El mejor Pre­si­den­te para Esta­dos Uni­dos- Fidel Cas­tro

Una cono­ci­da agen­cia euro­pea de noti­cias trans­mi­tió ante­ayer des­de Syd­ney, Aus­tra­lia, que “un gru­po de inves­ti­ga­do­res aus­tra­lia­nos de la Uni­ver­si­dad de Nue­va Gales del Sur anun­ció la crea­ción de un cable eléc­tri­co diez mil veces más del­ga­do que un cabe­llo, capaz de igual con­duc­ción eléc­tri­ca que un cable de cobre tra­di­cio­nal.”

“…Bent Weber, jefe del pro­yec­to rea­li­za­do en la uni­ver­si­dad aus­tra­lia­na, en un tra­ba­jo publi­ca­do por la revis­ta Scien­ce expli­có que ‘poder efec­tuar cone­xio­nes de cables a esa esca­la micros­có­pi­ca será esen­cial para el desa­rro­llo de los futu­ros cir­cui­tos elec­tró­ni­cos’”.

“El cable fue crea­do por físi­cos aus­tra­lia­nos y esta­dou­ni­den­ses con cade­nas de áto­mos de fós­fo­ro den­tro de un cris­tal de sili­cio: el nano­ca­ble cuen­ta ape­nas con cua­tro áto­mos de ancho por uno de alto.”

“El hallaz­go es esen­cial en la carre­ra inter­na­cio­nal para desa­rro­llar la pri­me­ra ‘compu­tado­ra cuán­ti­ca’, máqui­nas super­ve­lo­ces capa­ces de pro­ce­sar enor­mes can­ti­da­des de datos en pocos segun­dos: una serie de cálcu­los que lle­va­ría años, o inclu­so déca­das, a las compu­tado­ras actua­les.

“En un cable de cobre tra­di­cio­nal, la elec­tri­ci­dad se gene­ra cuan­do los elec­tro­nes de cobre flu­yen a lo lar­go del con­duc­tor: pero a medi­da que el cable o con­duc­tor se hace más peque­ño, la resis­ten­cia al flu­jo eléc­tri­co se hace mayor.

“Para supe­rar este pro­ble­ma Weber y su equi­po uti­li­za­ron micros­co­pios espe­cial­men­te dise­ña­dos con pre­ci­sión ató­mi­ca, que les per­mi­tie­ron colo­car los áto­mos de fós­fo­ro en los cris­ta­les de sili­cio.

“Esto per­mi­tió que el nano­ca­ble actua­ra como el cobre, con los elec­tro­nes flu­yen­do fácil­men­te y sin pro­ble­mas de resis­ten­cia. ‘Esta­mos mos­tran­do con esta téc­ni­ca que es posi­ble mini­mi­zar com­po­nen­tes has­ta la esca­la de pocos áto­mos’, indi­có Weber.”

“Si vamos a usar áto­mos como bits, nece­si­ta­mos cables a la mis­ma esca­la de los áto­mos” ‑obser­vó la físi­ca Miche­lle Sim­mons, super­vi­so­ra del tra­ba­jo.

Con estos inde­te­ni­bles avan­ces tec­no­ló­gi­cos que debie­ran ser­vir para el bien­es­tar de la huma­ni­dad, recor­da­ba lo que hace ape­nas cua­tro días escri­bí sobre el calen­ta­mien­to de la Tie­rra y la explo­ta­ción ace­le­ra­da del peli­gro­so gas de esquis­to, en un mun­do que en dos­cien­tos años está con­su­mien­do la ener­gía fósil acu­mu­la­da duran­te 4 000 millo­nes de años.

Ima­gi­né a Oba­ma, buen arti­cu­la­dor de pala­bras, para quien, en su bús­que­da deses­pe­ra­da de la reelec­ción, los sue­ños de Luther King dis­tan a más años luz que la Tie­rra del pla­ne­ta habi­ta­ble más cer­cano.

Peor aún: cual­quie­ra de los con­gre­sis­tas repu­bli­ca­nos pre­si­den­cia­bles, o un líder o lide­re­sa del Tea Party car­ga más armas nuclea­res en sus espal­das que ideas de paz en su cabe­za.

Ima­gi­nen los lec­to­res por un minu­to esa pode­ro­sa cal­cu­la­do­ra cuán­ti­ca capaz de mul­ti­pli­car por infi­ni­tas veces los datos que hoy reco­gen las moder­nas compu­tado­ras.

¿No es aca­so obvio que lo peor de todo es la ausen­cia en la Casa Blan­ca de un robot capaz de gober­nar Esta­dos Uni­dos e impe­dir una gue­rra que pon­ga fin a la vida de nues­tra espe­cie?

Estoy segu­ro de que el 90 por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos ins­crip­tos, espe­cial­men­te los his­pa­nos, los negros, y el cre­cien­te núme­ro de la cla­se media, empo­bre­ci­dos, vota­ría por el robot.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *