Vein­te años sin la URSS- Higi­nio Polo

La des­apa­ri­ción de la Unión Sovié­ti­ca es una de las tres cues­tio­nes cla­ve que expli­can nues­tra reali­dad en el siglo XXI. Las otras dos son el for­ta­le­ci­mien­to chino y el ini­cio de la deca­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na. La diso­lu­ción de la URSS se pre­ci­pi­tó en el cli­ma de cri­sis y enfren­ta­mien­tos que se apo­de­ra­ron de la vida sovié­ti­ca en los últi­mos años del gobierno de Gor­ba­chov, quien aun­que enca­be­zó un inapla­za­ble pro­ce­so de reno­va­ción (en su ini­cio, recla­man­do el retorno al leni­nis­mo), impul­só una desas­tro­sa ges­tión de gobierno y una tor­pe acción polí­ti­ca que agra­vó la cri­sis y faci­li­tó la acción de los opo­si­to­res al sis­te­ma socia­lis­ta. Las dispu­tas entre Yel­tsin y Gor­ba­chov, el pre­me­di­ta­do y pre­ci­pi­ta­do des­man­te­la­mien­to de las estruc­tu­ras sovié­ti­cas y de la orga­ni­za­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta fue­ron acom­pa­ña­das de rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­lis­tas, que se ini­cia­ron en Arme­nia y se exten­die­ron como una man­cha de acei­te por otras repú­bli­cas de la Unión, mien­tras la cri­sis eco­nó­mi­ca se agra­va­ba, los abas­te­ci­mien­tos esca­sea­ban y los lazos eco­nó­mi­cos entre las dife­ren­tes par­tes de la Unión empe­za­ban a resen­tir­se. Los pro­ble­mas a los que se enfren­ta­ba Gor­ba­chov eran muchos, y su ges­tión los empeo­ró: la aspi­ra­ción a una mayor liber­tad, fren­te al auto­ri­ta­ris­mo sovié­ti­co, y un explo­si­vo cóc­tel de malas cose­chas, infla­ción des­bo­ca­da, caí­da de la pro­duc­ción indus­trial, des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y medi­ci­nas, esca­sez de mate­rias pri­mas, una refor­ma mone­ta­ria impul­sa­da por el incom­pe­ten­te Valen­tín Pávlov en enero de 1991, jun­to con las ambi­cio­nes per­so­na­les de muchos diri­gen­tes polí­ti­cos, ade­más de los des­ajus­tes de la eco­no­mía socia­lis­ta y del enca­je de la nue­va eco­no­mía pri­va­da, aumen­ta­ron el males­tar de la pobla­ción.

En mayo de 1990, Yel­tsin se había con­ver­ti­do en pre­si­den­te del par­la­men­to (Sóviet supre­mo) de la Fede­ra­ción Rusa anun­cian­do el pro­pó­si­to de decla­rar la sobe­ra­nía de la repú­bli­ca rusa, con­tri­bu­yen­do así al aumen­to de la ten­sión y de las pre­sio­nes rup­tu­ris­tas que ya enar­bo­la­ban los diri­gen­tes de las repú­bli­cas bál­ti­cas. Poco des­pués, en junio de 1990, el con­gre­so de dipu­tados ruso apro­bó una “decla­ra­ción de sobe­ra­nía”, que pro­cla­ma­ba la supre­ma­cía de las leyes rusas sobre las sovié­ti­cas. Era un torpe­do en la línea de flo­ta­ción del gran buque sovié­ti­co. Sor­pren­den­te­men­te, la decla­ra­ción fue apro­ba­da por 907 dipu­tados a favor y sólo 13 vota­ron en con­tra. El 16 de junio, el par­la­men­to ruso, a pro­pues­ta de Yel­tsin, anu­ló la fun­ción diri­gen­te del Par­ti­do Comu­nis­ta. Egor Liga­chov, uno de los diri­gen­tes con­tra­rios a Yel­tsin y a la deri­va de Gor­ba­chov, decla­ra­ba que el pro­ce­so que se esta­ba siguien­do era muy peli­gro­so y lle­va­ba al “des­mo­ro­na­mien­to de la URSS”. Eran pala­bras pro­fé­ti­cas. Yel­tsin, ya liqui­da­da la Unión, con­vir­tió en 1992 esa fecha en fies­ta nacio­nal rusa, mien­tras que, con jus­ti­cia, los comu­nis­tas la con­si­de­ran hoy un “día negro” para el país.

Las ten­sio­nes nacio­na­lis­tas juga­ron un impor­tan­te papel en la des­truc­ción de la URSS; a veces, con oscu­ras ope­ra­cio­nes que la his­to­rio­gra­fía aún no ha abor­da­do con rigor. Un ejem­plo pue­de bas­tar: el 13 de enero de 1991 hubo una matan­za ante la torre de la tele­vi­sión en Vil­na, la capi­tal litua­na. Tre­ce civi­les y un mili­tar del KGB resul­ta­ron muer­tos, y la pren­sa inter­na­cio­nal til­dó lo ocu­rri­do de “bru­tal repre­sión sovié­ti­ca”, como titu­la­ron muchos perió­di­cos. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Geor­ge Bush, cri­ti­có la actua­ción de Mos­cú, y Fran­cia y Ale­ma­nia, así como la OTAN, pro­nun­cia­ron duras pala­bras de con­de­na: el mun­do que­dó horro­ri­za­do por la vio­len­cia extre­ma del gobierno sovié­ti­co, enfren­ta­do al gobierno nacio­na­lis­ta lituano que con­tro­la­ba en ese momen­to el Saju­dis, diri­gi­do por Vytau­tas Lands­ber­gis. Sie­te días des­pués, el 20 de enero, una masi­va mani­fes­ta­ción en Mos­cú exi­gía la dimi­sión de Gor­ba­chov, mien­tras Yel­tsin le acu­sa­ba de inci­tar los odios nacio­na­lis­tas, acu­sa­ción a todas luces fal­sa. Una olea­da de pro­tes­tas con­tra Gor­ba­chov y el PCUS, y en soli­da­ri­dad con los gobier­nos nacio­na­lis­tas del Bál­ti­co, sacu­dió muchas ciu­da­des de la Unión Sovié­ti­ca.

Sin embar­go, aho­ra sabe­mos que, por ejem­plo, Audrius But­ke­vičius, miem­bro del Saju­dis y res­pon­sa­ble de segu­ri­dad en el gobierno nacio­na­lis­ta lituano, y des­pués minis­tro de Defen­sa, se ha pavo­nea­do ante la pren­sa de su papel en la pre­pa­ra­ción de esos acon­te­ci­mien­tos, for­za­dos con el obje­ti­vo de des­pres­ti­giar al Ejér­ci­to sovié­ti­co y al KGB: ha lle­ga­do a reco­no­cer que sabía que se pro­du­ci­rían víc­ti­mas ese día ante la torre de la tele­vi­sión, y sabe­mos tam­bién aho­ra que los muer­tos fue­ron alcan­za­dos por fran­co­ti­ra­do­res apos­ta­dos en los teja­dos de los edi­fi­cios y que no reci­bie­ron dis­pa­ros des­de una tra­yec­to­ria hori­zon­tal, como corres­pon­de­ría si hubie­ran sido ata­ca­dos por las tro­pas sovié­ti­cas que esta­ban ante la entra­da de la torre de tele­vi­sión. But­ke­vičius reco­no­ció años des­pués de los hechos que miem­bros del DPT (Depar­ta­men­to de Pro­tec­ción del Terri­to­rio, el embrión del ejér­ci­to crea­do por el gobierno nacio­na­lis­ta) apos­ta­dos en la torre de la tele­vi­sión, dis­pa­ra­ron a la calle. No se tra­ta de desa­rro­llar una teo­ría cons­pi­ra­to­ria de la caí­da de la URSS, pero las pro­vo­ca­cio­nes y los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res exis­tie­ron. Tam­bién las ten­sio­nes nacio­na­lis­tas, por lo que esas pro­vo­ca­cio­nes actua­ron sobre un terreno abo­na­do, exci­tan­do la pasión y los enfren­ta­mien­tos.

En mar­zo de 1991 tuvo lugar el refe­rén­dum sobre la con­ser­va­ción de la URSS, en ese cli­ma de pasio­nes nacio­na­lis­tas. Los gobier­nos de seis repú­bli­cas se nega­ron a orga­ni­zar la con­sul­ta (las tres bál­ti­cas, que ya habían decla­ra­do su inde­pen­den­cia, aun­que no era efec­ti­va; y Arme­nia, Geor­gia y Mol­da­via), pese a lo cual el ochen­ta por cien­to de los votan­tes sovié­ti­cos par­ti­ci­pa­ron, y los resul­ta­dos die­ron unos por­cen­ta­jes del 76’4 de par­ti­da­rios de la con­ser­va­ción y del 21’4 que vota­ron nega­ti­va­men­te, cifras que inclu­yen las repú­bli­cas don­de el refe­rén­dum no se con­vo­có. El aplas­tan­te resul­ta­do favo­ra­ble al man­te­ni­mien­to de la URSS fue igno­ra­do por las fuer­zas que tra­ba­ja­ban por la rup­tu­ra: por los nacio­na­lis­tas y por los “refor­ma­do­res”, que ya con­tro­la­ban bue­na par­te de las estruc­tu­ras de poder, como las ins­ti­tu­cio­nes rusas. Yel­tsin, como pre­si­den­te del par­la­men­to ruso, desa­rro­lla­ba un doble jue­go: no se opo­nía públi­ca­men­te al man­te­ni­mien­to de la Unión, pero cons­pi­ra­ba acti­va­men­te con otras repú­bli­cas para des­truir­la. De hecho, una de las razo­nes, si no la más impor­tan­te, de la con­vo­ca­to­ria del refe­rén­dum de mar­zo de 1991 fue el inten­to del gobierno cen­tral de Gor­ba­chov de limi­tar la vora­ci­dad de los círcu­los de poder de algu­nas repú­bli­cas y, sobre todo, de fre­nar la alo­ca­da carre­ra de Yel­tsin hacia el for­ta­le­ci­mien­to de su pro­pio poder, para lo que nece­si­ta­ba la des­truc­ción del poder cen­tral repre­sen­ta­do por Gor­ba­chov y el gobierno sovié­ti­co. Sin olvi­dar que, en el cli­ma de con­fu­sión y des­con­ten­to, la dema­go­gia de Yel­tsin con­si­guió muchos segui­do­res.

Así, antes del inten­to de gol­pe de Esta­do del verano de 1991, Yel­tsin reco­no­ció en julio la inde­pen­den­cia de Litua­nia, en una cla­ra pro­vo­ca­ción al gobierno sovié­ti­co que Gor­ba­chov fue inca­paz de res­pon­der. Los diri­gen­tes de las repú­bli­cas que­rían con­so­li­dar su poder, sin tener que dar cuen­tas al cen­tro fede­ral, y para eso nece­si­ta­ban la rup­tu­ra de la Unión Sovié­ti­ca. Un sec­tor de los par­ti­da­rios del man­te­ni­mien­to de la URSS faci­li­tó con su tor­pe­za el avan­ce de las posi­cio­nes de la táci­ta coa­li­ción entre nacio­na­lis­tas y “refor­ma­do­res” libe­ra­les, que reci­bían, ade­más, el apo­yo de los par­ti­da­rios del sec­tor de eco­no­mía pri­va­da que pros­pe­ró bajo Gor­ba­chov, e inclu­so del mun­do de la delin­cuen­cia, que olfa­tea­ba la posi­bi­li­dad de con­se­guir mag­ní­fi­cos nego­cios, por no hablar de los diri­gen­tes del PCUS, como Ale­xan­der Yako­vlev, que tra­ba­ja­ban acti­va­men­te para des­truir el par­ti­do. La vís­pe­ra del día fija­do para la fir­ma del nue­vo tra­ta­do de la Unión, los gol­pis­tas irrum­pie­ron con un deno­mi­na­do Comi­té esta­tal para la situa­ción de emer­gen­cia en la URSS. El comi­té con­ta­ba con el vice­pre­si­den­te Guen­na­di Yanáev, el pri­mer minis­tro Pávlov; el minis­tro de Defen­sa, Yázov; el pre­si­den­te del KGB, Kriuch­kov, el minis­tro del Inte­rior, Boris Pugo, y otros diri­gen­tes, como Baklá­nov, y Tizia­kov. El fra­ca­so del gol­pe de agos­to de 1991, impul­sa­do por sec­to­res del PCUS con­tra­rios a la polí­ti­ca de Gor­ba­chov, sir­vió de deto­nan­te para la con­tra­rre­vo­lu­ción y alen­tó a las fuer­zas que pro­pug­na­ban, sin for­mu­lar­lo toda­vía, la diso­lu­ción de la URSS.

La impro­vi­sa­ción de los gol­pis­tas, pese a con­tar con el res­pon­sa­ble del KGB y del minis­tro de Defen­sa, lle­gó al extre­mo de anun­ciar el gol­pe ¡antes de poner en movi­mien­to las tro­pas que supues­ta­men­te les apo­ya­ban!; ni siquie­ra cerra­ron los aero­puer­tos ni toma­ron los medios de comu­ni­ca­ción, ni detu­vie­ron a Yel­tsin y otros diri­gen­tes refor­mis­tas, y la pren­sa inter­na­cio­nal pudo mover­se a su anto­jo. Los ser­vi­cios secre­tos nor­te­ame­ri­ca­nos con­fir­ma­ron la increí­ble impro­vi­sa­ción del gol­pe, y la ausen­cia de impor­tan­tes movi­mien­tos de tro­pas que pudie­sen apo­yar­lo. De hecho, la des­afo­ra­da tor­pe­za de los gol­pis­tas se con­vir­tió en la prin­ci­pal baza de los sec­to­res anti­co­mu­nis­tas que aca­ba­ron con la URSS: aun­que pre­ten­die­sen lo con­tra­rio, su acción, como la de Gor­ba­chov, faci­li­tó el camino a los par­ti­da­rios de la res­tau­ra­ción capi­ta­lis­ta.

Tras el fra­ca­so del gol­pe, Yel­tsin vol­vió a ade­lan­tar­se: el 24 de agos­to reco­no­cía la inde­pen­den­cia de Esto­nia y Leto­nia. Y no fue sólo Yel­tsin quien ini­ció los pasos para la prohi­bi­ción del comu­nis­mo: tam­bién Gor­ba­chov, inca­paz de hacer fren­te a las pre­sio­nes de la dere­cha. El 24 de agos­to de 1991, Gor­ba­chov anun­cia­ba su dimi­sión como secre­ta­rio gene­ral del PCUS, la diso­lu­ción del comi­té cen­tral del par­ti­do, y la prohi­bi­ción de la acti­vi­dad de las célu­las comu­nis­tas en el ejér­ci­to, en el KGB, en el minis­te­rio del inte­rior, así como la con­fis­ca­ción de todas sus pro­pie­da­des. El PCUS que­da­ba sin orga­ni­za­ción ni recur­sos. No había fre­nos para la revan­cha anti­co­mu­nis­ta. Yel­tsin ya había prohi­bi­do todos los perió­di­cos y publi­ca­cio­nes comu­nis­tas. La debi­li­dad de Gor­ba­chov era ya evi­den­te, has­ta el pun­to de que Yel­tsin, pre­si­den­te de la repú­bli­ca rusa, era capaz de impo­ner minis­tros de su con­fian­za al pro­pio pre­si­den­te sovié­ti­co en los minis­te­rios de Defen­sa e Inte­rior, cla­ves en la crí­ti­ca situa­ción del momen­to. Yel­tsin ya había prohi­bi­do al PCUS en Rusia e incau­ta­do sus archi­vos (de hecho, esos archi­vos eran los cen­tra­les del par­ti­do comu­nis­ta), y otras repú­bli­cas lo imi­ta­ron (Mol­da­via, Esto­nia, Leto­nia y Litua­nia se apre­su­ra­ron a prohi­bir el par­ti­do comu­nis­ta y pedir a Esta­dos Uni­dos apo­yo para su inde­pen­den­cia), mien­tras el “refor­mis­ta” alcal­de de Mos­cú incau­ta­ba y sella­ba los edi­fi­cios comu­nis­tas en la capi­tal. Por su par­te, Krav­chuk anun­cia­ba el 24 de agos­to su aban­dono de sus car­gos en el PCUS y en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Ucra­nia. Yel­tsin, que con­ta­ba con un impor­tan­te apo­yo social, se abs­te­nía cui­da­do­sa­men­te de reve­lar su pro­pó­si­to de res­tau­rar el capi­ta­lis­mo.

La desen­fre­na­da carre­ra hacia el desas­tre siguió duran­te los meses fina­les de 1991. El refe­rén­dum cele­bra­do en Ucra­nia el 1 de diciem­bre de 1991, con­ta­ba con el con­trol del apa­ra­to de Krav­chuk, el has­ta hacía unos meses secre­ta­rio comu­nis­ta de la repú­bli­ca, recon­ver­ti­do en nacio­na­lis­ta, ada­lid de la inde­pen­den­cia ucra­nia­na. Tras el resul­ta­do, al día siguien­te, Krav­chuk anun­ció su nega­ti­va a fir­mar el Tra­ta­do de la Unión con el res­to de repú­bli­cas sovié­ti­cas. Krav­chuk era el pro­to­ti­po del per­fec­to opor­tu­nis­ta, pres­to a adop­tar cual­quier ideo­lo­gía para con­ser­var su papel: en agos­to de 1991, con el inten­to de gol­pe con­tra Gor­ba­chov, no dejó cla­ra su posi­ción, ni apo­yó a Yel­tsin ni a Gor­ba­chov, pero tras el fra­ca­so adop­tó una posi­ción nacio­na­lis­ta, aban­do­nó el par­ti­do comu­nis­ta, y se lan­zó a recla­mar la inde­pen­den­cia de Ucra­nia. Era un pro­fe­sio­nal del poder, que intu­yó los acon­te­ci­mien­tos, y, si había sido ele­gi­do pre­si­den­te del par­la­men­to ucra­niano en 1990 por los dipu­tados comu­nis­tas, tras el fra­ca­so del gol­pe, aban­do­nó las filas comu­nis­tas. Así, todo se pre­ci­pi­ta­ba. Si unos meses antes, el 17 de mar­zo de 1991, la pobla­ción ucra­nia­na había res­pal­da­do mayo­ri­ta­ria­men­te la con­ser­va­ción de la URSS (un 83 % votó a favor, y ape­nas un 16 % en con­tra) la masi­va cam­pa­ña del poder con­tro­la­do por Krav­chuk con­si­guió el mila­gro de que, ocho meses des­pués, la pobla­ción ucra­nia­na res­pal­da­se la decla­ra­ción de inde­pen­den­cia del par­la­men­to por un 90 %, con una par­ti­ci­pa­ción del 84 %.

Yel­tsin anun­ció, como pre­tex­to, que si Ucra­nia no fir­ma­ba el nue­vo tra­ta­do de la Unión, tam­po­co lo haría Rusia: era la vola­du­ra des­con­tro­la­da de la URSS. Detrás, había un acti­vo tra­ba­jo occi­den­tal: dos días des­pués del refe­rén­dum ucra­niano del día 1 de diciem­bre, Krav­chuk habla­ba con Bush sobre el reco­no­ci­mien­to nor­te­ame­ri­cano de la inde­pen­den­cia: aun­que Washing­ton man­te­nía la cau­te­la ofi­cial para no entur­biar las rela­cio­nes con Mos­cú, su diplo­ma­cia y sus ser­vi­cios secre­tos tra­ba­ja­ban esfor­za­da­men­te apo­yan­do a las fuer­zas rup­tu­ris­tas. Tam­bién Hun­gría y Polo­nia, con­ver­ti­dos ya en paí­ses saté­li­tes de Washing­ton, reco­no­cie­ron a Ucra­nia. Yel­tsin hizo lo pro­pio, lan­za­do ya a la des­truc­ción de la URSS. De inme­dia­to, se puso en mar­cha el plan para disol­ver la Unión Sovié­ti­ca, en una ope­ra­ción pro­ta­go­ni­za­da por Yel­tsin, Krav­chuk y el bie­lo­rru­so Shush­ké­vich el 8 de diciem­bre de 1991, que se reu­nie­ron en la resi­den­cia de Vis­ku­lí, en la reser­va natu­ral de Belo­vézhs­ka­ya Pus­cha, de Bie­lo­rru­sia, don­de pro­cla­ma­ron la diso­lu­ción de la URSS y se apre­su­ra­ron a infor­mar a Geor­ge Bush para obte­ner su apro­ba­ción. Fal­tan muchos aspec­tos por inves­ti­gar de esa ope­ra­ción, aun­que los pro­ta­go­nis­tas que viven, como Shush­ké­vich, insis­ten en que no esta­ba pre­pa­ra­da de ante­mano la diso­lu­ción de la URSS y que fue deci­di­da sobre la mar­cha. El pre­si­den­te bie­lo­rru­so fue el encar­ga­do de infor­mar del acuer­do a un Gor­ba­chov impo­ten­te y supe­ra­do por los acon­te­ci­mien­tos, que sabía que iba a cele­brar­se la reu­nión de Vis­ku­lí, y le hizo par­tí­ci­pe, ade­más, de que a Geor­ge Bush le había gus­ta­do la deci­sión. La rápi­da suce­sión de acon­te­ci­mien­tos, con la fir­ma en Alma-Ata, el 21 de diciem­bre, por par­te de once repú­bli­cas sovié­ti­cas del acta de crea­ción de la CEI y la dimi­sión de Gor­ba­chov cua­tro días des­pués, con la sim­bó­li­ca reti­ra­da de la ban­de­ra roja sovié­ti­ca del Krem­lin, mar­ca­ron el final de la Unión Sovié­ti­ca.

En una dis­pa­ra­ta­da carre­ra de recla­ma­cio­nes nacio­na­lis­tas, muchas fuer­zas polí­ti­cas que habían cre­ci­do al ampa­ro de la peres­troi­ka recla­ma­ban sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia, argu­men­tan­do que su repú­bli­ca ini­cia­ría un nue­vo camino de pros­pe­ri­dad y pro­gre­so, sin las supues­tas hipo­te­cas que com­por­ta­ba la per­te­nen­cia a la Unión Sovié­ti­ca. Des­de el Cáu­ca­so has­ta las repú­bli­cas bál­ti­cas, pasan­do por Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia y Mol­da­via, con la excep­ción de las repú­bli­cas cen­troa­siá­ti­cas, la mayo­ría de los pro­ta­go­nis­tas del momen­to se apre­su­ra­ron a rom­per los lazos sovié­ti­cos… para apo­de­rar­se del poder en sus repú­bli­cas. Una alian­za táci­ta entre sec­to­res nacio­na­lis­tas y libe­ra­les (que supues­ta­men­te iban a alum­brar la liber­tad y la pros­pe­ri­dad), vie­jos disi­den­tes, altos fun­cio­na­rios del Esta­do y direc­to­res de fábri­cas y com­bi­na­dos indus­tria­les, opor­tu­nis­tas del PCUS, diri­gen­tes comu­nis­tas recon­ver­ti­dos a toda pri­sa para man­te­ner su esta­tus (Yel­tsin ya lo había hecho, y le siguie­ron Yako­vlev, Krav­chuk, Shush­ké­vich, Nazar­bá­yev, Aliev, She­vard­nad­ze, Kari­mov, etc), sec­to­res comu­nis­tas des­orien­ta­dos, y ambi­cio­sos jefes mili­ta­res dis­pues­tos a todo, inclu­so a trai­cio­nar sus jura­men­tos, para man­te­ner­se en el esca­la­fón o para diri­gir los ejér­ci­tos de cada repú­bli­ca, con­flu­ye­ron en el esfuer­zo de demo­li­ción de la URSS.

Con todo el poder en sus manos, y con el par­ti­do comu­nis­ta des­ar­ti­cu­la­do y prohi­bi­do, Yel­tsin y los diri­gen­tes de las repú­bli­cas se lan­za­ron al cobro del botín, a la pri­va­ti­za­ción sal­va­je, al robo de la pro­pie­dad públi­ca. No hubo freno. Des­pués, para aplas­tar la resis­ten­cia por la deri­va capi­ta­lis­ta, lle­ga­ría el gol­pe de Esta­do de Yel­tsin en 1993, inau­gu­ran­do la vía mili­tar al capi­ta­lis­mo, la san­grien­ta matan­za en las calles de Mos­cú, el bom­bar­deo del Par­la­men­to (algo inau­di­to en la Euro­pa pos­te­rior a 1945, que horro­ri­zó al mun­do pero que fue apo­ya­do por los gobier­nos de Washing­ton, París, Ber­lín y Lon­dres), y, final­men­te, la mani­pu­la­ción y el robo de las elec­cio­nes de 1996 en Rusia, que fue­ron gana­das por el can­di­da­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Guen­na­di Ziu­ga­nov.

La des­truc­ción de la URSS con­vir­tió a millo­nes de per­so­nas en pobres, des­tru­yó la indus­tria sovié­ti­ca, des­ar­ti­cu­ló por com­ple­to la com­ple­ja red cien­tí­fi­ca del país, arra­só la sani­dad y la edu­ca­ción públi­cas, y lle­vó al esta­lli­do de gue­rras civi­les en dis­tin­tas repú­bli­cas, muchas de las cua­les caye­ron en manos de sátra­pas y dic­ta­do­res. Es cier­to que exis­tía una evi­den­te insa­tis­fac­ción entre una par­te impor­tan­te de la pobla­ción sovié­ti­ca, que hun­día sus raí­ces en los años de la repre­sión sta­li­nis­ta y que se agu­di­zó por el obse­si­vo con­trol de la pobla­ción, y, aún más, por la des­or­ga­ni­za­ción pro­gre­si­va y la fal­ta de ali­men­tos y sumi­nis­tros que carac­te­ri­zó los últi­mos años bajo Gor­ba­chov, pero la diso­lu­ción empeo­ró todos los males. Esa par­te de la pobla­ción esta­ba pre­dis­pues­ta a creer inclu­so las men­ti­ras que reco­rrían la URSS, reco­gi­das a veces de los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les.

En los aná­li­sis y en la his­to­rio­gra­fía que se ha ido cons­tru­yen­do en estos vein­te años, ha sido un lugar común inte­rro­gar­se sobre las razo­nes de la fal­ta de res­pues­ta del pue­blo sovié­ti­co ante la diso­lu­ción de la URSS. Vein­te años des­pués, la visión de con­jun­to es más cla­ra: la agu­di­za­ción de la cri­sis para­li­zó bue­na par­te de las ener­gías del país, las dispu­tas nacio­na­lis­tas situa­ron el deba­te en las supues­tas ven­ta­jas de la diso­lu­ción de la Unión (¡todas las repú­bli­cas, inclu­so la rusa, o, al menos sus diri­gen­tes, pro­cla­ma­ban que el res­to se apro­ve­cha­ba de sus recur­sos, fue­sen los que fue­sen, agrí­co­las o mine­ros, indus­tria­les o de ser­vi­cios, y que la sepa­ra­ción supon­dría la supera­ción de la cri­sis y el ini­cio de una nue­va pros­pe­ri­dad!), y la ambi­ción polí­ti­ca de muchos diri­gen­tes (nue­vos o vie­jos) pasa­ba por la crea­ción de nue­vos cen­tros de poder, nue­vas repú­bli­cas. Ade­más, nadie podía orga­ni­zar la resis­ten­cia por­que los prin­ci­pa­les diri­gen­tes del Esta­do enca­be­za­ban la ope­ra­ción de des­man­te­la­mien­to, por acti­va, como Yel­tsin, o por pasi­va, como Gor­ba­chov, y el par­ti­do comu­nis­ta había sido prohi­bi­do y sus orga­ni­za­cio­nes des­man­te­la­das. El PCUS se había con­fun­di­do duran­te años con la estruc­tu­ra del Esta­do, y esa con­di­ción le daba fuer­za, pero tam­bién debi­li­dad: cuan­do fue prohi­bi­do, sus millo­nes de mili­tan­tes que­da­ron huér­fa­nos, sin ini­cia­ti­va, muchos de ellos expec­tan­tes e impo­ten­tes ante los rápi­dos cam­bios que se suce­dían.

En el pasa­do, esos diri­gen­tes opor­tu­nis­tas (como Yel­tsin, Aliev, Nazar­bá­yev, pre­si­den­te de Kaza­jas­tán des­de la des­apa­ri­ción de la URSS, cuya dic­ta­du­ra aca­ba de prohi­bir la acti­vi­dad del nue­vo Par­ti­do Comu­nis­ta Kaza­jo) tenían que actuar en un mar­co de par­ti­do úni­co en la URSS y bajo unas leyes y una cons­ti­tu­ción que les for­za­ban a desa­rro­llar una polí­ti­ca favo­ra­ble a los intere­ses popu­la­res. El colap­so de la Unión mos­tró su ver­da­de­ro carác­ter, con­vir­tién­do­se en los pro­ta­go­nis­tas del saqueo de la pro­pie­dad públi­ca, y con­fi­gu­ran­do regí­me­nes repre­si­vos, dic­ta­to­ria­les y popu­lis­tas… que reci­bie­ron la inme­dia­ta com­pren­sión de los paí­ses capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les. En una sinies­tra iro­nía, los diri­gen­tes que pro­ta­go­ni­za­ron el mayor robo de la his­to­ria eran pre­sen­ta­dos por la pren­sa rusa y occi­den­tal como “pro­gre­sis­tas” y “reno­va­do­res”, mien­tras que quie­nes pre­ten­dían sal­var la URSS y man­te­ner las con­quis­tas socia­les de la pobla­ción eran pre­sen­ta­dos como “con­ser­va­do­res” e “inmo­vi­lis­tas”. Esos pro­gre­sis­tas se lan­za­rían des­pués a una desen­fre­na­da rapi­ña de la pro­pie­dad públi­ca, roban­do a manos lle­nas, por­que los “liber­ta­do­res” y “pro­gre­sis­tas” iban a pilo­tar la mayor esta­fa de la his­to­ria y una matan­za de dimen­sio­nes ate­rra­do­ras, no sólo por el bom­bar­deo del Par­la­men­to, sino por­que esa ope­ra­ción de inge­nie­ría social, la pri­va­ti­za­ción sal­va­je, ha cau­sa­do la muer­te de millo­nes de per­so­nas.

Un aspec­to secun­da­rio para el asun­to que nos ocu­pa, pero rele­van­te por sus impli­ca­cio­nes para el futu­ro, es la cues­tión de quién ganó con la des­apa­ri­ción de la URSS. Des­de lue­go, no lo hizo la pobla­ción sovié­ti­ca, que, vein­te años des­pués, sigue por deba­jo de los nive­les de vida que había alcan­za­do con la URSS. Tres ejem­plos bas­ta­rán: Rusia tenía cien­to cin­cuen­ta millo­nes de habi­tan­tes, y aho­ra ape­nas tie­ne cien­to cua­ren­ta y dos; Litua­nia, que con­ta­ba en 1991 con tres millo­nes sete­cien­tos mil habi­tan­tes, ape­nas alcan­za aho­ra los dos millo­nes y medio. Ucra­nia, que alcan­za­ba los cin­cuen­ta millo­nes, hoy ape­nas tie­ne cua­ren­ta y cin­co. Ade­más de los millo­nes de muer­tos, la espe­ran­za de vida ha retro­ce­di­do en todas las repú­bli­cas. La des­apa­ri­ción de la URSS fue una catás­tro­fe para la pobla­ción, que cayó en manos de delin­cuen­tes, de sátra­pas, de ladro­nes, muchos de ellos recon­ver­ti­dos aho­ra en “res­pe­ta­bles empre­sa­rios y polí­ti­cos”. Esta­dos Uni­dos se apre­su­ró a can­tar vic­to­ria, y todo pare­cía indi­car que había sido así: su prin­ci­pal opo­nen­te ideo­ló­gi­co y estra­té­gi­co había deja­do de exis­tir. Pero, si Washing­ton ganó enton­ces, su desas­tro­sa ges­tión de un mun­do uni­po­lar dio ini­cio a su pro­pia cri­sis: su deca­den­cia, aun­que rela­ti­va, es un hecho, y su replie­gue mili­tar en el mun­do se acen­tua­rá, pese a los deseos de sus gober­nan­tes.

Vein­te años des­pués, la Unión Sovié­ti­ca sigue pre­sen­te en la memo­ria de los ciu­da­da­nos, tan­to entre los vete­ra­nos como entre las nue­vas gene­ra­cio­nes. Olga Onói­ko, una joven escri­to­ra de vein­ti­séis años que ha gana­do el pres­ti­gio­so pre­mio Debut, afir­ma­ba (con una inge­nui­dad que tam­bién reve­la la con­cien­cia de una gran pér­di­da) hace unos meses: “la Unión Sovié­ti­ca se apa­re­ce en mi men­te como un país gran­de y her­mo­so, un país solea­do y fes­ti­vo, el país de ensue­ño de mi infan­cia, con un cla­ro cie­lo azul y ban­de­ras rojas ondean­do”. Por su par­te, Iri­na Antó­no­va, una excep­cio­nal mujer de ochen­ta y nue­ve años, direc­to­ra en ejer­ci­cio del céle­bre Museo Push­kin de Mos­cú, aña­día: “La épo­ca de Sta­lin fue un momen­to duro para la cul­tu­ra y para el país. Pero tam­bién he vis­to cómo mucho des­pués se per­dió un gran país de una mane­ra invo­lun­ta­ria e inne­ce­sa­ria. […] A veces me digo que sólo quie­ro irme al otro mun­do des­pués de haber vuel­to a ver el bro­te ver­de de algo nue­vo, algo real­men­te nue­vo. Un Picas­so que trans­for­me esta reali­dad des­de el arte, des­de la belle­za y la emo­ción huma­na. Pero la cul­tu­ra de masas ha devo­ra­do todo. Ha baja­do nues­tro nivel. Aun­que pasa­rá. Es sólo una mala épo­ca. Y sobre­vi­vi­re­mos a ella”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *