Del terror a la espe­ran­za- Fer­min Balen­tzia y JC Berrio

Para quie­nes lle­van déca­das en esta pelea por la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca, el 18 de diciem­bre no es una fecha sig­ni­fi­ca­ti­va como el 14 de abril o el 18 de julio. Es una fecha más que, sin embar­go, el domin­go cobra­rá su impor­tan­cia, ya que es la que hemos ele­gi­do para des­pe­dir el año en el que se ha cum­pli­do el 75 ani­ver­sa­rio del gol­pe mili­tar. Este es tam­bién el año del 25 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de la Aso­cia­ción de Fami­lia­res de Ase­si­na­dos de Nava­rra, AFAN y del libro «Nava­rra 1936. De la espe­ran­za al terror», esa obra colec­ti­va que reco­ge la vio­len­ta his­to­ria de la repre­sión des­en­ca­de­na­da en nues­tros pue­blos. Un libro que fue escri­to por muchas manos y múl­ti­ples bocas. Obra ges­ta­da en el horror de los hechos y tes­ti­mo­nios que reco­ge, es cier­to. Se tra­ta de un libro duro y terro­rí­fi­co. No podía ser de otra mane­ra. Sin embar­go, al abrir­lo nos encon­tra­mos con un libro que siem­pre ha mira­do al futu­ro, que mira al futu­ro con el obje­ti­vo de que hechos como los que reco­ge no vuel­van a suce­der nun­ca más.

AFAN no sur­gió del odio ni del deseo de ven­gan­za. El libro que entre todos y todas fui­mos capa­ces de escri­bir, tam­po­co. Una afir­ma­ción que segui­mos expre­san­do con rotun­di­dad. Si alguien quie­re seguir dudán­do­lo, no tie­ne más que recor­dar a las per­so­nas que nos pusie­ron en mar­cha y que ya no están entre noso­tros: José Ara­na con su «¡No Gene­ral!» y José María Jimeno Jurío con sus tra­ba­jos pio­ne­ros sobre la repre­sión. Pero tam­po­co qui­si­mos nun­ca ser neu­tra­les, y por eso reco­gi­mos los idea­les de los fusi­la­dos y los hemos traí­do has­ta la actua­li­dad, recor­dan­do cons­tan­te­men­te que de lo ocu­rri­do en 1936 se deri­vó una lar­ga dic­ta­du­ra y des­pués una tran­si­ción con­ti­nuis­ta que duran­te estos últi­mos 30 años ha segui­do olvi­dan­do a las víc­ti­mas y, peor toda­vía, sus ideales.

Así, con la mira­da pues­ta en el maña­na, es como nos acer­ca­mos al recuer­do de nues­tros ase­si­na­dos y ase­si­na­das, repre­sa­lia­dos y repre­sa­lia­das. Vamos a con­ti­nuar en la tarea de recu­pe­rar sus res­tos, dibu­jar el mapa de las fosas, res­ta­ble­cer su dig­ni­dad, depo­si­tar flo­res y can­cio­nes en los luga­res don­de los ase­si­na­ron o en los cemen­te­rios don­de repo­san sus res­tos ya recu­pe­ra­dos. Es impor­tan­te que siga­mos hacién­do­lo. Pero a todo ello hay que aña­dir algo que siem­pre hemos teni­do cla­ro, ya que será una tarea del todo incom­ple­ta si no alu­di­mos a las razo­nes y moti­va­cio­nes indi­vi­dua­les y colec­ti­vas que nos impe­len a cele­brar este tipo de actos. Memo­ria his­tó­ri­ca tan­to de los hechos como de las cau­sas que los pro­vo­ca­ron. Los mata­ron por sus ideas, por­que eran ideas de jus­ti­cia social y liber­tad, ideas que esta­ban cam­bian­do el mun­do y nues­tra tie­rra. Un rela­to en el que se sub­ra­ye que jun­to a sus hue­sos siem­pre supi­mos reco­ger su pensamiento.

El 18 de diciem­bre que­re­mos jun­tar­nos en Tafa­lla. Dire­mos sus nom­bres y segui­rán vivien­do en el eco de nues­tras voces. Can­ta­re­mos y fes­te­ja­re­mos en una fies­ta ale­gre y rei­vin­di­ca­ti­va, en la que tam­bién defen­de­re­mos sus idea­les, los mis­mos por los que les arre­ba­ta­ron la vida y, de esta mane­ra, segui­rán vivos en nues­tros hechos. Nun­ca los recor­da­re­mos como mere­cen si no toma­mos su tes­ti­go en esta lucha por la jus­ti­cia social y con­tra el caci­quis­mo que los fusi­ló y que toda­vía impe­ra en nues­tra tie­rra. Os ani­ma­mos a acu­dir a Tafa­lla y seguir ali­men­tan­do la espe­ran­za; la mis­ma a la que hici­mos alu­sión en el libro hace 25 años; la mis­ma que hace 75 años les cos­tó la vida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *