La pri­ma­ve­ra ára­be a un año vis­ta- Ando­ni Base­rri­go­rri

Cuan­do hace un año, un joven tune­cino se daba fue­go a lo bon­zo, deses­pe­ra­do por la situa­ción de des­em­pleo y fal­ta de futu­ro, no podía ima­gi­nar que tras su acción se iba a cele­brar uno de los mayo­res actos de hipo­cre­sia que ha dado el inci­pien­te siglo XXI.

Pen­sar que el impe­ria­lis­mo y sus gobier­nos títe­res se vie­ron sor­pren­di­dos por la deses­pe­ra­ción del joven y las redes socia­les es cier­ta­men­te de per­so­nas muy cré­du­las. O que nos inten­tan hacer creer en rue­das de moli­nos. Los pro­ce­sos que se han dado en el nor­te de Áfri­ca y otros paí­ses ára­bes, están pre­vis­tos por el impe­ria­lis­mo des­de hace muchos meses y años y las poten­cias occi­den­ta­les ya pre­pa­ra­ban la agre­sión, con la inten­ción de impo­ner gobier­nos neo­co­lo­nia­les y de esa mane­ra vol­ver a robar las rique­zas natu­ra­les que pre­ci­sa el capi­ta­lis­mo para sub­sis­tir.

Solo así se entien­de que des­de hace varios años, los euro­peos y los yan­quees, cuan­do nego­cia­ban con Libia y com­pra­ban su petró­leo, en “el buen rolli­to” que se gene­ra­ba en la com­pra-ven­ta incluían una peti­ción a Libia que traía veneno: des­pren­der­se de sus bate­rías anti­aé­reas. El men­sa­je era que aho­ra que la “nor­ma­li­dad” rei­na­ba en las rela­cio­nes Libio-Occi­den­ta­les de nada nece­si­ta­ba el país ára­be de ese arma­men­to. Y no solo eso, hicie­ron desis­tir y renun­ciar a Libia de su pro­gra­ma nuclear. Logra­ron en defi­ni­ti­va, una Libia inde­fen­sa, ante la agre­sión que tenían en men­te des­de 2003. Armar a una opo­si­ción pro-occi­den­tal a la cual sobor­na­ron con muchí­si­mo dine­ro y una pro­me­sa de ser ellos quie­nes ges­tio­na­sen la Libia post-Gadaf­fi y demo­ni­zar a este fue sen­ci­lla­men­te el res­to. Ya esta­ba pre­pa­ra­do el cam­po de ope­ra­cio­nes para una agre­sión impe­ria­lis­ta del siglo XXI, pero con las mis­mas inten­cio­nes de las del siglo XIX. Robar rique­zas.

Esta gue­rra que ha oca­sio­na­do miles de muer­tos y cala­mi­da­des y que ha des­tro­za­do el país que mejo­res con­di­cio­nes de vida tenía de todo el Magreb no fue fru­to de una “espon­ta­nea rebe­lión” como nos han hecho creer. Esta gue­rra esta­ba inclui­da en un ambi­cio­so plan béli­co, que los paí­ses capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les han ela­bo­ra­do para con­se­guir la tota­li­dad de las fuen­tes natu­ra­les de rique­za de los pue­blos ára­bes y con­tri­buir al ais­la­mien­to de sus gran­des obje­ti­vos: Rusia y Chi­na.

El pro­ble­ma es que una par­te de la izquier­da euro­pea, “inte­lec­tua­les” de medio pelo y algún medio de izquier­das, no solo han creí­do esa ver­sión. Es que ade­más con su acti­tud han con­tri­bui­do a crear con­fu­sión entre la izquier­da, y han logra­do que la soli­da­ri­dad impres­cin­di­ble hacia el pue­blo libio, no haya sido lo impor­tan­te que debía haber sido. Y siguen erre que erre, pen­san­do que tras los acon­te­ci­mien­tos de Libia, había una román­ti­ca revo­lu­ción popu­lar. Qui­zás su empe­ci­na­mien­to se deba a pos­tu­ras sec­ta­rias en las que his­tó­ri­ca­men­te se han vis­to cómo­dos (cier­tos gru­pos troskys­tas) o a su per­te­nen­cia a una ima­gi­na­ria Izquier­da gla­mu­ro­sa-inte­lec­tua­loi­de de per­so­nas y colec­ti­vos, empa­pa­dos de cier­to paci­fis­mo memo o acom­ple­ja­da de una pasa­do en el cual apo­ya­ron paí­ses o revo­lu­cio­nes de los cua­les rene­ga­ron muy pron­to, y es que algunos…siempre a caba­llo gana­dor y para don­de sopla el vien­to.

Y se repi­te la his­to­ria en Siria. El mis­mo guion y los mis­mos acto­res. Un gobierno pro­gre­sis­ta, anti impe­ria­lis­ta que es demo­ni­za­do por los mass medias occi­den­ta­les. Un gobierno que no es inte­gris­ta. Un gru­po de opo­si­to­res terro­ris­tas que tra­tan de impo­ner la Sha­ria con el per­mi­so de Occi­den­te. Y una izquier­da pre­sun­ta­men­te gla­mu­ro­sa e inte­lec­tua­loi­de, que tacha de “dic­ta­dor” al pre­si­den­te legí­ti­mo de Siria y apo­ya a la dere­cha isla­mis­ta. Digo bien. La opo­si­ción en Siria es una amal­ga­ma de inte­gris­tas islá­mi­cos a la dere­cha de Ati­la, que per­si­guen impo­ner un gobierno medie­val ultra reli­gio­so. Y a esos apo­yan estos “izquier­dis­tas” de salón y estas sec­tas que se dis­fra­zan tras siglas roba­das.

Se pue­de pen­sar de todo, pero lo que no se pue­de o no se debe al menos es enga­ñar al per­so­nal. Nadie en sus caba­les pue­de creer­se que estas revo­lu­cio­nes han sido espon­ta­neas y menos sabien­do y cono­cien­do datos que tras­cen­die­ron y de los cua­les algu­nos se han comen­ta­do en este tra­ba­jo. Si el impe­ria­lis­mo lle­va­ba años con­ven­cien­do a Gadaf­fi en el sen­ti­do de que reti­ra­se sus anti­aé­reos, era por­que esta­ba pre­pa­ran­do una agre­sión y si de repen­te han apa­re­ci­do estos román­ti­cos movi­mien­tos de libe­ra­ción en Libia es por­que no eran tan espon­tá­neos y si fru­to de una cons­pi­ra­ción de Occi­den­te.

Por eso Rusia ha envia­do a Siria defen­sa anti­aé­rea. Y qui­zás esta reac­ción rusa sea la que sal­ve a Siria de una agre­sión impe­ria­lis­ta. Y por eso esta en con­tac­to con Irán, por­que saben que Irán es otra pie­za codi­cia­da por Occi­den­te.

Y por eso los paí­ses del ALBA no han duda­do ni medio ins­tan­te en apo­yar a Siria como no duda­ron en apo­yar a Libia. Al con­tra­rio de las izquier­das gla­mu­ro­sas euro­peas, esas izquier­das que se auto­de­fi­nen como “paci­fis­tas y demo­crá­ti­cas” (Yo les pre­gun­to que sen­ti­do le dan a la pala­bra paci­fis­mo y demo­cra­cia, aun­que me temo que le den el sen­ti­do bur­gués) paí­ses como Vene­zue­la, Cuba, Ecua­dor, Boli­via o Nica­ra­gua, lo tie­nen cla­ro y repu­dian estas revo­lu­cio­nes naran­jas pro­gra­ma­das des­de Washing­ton y con el apo­yo entu­sias­ta de estas izquier­das de salón.

Y es curio­so como de Yemen por ejem­plo o de Bah­réin se habla menos. No diga­mos de tira­nías medie­va­les como las del gol­fo o la mis­ma Ara­bia Sau­dí. El impe­ria­lis­mo esta jugan­do fuer­te en medio orien­te ante la pasi­vi­dad de la izquier­da mun­dial, cuan­do no el apo­yo mas o menos expli­ci­to de otra par­te de la mis­ma izquier­da que pare­ce tener ven­det­tas con paí­ses que de algu­na mane­ra u otra eran alia­dos de la URSS. Les pue­de su odio y sec­ta­ris­mo.

Y qui­zás la siguien­te zona del mun­do en diri­gir sus misi­les sean los paí­ses del ALBA. Las tele­vi­sio­nes del capi­ta­lis­mo nos habla­ran de terri­bles dic­ta­do­res en Cara­cas, La Paz y La Haba­na. Arma­ran a la gusa­ne­ra y fabri­ca­rán rebe­lio­nes que jus­ti­fi­quen sus agre­sio­nes y matan­zas. Y yo pregunto….¿Que papel va a jugar en ese esce­na­rio las izquier­das guays del Para­guay?

Dice un refrán que para enga­ñar, el dia­blo mien­ta las sagra­das escri­tu­ras. Para enga­ñar algu­nas izquier­das nos hablan de anti capi­ta­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *