Ber­lin, de nue­vo recor­dó a Rosa Luxem­bur­go y Karl Liebk­necht

Pese a haber pasa­do ya la frio­le­ra de 93 años des­de que Rosa y Karl fue­sen assi­na­dos por ban­das cri­mi­na­les de extre­ma dere­cha, aún se les recuer­da y home­na­jea en Ber­lin cada año.

Diri­gen­tes comu­nis­tas, revo­lu­cio­na­rios inso­bor­na­bles, la úni­ca for­ma de aca­bar con ellos fué el ruin y cobar­de ase­si­na­to. Mili­cias fas­cis­tas asal­ta­ron a Rosa y la ase­si­na­ron a gol­pe de cula­ta­zo, arro­jan­do su cuer­po al río Spree. Karl sin ambar­go, fué ase­si­na­do de un tiro en la cabe­za, tam­bién por los cri­mi­na­les «Frei­korps», la antes men­cio­na­da mili­cia de extre­ma dere­cha. Se sabe tam­bién, que fue­ron los social­de­mó­cra­tas diri­gi­dos por Fie­drich Ebert los que posi­bi­li­ta­ron estos ase­si­na­tos ; El minis­tro de Defen­sa res­pon­sa­ble del ejér­ci­to era el tam­bién social­de­mó­cra­ta Gus­tav Nos­ke. Era dema­sia­da izquier­da para los social­de­mó­cra­tas de aquél enton­ces.

En el home­na­je tri­bu­ta­do a ambos líde­res obre­ros, se anun­ció que el puen­te des­de el cual se arro­jó el cuer­po de Rosa, se lla­ma­rá en ade­lan­te, Puen­te Rosa Luxem­bur­go.

Las tum­bas en la que se encuen­tran los cuer­pos de Rosa y karl fue­ron cubier­tas por cien­tos de rosas rojas, en memo­ría de quie­nes tan­to die­ron por la cau­sa de la revo­lu­ción socia­lis­ta y el comu­nis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *