El mode­lo ale­man: uno de cada cua­tro tra­ba­ja­do­res son pre­ca­rios

Noti­cia de «Un Valle­kano en Ruma­nia»

En la Ale­ma­nia de hoy, uno de los paí­ses más ricos y prós­pe­ros de Euro­pa, y a la cabe­za del mode­lo eco­nó­mi­co que se inten­ta impo­ner en la UE, una de cada cua­tro rela­cio­nes labo­ra­les está mar­ca­da por el sub­em­pleo y la pre­ca­rie­dad. Si en 1995 el sub­em­pleo afec­ta­ba al 15% de la masa labo­ral, hoy lo hace casi al 25%: 7,3 millo­nes de per­so­nas. Lo que para unos es un avan­ce empre­sa­rial para «fle­xi­bi­li­zar el mer­ca­do labo­ral», para otros es un eufe­mis­mo de degra­da­ción y des­em­pleo encu­bier­to.

Recien­te­men­te, el elec­to nue­vo pre­si­den­te espa­ñol, el ultra­con­ser­va­dor Mariano Rajoy, afir­mó que tenia en men­te apli­car el «mode­lo ale­man» en Espa­ña, que como hemos dicho esta basa­do en los lla­ma­dos «mini­jobs». Por «mini­jobs» se entien­de en Ale­ma­nia una de las moda­li­da­des del sub­em­pleo que está desin­te­gran­do el «mode­lo social ale­mán», tra­di­cio­nal­men­te basa­do en un esta­do social gene­ro­so y unas rela­cio­nes labo­ra­les más esta­bles y decen­tes que en la mayo­ría de los paí­ses euro­peos.

El «mini­job» es una for­ma de tra­ba­jo a tiem­po par­cial y pre­ca­rio que se libe­ra­li­zó gra­dual­men­te a par­tir de los años noven­ta, y sobre todo a par­tir de 2003 con las lla­ma­das refor­mas «Hartz», que lle­va­ban el nom­bre de Peter Hartz, un eje­cu­ti­vo social­de­mó­cra­ta de Volks­wa­gen que en 2007 sería con­de­na­do judi­cial­men­te por impli­ca­ción en casos de corrup­ción.

Un «mini­job» sig­ni­fi­ca cobrar 400 euros como máxi­mo, sala­rio que no per­mi­te vivir decen­te­men­te al tra­ba­ja­dor, aun­que el empre­sa­rio paga unos 120 euros (30%) al esta­do como impues­tos patro­na­les y segu­ri­dad social del emplea­do. Asi que por un tra­ba­ja­dor que gana 400 euros, el empre­sa­rio paga 120 euros al Esta­do. De esta for­ma, el emplea­do sigue pre­ca­ria­men­te conec­ta­do al sis­te­ma de segu­ros socia­les, aun­que lo que gane no le alcan­ce para vivir o le obli­gue a cobrar ayu­da social.

Cla­ro que, a pesar de que Ale­ma­nia inten­ta expor­tar su mode­lo al res­to de Euro­pa como exi­to­so, hay que pre­gun­tar­se para quién ha sido el ver­da­de­ro exito. Los sin­di­ca­tos ale­ma­nes con­si­de­ran que la «refor­ma» ha sido uno de los ele­men­tos cla­ve de la gene­ra­li­za­ción de la pre­ca­rie­dad labo­ral y el sub­em­pleo. Si en 1995 el 15% de los emplea­dos entra­ban en la cate­go­ría gene­ral de «tra­ba­ja­do­res con suel­dos bajos», hoy son casi el 25% de los emplea­dos ale­ma­nes: 7,3 millo­nes de per­so­nas, según el últi­mo recuen­to. Eso quie­re decir que una de cada cua­tro rela­cio­nes labo­ra­les está mar­ca­da por el sello de la pre­ca­rie­dad en Ale­ma­nia. Aun­que tie­nen los mis­mos dere­chos que los tra­ba­ja­do­res en régi­men nor­mal, los tra­ba­ja­do­res de este segun­do sec­tor del mer­ca­do labo­ral cobran mucho menos.

Asi que el exito del mode­lo pare­ce que se cir­cuns­cri­be a las arcas de las empre­sas, de los con­tra­ta­do­res, mien­tras los tra­ba­ja­do­res cada vez viven peor y no se bene­fi­cian ni lo haran de cual­quier cre­ci­mien­to eco­no­mi­co.

«Ale­ma­nia se ha con­ver­ti­do en el líder euro­peo en desa­rro­llo de su sec­tor de sub­em­pleo pre­ca­rio. Sobre todo en el sec­tor ser­vi­cios la pre­sen­cia de sub­em­plea­dos con suel­dos bajos es alta, del 80% entre las pelu­que­ras y pelu­que­ros y los taxis­tas, por enci­ma del 60% en lavan­de­rías y en res­tau­ran­tes», seña­lan los sin­di­ca­tos.

No sola­men­te eso. La pre­ca­rie­dad tam­bien afec­ta a las con­di­cio­nes de vida en gene­ral. Así, la espe­ran­za media de vida para los pobres ha caí­do dos años en los últi­mos diez, según un infor­me publi­ca­do ayer por el Saar­brüc­ker Zei­tung. Hace diez años los ale­ma­nes con ingre­sos más bajos tenían una espe­ran­za de vida de 77,5 años, en 2010 esa expec­ta­ti­va ha caí­do a 75,5 años.
El decli­ve, por supues­to, ha sido más drás­ti­co en el terri­to­rio de la anti­gua Ale­ma­nia del Este don­de la gen­te con ingre­sos más bajos ha pasa­do de una espe­ran­za media de vida de casi 78 años a 74,1. Hay que seña­lar el gran impac­to al que fue some­ti­da la pobla­ción de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na, que en 1989 enten­dia el des­em­pleo como un con­cep­to de cien­cia fic­ción y que tras esa fecha y la cai­da del muro de Ber­lín (del muro anti­fas­cis­ta) pudo com­pro­bar que era real­men­te la pobre­za y tener que ganar­se la vida como sea para enri­que­cer a un pará­si­to.
Aho­ra, ade­más, inclu­so les están pro­vo­can­do vivir menos (es lo que tie­ne la mala vida) e inclu­so, los muy cri­mi­na­les, les inten­tan aumen­tar la edad de jubi­la­ción jus­ti­fi­can­do­se en que hoy se vive más (aun­que los que viven mas sean sola­men­te los ricos).

Y es que espe­cial­men­te para los tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia del Este, la cai­da del muro anti­fas­cis­ta sig­ni­fi­co, mas alla de todas las pro­pa­gan­das al res­pec­to, y como dice el mis­mo nom­bre real del muro, el ini­cio del nue­vo triun­fo del fas­cis­mo, cuyas con­se­cuen­cias, cada vez mas pro­fun­das, comen­za­ron a sen­tir ya hace 20 años los tra­ba­ja­do­res de los anti­guos pai­ses socia­lis­tas, y que hoy esta­mos empe­zan­do a sufrir el res­to de tra­ba­ja­do­res euro­peos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *