El esta­do colom­biano no tie­ne polí­ti­ca de paz- ANNCOL

Por ANNCOL

Chu­ki San­tos, jun­to con los gene­ra­les bajo su man­do direc­to y sus ase­so­res Yan­kis, embria­ga­dos de triun­fa­lis­mo mili­ta­ris­ta, tan pron­to la CIA y la Inte­li­gen­cia Mili­tar les die­ron cono­cer el comu­ni­ca­do pós­tu­mo del coman­dan­te Alfon­so Cano, envia­do a “Colombianos/​as por la Paz” (que se ane­xa a con­ti­nua­ción ) anun­cian­do la dis­po­si­ción del Secre­ta­ria­do de las FARC de libe­rar uni­la­te­ral unos mili­ta­res de alta gra­dua­ción cap­tu­ra­dos en com­ba­te, con el fin de ini­ciar diá­lo­gos de paz ; orde­na­ron sin nin­gún escrú­pu­lo el ope­ra­ti­vo de res­ca­te a “ san­gre y “fue­go de los rete­ni­dos, con el fin cla­ro de cerrar defi­ni­ti­va­men­te cual­quier posi­bi­li­dad de encon­trar una míni­ma posi­bi­li­dad de encon­trar una solu­ción civi­li­za­da al degra­da­do con­flic­to arma­do colom­biano, esca­lan­do el espi­ral san­grien­to a nive­les insos­te­ni­bles para el mun­do civi­li­za­do y sumien­do al pue­blo colom­biano en el más oscu­ro pesi­mis­mo.

Chu­ki San­tos nun­ca podrá borrar de la men­te de los colom­bia­nos que, la polí­ti­ca de Paz del Esta­do colom­biano ins­tau­ra­da por su jefe Uri­be Vélez y con­ti­nua­da por él con mayor cruel­dad e inuti­li­dad, con­sis­tió en con­fun­dir Paz con Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca, la Jus­ti­cia con la Ven­gan­za y mayor entre­ga al Coman­do Sur del US Army, pasán­do­se por deba­jo de su pes­ti­len­te faja de tahúr el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de esta­ble­cer una “Polí­ti­ca de Esta­do para la Paz” en Colom­bia y jugan­do con la cre­di­bi­li­dad de los colom­bia­nos con el cha­pu­ce­ro cuen­to de tener una lla­ve de la paz en el bol­si­llo roto.

Hoy, 27 de noviem­bre de 2011, el pue­blo colom­biano con­fir­ma una vez más que “quien siem­bra odio cose­cha tem­pes­ta­des” y defi­ni­ti­va­men­te le que­da en blan­co y negro el trá­gi­co y san­grien­to des­tino al que lo ha some­ti­do su cla­se diri­gen­te por más de dos­cien­tos años.

ANNCOL rati­fi­ca, como des­de su fun­da­ción en 1997 lo vie­ne hacien­do, su total con­vic­ción de que la sali­da mili­tar del con­flic­to no es la vía para solu­cio­nar los gran­des pro­ble­mas que aque­jan a la socie­dad colom­bia­na, y se une al coro tan­to nacio­nal como inter­na­cio­nal de per­so­nas, orga­ni­za­cio­nes y Esta­dos que recla­man una INMEDIATA Solu­ción Polí­ti­ca al his­tó­ri­co con­flic­to social y arma­do que des­de 60 años des­ga­rra inú­til­men­te a los colom­bia­nos. Y tam­bién les recuer­da a los mili­ta­ris­tas y gue­rre­ris­tas de la oli­gar­quía ven­de patria de Colom­bia así como a sus ase­so­res extran­je­ros, la inuti­li­dad de haber mata­do al Coman­dan­te Alfon­so Cano, un con­ven­ci­do de la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to arma­do colom­biano, y con el res­ca­te a “san­gre y fue­go” haber mata­do la posi­bi­li­dad de que esos mili­ta­res se hubie­ran reen­con­tra­do en vida con sus fami­lia­res en estas fes­ti­vi­da­des de fin de año.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do del Secre­ta­ria­do de las FARC a Colom­bia­nas por la paz toma­do de: http://​www​.pie​dad​cor​do​ba​.net/​p​i​e​d​a​d​p​a​r​a​l​a​p​a​z​/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​N​e​w​s​&​f​i​l​e​=​a​r​t​i​c​l​e​&​s​i​d​=​4​110
A nom­bre del Secre­ta­ria­do de las FARC-EP, a uste­des ami­gas de la paz y de la solu­ción polí­ti­ca de los con­flic­tos, nues­tro salu­do cor­dial.

Afe­rra­dos a la espe­ran­za de que la libe­ra­ción de pri­sio­ne­ros de gue­rra, como resul­ta­do de un acuer­do entre las par­tes con­ten­dien­tes, pue­de encau­sar la nación hacia el rau­dal de la solu­ción polí­ti­ca, res­pon­de­mos hoy su misi­va de agos­to.

De acuer­do. El con­flic­to arma­do colom­biano tie­ne pro­fun­das cau­sas socia­les, eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, que deben ser temas de dis­cu­sión para su supera­ción defi­ni­ti­va. Com­par­ti­mos igual­men­te que la paz de Colom­bia está liga­da a la paz de la región y que, ade­más, es anhe­lo uni­ver­sal. No per­mi­ti­re­mos que se nos esca­pe esta opor­tu­ni­dad para reite­rar a tra­vés de uste­des, nues­tra dis­po­si­ción de dia­lo­gar con el esta­do, de cara al país, con miras a un futu­ro de paz. Des­de lue­go, acep­ta­mos la dis­po­si­ción y con­cur­so de uste­des para con­tri­buir en la bús­que­da del noble pro­pó­si­to.

Nos soli­ci­tan en su car­ta un nue­vo ges­to de libe­ra­ción uni­la­te­ral de pri­sio­ne­ros de gue­rra. Está bien. Pero qui­sié­ra­mos com­par­tir algu­nas refle­xio­nes sobre el tema:
Sería jus­to que ape­lan­do al ejer­ci­cio de la razón, el dere­cho y la éti­ca en el tra­ta­mien­to del pro­ble­ma, no se invi­si­bi­li­za­ra a los gue­rri­lle­ros pre­sos. Son alre­de­dor de 800. El dolor no es sola­men­te de los fami­lia­res de los pri­sio­ne­ros en nues­tro poder. El huma­ni­ta­ris­mo debe mirar, siem­pre, con sus dos ojos.

Duran­te el gobierno de Ernes­to Sam­per libe­ra­mos uni­la­te­ral­men­te en Car­ta­ge­na del Chai­rá a 80 pri­sio­ne­ros de gue­rra. En el cua­trie­nio de Andrés Pas­tra­na, lue­go de la fir­ma de un acuer­do huma­ni­ta­rio, libe­ra­mos a 47 mili­ta­res y poli­cías y en cam­bio reci­bi­mos 13 gue­rri­lle­ros. Inme­dia­ta­men­te, con la espe­ran­za de gene­rar un medio ambien­te pro­pi­cio para el abor­da­je del can­je, deja­mos en liber­tad en la Maca­re­na, sin nin­gu­na con­tra­pres­ta­ción, a 305 sol­da­dos y poli­cías que habían sido cap­tu­ra­dos en com­ba­te. Más recien­te­men­te, duran­te el gobierno de Álva­ro Uri­be, gra­cias a la ges­tión huma­ni­ta­ria del pre­si­den­te de Vene­zue­la Hugo Chá­vez y de la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, libe­ra­mos, tam­bién de mane­ra uni­la­te­ral, a algu­nos sena­do­res, repre­sen­tan­tes, dipu­tados y con­ce­ja­les, y a otro gru­po de mili­ta­res y poli­cías. La ver­dad es que nun­ca hubo reci­pro­ci­dad por par­te del gobierno de Colom­bia.

La dis­po­si­ción de las FARC en este sen­ti­do ha sido diá­fa­na. No admi­te dis­cu­sión ni cues­tio­na­mien­to. Segui­mos a la espe­ra del momen­to pro­pi­cio para pac­tar con el Esta­do colom­biano un can­je de pri­sio­ne­ros de gue­rra.

La reali­dad es dura. Cuan­do en Medio Orien­te el Esta­do sio­nis­ta de Israel libe­ra a más de 1.000 pri­sio­ne­ros pales­ti­nos a cam­bio de uno sólo de sus sol­da­dos, el gobierno de Colom­bia le ha dado la espal­da, por 13 años, a los suyos. Aquí hay una indo­len­cia infi­ni­ta con el sen­ti­mien­to de los fami­lia­res de los sol­da­dos pri­sio­ne­ros, pero tam­bién un des­pre­cio por la suer­te de unos hom­bres que arries­gan­do como nadie su vida, caye­ron en el cam­po de com­ba­te defen­dien­do los intere­ses de quie­nes hoy los olvi­dan.

En sana lógi­ca, un acuer­do de paz en Colom­bia debie­ra estar ante­ce­di­do por un can­je de pri­sio­ne­ros entre las par­tes con­ten­dien­tes por­que, sin duda, un even­to tal alla­na­ría la sen­da del enten­di­mien­to y el fin de la gue­rra, del con­flic­to social y arma­do que se pro­lon­ga por seis déca­das por la intran­si­gen­cia esté­ril de los gobier­nos. Se debe poner pun­to final a una lar­ga his­to­ria de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, de des­po­jo, de para­mi­li­ta­ris­mo, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, masa­cres, “fal­sos posi­ti­vos”, fosas comu­nes, exclu­sión, impo­si­cio­nes neo­li­be­ra­les y mani­pu­la­ción de la opi­nión. A las muje­res paci­fis­tas del mun­do repre­sen­ta­das en uste­des les pedi­mos actuar y exten­der sus manos soli­da­rias hacia el pue­blo de Colom­bia.

Les suge­ri­mos diri­gir su mira­da sobre la situa­ción que afron­tan cen­te­na­res de gue­rri­lle­ros pre­sos y unos 7.500 ciu­da­da­nos encar­ce­la­dos por sus ideas, como resul­ta­do de la cri­mi­na­li­za­ción de la opo­si­ción polí­ti­ca y la pro­tes­ta social; la mayo­ría de ellos acu­sa­dos de terro­ris­mo y de otros deli­tos que tra­tan de ocul­tar el carác­ter polí­ti­co de su cau­sa y some­ti­dos a con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas de reclu­sión, irres­pe­to a la dig­ni­dad, vio­la­ción de sus dere­chos huma­nos, haci­na­mien­to y tor­tu­ras, polí­ti­cas acen­tua­das por la inje­ren­cia del buró fede­ral de pri­sio­nes de los Esta­dos Uni­dos. Les pedi­mos ana­li­zar la posi­bi­li­dad de cons­ti­tuir­se en comi­sión, o ges­tio­nar la con­for­ma­ción de una comi­sión huma­ni­ta­ria que visi­te las cár­ce­les de Colom­bia y cons­ta­te en el terreno la vera­ci­dad de la denun­cia. Inter­ce­de­mos, igual­men­te, por los pre­sos socia­les, por los que casi nadie habla, para pro­tes­tar por las con­di­cio­nes degra­dan­tes de su reclu­sión.

Les soli­ci­ta­mos con­si­de­rar, como asun­to cru­cial para acli­ma­tar la con­vi­ven­cia, el estu­dio de fór­mu­las que per­mi­tan la repa­tria­ción y libe­ra­ción de Simón Tri­ni­dad, Sonia e Iván Var­gas, gue­rri­lle­ros de las FARC pri­sio­ne­ros del impe­rio, extra­di­ta­dos a los Esta­dos Uni­dos por el ren­cor y la reta­lia­ción de un ex pre­si­den­te des­qui­cia­do. Su extra­di­ción, sus­ten­ta­da en mon­ta­jes jurí­di­cos urdi­dos por Uri­be Vélez, la inte­li­gen­cia mili­tar y el ex Fis­cal Oso­rio, fue una fla­gran­te vio­la­ción de cla­ras dis­po­si­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les. Simón Tri­ni­dad ha sido con­de­na­do a 60 años de pri­sión por una cau­sa aje­na a la que fue extra­di­ta­do. Vaya nues­tra voz de alien­to a los tres rebel­des faria­nos, ante su infa­me y lar­go cau­ti­ve­rio neo­co­lo­nial.

Per­mí­tan­nos reite­rar­les, dis­tin­gui­das ciu­da­da­nas del mun­do, nues­tro men­sa­je de irre­nun­cia­ble deci­sión de con­ti­nuar y ele­var a nue­vos nive­les la bre­ga por la liber­tad de los pri­sio­ne­ros de gue­rra y de los pre­sos polí­ti­cos.

Como un nue­vo acto huma­ni­ta­rio que res­pal­da esta car­ta, anun­cia­mos la libe­ra­ción de 6 pri­sio­ne­ros de los que per­ma­ne­cen en nues­tro poder, los cua­les serán entre­ga­dos a las fir­man­tes de la misi­va que hoy res­pon­de­mos, enca­be­za­das por la insig­ne diri­gen­te polí­ti­ca colom­bia­na, la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, pre­via pre­ci­sión de los pro­to­co­los de segu­ri­dad. Esta fue la deter­mi­na­ción del coman­dan­te Alfon­so Cano días antes de ser ase­si­na­do por el régi­men gue­rre­ris­ta y san­gui­na­rio de Juan Manuel San­tos.

¡Viva la memo­ria del coman­dan­te Alfon­so Cano!

Con sen­ti­mien­tos de res­pe­to y admi­ra­ción,

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, noviem­bre de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *