En la bol­sa de Chica­go- Tamer Sar­kis

x Tamer Sar­kis Fer­nán­dez

NO PUEDEN EXTERMINAR AL PUEBLO LIBIO:

EL FIN IMPERIALISTA DE RESTAURAR LA ECUACIÓN GANANCIAL (P/​CV+CF+CC) A TRAVÉS DE EXPORTAR CAPITALES POR FUERZA Y DE AUMENTAR LA MASA DE PLUSVALÍA, NECESITA A ESE PUEBLO VIVO Y REHÉN

En la Bol­sa de Chica­go ‑la Bol­sa del ham­bre- brin­dan con cham­pán fran­cés. Mis con­do­len­cias, pues la muer­te del Coro­nel Gad­da­fi es una pési­ma tris­te noti­cia para todos los anti-impe­ria­lis­tas del mun­do y para los Pue­blos opri­mi­dos. Su gran error, haber renun­cia­do a pro­fun­di­zar en el desa­rro­llo de las Fuer­zas Pro­duc­ti­vas y en el desa­rro­llo de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria.

Su vie­jo plie­gue al revi­sio­nis­mo sovié­ti­co en lo que res­pec­ta a los inter­cam­bios mer­can­ti­les, dejó a Libia en aler­ta de orfan­dad tras el des­man­te­la­mien­to del social-impe­ria­lis­mo. Habría sido ése un gran momen­to para aco­me­ter un cam­bio drás­ti­co de Línea, pero en lugar de ello Gad­da­fi per­se­ve­ró en la espe­cia­li­za­ción petro­le­ra y, con ella, en la depen­den­cia comer­cial esta vez ama­rra­do a nue­vos Tibu­ro­nes pero siem­pre pade­cien­do la mis­ma Ley obje­ti­va capi­ta­lis­ta: la Ley de los inter­cam­bios des­igua­les entre paí­ses expor­ta­do­res de Capi­tal Cir­cu­lan­te y paí­ses pro­pie­ta­rios de las mer­can­cías que con­tie­nen el Valor de ese Capi­tal + el Valor aña­di­do por la explo­ta­ción indus­trial del pro­le­ta­ria­do. Cuan­do hace unos cin­co años un enjam­bre de gran­des inver­so­res empe­zó a sal­tar des­de sus sec­to­res bur­sá­ti­les embo­za­dos hacia las coti­za­cio­nes ali­men­ta­rias y agro-indus­tria­les, tan­to la espe­cu­la­ción nutri­da al calor de la subi­da de pre­cios accio­na­ria­les, como la compra/​secuestro de cose­chas anua­les a paí­ses depen­dien­tes, fue­ron dos pro­ce­sos que dis­pa­ra­ron los pre­cios en el trá­fi­co inter­na­cio­nal de ali­men­tos. Des­de ese momen­to, y en lo suce­si­vo con la pro­fun­di­za­ción en esas ten­den­cias, la depau­pe­ra­ción de cier­tos sec­to­res popu­la­res en Libia esta­ba ser­vi­da.

En efec­to, cares­tía y pro­ble­mas adqui­si­ti­vos obe­de­cían a cau­sas en últi­ma ins­tan­cia fra­gua­das den­tro del perí­me­tro impe­ria­lis­ta (el capi­ta­lis­mo deca­den­te inten­tan­do con­tra­rres­tar su cri­sis de ren­ta­bi­li­dad a base de con­cen­trar capi­ta­les en la espe­cu­la­ción con mer­can­cías de nula Elas­ti­ci­dad de deman­da, como semi­llas, abo­nos y ali­men­tos). Pero tam­bién es ver­dad que, si esa exter­na­li­za­ción impe­ria­lis­ta de su cri­sis hacia los paí­ses opri­mi­dos, pudo mellar en Libia, ello fue “gra­cias” a con­di­cio­nes inter­nas asen­ta­das sobre pasos mal dados en polí­ti­ca inter­na­cio­nal y en polí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Fer­men­ta­ban así nue­vas reali­da­des mate­ria­les obje­ti­vas abono de rebe­lión popu­lar, que “se jus­ti­fi­ca”, pero que sería “jubi­la­da” y fal­si­fi­ca­da por los media impe­ria­lis­tas al tiem­po que sepul­ta­da, ani­qui­la­da, bajo las bom­bas de la OTAN, mien­tras, tal y como reco­no­cen los pro­pios Coro­ne­les impe­ria­lis­tas espa­ño­les en sus publi­ca­cio­nes de con­su­mo interno, se pro­ce­día a dise­ñar una rebe­lión vir­tual que jus­ti­fi­ca­ra el geno­ci­dio de más de 100.000 libios (has­ta el momen­to). Con él se per­si­gue poner al país de rodi­llas ante los úni­cos ver­da­de­ros antí­do­tos que el Capi­tal reco­no­ce y apli­ca (con­tra todas las ver­bo­rreas izquier­dis­tas sobre una “sali­da social a la cri­sis”) para reflo­tar­se de sus cri­sis de sobre-pro­duc­ción de capi­ta­les:

1) saquear Capi­tal Cir­cu­lan­te (petró­leo y gas en este caso); 2) ani­qui­lar los capi­ta­les físi­cos dise­mi­na­dos por la com­pe­ten­cia impe­ria­lis­ta (chi­na en este caso); 3) poner, en lugar de ellos, a los pro­pios que per­ma­ne­cen has­ta el momen­to en stock y sin com­pra ‑al no ser ren­ta­ble su inser­ción pro­duc­ti­va- por par­te de los capi­ta­lis­tas pro­duc­to­res de mer­can­cías para con­su­mo final (es decir, anar­quía de la pro­duc­ción sem­bran­do la des­co­ne­xión entre los sec­to­res A y B de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, en el aná­li­sis de Marx en El Capi­tal); 4) ope­rar con­tra la expec­ta­ti­va de baja Tasa de ganan­cia mar­gi­nal (adi­cio­nal) inhi­bi­to­ria de la re-inver­sión pro­duc­ti­va de Capi­tal y del desa­rro­llo y com­pra de Fuer­zas Pro­duc­ti­vas, suje­tan­do a más miles, millo­nes, de seres a la escla­vi­tud asa­la­ria­da. Que­da vis­to: los geno­ci­dios impe­ria­lis­tas no son cues­tión de “mal­dad huma­na”, ni de locu­ra, ni de per­ver­sión psi­co­ló­gi­ca o ani­mal, ni de natu­ra­le­za. Son, en cam­bio, pro­duc­to deter­mi­na­do por una Ley socio-físi­ca capi­ta­lis­ta: dos capi­ta­les mate­ria­les no pue­den ocu­par el mis­mo espa­cio.

Al hilo de la rebe­lión, decir que como corre­la­to al rela­ti­vo empo­bre­ci­mien­to por­ta­do por años de dete­rio­ro de impor­ta­cio­nes, echó a andar un pro­ce­so de exclu­sión en la Jamahi­ri­ya. En vir­tud de éste, cier­tas frac­cio­nes tri­ba­les iban con­cen­tran­do cuo­tas cre­cien­tes de poder polí­ti­co, mien­tras otras frac­cio­nes que­da­ban fue­ra de la co-ges­tión sobre el mis­mo. Estas últi­mas, des­con­ten­tas y apar­ta­das con­se­cuen­te­men­te tam­bién de la co-pro­pie­dad sobre el pro­duc­to social y sobre su dis­tri­bu­ción, se pon­drán en pie de gue­rra, pasan­do a cons­ti­tuir la mate­ria bru­ta real con que el Impe­ria­lis­mo fil­ma­rá sus esce­nas cine­ma­to­grá­fi­cas. Así, serán dota­dos de fla­man­tes todo-terreno, de com­bus­ti­ble y de ban­de­ras express impor­ta­das. La Coro­na bri­tá­ni­ca, Fran­cia, USA recu­pe­rán­do­se impli­ca­da­men­te de su tar­día reac­ción, e Ita­lia com­pe­ti­rán por coop­tar a “los agra­via­dos” en subas­ta “de futu­ro y pro­me­sas”, mien­tras Gran Bre­ta­ña logra per­fi­lar una direc­ción coci­na­da con la opo­si­ción libe­ral y monár­qui­co-nos­tál­gi­ca: vie­jos oli­gar­cas sitos en Lon­dres y ampa­ra­dos a la som­bra de la Union Jack, quie­nes han aguar­da­do por tiem­po, afi­lan­do pacien­te­men­te sus garras, su res­ti­tu­ción como cla­se domi­nan­te libia.

Libia y la máqui­na del tiem­po: de regre­so a la fin­ca. Pro­li­fe­ra­rán como un sal­pu­lli­do las Uni­da­des pro­duc­ti­vas de Capi­tal fran­cés, qata­rí, bri­tá­ni­co, USA, ita­liano…, tal y como las hay en Egip­to. La bur­gue­sía buro­crá­ti­ca cobra­rá sus recom­pen­sas, tasas y pre­ben­das a la inver­sión “extran­je­ra”. Los vie­jos Effen­di, o sus here­de­ros y des­cen­dien­tes, regre­sa­rán en char­ters de su dora­do exi­lio jun­to a Buc­kingham y, re-apo­de­ra­dos de las tie­rras, cobra­rán su Ren­ta fija a las reales due­ñas agro-indus­tria­les. Y todo ello sobre el mayor yaci­mien­to acuí­fe­ro sub­te­rrá­neo del Pla­ne­ta.

El Esta­do va sien­do ya acon­di­cio­na­do a ajus­tar­se a su “nue­vo” carác­ter de cla­se: lo pri­me­ro que han hecho, ins­tau­rar la Sha­riia. Sacra­li­za­ción, pues, de la pro­pie­dad pri­va­da indi­vi­dual y barra libre para la extor­sión y el expo­lio a manos del exte­rior. Todo ello bajo tapiz de la tra­di­ción, de la pure­za, de “las esen­cias” nacio­na­les y civil-reli­gio­sas escru­pu­lo­sa­men­te aje­nas a la “impía cre­ma­tís­ti­ca” y con­de­na­to­rias de la mis­ma. Sí, sí…: pero cul­mi­nan­do en entre­gar tales acti­vi­da­des, tan “impro­pias”, a los infie­les, tan “moral­men­te por deba­jo” ellos…, pero de nue­vo hacien­do el Agos­to. ¿Sue­na la can­ción a rit­mos cer­ca­nos?: cho­vi­nis­mo nacio­nal-cató­li­co ven­de-patrias. Fun­ción obje­ti­va aná­lo­ga a la ideo­lo­gía de los Her­ma­nos Musul­ma­nes en Egip­to, en Siria…

Moam­mar Al-Gad­da­fi, con su tran­si­to­rio errar de Línea que qui­zás dejó la puer­ta entre-abier­ta a los mata­ri­fes del Pla­ne­ta y a sus zar­pas, una víc­ti­ma más de ese gran Pue­blo que nues­tra Espe­cie es. Tras estar dañan­do duran­te meses a cen­te­na­res de miles de libios entre ase­si­na­dos, heri­dos y arrui­na­dos, aho­ra como epí­lo­go a su orgía vie­nen con que han «mata­do» a Gad­da­fi… ¡Serán mise­ra­bles!. Ya pue­de decir el boto­nes Zapa­te­ro que los F‑18 y las fra­ga­tas han sido amor­ti­za­dos con Happy end. Por el camino que­dan miles de Tn de bom­bas acús­ti­cas que revien­tan el cere­bro con sus fre­cuen­cias de onda. El impe­ria­lis­mo espa­ñol una vez más se ha gana­do el pan: a cam­bio de obe­de­cer las direc­tri­ces de sus Amos Her­ma­nas­tros mayo­res, va corrien­do, teñi­do de san­gre, el paga­ré des­de Ale­ma­nia hacia el IBEX-46, para que ese cau­dal pue­da seguir sien­do trans­for­ma­do en mise­ria lati­no­ame­ri­ca­na y en tri­pli­ca­ción anual de ganan­cias bur­sá­ti­les espa­ño­las. Ade­más, como segun­do pre­mio, lle­ga­rán las vías rápi­das de ferro­ca­rril al Medi­te­rrá­neo, lo que oxi­ge­na­rá por un tiem­po a la nomen­kla­tu­ra levan­ti­na del rega­dío y a sus expor­ta­cio­nes.

Dicen los crip­to-trots­kis­tas, social­de­mo­cra­cia a dere­cha e “izquier­da”, izquier­dis­tas de la CCI, libe­ra­les “liber­ta­rios” y demás ralea, que Gad­da­fi se tie­ne bien mere­ci­do su final por Dic­ta­dor, por escla­vi­za­dor. Se tra­ta jus­ta­men­te de lo con­tra­rio: por no acce­der a escla­vi­zar a su pue­blo, y por haber­se deci­di­do a ser­vir­lo, le han dado ese fin. Es de mera lógi­ca: ¿cuán­tos autén­ti­cos laca­yos ven­de­pa­trias pue­blan el pano­ra­ma?: a miles. ¿Y cómo iban sus Amos a pen­sar en liqui­dar­los?. El fas­cis­mo fue sola­men­te la pre­his­to­ria del fas­cis­mo. La demo­cra­cia impe­ria­lis­ta sí es cosa fina, lavan­do 24h el cere­bro úni­co de los reba­ños huma­nos, dán­do­les a creer que triun­fa el opri­mi­do, y ense­ñán­do­les a amar al opre­sor.

Corre la infla­ción tex­tual a tra­vés de foros y pági­nas con­tra-infor­ma­ti­vas en torno a la tor­tu­ra y ase­si­na­to de Gad­da­fi. El volu­men alcan­za­do por estas noti­cias y artícu­los supera ya con cre­ces a los edi­ta­dos expli­can­do, ana­li­zan­do, denun­cian­do… la bru­tal agre­sión al pue­blo libio. Es sólo sen­ti­do común, pero al pare­cer con­vie­ne recor­dar­lo: hay que loar la dig­ni­dad de esta noble per­so­na, pero, cuan­do la balan­za de artícu­los y comen­ta­rios se incli­na tan cla­ra­men­te hacia allí, sin que­rer ya hemos entra­do de pleno, como com­par­sa de acto­res secun­da­rios, en la Pelí­cu­la del Impe­ria­lis­mo. Sus agen­tes mediá­ti­cos nece­si­tan hip­no­ti­zar a las masas tapan­do el sol con el dedo; ¡no repro­duz­ca­mos, pues, su embau­ca­do­ra “Agen­da perio­dís­ti­ca”!. Van a Libia, sobre­vue­lan Libia, con el fin de doble­gar a un tro­zo de huma­ni­dad para poder­la así poner a rotar en torno a su alie­nan­te núcleo: la pro­duc­ción de Valor. E inex­tri­ca­ble­men­te a ello, tie­nen que des­truir el teji­do com­pe­ten­cial de Valor. El esque­ma racio­nal de que esta agre­sión se com­por­ta como ins­tru­men­to, es el típi­co de cual­quier car­ni­ce­ría impe­ria­lis­ta bajo cri­sis: des­truc­ción de capi­ta­les y de Fuer­za de Tra­ba­jo, depo­si­ción ulte­rior de capi­ta­les pro­pios exce­den­ta­rios, vía de sali­da al sobre-capi­tal cre­di­ti­cio a tra­vés de la “recons­truc­ción” post-béli­ca. ¡Que no nos des­pis­ten sedu­cién­do­nos a hacer­les el jue­go “a la con­tra” en su foca­li­za­ción de la reali­dad en el indi­vi­duo demo­ni­za­do!: hon­re­mos la memo­ria de Gad­da­fi y de todos los defen­so­res del Pue­blo, pero a su vez sea­mos capa­ces de man­te­ner­nos en nues­tro cen­tro expli­ca­ti­vo cien­tí­fi­co, que mira de fren­te a las rela­cio­nes entre las cla­ses, inser­tas en el desa­rro­llo con­tra­dic­to­rio del Modo de Pro­duc­ción y la polí­ti­ca que le es corre­la­ti­va. El estú­pi­do de ZP se dela­ta­ba cuan­do, res­pon­dien­do a una mis­ma pre­gun­ta en mitad de una rue­da de pren­sa, decla­ra­ba, pri­me­ro, que “las ope­ra­cio­nes aéreas” ten­drían que con­ti­nuar has­ta aca­bar con “el Régi­men libio”, para decla­rar des­pués ‑res­ba­lan­do con sin­ce­ri­dad- que “las accio­nes de la coa­li­ción inter­na­cio­nal no tie­nen por come­ti­do matar a Gad­da­fi”. Con estas decla­ra­cio­nes lan­za­ba el “lar­ga vida” a la car­ni­ce­ría, que, en efec­to, por fuer­za ha de ser pro­lon­ga­da aun de obte­ner ren­di­ción mili­tar, ya que sus obje­ti­vos son, en últi­ma ratio, eco­nó­mi­cos y civi­les.

Mien­tras en su pom­po­so pala­cio la rei­na veges­to­rio Isa­bel, su Masó­ni­ca Majes­tad, feli­ci­ta a sus abe­ji­tas del Foreign Offi­ce, dicen los bufo­nes pin­ta­dos de “rojo” que si la for­tu­na de Gad­da­fi…, que si la fami­lia Gad­da­fi… Miren, seño­ri­nes: la famo­sa «oli­gar­quía» libia, tal y como voso­tros la lla­máis, jamás ha lle­ga­do en plus­con­su­mo a lo que pue­den muchos de los insec­tos que com­po­nen el Bes­tia­rio que es «nues­tra» estruc­tu­ra com­ple­ja de cla­ses nutri­da a la som­bra y raíz del impe­ria­lis­mo.

Cual­quier cua­dro ONGe­ro que liba plus­va­lías a tra­vés de pre­su­pues­tos que reci­be teñi­dos de la san­gre por ejem­plo libia; cual­quier sin­di­ca­lis­ta de medio pelo inte­gra­do en los meca­nis­mos neo­cor­po­ra­ti­vos esta­ta­les, como quie­nes han apo­ya­do la masa­cre en Libia; cual­quier peque­ño­bur­gués pro­gre resi­den­te en l” esq. Eixam­ple, con su peda­ci­to de tie­rra en Giro­na labra­da por «sub­saha­ria­nos» y su Pla­zo Fijo en heren­cia a cos­ta de fal­si­fi­car sis­te­má­ti­ca­men­te los valo­res de cam­bio que pasan por su tien­da; cual­quier Aris­to­bre­ro que reci­be las plus­va­lías bajo for­ma Nomi­nal mien­tras lla­ma a sus víc­ti­mas socia­les pro­le­ta­rias y popu­la­res a salir a defen­der­le sus con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res, escu­da­do en la cate­go­ría «común» de «tra­ba­ja­do­res»… Todos tie­nen bas­tan­te que ense­ñar­le a Gad­da­fi sobre lo que es hoy, medi­da a nivel mun­dial, la famo­sa «oli­gar­quía». Y babean con «el com­pro­mi­so de la demo­cra­cia en la vic­to­ria del Pue­blo libio».

Pero la prin­ci­pal con­tra­dic­ción con que el impe­ria­lis­mo está des­ti­na­do a topar­se en Libia es que no pue­de ani­qui­lar al pue­blo libio. Pues al fin y al cabo la supre­ma racio­na­li­dad sub­ya­cen­te a este geno­ci­dio no es otra que pro­le­ta­ri­zar seres huma­nos a fin de aumen­tar con su explo­ta­ción la masa de plus­va­lía. Su incre­men­to es indis­pen­sa­ble para la re-acti­va­ción de la inten­ción inver­sio­nis­ta y así del Ciclo de Acu­mu­la­ción, que han resul­ta­do lesio­na­dos por la obtu­ra­ción de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos dado la sobre-acu­mu­la­ción de Capi­tal Fijo, des­cen­dien­do la expec­ta­ti­va de Tasa de ganan­cia has­ta lími­tes infe­rio­res a cual­quier ren­ta­bi­li­dad “razo­na­ble”.

En USA, por poner el caso, incre­men­tar un pun­to de Valor la masa de plus­va­lía cues­ta 5 pun­tos en inver­sión de Valor; he ahí la hon­da raíz eco­nó­mi­ca que deter­mi­na al cicló­peo beli­cis­mo impe­ria­lis­ta en auge: exter­na­li­zar capi­ta­les inope­ran­tes y atar, a estos capi­ta­les, nue­vos escla­vos suyos; nue­va Fuer­za de Tra­ba­jo pro­le­ta­ria.

Por esto el geno­ci­dio, aun mons­truo­so, es “sólo” un medio: des­bro­zar el terreno, liqui­dar el Capi­tal Fijo (maqui­na­ria, ins­ta­la­cio­nes, Uni­da­des de Pro­duc­ción, medios de dis­tri­bu­ción e infra­es­truc­tu­ras de trans­por­te, tec­no­lo­gía agró­no­ma…) des­ple­ga­do por la com­pe­ten­cia (sobre todo chi­na en este caso), y ase­si­nar Fuer­za de Tra­ba­jo sobran­te a los cálcu­los de “con­ver­ti­bi­li­dad” pro­duc­ti­va hechos por los impe­ria­lis­tas, caza­do­res de Valor tra­ba­jo. Una vez más entra en his­to­ria la vie­ja esce­na dia­léc­ti­ca entre el Amo y el escla­vo: el Amo escla­vo del escla­vo, al que nece­si­ta para repro­du­cir su con­di­ción de cla­se, y el nue­vo escla­vo libio ‑o en vías de ser­lo- empu­ñan­do las armas de la resis­ten­cia, papel al que es abo­ca­do jus­ta­men­te por la opre­sión en des­plie­gue.

Entre tan­to, en la Bol­sa de Chica­go, due­ña de miles de millo­nes de estó­ma­gos, brin­dan con cham­pán traí­do por Sar­kozy. Ya tie­nen en pro­pie­dad todas las pie­zas del puzz­le afri­cano. Ya han ase­si­na­do a quien qui­so aban­de­rar la lucha de Afri­ca con­tra el ham­bre. Ya pue­den res­pi­rar tran­qui­los mien­tras con­ti­núan dise­mi­nan­do en el Con­ti­nen­te cam­pos de soja y de maíz des­ti­na­dos al bio­cul­ti­vo (com­bus­ti­bles y car­bu­ran­tes de ori­gen agrí­co­la); ham­brean­do a la huma­ni­dad en aras del «eco­lo­gis­mo» y del «futu­ro de eco­no­mía sos­te­ni­ble».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *