a per­so­na­jes tan crue­les como Fra­ga supo­ne colo­car en su sitio a la pseu­do-demo­cra­cia espa­ño­la.

Un sis­te­ma demo­crá­ti­co si quie­re dotar­se legi­ti­ma­men­te de tal nom­bre hubie­ra reco­no­ci­do la reali­dad nacio­nal vas­ca así como la cata­la­na o la galle­ga. Pero la “tran­si­ción” siguió la máxi­ma fas­cis­ta de ocul­ta­ción de las reali­da­des nacio­na­les para impo­ner el pro­yec­to espa­ño­lis­ta.

Una vez derro­ta­da la izquier­da espa­ño­la, el MLNV prác­ti­ca­men­te en soli­ta­rio se con­vir­tió en el espe­jo don­de se ve refle­ja­da la fal­se­dad de la demo­cra­cia espa­ño­la, por eso ha sido per­se­gui­do con más que saña. Es el recor­da­to­rio omni­pre­sen­te de la trai­ción de la izquier­da espa­ño­la y de la men­ti­ra del fran­quis­mo. De la fal­sa demo­cra­cia espa­ño­la.

Es el refle­jo tam­bien de la memo­ria anti-fran­quis­ta y anti-fas­cis­ta que por enci­ma de la pan­to­mi­na que estos días nos mete­rán con embu­do en torno al cri­mi­nal Fra­ga pon­drá negro sobre blan­co jun­to a otros com­pa­ñe­ros anti-fas­cis­tas que no olvi­dan.

Y no se olvi­da que Manuel Fra­ga como miem­bro de los gobier­nos de la dic­ta­du­ra que fir­ma­ron las penas de muer­te del liber­ta­rio cata­lán Jor­di Conill (octu­bre de 1962, no eje­cu­ta­do), del comu­nis­ta Julián Gri­mau (abril de 1963, eje­cu­ta­do), de los anar­quis­tas Fran­cis­co Gra­na­dos y Joa­quín Del­ga­do (agos­to de 1963, eje­cu­ta­dos) y de los pre­sos socia­les Rai­mun­do Medrano y Eleute­rio Sán­chez (mayo de 1965, no eje­cu­ta­dos). Eso por no hablar del esta­do de excep­ción decla­ra­do en agos­to de 1968 en las “pro­vin­cias trai­do­ras” vas­cas, en el que se detu­vo y tor­tu­ró a dis­cre­ción. De la matan­za del 3 de mar­zo en Gas­teiz o la de Mon­te­ju­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *