¡Modé­re­se Sr Azku­na!- Tasio Erki­zia

Con este tema de la aper­tu­ra de los comer­cios en domin­gos y fes­ti­vos, la acti­tud adop­ta­da ha sido espe­cial­men­te intran­si­gen­te y cla­ra­men­te cla­sis­ta. Una vez más, quien se con­si­de­ra “el alcal­de de todos los bil­bai­nos”, sale en defen­sa de la ava­ri­cia de unos pocos de la ciu­dad, des­pre­cian­do el res­to de los sec­to­res ciu­da­da­nos que no comul­gan con ellos. Muy cri­ti­ca­ble es que un Alcal­de repe­ti­da­men­te sal­ga en defen­sa de los intere­ses de los más fuer­tes con­tra los más débi­les. Pero inad­mi­si­ble es que des­ca­li­fi­que de mane­ra hirien­te a una par­te impor­tan­te de Bil­bao.

Mire Sr. Azku­na, quie­nes nos opo­ne­mos fir­me­men­te a que los domin­gos y fes­ti­vos tam­bién se abra el comer­cio al públi­co, tene­mos razo­nes de peso y cree­mos que per­fec­ta­men­te enten­di­bles para la gran mayo­ría de la pobla­ción. Se pue­de com­par­tir o no pero creo que es una acti­tud pro­gre­sis­ta y mucho más en con­so­nan­cia, con el prin­ci­pio de com­pa­gi­nar la vida labo­ral y la fami­liar, que tan­to se dice defen­der des­de las ins­ti­tu­cio­nes, pero tan fla­co favor se hace con ini­cia­ti­vas como la de abrir las tien­das tam­bién los fes­ti­vos.

La aper­tu­ra de los días fes­ti­vos tie­ne una tri­ple dimen­sión: la labo­ral, la eco­nó­mi­ca y la socio-polí­ti­ca. Es un pro­ble­ma labo­ral por­que afec­ta gra­ve­men­te a miles de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Si duro resul­ta tra­ba­jar la gran mayo­ría de los sába­dos (maña­na y tar­de), lo de los domin­gos es un gra­ve tras­torno para el ocio y la vida fami­liar com­par­ti­da. Es cier­to que no son pocos los ser­vi­cios que tie­nen que aten­der los fes­ti­vos y domin­gos, como bares, far­ma­cias, trans­por­te públi­co, hos­pi­ta­les, etc, etc. pero hay una gran dife­ren­cia, por cuan­to que dichos ser­vi­cios se con­si­de­ran impres­cin­di­bles en unos casos y de ocio para el res­to de la pobla­ción, en otros.. Las tien­das de las que esta­mos hablan­do no cum­plen nin­guno de los dos requi­si­tos, por lo que no hay razo­nes socia­les para abrir­las.

La aper­tu­ra de fes­ti­vos tie­ne una tri­ple dimen­sión: la labo­ral, la eco­nó­mi­ca y la socio-polí­ti­ca

Es tam­bién un pro­ble­ma labo­ral para todas los peque­ñas tien­das fami­lia­res que se verían obli­ga­dos a abrir, so pena de per­der los pocos clien­tes que tie­nen. No pue­den com­pe­tir con gran­des super­fi­cies o las mul­ti­na­cio­na­les si no es con evi­den­te menos­ca­bo de sus dere­chos labo­ra­les más ele­men­ta­les.

Se habla de ven­ta­jas eco­nó­mi­cas como la de acti­var la eco­no­mía y de crear nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. Creo que ambas razo­nes son ende­bles. Si la baja­da de ven­tas, como todos admi­ten, se debe a la cri­sis eco­nó­mi­ca, ¿por qué abrien­do los fes­ti­vos tie­ne que aumen­tar las ven­tas? ¿Aca­so de esa mane­ra amai­na la cri­sis ? Se tras­la­da­rá la com­pra de otros días de la sema­na a los fes­ti­vos, pero por tener abier­to más horas no nece­sa­ria­men­te aumen­tan las com­pras. Y en cuan­to a crear nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, sen­ci­lla­men­te no es cier­to. Es posi­ble que se crean en gran­des super­fi­cies, pero se pier­den en las tien­das peque­ñas. A la lar­ga, la ven­ta en cade­na, dis­mi­nu­ye los pues­tos de tra­ba­jo. ¿No es ver­dad, Sr. Azku­na, que el fon­do de este pro­ble­ma es el pul­so por la sub­sis­ten­cia de las tien­das peque­ñas y la ava­ri­cia de los gran­des super­fi­cies comer­cia­les? ¿Y me pue­de decir, por qué se decan­ta usted tan efu­si­va­men­te por los gran­des?

Es un tema que tie­ne una dimen­sión tam­bién socio-polí­ti­ca, en cuan­to se refie­re al mode­lo de socie­dad que se quie­re impul­sar. ¿Aca­so, el pro­mo­ver el con­su­mis­mo tan ardien­te­men­te e iden­ti­fi­car el ocio con el comer­cio no son valo­res de una socie­dad tris­te y deca­den­te? Esta socie­dad que vive estre­sa­da duran­te toda la sema­na, nece­si­ta que se le ofrez­ca cau­ces de diver­sión que fomen­te la par­ti­ci­pa­ción colec­ti­va y fami­liar. Bil­bao no nece­si­ta muchas tien­das abier­tas, sino espa­cios gra­tui­tos don­de los niños y mayo­res sepa­mos pasar­lo bien, espa­cios para jóve­nes pen­sa­dos y ges­tio­na­dos por ellos y ellas para su dis­fru­te.

Cier­ta­men­te hubo insul­tos y gri­tos pro­fe­ri­dos des­de la mani­fes­ta­ción. Una lás­ti­ma. Pero ¿por qué no se habla tam­bién de los ges­tos soe­ces y pro­vo­ca­do­res de muchos de los com­pra­do­res? Al mar­gen de los inci­den­tes, el pasa­do domin­go, en la Gran Via de Bil­bao, se enfren­ta­ban dos mode­los de socie­dad: la de los tra­ba­ja­do­res y peque­ños comer­cios, muchos de ellos votan­tes de su pro­pio par­ti­do, por una par­te, y la de los pudien­tes y gran­des alma­ce­nes por otra. Cada uno y cada una se situó don­de tie­ne el bol­si­llo y el cora­zón.

Habla cons­tan­te­men­te de defen­der la ley. Pero sabrá usted que muchas veces calla, mira a otro lado y tam­bién silen­cia cla­mo­ro­sas ile­ga­li­da­des en su Villa. Usted silen­cia miles de des­pi­dos injus­tos de tra­ba­ja­do­res, des­hau­cios hirien­tes de fami­lias nece­si­ta­das por par­te de la ban­ca y acci­den­tes labo­ra­les mor­ta­les, con­se­cuen­cia de fra­gan­tes ile­ga­li­da­des. Apo­ya ile­ga­li­da­des mani­fies­tas con­tra los dere­chos de los eus­kal­du­nes en su pro­pio ayun­ta­mien­to. Su anun­cia­da “sen­si­bi­li­dad” para con situa­cio­nes de ile­ga­li­dad, es par­cial e intere­sa­da.

Sr. Azku­na, creo que a un Alcal­de se le pue­de pedir un poco de res­pe­to para quie­nes pien­san dife­ren­te o defien­den otro mode­lo de socie­dad. Casi sis­te­má­ti­ca­men­te usted ridi­cu­li­za, insul­ta y des­ca­li­fi­ca a las per­so­nas eus­kal­du­nes, a los hom­bres y muje­res de izquier­da, a los aber­tza­les, a la juven­tud… solo se libran sus afi­nes. Estoy segu­ro que en Bil­bao, muchos de sus pro­pios votan­tes le piden un poco más de mesu­ra y mode­ra­ción. Todo lo que no es Azku­na no es des­he­cho ni nava­je­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *