Por la tie­rra, el tra­ba­jo y la sobe­ra­nía- MAIS

El 4 de diciem­bre de 1977 más de un millón y medio de anda­lu­ces y anda­lu­zas salie­ron a las calles de nues­tra tie­rra y las de la emi­gra­ción, con espe­ran­za y ale­gría, para rei­vin­di­car sus dere­chos como pue­blo. Aque­llas mani­fes­ta­cio­nes fue­ron un cla­ro y masi­vo acto de afir­ma­ción nacio­nal y popu­lar. Anda­lu­cía, el con­jun­to del pue­blo anda­luz, des­per­tó de esa pesa­di­lla de san­gre y sufri­mien­to en la que el régi­men geno­ci­da de fran­co la había sumi­do, y lo hizo con fuer­za y deter­mi­na­ción.

Aquel 4 de diciem­bre de 1977 se salió masi­va­men­te a la calle para pedir auto­go­bierno, es decir, el poder polí­ti­co nece­sa­rio para solu­cio­nar los gra­ves pro­ble­mas que aque­ja­ban a Anda­lu­cía como una nación opri­mi­da, sub­de­sa­rro­lla­da, mar­gi­na­da y depen­dien­te. Cuan­do en aque­llos años se uti­li­za­ba la pala­bra “auto­no­mía”, en reali­dad, se esta­ba hablan­do de con­se­guir el poder polí­ti­co para aca­bar con el paro y la emi­gra­ción, con el ham­bre y la pobre­za, con los terra­te­nien­tes y con un injus­to repar­to de la tie­rra, y por el reco­no­ci­mien­to, dig­ni­dad y res­pe­to a nues­tra cul­tu­ra y señas de iden­ti­dad. Se rei­vin­di­ca­ba auto­no­mía como sinó­ni­mo de auto­go­bierno. Un auto­go­bierno que sig­ni­fi­ca­ra vol­ver a ser nues­tros pro­pios due­ños y los de nues­tra tie­rra. Se esta­ba rei­vin­di­can­do sobe­ra­nía.

Sin embar­go, aque­lla jor­na­da que ini­cial­men­te fue plan­tea­da como rei­vin­di­ca­ción ale­gre y fes­ti­va de nues­tros dere­chos, aca­bó en tris­te­za y tra­ge­dia, teñi­da de san­gre, de la san­gre del joven tra­ba­ja­dor mala­gue­ño Manuel José Gar­cía Capa­rrós, alcan­za­do por una bala de la poli­cía espa­ño­la. Los ase­si­nos nun­ca fue­ron juz­ga­dos, aquel cri­men, que pre­ten­día ame­dren­tar al pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz, no solo que­dó impu­ne, sino que enci­ma fue con­de­na­do al silen­cio y al olvi­do.

Aque­lla ope­ra­ción orques­ta­da de silen­cio y olvi­do fue acor­da­da y lle­va­da a cabo por los que lue­go se encar­ga­rían de recon­du­cir las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res anda­lu­zas por los cau­ces que dic­ta­ba la gran oli­gar­quía impe­ria­lis­ta espa­ño­la, por quie­nes esta­ban intere­sa­dos en que todo cam­bia­se para que todo siguie­ra igual, para que los mis­mos que man­da­ban duran­te el fran­quis­mo siguie­ran man­dan­do en la “nue­va demo­cra­cia”, en esta fal­sa demo­cra­cia naci­da de la Cons­ti­tu­ción Esta­tal de 1978 que expre­sa­men­te nie­ga las nacio­nes e impi­de a los pue­blos ejer­cer sus dere­chos de sobe­ra­nía.

Deseo­sos de legi­ti­ma­ción y de poder ins­ti­tu­cio­nal en el nue­vo régi­men post­fran­quis­ta, PSOE, PCEPSA recon­du­je­ron las ansias de liber­tad del con­jun­to del pue­blo anda­luz, por eso, el 28 de febre­ro de 1980 nos enga­ña­ron y nos hicie­ron creer que aquel refe­rén­dum nos iba a dar el anhe­la­do “poder anda­luz”, y lo que nos tra­jo, al año siguien­te, fue una fal­sa auto­no­mía que sólo era des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va de fun­cio­nes del esta­do, y por ello era inca­paz de resol­ver los pro­ble­mas de la cla­se obre­ra y del con­jun­to del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz. Unos “esta­tu­tos de auto­no­mía” en los que la nación anda­lu­za y el pue­blo anda­luz no son reco­no­ci­dos como suje­tos polí­ti­cos deten­ta­do­res de dere­chos. La cons­ti­tu­ción de 1978 lo dejó todo ata­do y bien ata­do a favor del gran capi­tal espa­ñol.

Hoy, 34 años des­pués, la izquier­da que lucha por la sobe­ra­nía nacio­nal anda­lu­za sigue plan­tean­do lo mis­mo que aque­llos anda­lu­ces de 1977: poder polí­ti­co real para resol­ver nues­tros pro­ble­mas. auto­go­bierno real, enten­di­do como ple­na pose­sión y ejer­ci­cio de nues­tra sobe­ra­nía. Por­que sin sobe­ra­nía care­ce­re­mos de la herra­mien­ta impres­cin­di­ble para la trans­for­ma­ción de nues­tra reali­dad.

Por eso hoy, en el Día Nacio­nal de Anda­lu­cía, las orga­ni­za­cio­nes que con­for­man la Mesa Anda­lu­za de la Izquier­da Sobe­ra­nis­ta, exi­gi­mos: tie­rra, tra­ba­jo y sobe­ra­nía.

Por­que hoy como ayer que­re­mos la tie­rra para tra­ba­jar­la en paz y liber­tad, esa tie­rra que sigue en manos de unos pocos que explo­tan cruel­men­te a tan­tos tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, a esos jor­na­le­ros y jor­na­le­ras de los que habla­ra el padre de la patria anda­lu­za, Blas Infan­te, esen­cia de la opre­sión en la que vive Anda­lu­cía. Que­re­mos la tie­rra por­que es fuen­te de rique­za y de poder sobe­rano para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, y defen­der­la fren­te a los gran­des mono­po­lios y la Polí­ti­ca Agra­ria Común que pre­ten­den des­truir­la, ponién­do­la al ser­vi­cio de las nece­si­da­des popu­la­res.

Por­que que­re­mos tra­ba­jo, y lo que­re­mos en nues­tra tie­rra, no que­re­mos vol­ver a reco­rrer el dolo­ro­so camino de la emi­gra­ción como ya lo hicie­ron en el pasa­do tan­tos tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­res de Anda­lu­cía. pero si que­re­mos tra­ba­jo debe­mos luchar por otro sis­te­ma eco­nó­mi­co dife­ren­te al capi­ta­lis­mo. un sis­te­ma don­de los sec­to­res estra­té­gi­cos de la eco­no­mía estén en manos de la cla­se obre­ra y del pue­blo tra­ba­ja­dor. Para que en Anda­lu­cía haya tra­ba­jo digno y sufi­cien­te es nece­sa­rio apos­tar por un desa­rro­llo nacio­nal y una eco­no­mía socia­lis­ta que rom­pa con los intere­ses del impe­ria­lis­mo en nues­tro país y que recha­ce su divi­sión terri­to­rial del tra­ba­jo.

Por­que que­re­mos sobe­ra­nía nacio­nal y popu­lar. Una Repú­bli­ca Anda­lu­za y una demo­cra­cia popu­lar que sir­van a los intere­ses de la cla­se obre­ra y de los sec­to­res popu­la­res. Unas ins­ti­tu­cio­nes sobe­ra­nas que sean ins­tru­men­tos para cons­truir una Anda­lu­cía ver­da­de­ra­men­te libre, de hom­bres y muje­res real­men­te igua­les. Una Anda­lu­cía sin des­igual­dad ni explo­ta­ción social. Don­de nues­tra iden­ti­dad y nues­tra cul­tu­ra sean reco­no­ci­das y poten­cia­das. Don­de nin­gu­na per­so­na sea ile­gal, sin racis­mo ni xeno­fo­bia. Don­de nues­tra natu­ra­le­za y medio ambien­te sean res­pe­ta­dos, cui­da­dos y pre­ser­va­dos. Una Anda­lu­cía de paz, sin bases mili­ta­res extran­je­ras ni ejér­ci­tos espa­ño­les, bri­tá­ni­cos o nor­te­ame­ri­ca­nos, que sea un bas­tión de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta entre los pue­blos.

En estos momen­tos de cri­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, la izquier­da que com­ba­te por la libe­ra­ción nacio­nal y social de Anda­lu­cía, la sobe­ra­nis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, tie­ne cla­ra su apues­ta: luchar por la recu­pe­ra­ción de nues­tra nación y de un poder popu­lar anda­luz, como ins­tru­men­tos para cons­truir una socie­dad anda­lu­za demo­crá­ti­ca e igua­li­ta­ria. Una Anda­lu­cía libre y socia­lis­ta.

Es jus­ta­men­te en estos momen­tos en los que los impe­ria­lis­tas están some­tien­do a los pue­blos y a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras a sus dic­ta­dos más crue­les, como está ocu­rrien­do en Gre­cia, cuan­do más cla­ro y alto debe­mos unir­nos y recu­pe­rar nues­tra sobe­ra­nía como nación y como pue­blo tra­ba­ja­dor, para poder hacer fren­te con éxi­to a la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta. Por ello, aho­ra más que nun­ca, des­de el recuer­do a Manuel José Gar­cía Capa­rrós y a todos aque­llos que die­ron la vida por nues­tra tie­rra, por nues­tro pue­blo y por la cla­se obre­ra, tene­mos que gri­tar:

¡Viva la Repú­bli­ca Anda­lu­za!

¡Viva Anda­lu­cía libre y socia­lis­ta!

Mesa Anda­lu­za de la Izquier­da Sobe­ra­nis­ta

ANDALUCÍA COMUNISTA

jaleo!!! – juven­tud inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za

juven­tud inde­pen­tis­ta revo­lu­cio­na­ria anda­lu­za (JIRA),

Nación Anda­lu­za

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *