El impe­ria­lis­mo y el «anti­im­pe­ria­lis­mo de los ton­tos»- James Petras

Una de las mayo­res para­do­jas de la his­to­ria son las pro­cla­mas de los polí­ti­cos impe­ria­lis­tas de que están lle­van­do a cabo una gran cru­za­da huma­ni­ta­ria, una «misión civi­li­za­do­ra» his­tó­ri­ca para libe­rar nacio­nes y pue­blos, mien­tras imple­men­tan las con­quis­tas, las gue­rras des­truc­ti­vas y el derra­ma­mien­to masi­vo de san­gre más bar­bá­ri­co de pue­blos con­quis­ta­dos en la memo­ria his­tó­ri­ca.

En la era capi­ta­lis­ta moder­na, las ideo­lo­gías de los gober­nan­tes impe­ria­lis­tas varían con el tiem­po, des­de los pri­me­ros recla­mos por el «dere­cho» a la rique­za, al poder, a las colo­nias y a la gran­de­za has­ta los recla­mos pos­te­rio­res de «misión civi­li­za­do­ra». Más recien­te­men­te, los gober­nan­tes impe­ria­les han pro­pa­ga­do nume­ro­sas y diver­sas jus­ti­fi­ca­cio­nes adap­ta­das a adver­sa­rios, cir­cuns­tan­cias, audien­cias y con­tex­tos espe­cí­fi­cos.

Este ensa­yo se enfo­ca­rá en el aná­li­sis de los argu­men­tos ideo­ló­gi­cos de EE.UU. como impe­rio con­tem­po­rá­neo para legi­ti­mi­zar gue­rras y san­cio­nes con el fin de man­te­ner su rol pre­do­mi­nan­te.

Con­tex­tua­li­zar la ideo­lo­gía impe­rial

La pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta varía según esté diri­gi­da con­tra un com­pe­ti­dor por el poder glo­bal, o para jus­ti­fi­car la apli­ca­ción de san­cio­nes, o para enta­blar una gue­rra abier­ta con­tra un adver­sa­rio socio-polí­ti­co local o regio­nal.

La pro­pa­gan­da impe­rial de EE.UU. ha cam­bia­do con el tiem­po con res­pec­to a com­pe­ti­do­res de impe­rios esta­ble­ci­dos (Euro­pa) o a com­pe­ti­do­res de eco­no­mías emer­gen­tes (Chi­na). A prin­ci­pios del siglo XIX, Washing­ton anun­cia­ba la Doc­tri­na Mon­roe, denun­cian­do las polí­ti­cas de Euro­pa para colo­ni­zar Amé­ri­ca Lati­na, y de esa mane­ra defen­dien­do sus pro­pios pro­yec­tos impe­ria­les para esta región. En el siglo XX cuan­do los polí­ti­cos impe­ria­les de EE.UU. esta­ban des­pla­zan­do a Euro­pa de las colo­nias pro­vee­do­ras de mate­rias pri­mas en el Medio Orien­te y en Áfri­ca, la pro­pa­gan­da abar­có varios temas. Con­de­na­ba “las for­mas colo­nia­les de domi­na­ción” y pro­mo­vía las tran­si­cio­nes “neo-colo­nia­les” que ter­mi­na­ron con los mono­po­lios euro­peos y per­mi­tie­ron la pene­tra­ción de las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les pro­mo­vi­da por EE.UU. Esto fue evi­den­te duran­te y des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, en los esta­dos petro­le­ros del Medio Orien­te.

Duran­te la déca­da de 1950 mien­tras EE.UU. asu­mía una pri­ma­cía impe­rial y sur­gía el nacio­na­lis­mo radi­cal anti­co­lo­nia­lis­ta, Washing­ton hizo alian­zas con el poder colo­nial deca­den­te en la lucha con­tra el enemi­go común y para apo­yar a los pode­res post­co­lo­nia­les en la lucha con­tra el enemi­go común. Euro­pa, inclu­so en el perio­do pos­te­rior a la II Gue­rra Mun­dial, duran­te la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, el cre­ci­mien­to y la uni­fi­ca­ción, tra­ba­jó en con­jun­to con EE.UU. y bajo el lide­raz­go de éste para repri­mir insur­gen­cias y regí­me­nes nacio­na­lis­tas. Cuan­do se pre­sen­tan con­flic­tos y riva­li­da­des entre los regí­me­nes, ban­cos y empre­sas de EE.UU. y Euro­pa, los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos publi­can «hallaz­gos inves­ti­ga­ti­vos» resal­tan­do los frau­des e ile­ga­li­da­des de sus com­pe­ti­do­res… y las agen­cias regu­la­do­ras de EE.UU. apli­can mul­tas seve­ras a sus pares euro­peos, mien­tras tole­ran prác­ti­cas simi­la­res imple­men­ta­das por las fir­mas finan­cie­ras de Wall Street.

Recien­te­men­te, el auge del impe­ria­lis­mo mili­ta­ris­ta y de las gue­rras colo­nia­les ali­men­ta­das por los defen­so­res de Israel en EE.UU. ha con­du­ci­do a serias diver­gen­cias entre el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y el euro­peo. Con la excep­ción de Ingla­te­rra, Euro­pa hizo un com­pro­mi­so sim­bó­li­co míni­mo con las gue­rras de EE.UU. y la ocu­pa­ción de Irak y Afga­nis­tán. Ale­ma­nia y Fran­cia se con­cen­tra­ron en expan­dir sus mer­ca­dos de expor­ta­ción y capa­ci­da­des eco­nó­mi­cas, des­pla­zan­do a EE.UU. en mer­ca­dos prin­ci­pa­les y sitios de recur­sos. La con­ver­gen­cia de los impe­rios esta­dou­ni­den­ses y euro­peos con­du­jo a la inte­gra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y a la sub­si­guien­te cri­sis y colap­so común pero sin una polí­ti­ca coor­di­na­da de recu­pe­ra­ción. Los ideó­lo­gos de EE.UU. pro­pa­ga­ron la idea de una «Unión Euro­pea deca­den­te», mien­tras que los ideó­lo­gos euro­peos enfa­ti­za­ron los fra­ca­sos de los “mer­ca­dos libres”, des-regu­la­dos, anglo­ame­ri­ca­nos y de los frau­des de Wall Street.

Ideo­lo­gía impe­rial, pode­res eco­nó­mi­cos emer­gen­tes y desa­fíos nacio­na­lis­tas

Hay una lar­ga his­to­ria de «anti­im­pe­ria­lis­mo» impe­ria­lis­ta, con­de­nas patro­ci­na­das ofi­cial­men­te, denun­cias e indig­na­ción moral diri­gi­das exclu­si­va­men­te con­tra riva­les impe­ria­lis­tas, pode­res emer­gen­tes o sim­ples com­pe­ti­do­res, que en algu­nos casos siguen sen­ci­lla­men­te los pasos de los pode­res impe­ria­les esta­ble­ci­dos.

Los impe­ria­lis­tas ingle­ses en su épo­ca de apo­geo jus­ti­fi­ca­ron el saqueo de tres con­ti­nen­tes per­pe­tuan­do la «leyen­da negra» de la «cruel­dad excep­cio­nal» del impe­rio espa­ñol hacia los pue­blos indí­ge­nas de Amé­ri­ca Lati­na, mien­tras se embar­ca­ban en el trá­fi­co de escla­vos afri­ca­nos a gran esca­la y con las mayo­res ganan­cias. Mien­tras que los colo­ni­za­do­res espa­ño­les escla­vi­za­ban a los pue­blos nati­vos, los colo­nos anglo-ame­ri­ca­nos los exter­mi­na­ban…

En el perio­do pre­vio a la II Gue­rra Mun­dial, los pode­res euro­peos y esta­dou­ni­den­se, mien­tras explo­ta­ban sus colo­nias de Asia con­de­na­ban al poder impe­rial japo­nés por la inva­sión y colo­ni­za­ción de Chi­na. Japón, por su par­te, pro­cla­ma­ba que esta­ba enca­be­zan­do la lucha de Asia con­tra el impe­ria­lis­mo occi­den­tal y pro­yec­ta­ba una esfe­ra de co-pros­pe­ri­dad post­co­lo­nial entre socios igua­les de Asia.

El uso impe­ria­lis­ta de la retó­ri­ca moral «anti­im­pe­ria­lis­ta» fue dise­ña­do para debi­li­tar a los riva­les y esta­ba diri­gi­do a diver­sas audien­cias. De hecho, en nin­gún momen­to la retó­ri­ca anti­im­pe­ria­lis­ta sir­vió para «libe­rar» a los pue­blos colo­ni­za­dos. En casi todos los casos el poder impe­rial triun­fan­te solo sus­ti­tu­yó una for­ma colo­nial o neo-colo­nial por otra.

El «anti­im­pe­ria­lis­mo» de los impe­ria­lis­tas está diri­gi­do a los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas de los paí­ses colo­ni­za­dos y al públi­co local. Los impe­ria­lis­tas bri­tá­ni­cos fomen­ta­ron revuel­tas entre las éli­tes agro-mine­ras de Amé­ri­ca Lati­na pro­me­tién­do­les «libre comer­cio» en opo­si­ción a las reglas mer­can­ti­lis­tas de Espa­ña; apo­ya­ron la «auto­de­ter­mi­na­ción» de los due­ños de plan­ta­cio­nes algo­do­ne­ras escla­vis­tas del Sur de EE.UU. con­tra la Unión; apo­ya­ron los recla­mos terri­to­ria­les de los líde­res iro­que­ses con­tra los revo­lu­cio­na­rios anti­co­lo­nia­lis­tas de EE.UU.; explo­ta­ron rei­vin­di­ca­cio­nes legí­ti­mas con pro­pó­si­tos impe­ria­lis­tas.

Duran­te la II Gue­rra Mun­dial, los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses apo­ya­ron a un sec­tor del movi­mien­to nacio­na­lis­ta anti­co­lo­nia­lis­ta de la India en con­tra del Impe­rio Bri­tá­ni­co. EE.UU. con­de­nó la ocu­pa­ción colo­nial de Espa­ña en Cuba y las Fili­pi­nas y decla­ró la gue­rra para «libe­rar» a los pue­blos opri­mi­dos de la tira­nía… y se que­dó allí para impo­ner un régi­men de terror, explo­ta­ción y gobierno colo­nial…

Los pode­res impe­ria­les bus­can divi­dir los movi­mien­tos anti­co­lo­nia­les y crear futu­ros «gober­nan­tes-clien­tes» si tie­nen éxi­to. El uso de la retó­ri­ca anti­im­pe­ria­lis­ta fue pla­nea­do para atraer a dos tipos de gru­pos. Un gru­po con­ser­va­dor con intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos comu­nes con el poder impe­rial, que com­par­te la hos­ti­li­dad hacia los nacio­na­lis­tas revo­lu­cio­na­rios y bus­ca una posi­ción ven­ta­jo­sa al conec­tar­se con el poder impe­rial emer­gen­te. Un sec­tor radi­cal del movi­mien­to que bus­ca una alian­za tác­ti­ca con el poder impe­rial emer­gen­te, con la idea de usar este poder impe­rial emer­gen­te para con­se­guir recur­sos (armas, pro­pa­gan­da, vehícu­los, ayu­da finan­cie­ra) y, una vez que logre lle­gar al poder, des­ha­cer­se de este impe­rio. En la mayo­ría de los casos, en este jue­go de mani­pu­la­ción mutua entre impe­rio y nacio­na­lis­tas, el impe­rio ha gana­do… como suce­de en la actua­li­dad.

La retó­ri­ca «anti­im­pe­ria­lis­ta» del impe­rio estu­vo diri­gi­da tam­bién al públi­co local, espe­cial­men­te en paí­ses como EE.UU. en el que se apre­cia­ba el lega­do anti­co­lo­nia­lis­ta del siglo XVIII. El pro­pó­si­to era ampliar la base de cons­truc­ción del impe­rio más allá de los impe­ria­lis­tas lea­les de línea dura, los mili­ta­ris­tas y los bene­fi­cia­rios cor­po­ra­ti­vos. Su dis­cur­so bus­ca­ba incluir a libe­ra­les, huma­ni­ta­rios, inte­lec­tua­les pro­gre­sis­tas, reli­gio­sos y mora­lis­tas secu­la­res al igual que a otros «for­ma­do­res de opi­nión» que goza­ban de un cier­to pres­ti­gio con el gran públi­co, con aque­llos que paga­rían con su vida y con los impues­tos por las gue­rras colo­nia­les y las gue­rras entre los impe­rios.

Los voce­ros ofi­cia­les del impe­rio publi­ci­tan atro­ci­da­des reales o fabri­ca­das de los impe­rios riva­les, y resal­tan la cau­sa de las víc­ti­mas colo­ni­za­das. La éli­te cor­po­ra­ti­va y los mili­ta­ris­tas de línea dura exi­gen acción mili­tar para pro­te­ger su pro­pie­dad, o para apo­de­rar­se de recur­sos estra­té­gi­cos; los huma­ni­ta­rios y pro­gre­sis­tas denun­cian los «crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad» y se hacen eco de los lla­ma­mien­tos a «hacer algo con­cre­to» para sal­var a las víc­ti­mas del geno­ci­dio. Sec­to­res de la Izquier­da se unen al coro, hallan un gru­po de las víc­ti­mas que enca­ja en su ideo­lo­gía abs­trac­ta, y piden que los pode­res impe­ria­les «armen a la gen­te para que estos se libe­ren a sí mis­mos» (sic). Al brin­dar apo­yo moral y un bar­niz de res­pe­ta­bi­li­dad a la gue­rra impe­rial, al tra­gar­se la pro­pa­gan­da de «gue­rra para sal­var a las víc­ti­mas» los pro­gre­sis­tas se con­vier­ten en el pro­to­ti­po de los defen­so­res del «anti­im­pe­ria­lis­mo de los ton­tos».

Al ase­gu­rar­se un amplio apo­yo públi­co en las bases del «anti­im­pe­ria­lis­mo», los pode­res impe­ria­lis­tas se sien­ten libres para sacri­fi­car las vidas de los ciu­da­da­nos y el teso­ro públi­co, para hacer la gue­rra, ali­men­ta­da por el fer­vor moral de una cau­sa jus­ta. Mien­tras que la car­ni­ce­ría con­ti­núa y las bajas cre­cen, y el públi­co se can­sa de la gue­rra y de su cos­to, el entu­sias­mo de los pro­gre­sis­tas e izquier­dis­tas se apa­ga o, peor aún, se hace hipo­cre­sía moral con recla­mos de que «la natu­ra­le­za de la gue­rra ha cam­bia­do» o «esta gue­rra no es como pen­sá­ba­mos que iba a ser». ¡Como si los seño­res de la gue­rra hubie­ran pen­sa­do algu­na vez en con­sul­tar con los pro­gre­sis­tas y la izquier­da sobre cómo y por qué debe­rían hacer gue­rras impe­ria­les!

En el perio­do con­tem­po­rá­neo las «gue­rras anti­im­pe­ria­lis­tas» y agre­sio­nes impe­ria­lis­tas han reci­bi­do una gran ayu­da y apo­yo de «bases» muy bien finan­cia­das, las lla­ma­das «orga­ni­za­cio­nes no-guber­na­men­ta­les», las que movi­li­zan a movi­mien­tos popu­la­res, los cua­les pue­den hacer «invi­ta­cio­nes» para agre­sio­nes impe­ria­les.

A lo lar­go de las últi­mas cua­tro déca­das el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se ha fomen­ta­do al menos dos doce­nas de movi­mien­tos de «base» que han des­trui­do gobier­nos demo­crá­ti­cos, o han diez­ma­do esta­dos socia­les o han pro­vo­ca­do daños mayo­res en las eco­no­mías de deter­mi­na­dos paí­ses.

En Chi­le a lo lar­go de 1972 – 73 duran­te el gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do de Sal­va­dor Allen­de, la CIA finan­ció y pro­ve­yó ayu­da impor­tan­te ‑a tra­vés de la AFL-CIO- a los pro­pie­ta­rios de camio­nes para para­li­zar el flu­jo de bie­nes y ser­vi­cios. Tam­bién finan­cia­ron la huel­ga de un sec­tor del gre­mio de tra­ba­ja­do­res del cobre (en la mina de El Tenien­te) para per­ju­di­car la pro­duc­ción y expor­ta­ción de cobre, en pre­pa­ra­ción para el gol­pe de esta­do. Des­pués de que los mili­ta­res toma­ron el poder, varios repre­sen­tan­tes del gre­mio de «las bases» del par­ti­do Demó­cra­ta Cris­tiano par­ti­ci­pa­ron en la pur­ga de acti­vis­tas de izquier­da que habían sido ele­gi­dos por el gre­mio. ¡No hace fal­ta decir que en un cor­to tiem­po los due­ños de camio­nes y los tra­ba­ja­do­res del cobre ter­mi­na­ron la huel­ga, deja­ron de lado sus exi­gen­cias y poco des­pués per­die­ron todos sus dere­chos de recla­mo y nego­cia­ción!

En la déca­da de 1980 la CIA, median­te con­tac­tos en el Vati­cano, trans­fi­rió millo­nes de dóla­res para finan­ciar al gre­mio «Soli­da­ri­dad» de Polo­nia, trans­for­man­do en héroe al tra­ba­ja­dor por­tua­rio de Gdansk Lech Wale­sa, quien encen­dió la chis­pa de la huel­ga gene­ral que derro­ca­ría al régi­men comu­nis­ta. Con la caí­da del comu­nis­mo tam­bién des­apa­re­cie­ron el empleo garan­ti­za­do, la asis­ten­cia social y la mili­tan­cia gre­mial: los regí­me­nes neo­li­be­ra­les redu­je­ron la fuer­za de tra­ba­jo en Gdansk en un cin­cuen­ta por cien­to y final­men­te cerra­ron el asti­lle­ro, des­pi­dien­do a todo el per­so­nal. Wale­sa se jubi­ló con una mag­ní­fi­ca pen­sión, mien­tras que sus ex com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo ter­mi­na­ron en la calle y los nue­vos gober­nan­tes «inde­pen­dien­tes» de Polo­nia le otor­ga­ron a la OTAN bases mili­ta­res y mer­ce­na­rios para las gue­rras impe­ria­les en Afga­nis­tán e Irak.

En 2002, en Vene­zue­la, la Casa Blan­ca, la CIA, la AFL-CIO y ONGs, apo­ya­ron el gol­pe mili­tar, de nego­cios y de buró­cra­tas sin­di­ca­les lide­ra­do por orga­ni­za­cio­nes de «base» que derro­có al Pre­si­den­te elec­to Chá­vez. En 48 horas una movi­li­za­ción de un millón de bases autén­ti­cas, los pobres de la ciu­dad, apo­ya­dos por las fuer­zas mili­ta­res cons­ti­tu­cio­na­lis­tas derro­ta­ron a los dic­ta­do­res apo­ya­dos por EE.UU. y res­tau­ra­ron a Chá­vez en el poder. A con­ti­nua­ción eje­cu­ti­vos petro­le­ros diri­gie­ron un loc­kout, o cie­rre patro­nal, apo­ya­do por varias ONGs finan­cia­das por EE.UU. Fue­ron derro­ta­dos por la toma obre­ra de la indus­tria petro­le­ra. El gol­pe fra­ca­sa­do y el cie­rre patro­nal le cos­ta­ron a la eco­no­mía vene­zo­la­na miles de millo­nes de dóla­res en pér­di­das y cau­sa­ron una baja de dobles dígi­tos en el PIB.

EE.UU. apo­yó a yija­dis­tas arma­dos de «orga­ni­za­cio­nes de base» para que «libe­ra­ran» Bos­nia y armó a terro­ris­tas de «orga­ni­za­cio­nes de base» del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo para que desin­te­gra­ran Yugos­la­via. Casi toda la izquier­da occi­den­tal fes­te­jó mien­tras EE.UU. bom­bar­dea­ba Bel­gra­do, des­truía la eco­no­mía y pro­cla­ma­ba que esta­ba «res­pon­dien­do ante un geno­ci­dio». Koso­vo «libre e inde­pen­dien­te» se vol­vió un enor­me mer­ca­do para la tra­ta de per­so­nas, alo­jó a la base mili­tar de EE.UU. más gran­de en Euro­pa, con la más alta tasa de emi­gra­ción por habi­tan­te en Euro­pa.

La estra­te­gia impe­rial de «orga­ni­za­cio­nes de base» com­bi­na la retó­ri­ca anti­im­pe­ria­lis­ta, demo­crá­ti­ca y huma­ni­ta­ria con el entre­na­mien­to y finan­cia­ción de ONGs loca­les y con el bom­bar­deo infor­ma­ti­vo de los medios masi­vos para movi­li­zar la opi­nión públi­ca occi­den­tal y espe­cial­men­te de los «crí­ti­cos mora­les izquier­dis­tas pres­ti­gio­sos» detrás de sus abu­sos de poder.

Las con­se­cuen­cias de los movi­mien­tos «anti­im­pe­ria­lis­tas» pro­mo­vi­dos por el impe­rio: ¿Quién gana y quién pier­de?

El récord his­tó­ri­co de los movi­mien­tos «anti­im­pe­ria­lis­tas» y de «orga­ni­za­cio­nes de base» pro­mo­vi­dos por el impe­rio es uni­for­me­men­te nega­ti­vo. Vamos a resu­mir los resul­ta­dos. En Chi­le, la huel­ga lide­ra­da por «la orga­ni­za­ción de base» de los due­ños de camio­nes con­du­jo a la bru­tal dic­ta­du­ra mili­tar de Augus­to Pino­chet y a casi dos déca­das de tor­tu­ra, muer­te, encar­ce­la­mien­to y exi­lio for­za­do de cien­tos de miles de per­so­nas, a la impo­si­ción de «polí­ti­cas de libre mer­ca­do» bru­ta­les y a la subor­di­na­ción a las polí­ti­cas impe­ria­les de Esta­dos Uni­dos. En resu­men, las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les del cobre y la oli­gar­quía chi­le­na fue­ron los gran­des gana­do­res y la masa de la cla­se obre­ra, de los pobres del cam­po y de la ciu­dad fue­ron los gran­des per­de­do­res. Las «revuel­tas de orga­ni­za­cio­nes de base» apo­ya­das por EE.UU. en Euro­pa del Este con­tra la domi­na­ción sovié­ti­ca, cam­bia­ron la domi­na­ción rusa por la esta­dou­ni­den­se; la subor­di­na­ción al Pac­to de Var­so­via por la OTAN; la trans­fe­ren­cia masi­va de empre­sas, ban­cos y medios públi­cos nacio­na­les a mul­ti­na­cio­na­les occi­den­ta­les. La pri­va­ti­za­ción de empre­sas nacio­na­les con­du­jo a nive­les sin pre­ce­den­tes de des­em­pleo en los dobles dígi­tos, enor­mes aumen­tos de la ren­ta y de los índi­ces de pobre­za de los jubi­la­dos. La cri­sis fue la cau­sa de que millo­nes de tra­ba­ja­do­res, entre los más edu­ca­dos y capa­ci­ta­dos, deja­ran sus paí­ses y de la eli­mi­na­ción de los sis­te­mas públi­cos y gra­tui­tos de salud públi­ca, edu­ca­ción supe­rior y hote­les vaca­cio­na­les para tra­ba­ja­do­res.

A lo lar­go de la, aho­ra capi­ta­lis­ta, Euro­pa del Este y Unión Sovié­ti­ca ban­das de cri­men orga­ni­za­do desa­rro­lla­ron redes a gran esca­la de trá­fi­co de dro­gas y pros­ti­tu­ción; empre­sa­rios-delin­cuen­tes loca­les y extran­je­ros toma­ron con­trol de las lucra­ti­vas empre­sas públi­cas y for­ma­ron una nue­va cla­se de polí­ti­cos oli­gár­qui­cos súper-ricos. Estos jun­to a la gen­te de nego­cios y de pro­fe­sio­na­les conec­ta­dos a “socios” occi­den­ta­les fue­ron los gana­do­res socio-eco­nó­mi­cos. Los gran­des per­de­do­res fue­ron los pen­sio­na­dos, los obre­ros, los tra­ba­ja­do­res de las gran­jas colec­ti­vas, los jóve­nes sin empleo al igual que los artis­tas cul­tu­ra­les que antes reci­bían sub­si­dios. Las bases mili­ta­res en Euro­pa del Este se con­vir­tie­ron en la pri­me­ra línea mili­tar de ata­que con­tra Rusia y en el blan­co de cual­quier con­tra-ata­que.

Si midié­ra­mos las con­se­cuen­cias del cam­bio de impe­rio en el poder, sería cla­ro que los paí­ses de Euro­pa del Este se han vuel­to más depen­dien­tes bajo la órbi­ta de EE.UU. y de Euro­pa que cuan­do esta­ban bajo la influen­cia de Rusia. Las cri­sis finan­cie­ras occi­den­ta­les han devas­ta­do sus eco­no­mías; las tro­pas de Euro­pa del Este han par­ti­ci­pa­do en más gue­rras con la OTAN que bajo el domi­nio sovié­ti­co; los medios cul­tu­ra­les están bajo con­trol comer­cial occi­den­tal. Por sobre­to­do, el gra­do de con­trol impe­rial sobre todos los sec­to­res eco­nó­mi­cos exce­de de lejos lo que exis­tía con los sovié­ti­cos. Los movi­mien­tos de «base» de Euro­pa del Este tuvie­ron éxi­to en pro­fun­di­zar y exten­der el impe­rio esta­dou­ni­den­se; los gran­des per­de­do­res fue­ron los defen­so­res de la paz, la jus­ti­cia social, la inde­pen­den­cia nacio­nal, el rena­ci­mien­to cul­tu­ral y el bien­es­tar social con valo­res demo­crá­ti­cos.

Entre los gran­des per­de­do­res figu­ran tam­bién los libe­ra­les, pro­gre­sis­tas e izquier­dis­tas occi­den­ta­les que se ena­mo­ra­ron del «anti­im­pe­ria­lis­mo» de los impe­ria­lis­tas. Su apo­yo a los ata­ques de la OTAN en Yugos­la­via con­du­je­ron a la desin­te­gra­ción de un esta­do mul­ti­na­cio­nal, y al esta­ble­ci­mien­to de enor­mes bases mili­ta­res de la OTAN y de un paraí­so para el trá­fi­co de per­so­nas en Koso­vo. Su apo­yo cie­go a la «libe­ra­ción» pro­me­ti­da por el impe­rio de Euro­pa del Este devas­tó el esta­do social, eli­mi­nan­do la pre­sión sobre los regí­me­nes occi­den­ta­les de com­pe­tir pro­ve­yen­do asis­ten­cia social. Los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios de los avan­ces impe­ria­les de Occi­den­te median­te revuel­tas de «las orga­ni­za­cio­nes de base» fue­ron las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, el Pen­tá­gono y los neo-libe­ra­les de dere­cha defen­so­res del libre mer­ca­do. A medi­da que el espec­tro polí­ti­co en su inte­gri­dad se movió a la dere­cha, un sec­tor de la izquier­da y de los pro­gre­sis­tas se les unió. Los mora­lis­tas de izquier­da per­die­ron cre­di­bi­li­dad y apo­yo, sus movi­mien­tos paci­fis­tas se debi­li­ta­ron, sus «crí­ti­cas mora­les» se apa­ga­ron. Los izquier­dis­tas y pro­gre­sis­tas que se suma­ron a los «movi­mien­tos de base» apo­ya­dos por el impe­rio, ya sea en nom­bre del «anti-esta­li­nis­mo», o de la «pro-demo­cra­cia», o del «anti­im­pe­ria­lis­mo», no han hecho nin­gu­na refle­xión crí­ti­ca; ni nin­gún esfuer­zo para ana­li­zar las con­se­cuen­cias nega­ti­vas de lar­go pla­zo que han teni­do sus pos­tu­ras res­pec­to a la pér­di­da de asis­ten­cia social, inde­pen­den­cia nacio­nal o dig­ni­dad per­so­nal. La lar­ga his­to­ria de mani­pu­la­ción impe­ria­lis­ta de las narra­ti­vas «anti­im­pe­ria­lis­tas» se expre­sa de mane­ra viru­len­ta en la actua­li­dad.

La Nue­va Gue­rra Fría ini­cia­da por Oba­ma con­tra Chi­na y Rusia, la gue­rra que hier­ve en el Gol­fo mon­ta­da sobre la supues­ta ame­na­za mili­tar de Irán, la ame­na­za inter­ven­cio­nis­ta con­tra las «redes de trá­fi­co de dro­gas» de Vene­zue­la, y el «baño de san­gre» en Siria for­man par­te y son una mues­tra del uso y abu­so del «anti­im­pe­ria­lis­mo» para sos­te­ner a un impe­rio en deca­den­cia. Espe­re­mos que los escri­to­res y escri­bas pro­gre­sis­tas e izquier­dis­tas apren­dan de los erro­res ideo­ló­gi­cos del pasa­do y resis­tan la ten­ta­ción de acce­der a los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos ofre­cien­do una «cober­tu­ra pro­gre­sis­ta» a los que el impe­rio lla­ma «rebel­des». Es hora de dis­tin­guir entre anti­im­pe­ria­lis­mo y movi­mien­tos pro-demo­cra­cia genui­nos y aque­llos pro­mo­cio­na­dos por Washing­ton, la OTAN y los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​886 – Tra­du­ci­do por Sil­via Ara­na para Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *